domingo, 4 de julio de 2021

Matar al personaje


Con este texto doy por concluida la temporada de publicaciones. 
El blog se toma un respiro veraniego. Que paséis un buen verano.

Escribí esta historia porque tenía ganas de matar a alguien.

Dicen que idear un crimen relaja mucho, que los tiempos estos que vivimos provocan tensión y es necesaria una válvula de escape para que la olla a presión no estalle.

Y como en literatura no está penado matar a la gente, pues decidí cargarme al protagonista.

Solo me faltaba una buena historia para que el lector se pusiera de mi parte. Así que pensé en un personaje abyecto, que por sus obras se hiciera candidato a ser odiado y, en consecuencia, al lector no le importase que le borráramos del mapa.

Pensé en diversos candidatos. Descarté enseguida gente para no complicarme la vida con los dintintos colectivos, que estos tiempos son malos y hay que cogérsela uno con papel de fumar, bueno, con papel de fumar tampoco, que el tabaco y el humo están mal vistos.

Excluí a gente con minusvalías físicas, taras mentales y comportamientos sexuales heterodoxos porque me podía caer la del pulpo desde distintas asociaciones. Se acabó hacer chistes de tontos, gangosos y mariquitas.

Para no atraer la animadversión de los creyentes, decidí también descartar a personajes religiosos. Así que nada de obispos talibanes, ni curas pederastas, ni fanáticos integristas de cualquier dogma.

Toxicómanos delincuentes tampoco, que son víctimas de la sociedad y, aunque hayan hecho mil fechorías, tienen derecho a reconducir su vida tras haber descuartizado a la ancianita.

Como sé que la gente anda algo encendida por temas políticos, evité que mi protagonista fuera un político del panorama nacional, un diputado, un senador, un ministro...

A las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado los dejé también al margen no fuera que me acusara alguien de hacer apología del terrorismo, que por menos he visto a gente en el banquillo.

De periodistas y figuras del mundo mediático, incluyendo a la gentucilla de la telebasura, mejor ni tocarlos, que te sacan algo sobre tu vida pasada y te hunden.

La familia es sagrada, así que si no quiero tener problemas con los suegros o los cuñados, mejor dejarlos donde están, cada uno en su casa.

Lo mismo con líderes sindicales, jueces, abogados, jefes de estado (y mira que me hubiera gustado cargarme a alguno, extranjero, por supuesto; con el pelo naranja, también. De mentirijillas, claro está).

Personal sanitario y profesores mejor dejarlos también fuera, que bastante tienen con aguantar al personal y su mala educación, agresiones incluidas.

Pensé también en que el personaje fuera una mujer, pero me dije: si lo haces te cae lo que no está escrito por violento y machista, incluyendo la incomprensión de la parienta lo que acarrearía un tiempo indefinido de abstinencia sexual obligada , por lo que descarté también esta opción. Estaba claro que mi víctima tenía que ser forzosamente del género masculino.

Así pues: un hombre; a ser posible de mediana edad, dejando al margen a los chicos y a los ancianos decrépitos, o sea: ni muy joven ni excesivamente mayor; de tendencias heterosexuales claras; no perteneciente a colectivo alguno; sin cargo de responsabilidad pública; no perteneciente a colectivos maltratados o de difícil reinserción social; sin religión conocida y que no fuera familiar mío...

Al final solo quedé yo, así que no tuve más remedio que escribir el relato en primera persona e inmolarme por exigencias del guión.

__________________

Texto publicado originariamente en La Charca Literaria



50 comentarios:

  1. Todo este desdichado hecho del presunto propio asesinato es culpa de lo políticamente correcto tan en boga hoy en dia, o quizás debería decir estúpidamente correcto. Descanse en paz en el cielo de los escritores de cuentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, al final no puedes hablar o escribir de casi nada. Y menos mal que no se me ocurrió matar un animal para darme un banquete.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me ha encantado la lectura. Eso mismito me resuena, y quien más cómodo contra quien atentar sino el más cercano a uno mismo, que no es sino el mismísimo mismo!.... Jaajjj y dale con la mismidad, pero mira tu por donde mientras exista sería vano atentar contra los bienes que nos ofrezca mientras el balance se nos antoje positivo a título personal, pues ni regalados desearía tantos supuestos bienes ajenos con predicamento social o personal.
    Buen veranito Cayetano y cía. que con la llegada de los fríos habrá que recoger velas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Emejota, pronto "chaparé", que dicen por aquí, que el frío este hiela hasta los huesos.
      Un saludo. Cuídate.

      Eliminar
  3. Vaya tiempos! Cuanto puritanismo hipócrita..
    Siento mucho que te haya condicionado tanto. En todo caso, antes de que seas tú la víctima te podría haber facilitado algunos nombres correspondientes a personajes reales, eso sí que no conozcan nada más que en su casa; ya sabes: algún vecino, compañero de trabajo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. Habría sido un detalle a tener en cuenta.
      Un abrazo, Antonio.

      Eliminar
  4. Uff: esto es como ir de puntillas por la vida : como se suele decir en nuestro rico léxico:el no ya lo tienes y, lo que venga bien recibido...
    Pues bien matado estas: pero de las críticas tampoco te salvas...Todo pasa por censura que tiempos.¿Todo tiene claros y oscuros: según como te mates también...?
    -Es un suplicio hacer un informe sin ofender o caer en tópicos.

    Un abrazo y no te mates mucho que sino no podemos leerte :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Bertha, me mataré solo de mentirijillas. No sea que vengan encima a detenerme por autoasesinato premeditado con nocturnidad y alevosía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. ¡Cómo se te ocurre acabar con tu vida con la que está cayendo¡
    ¿Tan importante te crees como para ser el protagonista de tu novela?
    Además, quien leerá la novela, por simpatía es posible que quiera hacer algo semejante. ¿No te das cuenta del mal que puedes haber infringido?

    Resucitate a ti mismo. Has otra novela donde adquieras la reencarnación de algo, no se, una lechuga por ejemplo, si algo de provecho...

    Si es que no se te puede dejar solo.
    No haces más que dar mal ejemplo y soliviantar a una sociedad que lo que desea es sosiego, paz, calma y tranquilidad.

    ¡Ni se te ocurra volverte a matar¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no me metan en la cárcel ya me contento, que creo que el suicidio literario no está contemplado en la ley de la eutanasia.
      Un saludo, Miquel.

      Eliminar
  6. La tontuna de la corrección política nos está matando la creatividad. En realidad, nos está matando poco a poco. Por eso me la suelo pasar por el arco del triunfo, para sobrevivir.

    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la lectura.
      Lo políticamente correcto mata la creatividad, por lo tanto a su autor.
      Un saludo Carlos.

      Eliminar
  7. Muy buena impostura, me has hecho recordar a cuando Goethe mató a su Werther. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Triste reflejo de como ha involucionado todo. Es curioso que hace 30 años gozáramos de más libertades que ahora y hubiese tenido más rienda suelta con tu crimen literario. Muy mal todo, amigo Cayetanus. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Félix. Cuanta más insolidaridad y más medidas políticas privatizadoras, mayor presencia de posturas hipócritas de lo políticamente correcto. Era más sana la sociedad de los 80 y 90.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Si que es difícil encontrar una víctima que no le complique la vida al autor. ¿Sera cosa del karma?
    Muy original. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarea complicada. Siempre habrá algún colectivo que se queje.
      Muchas gracias por tu comentario, Víctor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Qué bueno, Cayetano, vas ganando más y más en ironía, y lo más curioso: que a medida que uno lee el texto se siente obligado a reescribirlo, buscando el modelo que él -yo- propondría como objeto victimario. O sea que me llevas al terreno de juego. No obstante, anda que cuando nos sale el lado negro -que todo lo tenemos, nadie es angelito- podríamos ejecutar imaginativamente el crimen con cualquiera de los que componen el llamado cuerpo social, incluso contra nosotros mismos, que a veces nos desesperamos en nuestro fuero interno y nos castigamos de lo lindo. Sigue por esa senda de invención, compañero. Cada vez me recuerdas más al Max Aub de Crímenes ejemplares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fackel. A veces salen las historias del tirón sin saber muy bien la motivación que anda detrás. Luego ya te vas dando cuenta de lo que has querido realmente contar. Me imagino que nos pasa a todos.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Jajajaajaaja qué salao eres, pero... la realidad supera la ficción con creces.

    Abrazote utópico.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas. La ficción casi siempre se queda corta.
      Un abrazo, Irma.

