jueves, 18 de abril de 2013

El hambre agudiza el ingenio

Tortilla de Guillermo
(Esta es de verdad)


Esta tierra nuestra siempre ha dado muestras de creatividad y de imaginación cuando las cosas han pintado mal.

La crisis terrible que se cebó con nuestro país durante el siglo XVII no impidió que florecieran como nunca nuestra pintura y nuestra literatura.
Ni la sequía, ni las plagas, ni la miseria, ni las continuas guerras en Europa por mantener un imperio que se caía a pedazos, ni los excesivos impuestos con que se flagelaba a los sufridos castellanos, pudieron eclipsar a personajes de la talla de Quevedo, Góngora, Calderón, Velázquez, Murillo o Zurbarán. Un Siglo de Oro a pesar de la decadencia generalizada.

Durante nuestra pasada guerra civil y en la primera posguerra se pasó hambre a raudales.
Las cartillas de racionamiento de aquellos horribles años 40 apenas lograban satisfacer las necesidades básicas. Era la época en que se tomaba achicoria en lugar de café, algarrobas en lugar de chocolate, pan negro con salvado en lugar de pan blanco, guisos sin carne, pucheros con sólo huesos... Eso sí, las lentejas solían venir con bichos, lo cual, si no se limpiaban bien, añadía algo de proteínas al raquítico menú.
Cuando se pasa mal, lo prioritario es encontrar los recursos necesarios para solucionar el principal problema que se plantea, que es el hambre. Las demás necesidades pueden esperar. Y es que en épocas de prosperidad y abundancia nadie piensa en cómo obtener lo mínimo para sobrevivir, sino en épocas de fuertes restricciones. Y de aquí viene el dicho de que el hambre agudiza el ingenio.

Y en este contexto posbélico español, la inventiva popular logró el milagro de fabricar...

 ¡una tortilla de patatas sin huevos y sin patatas!

Ingredientes y modo de preparación:

Se templa un poco de agua y se va añadiendo harina haciendo una pasta homogénea. Se le añade una pizca de sal. 
A continuación se le va incorporando la parte blanca de las naranjas que está entre la piel y los gajos (el mesocarpio) y que previamente hemos mantenido en remojo unas horas para que se ablande. Se le añade pimienta molida, una pizca de bicarbonato y un poco de colorante para lograr el tono de la yema. Se remueve todo bien. 
En una sartén se echa un trozo de manteca de cerdo (el aceite era un lujo al alcance de muy pocos). Cuando está derretida, se añade la pasta que hemos mezclado convenientemente y se cuaja por ambos lados.  Ya está lista la “tortilla”. La verdad es que no tiene mala pinta. Y la apariencia  -el “trampantojo”- sirve de estímulo visual para la segregación de jugos digestivos. 
¡A comer!

______
Esta entrada se la dedico a mi hijo Guillermo por haber demostrado ser un "manitas" en el difícil arte culinario.
También se la dedico a mi prima Anabel porque sé de su habilidad para preparar riquísimas recetas a partir de ingredientes sencillos, como puede comprobarse en su blog.

64 comentarios:

  1. Buenos días, Cayetano:

    Nunca me habría imaginado una tortilla de patatas sin huevos y sin patatas, lo cual culinariamente hablando ya era una comida de pobres, pensando en que las patatas hasta el siglo XVIII si no me equivoco, era la comida destinada a los caballos.

    Muy interesante el post de hoy. Que pases un buen día, amigo Cayetano. Un saludo.

    Pd: Felicidades a Guillermo. Eso si que es arte culinario.

    ResponderEliminar
  2. Estupenda receta, Cayetano, esperemos que no cause furor, como la de la mayonesa sin huevo (a ver si encuentro la receta). Además, podríamos intercambiar trucos de cocina para pobres y hambrientos con Cuba, que también saben un rato de ésto.

