miércoles, 4 de noviembre de 2009

El trabajo infantil en la Revolución Industrial


Fuente de la imagen


¿Qué expresan esas miradas?

Una de las miserias más grandes de la Revolución Industrial inglesa fue la referente al empleo masivo de mano de obra infantil en el proceso de producción.
Algo muy provechoso para empresarios y fabricantes porque el salario de los niños era dos o tres veces inferior al de los adultos.
Así, chicos de 10 ó 12 años, e incluso menores, eran empleados en las minas, la industria textil o la siderurgia. Su horario de trabajo, de 10 a 12 horas diarias, incluso sábados.
Esto se aceptaba como algo normal dada la mentalidad de la época y dadas las necesidades de las familias obreras.
El escritor británico Charles Dickens, en su novela "Tiempos difíciles" supo plasmar las dificultades de estos chicos explotados a los que se les arrebató la infancia en un mundo despiadado de adultos, convirtiéndose así en testigo excepcional de su tiempo.
Fuente de la imagen

Esta imagen la encontré en este blog amigo

Traigo aquí un texto que he encontrado en esta interesante dirección:
"Trabajo en el pozo de Gawber. No es muy cansado, pero trabajo sin luz y paso miedo. Voy a las cuatro y a veces a las tres y media de la mañana, y salgo a las cinco y media de la tarde. No me duermo nunca. A veces canto cuando hay luz, pero no en la oscuridad, entonces no me atrevo a cantar. No me gusta estar en el pozo. Estoy medio dormida a veces cuando voy por la mañana. Voy a escuela los domingos y aprendo a leer. (...) Me enseñan a rezar (...) He oído hablar de Jesucristo muchas veces. No sé por qué vino a la tierra y no sé por qué murió, pero sé que descansaba su cabeza sobre piedras. Prefiero, de lejos, ir a la escuela que estar en la mina."

Declaraciones de la niña Sarah Gooder, de ocho años de edad. Testimonio recogido por la Comisión Ashley para el estudio de la situación en las minas, 1842.



27 comentarios:

  1. Si, veo que hoy nos traslada a usted a aquellos tiempos de Dickens, en los que el mismo hubo de trabajar durante su infancia. Que barbaridad, resulta demoledor leer el testimonio de esta niña. Que modo tan espantoso de conseguir que a un niño le guste la escuela!

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Gracias, madame. La verdad es que el texto conmueve a los que no somos de piedra. Es estremecedor cuando la niña, hablando de Jesucristo, dice: "No sé por qué vino a la Tierra y no sé por qué murió".
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  3. Una asignatura no aprobada aún por el mundo.
    Un saludo, Eladio.

    ResponderEliminar
  4. En efecto Cayetano, la cara sucia del capitalismo en general, sistema que en esas primeras fases no respetaba nada y acudía sin pudor a la mano de obra barata sin libertad sindical, ni conciencia de clase, ni nada de nada, todo un martirio para los trabajadores conseguir "productividad" a cualquier precio. Me suena a hoy, dos siglos después, con la economía sumergida y sus trabajadores a merced del patrón, empleo de inmigrantes chantajeados para conseguir mantenerse sin papeles, y un largo etc. En efecto, el gran Dickens nos relata esa sociedad victoriana y sórdida del siglo XIX y las luchas de las Trade Union Congres. Lo malo es que el capialismo sigue fuerte y, además, esperemos que lo siga porque si se hundiese, muchas muertes inocentes se llevaría. Y si no, el ejemplo de la II Guerra Mundial cuando fue consecuencia del simple susto del crac d 1929.
    Un saludo don Caye.

    ResponderEliminar
  5. El problema es que hoy en dia, en determinadas sociedades y lugares, todavía se está empleando a los niños como mano de obra barata... y peror aún, como armas de guerra.

    ResponderEliminar
  6. Hola Cayetano:

    Relato que acongija el de la niña. Y lo peor es que aún, quizás en similiares condiciones o peores, se siga abusando de los niños de esa manera....
    A veces pienso que la historia no ha trascurrido. Algo asi como en el teatro hay representaciones de años: El personaje es el mismo, solo han cambiado quienes ejecutan la obra.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Creo como tú, amigo Juan, que esta sociedad está muy pillada con el capitalismo. Convendría, eso sí, reformarlo, hacerlo más humano: más Keynes y menos neoliberalismo salvaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Javier: son secuelas de un capitalismo inhumano y salvaje,afortunadamente no es lo corriente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Manuel: para el mundo desarrollado esa etapa de explotación infantil tuvo lugar hace ya unos dos siglos; pero es verdad que hay lugares donde todavía está vigente por desgracia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Estas cosas todavía las podemos ver sin tener que remontarnos a siglos pasados.
    Como dice Eladio: Triste.
    Muy triste.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Si esto fuera cosa del pasado..., pero por desgracia todavía existe en el presente, pero preferimos mirar hacia otro lado.

