domingo, 15 de septiembre de 2013

Las "armas secretas" de los cartagineses.


Aníbal Barca


Segunda guerra púnica entre Roma y Cartago por el control del Mediterráneo.
Hispania se convierte en un lugar esencial para ambos. Los cartagineses se extendieron por la península ibérica en busca de recursos. Amílcar Barca conquistó el sur y el levante, pero fue asesinado por un indígena, un rebelde oretano, durante un asedio (La Oretania ocupaba un territorio bastante montañoso entre Jaén, Ciudad Real y Albacete).
A Amílcar le sucedió su hijo Aníbal.
La península ibérica suministraba importante mano de obra a los cartagineses en su lucha contra Roma. Muchos iberos participaban como mercenarios a sueldo engrosando así de manera importante las filas cartaginesas. Decenas de miles de combatientes valientes y bien adiestrados. Los iberos con sus falcatas, sus jabalinas y sus hondas; los celtíberos con sus “soliferrum” (especie de pilum local) y sus largas lanzas de madera y cabeza de hierro con lana enrollada que empapaban de brea y encendían y lanzaban sobre el enemigo; los honderos baleares, muy afamados, que arrojaban proyectiles de piedra o plomo como si se tratara de pequeñas catapultas. Algunos de esos proyectiles llegaban a pesar hasta medio kilogramo.

"Los celtíberos suministran para la lucha no solo excelentes jinetes, sino también infantes, que destacan por su valor y capacidad de sufrimiento. Están vestidos con ásperas capas negras cuya lana recuerda al fieltro, en cuanto a las armas, algunos de ellos llevan escudos ligeros, similares a los de los celtas, y otros, grandes escudos redondos del tamaño del aspis griego. En sus piernas y espinillas trenzan bandas de pelo y cubren sus cabezas con cascos broncíneos, adornados con rojas cimeras, llevan también espadas de doble filo forjadas con excelente acero, y puñales de una cuarta de largo para el combate cuerpo a cuerpo."
 Silio Itálico, Púnicas.

Pero además de contar con los bravos iberos, los cartagineses guardaban un as en la manga, un arma terrible: los elefantes.
En la historia militar antigua, los elefantes eran un “arma de destrucción masiva” de primera categoría. Se sabe que ya se empleaban estos animales en los combates en India y China hace más de tres mil años. Luego, el uso militar de los elefantes pasó al Imperio persa, donde se utilizaron en diversas campañas. En el 331 a. de C. Alejandro Magno quedó impresionado ante el despliegue de elefantes que el rey persa Darío III usó en la batalla de Gaugamela. Tan impresionado quedó que, aunque el macedonio ganó el combate, decidió usar estos animales en posteriores batallas. Más tarde, en Europa, los elefantes se emplearon con éxito contra los romanos por Pirro en la batalla de Heraclea, en 280 a. C., y en la Segunda Guerra Púnica por el general cartaginés Aníbal, militar que popularizó e inmortalizó el uso bélico de estos animales. Por nuestra península desfiló con su ejército el amigo Aníbal camino de los Pirineos y de los Alpes para pillar por sorpresa a los romanos. En el fragor de la batalla, los paquidermos, más asustados que valientes, se ponían histéricos ante la agresión de los enemigos y la emprendían a pisotones sin miramiento alguno, despachurrando a diestro y siniestro.
Una máquina letal de guerra.
Los antiguos tanques, la división acorazada de los cartagineses. 
Y así , con ayuda de unos y/o de otros, las tropas de Aníbal infligieron a los romanos importantes derrotas en Tesino, Trebia, Trasimeno y Cannas.
Luego la historia se encargó de recordarnos que los romanos fueron los vencedores finales en esta guerra.

______________

Nota informativa: Emilio ha tenido a bien acoger en su Archivo de la Frontera un comentario mío a una pícara canción que fue prohibida en su día por la Inquisición.

48 comentarios:

  1. Buenos días, Cayetano:

    No es complicado hacerse a la idea del espectáculo que debía de formarse con una buena división de paquidermos en batallas donde la mayoría iban a pie.

    Me preguntó cómo se entrenaba a un elefante para la lucha de una guerra. También supongo que un elefante muerto en batalla era un botín muy goloso, más de uno se hubiera dado con un canto en los dientes con tal de quedarse los colmillos.

    Una entrada muy interesante y didáctica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ahh que nombres tannnn familiares, todos ellos .... y los elefantes lo más. ¿verdad? Te los imaginas cruzando Europa. Bss.