    En fin, confío en que un recetario como el de esta tortilla no llegue nunca mas a ser de uso común... aunque nunca se sabe.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No sé si salió el comentario que hice antes, pero dejo otro.
    Decía que lo que no se nos ocurra a los españoles...; no sé donde había leído que en la posguerra habían inventado la tortilla sin huevos y ahora incluso veo la receta. Por cierto, la tortilla de la foto lleva huevos, no???
    Abrazos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que no nos estás dando liebre por gato??? A mí lo de la foto me parece una tortilla de patatas académicamente correcta :D


    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Al hambre, no hay pan duro.
    Besos y buen provecho.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo Castellano: para el hambre no hay pan duro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Carolus: esperemos no llegar a tanto con la crisis y podamos seguir con la tortilla tradicional.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Paco: sí, ésta que sale en la foto lleva huevos. Es que de las otras creo que no hay documentos gráficos porque en aquellos tiempos era un lujo lo de hacerte una foto.Y si no había para patatas y huevo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Alma: la de la foto es de las buenas. Te lo puedo asegurar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Arantza: así es. Lo importante es masticar algo que se pueda digerir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, me acabo de meter entre pecho y espalda un cuarto de tortilla como la de la imagen, entre pan, unido a un cafelito con leche.
    Menuda receta, la mar de ingeniosa, pero me parece que antes muerta que sin huevos. .... ni papas. Bsss.

    ResponderEliminar
  12. Vivimos en unos tiempos tan miserables que hoy día, con la harina a dos euros el kilo y las naranjas a 2,50 (imagino la gran cantidad de naranjas que se necesita para extraerles el mesocarpio). si encima tenemos que añadirle la manteca, el colorante, la pimienta y el bicarbonato, ya puestos nos sale más barato hacerla con un par de huevos y una patata. Y eso que el precio de las patatas también ha subido mucho últimamente, pero por lo menos sabrá a tortilla. Es que ya ni alternativas tenemos, porque todo está caro.

    A lo de las algarrobas como sucedáneo del chocolate no me apunto.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  13. Emejota: a ver, a ver... Un pincho de tortilla... ¿con un café? Eso no es muy nacional que se diga. Lo suyo es una cerveza o una copa de vino. Lo otro son cosas, digamos, de los "guiris". Jejeje.
    Mi padre se llevaba las manos a la cabeza un verano en Benalmádena porque unos turistas pidieron una tapa de boquerones fritos con un café. Bueno, sobre gustos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Madame: pues estaban ricas las algarrobas que yo comía de chico. Fíjate. Te las vendían en los puestos de pipas (hoy "de chuches").
    Y sí, al precio que está todo, habrá que inventar la tortilla sin huevos, sin patatas, sin mesocarpio naranjil, sin colorante, sin harina... O sea, una tortilla virtual, como las comidas esas que algunos piden en Arzak a base de olores y otras memeces. Esos tampoco comen. Y pagan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. No sabía que tsles manjares existían sin sus ingredientes principales.
    saludos

    ResponderEliminar
  16. Antorelo: lo de "manjares" es más bien psicológico. Ganas de llenar el buche.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. La cebolla es escarcha
    cerrada y pobre.
    Escarcha de tus días
    y de mis noches.
    Hambre y cebolla,
    hielo negro y escarcha
    grande y redonda.

    ResponderEliminar
  18. Jeje! No sé si vosotros os dáis cuenta, pero cuando se leen páginas o blogs españoles, hay algo que os distingue para los foráneos como yo: la comida! Ya sabes que estoy planificando mi visita a tu país, y nos sorprendió, a mi marido y a mí, la cantidad de páginas, notas, artículos, publicidades, etc, etc, que tenéis allá vinculadas con "el arte culinario y las recetas"! Así que, por lo que veo aquí, aún si no me alcanzara la plata, tengo garantizada la buena comida (con poco hacéis magia)! Abrazooooo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  19. Es muy cierto que el hambre agudiza el ingenio y en aquellos años 40 se trataba de la supervivencia. Ahora estamos muy mal, pero sin comparación con lo que padecieron nuestros padres. Me contaba mi suegro que, en la posguerra, de soldado en Madrid, a veces vendía el chusco (ración de pan del soldado) y con ello compraba un kilo de naranjas y una entrada de cine; las naranjas se las comía con cáscara para llenar el estómago y llenaba con un poco de ficción cinematográfica las penurias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Leyendo la entrada y los comentarios me han venido a la mente estos célebres versos de Miguel Hernández:

    "A fuerza de golpes, fuerte,
    y a fuerza de sol, bruñido,
    con una ambición de muerte
    despedaza un pan reñido.

