sábado, 7 de noviembre de 2009

Nuestro modelo de sociedad


Fuente de la imagen.

¿Hacia dónde va esta sociedad podrida de consumo sin valores?

Cultura de la abundancia y del despilfarro sin control ni meta.

Donde lo importante no es "ser" sino "tener", comprar, gastar.

Porque consumir es el objetivo.

Así la máquina siempre engrasada se perpetúa.

Un círculo vicioso que no tiene salida.

Un gigantesco Kraken que nos devora y del que nos nutrimos.

Y un mensaje: no te salgas del círculo si quieres ser feliz.

Consume pero no pienses.

Tú sólo consume.

Y tira todo lo que puedas a la basura.


Cuando tengas unos minutos mira este vídeo. Es espeluznante.


Pollo a la carta.



20 comentarios:

  1. Buenos Dias Cayetano:
    El video simplemente pone los pelos de punta.
    Dentro de todo, loable la accion de quien lleva algo de esperanza??? a esos niños.
    Hemos pasado de ser una "sociedad" a una individualización que nos retrae más hacía nosotros mismo, sin importarnos el de al lado, a menos que percibamos un beneficio....

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Hacia donde vamos? Pues a veces creo qie estamos en el vagón final de un tren sin conductor y que no sabemos cuando frenaremos, o si nos vamos a estrellar o qué. Cambio climático, genocidio en Irak, miseria en 3/4 partes del mundo, etc. ¿Y nosostros los del "club" de los países ricos?: depresiones en aumento, hastío, miseria moral, desinterés...En fín creo que ese siglo nos espera una catástrofe histórica similar a la tercera guerra mundial. Aunque creo que ya la tenemos en ciernes. Pero no seamos pesimistas, lo mejor es disfrutar sanamente cada día. Y no consumiendo locamente, ni chuleando a la gente. Basta con disfrutar de una buena excursión, un buen libro, los ratos entrañables con los buenos amigos o familiares, o la pareja sentimental. Todo espo no necesita dinero, ni consumismo, solo cabeza, pensamiento normal, ni fuerte ni heroíco, ni nada. Libertad sin miedo, a lo Fromm.
    Bueno, espero no haber amargado a nadie con este comentario. Mis disculpas por ello si ha sido así.
    Juan.

    ResponderEliminar
  3. Ya lo decía mis queridos Siniestro Total. ¿Quienes somos? ¿De dónde venimos? ¿a dónde vamos? ¿Existe un más allá? ¿Hay reencarnación?


    Yo creo que hacia la extinción

    http://www.youtube.com/watch?v=DBE3yueCr7M

    ResponderEliminar
  4. Tremendo el video, monsieur.
    Pero yo creo que siempre hemos sido asi, y si no fijese usted en esas fiestas de Versalles, mientras el pueblo moria de hambre muchas veces. Lo que pasa que nuestros tiempos facilitan que ese consumismo esté al alcance de mas gente y sea mas compulsivo: muchas veces para nosotros solo es cuestion de apretar un boton o tirar de visa, y con ello obtenemos cosas que nos resultan tan normales que no nos paramos a reflexionar acerca de nada mas. Es bueno detenerse a hacerlo de vez en cuando, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Qué decir de estas reflexiones a que nos incitas. La mayoría del mundo occidental sabe lo que pasa en el "otro" mundo, quizás no tan alejado de lo que pensamos. Creo que sí sabemos, pero, a pesar de que pensemos en ellos unos minutos, al poco rato se nos ha olvidado. Nos arreglamos, salimos a la calle, compramos algo, no sé, por comprar, hacemos unas llamadas de teléfono, simplemente para decir hola a alguien que acabamos de saludar por medio de un SMS, miramos el correo electrónico en nuestra PDA y volvemos a casa, no sin antes "cenar" una pizza del día anterior. Cuando abrimos la nevera nos damos cuenta de que teníamos cobras de la comida para la cena. Lo tiramos a la basura (ya hemos cenado). Ponemos la televisión y reímos a carcajadas con nuestra telebasura.

    Total, hay que darse pequeños placeres, pues nuestra vida se reduce a trabajar pagar la hipoteca y trabajar. A eso nos limitamos. No nos complicamos la vida pensando en el otro. Ya tenemos suficiente con nuestra crisis.

    ¿Es eso cívicamente aceptable? Y digo cívicamente porque la moralidad no existe. Creo que la hemos perdido hace un tiempo. ¿A qué apelar entonces? ¿a la compasión? ¿al futuro? No creemos en nada, ése es el principal problema. No tenemos religión a la que aferrarnos, ni gobierno o estado en el qué creer, ni justicia tampoco.

    Y aquí lo dejo, para que siga otro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. En efecto, Manuel. Cada vez somos más en el mundo y cada vez nos importa menos el de al lado. Triste pero cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Yo también pienso, Juan, que este modelo no puede continuar así indefinidamente. Este mundo ha perdido el norte. No lo gobiernan los sabios o los más capaces sino los títeres de las multinacionales que se están forrando a cambio de nuestro consumo desaforado. Una alumna me dijo el otro día: Profe, ¿por qué no cambias de móvil? Tu modelo es anticuado. Yo le dije: no lo cambio porque funciona.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Eladio: como dijo alguien hablando de la evolución. Homo habilis, homo erectus, homo sapiens, homo atomarporculus.
    Muy diver la canción de Los Siniestro, como casi todas las suyas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Pues como parece que dijo María Antonieta refiriéndose a los hambrientos: si no tienen pan que coman pasteles.
    La reflexión siempre es positiva, aunque nos amargue un poquitín el día. Luego nos recuperamos fácilmente.
    Un saludo, madame.

    ResponderEliminar
  10. La verdad, Carmen, es que no tenemos la culpa de no creer en nada, ni en políticos, ni en jueces, ni en ideologías...
    Creo también que hemos cambiado una religión basada en los dioses por otra basada en el mercado y en el consumo. Los nuevos "templos" donde se oficia la misa se llaman Carrefour, Hipercor... Creo que es el ocaso de una época.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Jajajaj me ha hecho gracia lo del móvil. Mis compañeros se ríen de mí porque tengo un FORD FIESTA del año.............¡enero de 1988! 450.000 kms y aún sube como un Jabato los puertos de montaña. Lo matará Gallardón al prohibir los coches viejos por Madrid.
    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  12. Durísimo el corto.

    Por desgracia es tan fácil olvidarnos del sufrimiento ajeno mientras nosotros tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas y además nos sobran recursos para los vicios.

    No parece que por la crisis vayamos a tomar voluntariamente otro camino, como bien dice Juan, puede ser el caldo de cultivo para otro conflicto bélico de grandes proporciones.

    ¿Y el Fukuyama éste que eructó lo de "el fin de la Historia"? Ah, claro que ahora dice que no, que se lo ha pensado mejor...

    Volvemos a suscribir la opinión de Juan. Disfrutemos mientras podamos sanamente. De lo demás, sólo podemos ocuparnos consumiendo con sensatez y conciencia y pensándonos bien a quién votar (aunque esa es, por sí sola, otra historia).

    ResponderEliminar
  13. Eso se llama aprovechar un coche, sí señor.
    Recuerdos al ford fiesta.

    ResponderEliminar
  14. En efecto, Reinas del garito. No tenemos otro remedio: disfrutar sanamente de la vida mientras se pueda. Y lo de votar, hacerlo con la cabeza. A ver si podemos parar esto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Muy buena presentación compañero Cayetano. El consumo ha reducido las relaciones humanas a un nivel verdaderamente paupérrimo. Somo solo sujetos consumidores. Ya no somos seres espiritualmente complejos con deseos de trascendencia. La vida acaba donde se acaba el consumo. Es verdaderamente patético. Es aquí a donde nos ha llevado el economicismo, y toda ideología materialista desde Smith hasta Marx.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Thaelman, por tu comentario.
    Efectivamente, sólo se nos valora como consumidores. Muy triste.

    ResponderEliminar
  17. pues nada, lo que les sobra a unos les falta a otros...vamos hacia el abismo...
    es como si no hubiera solución, la pescadilla que se muerde la cola...
    es cosa de los gobiernos, pero ellos pasan

    ResponderEliminar
  18. Me temo, Vangelisa, que los gobiernos de países normalitos pintan poco en este tinglado. El verdadero poder lo tienen las grandes empresas mundiales: petroleras, farmacéuticas, de armamento...Son los amos del corral y a los ciudadanos nos tienen aborregados y adormecidos con esto del consumo y la tele y el botellón y la videoconsola...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. En fin, mi primer comentario y es sobre este video iva a comer en unos minutos antes de ver el video y se me ha puesto un nudo en la garganta que no se si podre tragar saliva, ¿a donde vamos? a la decadencia de muchos y a la codicia por tener mas y mejor lo antes posible de otros, nose si me he explicado bien pero lo he intentado, por cierto gracias a los señores corteingles, carrefour, repsol, bayer,roche laboratorios , diamontgroup, carlaine y binlanden group por hacer de este mundo un lugar mas rico y mas asqueroso cada dia, mil gracias y cada dolar que ganeis os hagan mas felices y mas autenticos.

    ResponderEliminar
  20. Señor Perikles, no me extraña que se te ponga un nudo en la garganta con el vídeo, porque es tremendo. La nueva religión del mercado sin valores tiene templos donde se oficia su "misa", como tú has citado: Carrefour, Repsol, Roche...
    Me alegra que te hayas animado a comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar