martes, 15 de junio de 2021

Lecciones de cultura clásica


Afrodita. Museo Arqueológico de Tesalónica (Foto de Jean Housen)


Alexis Demóstoles nació en la Macedonia central, en la ciudad de Tesalónica, sin previo aviso. Llegó a este mundo, junto al Egeo, un 12 de abril, aunque él no lo recuerda; pero fue aquella mañana, la de su nacimiento, una mañana luminosa: el viento estaba en calma y el mar tranquilo, como una piscina de color azul intensísimo. Seguro que Poseidón y Eolo estaban durmiendo. O no andaban enfadados con los mortales, pues siempre fue costumbre de estos dioses agitar los vientos, encrespar las aguas y provocar oleajes de ruido y espuma.

Alexis era de cuerpo esbelto y bellas proporciones. Su agraciada anatomía respondía a la perfección al canon clásico de Policleto, con su altura de siete cabezas, su cabello negro rizado y la nariz recta y perfecta. Creció rodeado de cabras y olivos. También del afecto de su madre y de sus hermanas, mayores que él. Ya de niño mostró habilidades en lo referente al cultivo floral y al encalado de las casitas marineras, y se convirtió pronto en un experto en el arte de bailar el sirtaki. También se reveló como un enamorado del arte culinario y un aficionado a catar buenos vinos de la tierra. Solo tenía un defecto, si es que se le puede llamar así: era poco dado a perseguir a las helenas cual sátiro en celo. Más bien era comedido, sosegado y prefería el embeleso de la música o de las columnas de capiteles jónicos antes que las volutas y redondeces insinuantes de las damas del lugar, aunque en las noches tórridas de verano, con el Egeo como testigo, Selene bañara de luz lechosa sus desnudeces, que más parecían diosas ansiosas de libar el néctar de sus copas y otros placeres que mujeres discretas que, como Penélope, aguardan fieles el regreso del esposo tras su dura travesía.

Eran otros placeres los que le seducían: su trabajo como guía en el museo arqueológico de Tesalónica, contemplar la puesta de sol cuando tiñe de tonos cárdenos el firmamento, degustar una musaka o una ensalada con queso de cabra acompañadas de un buen pan de pita frente al mar en uno de los innumerables chiringuitos de la costa, todo ello regado con un buen vino blanco de Santorini.

Recordando los viejos versos de Cavafis: "si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo... Pide que el camino sea largo."



Alexis era un enamorado de la gastronomía, del arte y de la música de cámara, pero nunca fue un depredador sexual... al menos del sexo femenino, que se sepa. Y no era falta de sensibilidad ante la belleza. Antes al contrario: en cada mujer encontraba la reencarnación de una diosa, solo que sus preferencias no iban por ese camino, a no ser el meramente estético.

Cuando le propusieron aquel cargo en Bremen (Alemania), lejos de su tierra, lejos de su mar y de sus puestas de sol, renunció a él para seguir con su empleo de guía en el museo arqueológico local. Prefirió quedarse a esperar la vejez a orillas del Egeo, sin más compañía que los atardeceres y el vino blanco de Santorini.

Tranquilo y feliz.

Más solo que la una.

Siempre Cavafis:

"Dejadme estar aquí. Dejadme también mirar la naturaleza un rato.
La orilla del mar matutino y el cielo
sin nubes, brillante, azul y amarillo
todo iluminado bellamente, y vasto."


34 comentarios:

  1. -Pues por lo menos era selecto ;no se complicaba la existencia: como dice nuestro refranero: más vale lo malo bien conocido que lo bueno por conocer.Como ese empleo en Alemania y eso que si se traslada a estos momentos lo hubiera tenido más crudo.

    Además con una filosofía del tiempo que para mi la quiero: un antes y un momento.
    Lecciones de cultura clásica :ya lo puedes decir ya, como siempre ha sido una buena reflexión.-Menos idealizar lo desconocido y saber sacar fruto de lo que se tiene...