    Lo veo arar los rastrojos
    y devorar un mendrugo
    y declarar con los ojos
    que por qué es carne de yugo"

    O también "hambre y cebolla, hielo negro y escarcha grande y redonda".

    Realmente, aunque la crisis ya está llevando a familias a esta situación, la mayoría aún no sabemos l oque es pasar hambre de verdad. Esperemos revertir la situación...

    ResponderEliminar
  21. Nando: la cebolla, esa gran protagonista en los versos de Miguel Hernández. Debe ser algo muy socorrido en tiempos de crisis, porque una muestra de amor es también aquella frase de "contigo, pan y cebolla."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Patzy: se puede comer con poco dinero. El problema es saber dónde. Los sitios turísticos suelen ser caros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Francisco: si la cosa no se agrava mucho más, esto es suave comparado con lo que pasó aquella década.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Pedro Manuel: ¿será porque la tortilla de patata puede llevar cebolla?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Que verdad es eso de que el hambre agudiza el ingenio.Por poner un ejemplo, quién no se ha imaginado a una asturiana de hace varios siglos con alguna vaca y muchos niños cuando se ha comido un arroz con leche o una cuajada y ha pensado ¿ quién inventaría ésto?
    Una estupenda entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  26. Ambar: la imaginación al poder.
    Un saluo.

    ResponderEliminar
  27. Definitivamente como se dice en Venezuela (y no sé si por estos rumbos también): La necesidad es la madre de todas las virtudes.

    La tortilla se ve muy buena.

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
  28. Qué entrada más curiosa, entretenida didáctica. Nos apuntamos la receta por si la cosa no mejora.

    También empezaremos a probar lo de atar el hueso a un hilo para reutilizarlo en varios guisos, y lo de mezclar aceite y pimentón para fabricar sobrasada, que es como se hacía en la posguerra.

    Un saludo fuensantonero.

    ResponderEliminar
  29. La verdad es que a las personas que nos gusta guisar, el momento de la comida es una fiesta.
    Pero sin ingredientes... se presenta
    dificil el menú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Si tu amigo, en vez de cocinero, se nos hiciera político, ¡cuánto mejor nos iría! Besazos.

    ResponderEliminar
  31. Hablando de ingenio: si se pasaría hambre en Madrid durante la guerra que en la fuente de Neptuno se colocó una pancarta que decía: "O me dais de comer o me quitáis el tenedor"
    Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  32. Esta receta alternativa a nuestra tortilla de patatas la leí en un libro de Juan Eslava Galán.
    Por cierto, dale la enhorabuena a Guillermo pero siento decirte que la mejor es la de mi madre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. Yo no sé si querría probar eso, aunque como se dice por aquí, "al hambre no hay pan duro". ¡Ojalá no tengamos que pasar por ahí!

    ¡Salud! (Y toda la culpa la tuvieron los del jodido Alzamiento)

    ResponderEliminar
  34. Me temo que al precio que están los ingredientes ahora, mejor nos quedamos con una tortilla francesa sin aceite y de un huevo (por eso del colesterol)
    La de la foto está "pacomersela" ahora mismo y eso que aún como cada día.
    Curioso post, felicidades.

    ResponderEliminar
  35. Manuel: sí, también se dice por estas latitudes. Y esta otra: para el hambre no hay pan duro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. La Fuensanta y el Antón: aceite y pimentón para untar el pan a falta de sobrasada o chorizo. Da el pego y es más sano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Rosario: sin ingredientes poco se puede hacer. La imaginación tiene siempre un límite.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Isabel: deja, deja. A mi hijo eso de la política no le gusta. Todos acaban tragando.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. DLT: cierto. Eso se cuenta. Y es que a humor negro no hay quien nos gane a los españoles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Javier: es que madre no hay más que una.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Detalles: la tortilla tiene siempre la propiedad de abrir el apetito a todo el mundo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Dissortat: si se comían los gatos y hasta las ratas. Imágínate qué manjar sería esa tortilla rara.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Te recomiendo probar la mondadura de patata bien fina y limpia en una fritada especial con un poco de tocino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  44. No me es del todo desconocida esa pseudo-tortilla. En algún sitio he leído algo.
    Habrá que tener en cuenta la receta. Sobre todo si nos fiamos de los futuribles del FMI y derivados.

    Abrazo, Cayetano!

    ResponderEliminar
  45. La creatividad surje con el hambre....
    Siempre ha sido así a lo largo de la historia.
    Conozco a unos daneses que comen tortilla española con carajillo incluido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  46. Gracias, un honor esa dedicatoria :)
    y me alegro q Guillermo, le guste la cocina.
    tenemos en nuestra cocina, una buena remesa de platos creados por el ingenio, este no lo conocía y por los ingredientes debe ser de Levante.

    besos

    ResponderEliminar
  47. Senovilla: si la patata es nueva, la piel bien lavada puede comerse. Había un sitio en Huelva donde las patatas chips te las freían artesanalmente con la piel. Y estaban tremendas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Enrique: habría que abrir un blog con recetas de éstas para un futuro incierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Dapazzi: tortilla con carajillo. Realmente curioso. Estos extranjeros tienen unas cosas...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  50. Clivia: y lo más curioso es que hizo la tortilla con la receta que me diste para hacer las patatas en el microondas. Salen de lujo y no se tarda nada en preparar el plato.
    Besos, prima.

    ResponderEliminar
  51. se ensucia menos, menos tiempo, tienen menos aceite, un lujo :)

    los puritas, no les gusta el microhondas, pero es un lujo si controlas los tiempos de tu micro

    ResponderEliminar
  52. Clivia: así es. Un lujo "tortillero patatero".

    ResponderEliminar
  53. Prodigioso. ¡Es cosa que parece de alquimia!.

    ResponderEliminar
  54. Querido Cayetano, tu entrada viene muy bien a demostrar el dicho popular de que "El hambre agudiza el ingenio". Todo un hallazgo esta receta de tortilla-sin; esperemos que no haya que volver a ella.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  55. Retablo: de alquimia y/o de necesidad apremiante. El caso es llevarse algo a la boca.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  56. Profedegriego: el caso es que ya estamos acostumbrados a las comidas y bebidas "sin" o "light". Eso sí, por propia voluntad y no a la fuerza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. Desde luego es asombroso conseguir una tortilla sin huevos y sin patatas, aunque si no tiene huevos, ¿se puede llamar tortilla?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  58. Valverde de Lucerna: pues igual que el vino sin alcohol. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  59. Gracias por la dedicatoria, señor padre :)

    ResponderEliminar
  60. Guillermo: hombre, es que la tortilla te quedó muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  61. Bueno, nos comentas que no tiene mala pinta y efectivamente no la tiene pero lo que no nos has contado es si llegaste a comerla.

    En plan prepotente podríamos decir que esto de los sucedáneos lo experimentamos también con las angulas. Cuando estas desaparecieron de nuestras "exquisiteces" inventamos los fideos al ajillo que luego serían mejorados por las llamadas "gulas".

    En fin hay que adaptarse al terreno y a los tiempos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  62. elpresley: he de decirte que la tortilla de la foto es una de las de verdad. De las de mentira no he llegado a probar. Me imagino que será un sucedáneo para matar el hambre. Nada que se parezca a la auténtica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  63. Creo recordar alguna conversación en no se donde y por no se quién que en tiempos de guerra soldados españoles recogían los restos de las naranjas que dejaban los soldados franceses, ahora tiene un poco más de sentido.
    Gracias Cayetano,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te extrañe. Aquí se pasó mucha hambre en tiempos de la Guerra de la Independencia frente a Napoleón. Lo quemaban todo los franceses.
      Saludos, Txusito.

      Eliminar