    Las experiencias de estos niños debían de ser traumáticas dentro de una sociedad que veía con buenos ojos el trabajo infantil, empezando por los patronos y terminando por sus propios padres, quienes de esa manera encontraban un pequeño sueldo más con el que mantenerles.

    Cuántas cosas se me viene a la cabeza al ver a esa niña junto a la máquina hiladora!! Aquí en Béjar durante los siglos XIX y XX existió una pujante industria textil y no dudo en absoluto que se emplearan niños en ella.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. CRUDA REALIDAD.. Y QUE EXPRESAN SUS MIRADAS? CLARAMENTE LO HAS DESCRITO... MIEDO, IMPOTENCIA, RABIA, ILUSIONES PERDIDAS, HOSTILIDAD, ESTE FUÉ, ES Y SEGUIRA SIENDO UN MUNDO DESIGUAL DONDE LA INJUSTICIA PREDOMINA, QUE MAL ESTA DEFINITIVAMENTE LA EXPLOTACIÓN A NUESTROS NIÑOS, OJALA ALGUN DIA HAGAMOS UN ALTO EN NUESTRA RUTINARIA VIDA Y VEAMOS LOS PROBLEMAS DE LOS DEMAS POR QUE ESTO CAMBIARIA NUESTRO MUNDO.
    ARIADNA B.B.

    ResponderEliminar
  13. Wow, el pasaje me ha dejado impresionado. Las miserias del mundo moderno.

    ResponderEliminar
  14. Muy triste, aunque mirar siempre la realidad a los ojos es fuerte. Como alguién ha comentado antes, hoy día se siguen dándo a otro nivel pero existe la explotación infantil.

    La verdad que para explicarles a mis alumnos el valor de aprender en la escuela recurro a estos ejemplos y...ellos miran con asombro pero pasan siete pueblos.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Sin duda alguna, la Revolución Industrial no fue precisamente uno de los momentos más gloriosos de la Historia Humana.

    ResponderEliminar
  16. Laura,
    Carmen:

    En efecto, estas cosas siguen tristemente de actualidad. La explotación infantil es una realidad en algunos países. Para nosotros forma parte del pasado.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  17. Ariadna:
    lo malo de todo es que el tiempo pasa y la infancia perdida no se recobra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Thaelman:
    En efecto así surgieron los tiempos modernos, que diría Chaplin. Paradojas de la vida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Muchacha en la ventana:
    Nuestros alumnos están instalados en la confortable y consumista vida moderna. Pasan de desgracias ajenas. No forman parte de su mundo, ergo no existen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Sila:
    Son las contradicciones del progreso, la parte negativa de un salto espectacular que dio la civilización occidental...¿Se pudo haber evitado? Yo creo que sí, pero se legisló tarde.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Espeluznante, indignante... pero real como la vida misma.
    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
  22. Es horrible, una realidad espantosa del pasado,
    pues no hay niñez.
    Y lo peor es que eso sucede en otros países en este presente.
    un saludo

    ResponderEliminar
  23. Una realidad todavía vigente el muchos países pobres. Es cierto.
    Un saludo, Vangelisa.

    ResponderEliminar
  24. Hola, Sr. Cayetano.
    Un gusto leer y saber quien es usted. Ahora misma me encuentro a punto de concluir mi carrera de licenciatura y para ello me titulare junto con una amiga por medio de la tesis en el tema del Trabajo Infantil.
    Yo quisiera saber si puedo contactarlo por medio de algun correo electrónico vigente para hacerle unas preguntas, gracias y excelente noche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días. Mi correo electrónico aparece arriba en esta misma página. Con mucho gusto atenderé a lo que me pregunten; aunque desde hace tres años ya no estoy en activo y posiblemente conozcan más del tema que yo mismo, pues el nivel de este blog es simplemente divulgativo y esta entrada estuvo en su día pensada para alumnos de bachillerato, no de licenciatura.
      Un saludo cordial.

      Eliminar