    Un abrazo feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Texto abierto en cuanto al análisis. El tuyo es muy acertado.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  2. Entre Alexis y Cavafis una similitud de gustos y delicadezas que los acerca. No dices nada del gusto por la poesía de Alexis, lo cual me tranquiliza, pes esa cercanía en días a mi nacimiento en abril, Cavafis como nexo... ¿A ver si es que yo voy a ser también rarito?
    Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. La poesía y el buen gusto no tienen género.
      Un abrazp, Paco.

      Eliminar
  3. Alexis Demóstoles, con sus proporciones y con su amor por las curvas de piedra no podía ir a Bremen, allí, más allá del árbol de Minerva, moriría de pena entre las brumas románticas.
    Un abrazo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo único que le hubiera gustado de allí sería la seriedad y el orden, pero creo que el vino del Rhin no es equiparable al de zonas del Mediterráneo.
      Un abrazo, Francesc. Un gusto volverte a leer por estos andurriales.

      Eliminar
  4. Que no se mueva del sol del Mediterráneo. Nada se le ha perdido en la tierra de Goethe. Allí los atardeceres son más filosóficos que en las costas del Egeo, donde los placeres son mucho más dóciles y las cuestiones de la vida mucho más simples. Se limitan a no preguntarse nada, sólo a dejarse llevar por la brisa y el susurro de las olas.
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos estilos, dos concepciones del tiempo y del mundo.
      Un saludo, Miquel.

      Eliminar
  5. Persona con valores claros y definidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo tenía bien claro. Y eso ya es importante.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  6. Fotografía, texto y poema pen preciosa y sosegada armonis en oerfecta unión co la Nauraleza y el arte.
    Besos, Cayetano.

    Pd. He estado varias veces en Grecia, me encanta.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí procede nuestra cultura occidental. Nuestras raíces.
      Tengo un viaje pendiente.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  7. Sabiduría de la buena, de la clásica, de la de toda la vida... y en extinción, lo que es una pena. Le guste el sexo que le guste, este señor de Móstoles, quise decir Alexis Demóstoles, era alguien con sabiduría y con un excelente "savoir vivre". En general, un ejemplo a seguir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí: alguien coherente que sabe lo que quiere y lo que no quiere.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. No me ha quedado claro; Alexis, ¿era de Tesalónica o de Móstoles?

    Saludos mediterráneos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. Invita a la confusión. Era Demóstoles no de Móstoles, que en Madrid significa vivir en el más allá, en la quinta puñeta.
      Un saludo, Francesc, también mediterráneo.

      Eliminar
  9. Qué hermoso y estimulante texto, Cayetano. Me alegra saber que a otros os gusta recrear y recrearos en la Antigüedad clásica, de la que tanto se aprendió o seguimos aprendiendo porque las generaciones de los últimos siglos de nuestros país -pastoriles también y braceras del campo como pocas- ya no conocían los logros de nuestros antepasados europeos. Una precisión: nuestra cultura no solo procede de la Grecia arcaica y clásica, o de la Magna Grecia posterior, sino de culturas orientales como la fenicia o las que se iban desarrollando en esta península, Tarteso, sobre todo, de una riqueza insuperable. Todo era muy plural en aquellos tiempos y el mundo de ciudades de metrópoli u de colonias, a través de mercaderes, navegantes y colonos multiplicaban, sin depender unas de otras, las influencias. Volviendo al texto. Si el protagonista hubiera ido a Alemania, ¿sabría más o menos? A los alemanes, al menos desde el XIX les apasionó la cultura clásica. Te recomiendo el extraordinario poema de Hölderlin titulado Der Archipelagus , del que hay una cuidada edición en La Oficina. Pues eso, que según leía me imaginaba que lo escribía yo, ya conoces mis veleidades en simular vida en otros tiempos y paisajes, y necesitaba empaparme del humor y la ironía que yo suelo reprimir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribí el texto impulsado por la necesidad de brindar un homenaje a esa cultura grecolatina a la que tanto debemos por occidente. Aproveché el homenaje para manejar a mi antojo los tópicos de aquella tierra: el queso de cabra, el sirtaki, las casas encaladas, el vino blanco de Santorini, el canon de Policleto, los versos de Cavafis, etc. Metí un par de cuñas de cachondeo del fino y me propuse mantener el tono lírico y bucólico como agencia de viajes buscando clientes como locos ahora que la pandemia parece que nos va a dejar un respiro.
      Gracias por tu comentario y por tu recomendación del poema teutón, que no tetón.
      Un abrazo, Fackel.