    ResponderEliminar
  3. Lo malo era cuando despachurraban a las fuerzas propias. No recuerdo que general romano lanzó una piara de cerdos ardiendo contra los elefantes enemigos, que debido a su pánico destrozaron sus propias filas. Las legiones solo entraron para rematar.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  4. La verdad, don Cayetano, es que la sola presencia de esos grandes animales espantaría a los infantes. Un elefante enfurecido debe dar mucho miedo.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  5. Por lo que sé, los elefantes murieron prácticamente todos en el paso de las nevados Alpes y en todo caso no tuvieron importancia en las victorias de Aníbal, debidas a su genio táctico

    ResponderEliminar
  6. Creo que estos elefantes eran africanos, más grandes que los asiáticos, pero menos dócil que los últimos. Sería terrible morir aplastado por un animal de estos, y además.

    Saludos Cayetano. Muy bueno

    ResponderEliminar
  7. Cayetano, tu entrada de hoy es muy interesante.
    Como eres un experto, con todo este material, puedes escribir una novela basada en hechos reales.
    ¡Adelante!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Aterrador cuerpo. Si los cuerpos de caballería ya eran temible en toda batalla, imagina la "elefantería", aunque mucho menos dócil y manejable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Y luego, querido Cayetano, llegó Virgilio con su "Eneida", IV, 622 - 629, y nos dio el "quid" de la cuestión de ese encarnizado enfrentamiento con la maldición de una Dido despechada tras ser abandonada por Eneas; "a posteriori" fue muy fácil hacer el vaticinio:
    "Luego vosotros, tirios, perseguid con odio a su estirpe
    y a la raza que venga, y dedicad este presente
    a mis cenizas. No haya ni amor ni pactos entre los pueblos.
    Y que surja algún vengador de mis huesos
    que persiga a hierro y fuego a los colonos dardanios
    ahora o más tarde, cuando se presenten las fuerzas.
    Costas enfrentadas a sus costas, olas contra sus aguas

    imploro, armas contra sus armas: peleen ellos mismos y sus nietos."

    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo Castellano: yo creo que funcionaba sobre todo a nivel psicológico. Se trataba de confundir y aterrorizar al adversario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Emejota: no sé si estarían seguros hoy aquí. Tenemos a un experto cazador de paquidermos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Carlos Martín: eran cerdas untadas con brea. Los elefantes se pusieron histéricos. Eso cuenta Plinio El Viejo, hablando del sitio de Megara. Los megarenses usaron esa táctica contra los macedonios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Dissortat: esa era la idea, aterrorizar al enemigo. Un arma psicológica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Domennec: en efecto, muchos elefantes murieron, pero quedaron algunos. Y más que la efectividad real del uso de esos animales es el factor psicológico el que cuenta para aterrorizar al enemigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Manuel: no debe ser nada agradable que te pise el pie un bicho de varias toneladas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Rosario: por ahí va la cosa. Noticias muy pronto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. DLT: lo más importante era el factor sorpresa y creo que Anibal lo consiguió con el uso de estos animales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Profedegriego: la literatura se encarga de enaltecer y ennoblecer hechos terribles que ocurrieron en el pasado. Es una de sus funciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Me ha resultado novedoso lo de los elefantes como armas de destrucción masivas. Conocía lo del paso de los Pirineos y los Alpes, pero no que los propios animales intervinieran contra los enemigos de una forma complementaria al transporte. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Francisco: más que su efectividad en el combate, que alguna tenía, se usaba como arma psicológica para aterrorizar al adversario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Aún en tu momento de disfrutar del retiro, nos sigues enseñando! Un artículo muy interesante. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  22. Nunca tuve claro de dónde sacaron los cartagineses sus elefantes. Los africanos no son domesticables, por lo que yo sé, y los asiáticos les quedaban muy lejos. ¿Sería alguna raza extinta de elefantes norteafricanos?

    ResponderEliminar
  23. Supongo que los elefantes eran un arma de doble filo, porque en estado de pánico sería fácil que arremetieran contra las propias filas. De todas formas tenía que ser terrorífico asistir a una estampida en el campo de batalla.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Sin duda, como dices, los tanques del momento. Aunque Aníbal tuvo la mala vista de pasar de largo ante Roma cuando tuvo ocasión, buscando aliados en el sur de Italia, y permitiendo a los romanos reorganizarse para plantarle cara...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. No me gustaría encontrarme frente a una manada de elefantes asustados.¿Quien se atreve a esperar y verlos venir?
    Un besote