      Eliminar
  12. Para que luego digan que la literatura no sirve para nada: a uno le entran ganas de matar a alguien y coge la pluma, otros, más animales cogen una Smith & Watson 629. Se relajan.
    La literatura permite matar al personaje y al autor no le pasa nada, pero esto también ocurre en la realidad, cuántos adictos a la 629, andan por ahí de rositas.
    Se trata de escoger el personaje, el paisaje y el momento y lanzarse a la acción, estas son las municiones: sujeto+verbo+predicado.
    Hay sujetos de toda calaña, los hay individuales, colectivos, desgraciados, corruptos, tullidos, intelectuales sentimentaloides y eclesiásticos zarrapastrosos. Paisajes de periferia, salones con tapizados mugrientos, fumaderos de cannabis o hotelillos del silencio. Y hay momentos íntimos, ocasos libidinosos, mañanas febriles y atardeceres locos.
    Haces un buen repaso, excluyes a una buena parte del personal.
    Yo no me inclinaría por liquidarme, prefiero contemplar el espectáculo mientras escucho la Fanfarria para un Hombre Común.
    Abrazos
    F. Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me liquido pero solo en este relato, no vaya a cogerle gusto a la cosa.
      Bien pensado podría haber elegido como víctimas a todos esos que en la entrada de su chalet tienen una buena colección de enanos de Blancanieves.
      Un abrazo, Francesc,

      Eliminar
    2. Los enanos también tienen derechos Cayetano ;)

      Eliminar
    3. Lo malo son sus dueños. Jejeje.
      Saludos, Xurxo.

      Eliminar
  13. Lo "políticamente correcto" se va introduciendo en nuestras vidas hasta tal punto que coarta nuestra capacidad creativa. Mejor inmolarse a uno mismo que te decapiten por xenófobo, fascista, machista, terrorista y otros adjetivos conmunmente usados hasta en la sopa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea. Al final se impone la autocensura.
      Un saludo, Carmen. Feliz verano.

      Eliminar
  14. Fantástico Cayetano según iba leyendo iba pensado lo que al final sucedió.
    Solo te quedaba matar al escritor.
    Repito un texto fantástico
    Un aplauso
    Puri

    ResponderEliminar
  15. No, por favor. No te inmoles.
    Aunque después de leer tu análisis exhaustivo he de darte toda la razón: El crimen ya no es lo que era. No puedes pretender relajarte con tantos inconvenientes.
    Te propongo que varíes de senda delictiva.
    Hace años que tengo en mente un atraco...

    Pero mejor lo hablamos en el próximo post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me inmolo porque no mola.
      Oye, eso del atraco suena bien. Ya me irás dando detalles.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  16. ¡jajajajajajjajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajaja"

    Excelente, excelente.
    Pero de verdad verdadera, espero que no hayas prendido el fosforito más que en el papel escrito.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo. Solo en el papel, que relaja mucho.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  17. Un repaso exhaustivo a la sociaded actual. No dejas títere con cabeza. Y, quede claro que no hay culpa cuando el guión lo requiere. Sarcasmo elegante el tuyo.

    Buen verano, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Anna. Exigencias del guión, en efecto.
      Feliz verano.

      Eliminar
  18. Puesto que de nada se puede hablar, he estado a punto de no comentar, no fuera a escribir algo inconveniente, pero entonces caí en la cuenta de que no sabría que he leído la entrada. Así que olvide lo anterior y hágase a la idea de que este comentario se autodestruirá en cuanto lo lea.
    Eso sí, un saludo y felices vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento, tu comentario aguanta. No se ha autodestruido.
      Feliz verano también para ti.

      Eliminar
  19. Prohibido que seas tú la victima Cayetano, necesitamos tus relatos. Muy felices vacaciones.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  20. Hola Cayetano:
    Muy bueno... Sarcástico... y actual.
    Ya no se puede escribir sin "herir" a nadie... y aun así empeoramos.

    Buenas vacaciones y buen verano

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Gracias, Manuel, por tu comentario.
      Saludos y feliz verano igualmente.

      Eliminar
  21. Una genialidad como has llevado las letras para que leamos hasta el final saludos

    ResponderEliminar
  22. Vamos que para escribir una novela de asesinatos hay que descartar a todo quisque, como no pensaste en un extraterrestre o algun bicho nauseabundo que no tenga club de "fans".
    Yo no tenia pensado escribir ninguna novela y visto esto es lo mejor que hago aunque ideas no me faltan porque entre pandemia y postpandemia me he hartado de ver series francesas de crimenes.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un estraterrestre tampoco que, por menos, te plantean una querella en el tribunal intergaláctico y te embargan la Tierra.
      Saludos.

      Eliminar