      Eliminar
  10. Interesante lección de la cultura clásica , este Domósteles tuvo una filosofía de vida muy original, aunque por lo que dices en los comentarios este relato está un poco novelado no deja de ser gracioso.
    Un saludo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Puri. A veces no sabes bien qué impulso interior te lleva a contar algo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Comparto con Alexis el apego al mar... aunque tuve que venir al medio de la península.

    Buen texto Cayetano

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Lo imagino junto al mar a la hora del ocaso, sentado a la mesa con azulejos y pie de forja de un chiringuito. Unas olivas. Una copa de vino rosado. Unas rebanadas de pan con requesón y un chorreón de mermelada de tomate, sobre las que dejaba su destello el último sol.
    De nuevo, Cavafis.
    ¿Marchar a otra tierra? ¿A otro mar?

    Llamando al mozo, levantó su copa: ¡Homero! ¡Retsina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho le tendrían que ofrecer para abandonar una forma exquisita de entender la vida.
      Un saludo,Ana.

      Eliminar
  14. La cultura clásica y la luz del Mediterráneo le bastaron para llenar su vida. Me parece que deberíamos aprender de Alexis y sorber la naturaleza que nos rodea para sentirnos plenos con nosotros mismos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque las personas son relativamente libres de elegir su destino, el medio geográfico impone a menudo sus reglas y condiciona la toma de decisiones. En el fondo es dejarse querer por el clima, el Egeo, la gastronomía, el paisaje, la cultura acumulada desde los tiempos pasados.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  15. Ah, así que era griego de verdad. Yo que creí que era un emigrante DeMóstoles llegado a tierras helenas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, buena observación. Helena podría ser su madre (Así: "Jelena", con espíritu áspero, que nos decían en clase de griego). Es como si aquí a una chica la llamaran Española García. Muy fuerte, ¿no?
      Saludos.

      Eliminar
  16. Ostras de Móstoles nooo, la verdad qué mejor sitio para quedarse que su propia tierra.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. La verdad es que primero pensé en putear un poco al personaje, de ahí lo de "Demóstoles; pero luego él se me impuso con su forma de vivir y sus buen gusto. Así que...
      Un abrazo, Irma.

      Eliminar
  17. Si Alexis cumplía a la perfección el canon de Policleto que son 7 cabezas, por cierto, para Miguel Ángel eran 7,5 y para Leonardo Da Vinci 8 no me queda claro cuanta sería su estatura en centímetros más o menos. Son preguntas que me hago, no me hagas mucho caso Cayetano.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por debajo del canon de Policleto salen cabezones, como los niños, cuyo cuerpo son cinco o seis cabezas.
      Un saludo, Conchi.

      Eliminar
  18. Ninguno de nosotros recordamos cómo fue el día en que nacimos. Ni si era luminoso, ni si la noche llenó de plata la luz que nos bañó.
    Si que recordamos qué decidimos hacer y por supuesto Alexis prefirió su Grecia natal y la belleza y el aroma y la luz de ese Mediterráneo.

    Salud, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Por eso es el narrador el que lo dice, porque el personaje es imposible que lo recuerde. Ya de mayor, como tú dices, sí es capaz de elegir su destino.
      Un saludo, Anna.

      Eliminar