    ResponderEliminar
  26. Me imagino a los romanos matando a los elefantes y después diciendo: "Lo sentimos, nos hemos equivocado. No volverá a ocurrir".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Increíble la "elefantería" como dice DLT debía ser capaz de aplastar legiones enteras a su paso, y a muchos los mataría de puro miedo :D

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Patzy: lo único que ya no tengo la presión de las clases y puedo abrir el blog a más cosas, además de a la historia, a la que no abandono de ninguna manera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Nonsei: nunca me planteé de dónde los sacarían. Evidentemente tenían que ser forzosamente africanos, por la vecindad. De todas formas, algo locos debían estar estos cartagineses para meterse en esa faena. ¿Te imaginas las toneladas de forraje necesarias cada día?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Kassiopea: creo que buscaban ese efecto sorpresa para asustar a los enemigos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Negrevernis: pudo tomar Roma. Ahí creo que se equivocó.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Detalles: esa era la finalidad de los elefantes, que los enemigos salieran corriendo despavoridos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. La Fuensanta y el Antón: el que lo dijo fue el pretor Juancarlus Borbonicus, aquel que dijo también "Me llena de orgullo y satisfacción quedarme en Hispania."
    Salutem pluriman.

    ResponderEliminar
  34. Alma de Adra: creo que los enemigos no daban abasto con el papel higiénico (o sea, las piedras del lugar).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Espléndidamente definidos los elefantes como la división acorazada de aquellos tiempos. Con Aníbal se demuestra que lo importante no es ganar batallas sino la Un saludo desde mi mejana guerra.

    ResponderEliminar
  36. Felipe: el factor sorpresa es muy importante en estos casos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Además de los elefantes los sorprendió al atacarlos por el norte y porque era un gran estratega en las batallas, sabía encontrar el punto débil, aunque al final fuera derrotado y la historia la escriben los vencedores y se encontró con otro contrincante igual de inteligente: Publio Cornelio Escipión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Los elefantes debían producir primero espanto a quienes los veían por primera vez y luego terror al comprobar la letalidad de su paso. Los caballos huirían despavoridos al igual que sus jinetes. Sin embargo, de poco sirven las armas de destrucción masiva sin una estrategia, pertrechos y un general que lidere la guerra. Y también es necesario tener un colchón en la lejanía de tipo económico y político que guarde la retaguardia mientras prosigue la lucha. De todo ello eran maestros los romanos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. Valverde de Lucerna: el factor sorpresa. No le esperaban por el norte y menos acompañado de elefantes. Y eso que muchos se habían muerto por el camino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Carmen: el romano era el ejército mejor preparado del mundo y con grandes estrategas. Así que...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Quien tuvo la suerte de tener un profesor de historia que la vivía y la hacía vivir a la clase, el episodio de los elefantes cruzando los pirineos (y los alpes) es de esas lecciones que nunca se olvidan. Pero hombre, los romanos, eso de huir ante el avance de los elefantes… ¿No sabían que ante una fiera lo que has de hacer es quedarte quieto?

    ResponderEliminar
  42. Ana Mª: como diría Astérix, están locos estos romanos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el uso de esos animales sería como factor psicológico para aterrorizar al enemigo.
    El elefante africano es de muy difícil domesticación. Es poco dócil y mucho más agresivo que su pariente asiático.
    Sería muy curioso saber como se comportaban en las batallas y como sus domadores los controlaban. Desconozco si existe documentación sobre este tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Antonio: según se puede leer en este enlace, los elefantes de Aníbal eran de la subespecie Loxodonta africana cyclotis, elefantes africanos de 2,3 m de altura, algo más bajos que los de sabana, que habitaban en zonas boscosas próximas a la cordillera del Atlas y que habían sido domesticados por los guerreros númidas.
    http://www.muyinteresante.es/historia/preguntas-respuestas/icuantos-elefantes-utilizo-anibal-para-cruzar-los-alpes
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. La verdad es que los elefantes eran un arma de doble filo porque, como muy bien dices, al ponerse nerviosos en la batalla a veces mataban a más "amigos" que enemigos. Interesante post. Besazos.

    ResponderEliminar
  46. En Zama, los temidos elefantes cartagineses fueron un problema para ellos mismos. Se dice que por la urgencia, Aníbal tubo que utilizar elefantes jóvenes que todavía no estaban perfectamente adiestrados.

    Saludos

    ResponderEliminar
  47. Isabel: imprevisibles estos animalitos. No entendían de "buenos" ni de "malos". Eso sí, el impacto psicológico estaba garantizado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Javier: o sea que esos elefantes se hicieron algo "zamosos" en esa batalla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar