viernes, 22 de mayo de 2020

Tomates



Detestaba lo convencional. Jugaba a ser políticamente incorrecto.
De las modas pasajeras solo tomaba aquello que pudiera sorprender o molestar... No le gustaba pasar por la vida siendo invisible para los demás. Le placía que hablaran de él, aunque fuera mal.
Llevar la contraria era su deporte favorito.
La palabra provocar podría servirnos perfectamente para expresar sus intenciones: en el hablar, en los gestos, también en el vestir.
No pasar desapercibido nunca. Ese era su objetivo en la vida.
Le gustaba ponerse una gorra de visera en plan macarra y no quitársela nunca. Otra afición era perforarse la nariz y las orejas con piercings, también la lengua y el pezón de la tetilla izquierda. Le fascinaba llevar tatuajes en brazos y piernas, en el cuello, bajo el ombligo y hasta en la rabadilla, y usar siempre pantalones holgados, de esos que te hacen desaparecer el culo y parece que se te van a caer, los llamados pantalones cagaos.
Lo que más amaba de este mundo eran los tomates, pero no los de la huerta; sino esos que salen en los calcetines; algunos, diminutos; otros, generosos, de los que dejan escapar algún dedo de los pies.
Camiseta también con tomates. El caso es que Alfredo, que era como se llamaba, parecía un colador: todo lleno de agujeros.
Una vez fue al médico y este le dijo: desnúdese, déjese solo la ropa interior. Él obedeció. Al poco vio el galeno, asombrado, cómo una bola peluda asomaba, cual hurón curioso de la madriguera, a través de uno de los generosos agujeros de la prenda interior.
—Joven. Le he dicho que se deje el calzoncillo, no que me enseñe un huevo.
Cuando llegaba borracho a su casa, este experto en huecos no atinaba bien con el ojo de la cerradura. Un día perdió las llaves porque, con el rozamiento del metal en la tela, se le abrió un orificio en el bolsillo.
Comía y bebía cosas con agujeros: queso gruyere, suflé, agua con gas, cerveza, bebidas con burbujas, macarrones, canelones... Siempre andaba ventoseando por causa de los gases. Le salió una úlcera de estómago —otro agujero, porque se le perforó y hubo que ir a urgencias— por tomar tantas porquerías. Un día le dispararon cuando fue al banco a cobrar un talón. Un atracador se puso nervioso y pegó cuatro tiros. Uno de ellos le impactó en la pierna. Le abrió un boquete en el pantalón y en la carne. Y también en el talón bancario que guardaba en el bolsillo bueno, perforado por el disparo. La herida se le complicó. También el cobro del talón...  Al final acabó con su cuerpo en el hoyo, otro agujero: el último.

__________
Texto publicado originariamente en lacharcaliteraria.com
En el enlace puedes acceder a todos mis textos publicados allí:

https://lacharcaliteraria.com/author/cayetano/





36 comentarios:

  1. Recuerda que a todos nos gusta que nos miren pero que a nadie le agrada que le observen, quizá por eso el hombre colador iba tan agujereado por la vida.
    Un abrazo
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo le faltó caerse por el agujero de una alcantarilla sin tapa de esas que coleccionas.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  2. Qué divertido. Tienes don para relatar en plan irónico y sarcástico. Como Alfredo el Agujereado podría haber pasado a la Historia de ser monarca. Lo cierto es que quien más o menos de nosotros tenemos alguno o varios agujeros. El peor siempre es el de la salud y por supuesto el de los ingresos para sobrevivir. Los tomates en los calcetines son algo así como el subconsciente. Nos recuerdan que siempre hay un espàcio incontrolado por donde los maltratados pies quieren fugarse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta sacar una ocurrencia y luego tirar del hilo, a ver hasta dónde llego. Gracias, Fackel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Vamos, que se ganó eso que llaman destino a pulso. Hasta la hartura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Como dicen los religiosos: estaba predestinado.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
    2. Por cierto no se si habrás visto la surrealista película LEOLO, el hijo estreñido de un tomate. Jajj.

      Eliminar
    3. No, pero la voy a buscar. Gracias, Emejota.

      Eliminar
  4. Estaba predestinado el pobre Alfredo al agujero. Hay vidas cuyo final viene bosquejado desde el día del nacimiento. Tal vez fue engendrado como quien hace un tomate y no como quien ama. ¡Divertidísimo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le decía a Emejota: la predestinación. Los dioses le tenían reservado ese final al pobre. A lo mejor, como tú dices, lo sembraron y no lo engendraron.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  5. Hoy en día destacar en la vida es difícil incluso demostrando debilidad por los agujeros, la sociedad te engulle y acabas en el hoyo.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Metáfora de nuestra desaparición tras nuestro paso por la vida.
      Un saludo, Manuela.

      Eliminar
  6. Este hombre tenia un agujero de gusano como minimo.

    ResponderEliminar
  7. Una muerte demasiado convencional para nuestro sujeto.

    Lo suyo habría sido desparecer en un agujero negro, despues de haberse zampado un donut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O haber ido a cagar y encontrar que le faltaba el agujero. El de la taza, el del ojete lo llevaba puesto de serie. Jejeje. Es mucha crueldad esa.
      Saludos Rodericus

      Eliminar
  8. Pero creo que con todo, prefirió morir de un agujero...

    Saludos Cayetano. Bueno como siempre

    ResponderEliminar
  9. Probablemente también tenía agujeros en el cerebro. Cuanto más grande es el agujero del cerebro, menos pesan los pensamientos. Su vida era el espectáculo del agujero, el espectáculo de algo que está vacío.
    Muy buen texto, te felicito.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cabeza hueca. Y más simple que el asa de un cubo.
      Gracias, Francesc.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Ya se sabe, son las desventajas del querer siempre destacar.
    Por cierto, los agujeros del menú, gloriosos, incluida la úlcera.

    Y yo que apostaría a que este relato ha tenido un modelo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si inconscientemente habrá tenido el relato un modelo. En todo caso, no será de pasarela. Jejeje.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  11. Un tipo consecuente hasta el final, aunque el precio que pagó fue excesivo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Igual fue un poco excesivo, pero los dioses son un poco caprichosos. Podría haber tenido otro final, haber sido absorbido por un agujero negro o caer en un socavón.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  12. Al final como todos, al hoyo... Unos más pulcros y otros menos...

    Un abrazo ;9

    ResponderEliminar
  13. De algunos agujeros ya no puede salirse.

    Buen relato.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegamos a la vida a través de uno y nos iremos por otro. ¿Serán vasos comunicantes?
      Un saludo, J.

      Eliminar
  14. Con tan grande afición a los agujeros, al final este personaje parecía un agujero negro. Todo lo atraía hacia sí, bueno o malo, hasta que su mala suerte lo hizo caer en su propio hoyo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Al principio del relato me imaginaba yo algunos ejemplos que puedo encontrarme por la calle, aquí y en cualquier parte: chavales y no tan jóvenes, con pinta desastrada por gusto o por vagancia, quizá por no comprar y atacar así al mundo globalizado, es decir, por convicción, o por desidia. Luego, a medida que avanzaba el relato he comprobado la querencia de su destino, el amor por los agujeros innata que se revuelve contra el individuo. Los agujeros claramente le perseguían.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aquí el protagonista es el agujero. El otro solo es la víctima.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  16. wow, jejejeje yo quiero ser cremado y que con mis cenizas hagan algo util, un florerito, un pisapapeles, no se algo que sirva! nada de estar en un frasco! tampoco quiero que me arrojen al mar o al water! jajajaja

    Yo detesto los agujeros extras (en la ropa) nunca he usado esos pantalos con agujeros en las rodillas, ni medias con huecos! uuuf de solo pensarlo se me enerva la piel! jajajaja

    jajajaja yo prefiero los agujeros justos y necesarios!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los peores son los agujeros en los bolsillos.
      Un saludo, Gary.

      Eliminar
  17. Divertido relato, con un final rotundo ¿Obsesión por los agujeros? ¿O estos lo perseguían a él?.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que era una atracción mutua.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar