miércoles, 24 de mayo de 2017

Una reunión inesperada (7)


El Vaquero Anónimo aprovecha que la intervención del jefe sioux ha tenido lugar justo antes del comentario del morisco español, para contar algo de sí mismo:

-La vida es dura en este lado de la frontera. Sueldo escaso. Trabajo agotador con el ganado. Lugar de paso de gente de poco fiar, demasiados buscavidas y pendencieros, indios que te la tienen jurada porque invadimos sus tierras con engaños, calor sofocante… Muchas veces es difícil encontrar a alguien que esté dispuesto a ponerse la estrella de sheriff.  La gente llega con sus carretas esperando establecerse y echar raíces, pero prosperar es complicado en una tierra reseca donde no es fácil que crezca el cereal y donde abundan los escorpiones. Por eso es frecuente que, hartos y desesperanzados, se vayan marchando en busca de oportunidades a otro lugar, a tierras menos inhóspitas. Y empezar allí de nuevo. Lo peor de todo es cuando el poblado solo está habitado por fantasmas y lo único que te acompaña es el viento, el zumbido de las moscas o el aullido del coyote. Llegados a este punto hay que largarse de allí, al galope, sin mirar atrás, porque si la tierra está maldita tú puedes convertirte en una nueva víctima y acabar formando parte del decorado de un pueblo fantasma.

Luis de Córdoba, vestido con sus mejores ropas: casaca y golilla, calzas a media pierna y medias, pelo largo, perilla y bigotes atusados, sostiene su sombrero entre las manos, toma el turno de palabra:



-Yo llegué a pensar que era el más desgraciado de los hombres por haber nacido más pequeño que los demás. Lo cual me imposibilitaba para hacer muchas cosas, entre otras la de poder alistarme en los tercios para servir a mi país. Y ganar prestigio y honores. Un orgullo muy grande para un súbdito del rey. Tampoco podía dedicarme al oficio de mi padre, porque aparte de las dificultades para manejar con soltura el arado, las caballerías o la guadaña, no soportaría como otros estar siempre bajo la maldición de las plagas, la sequía y los impuestos. Lo tenía pues complicado. Pero después de oír aquí las penalidades por las que muchos de los presentes habéis tenido que sufrir, creo que lo mío era una nimiedad.  Y que en el fondo fui un hombre afortunado. No obstante yo también tuve lo mío, sobre todo al principio, y tuve que aguantar las burlas y las imposiciones de la gente que me tenía a su servicio, incluyendo los antojos de una niña malcriada que luego me abandonó en un rincón como quien se cansa de su muñeco.



-Es lo que tiene ser bufón- bromeó Espronceda, quien pensaba que un poco de humor podría venir bien para rebajar el tono grave que estaba adoptando aquella reunión-; pero seguro que también hay secretos de alcoba de ciertas damas encaprichadas con su juguete preferido que los mantienes en sitio oculto, pero que, dado el tiempo que ha pasado, y teniendo en cuenta que nadie se va a molestar a estas alturas, no tendrías reparo alguno en hacernos partícipes de ellos. Siempre he tenido curiosidad por saber qué esconden ciertas señoras debajo del “guardainfantes”. Seguro que muchas no pasaban frío en las largas noches de invierno si tenían a mano a un complaciente amigo.

-Aunque pequeño de tamaño, y no por ello de inferior hombría, siempre he sido grande como caballero y de mis labios jamás salieron ni saldrán palabras que puedan poner en entredicho el honor de las damas a las que serví- replicó cortésmente con una sonrisa Luis de Córdoba-. En todo caso, no me puedo quejar en este sentido- guiñó el ojo con picardía-. Ni en ninguno en general. Y, volviendo a lo anterior, que no es bueno salirse del comedimiento del que suelo hacer gala, en líneas generales he de decir que todo terminó mejor que empezó: abandonar mi casa para irme a otras a servir de entretenimiento a los demás a costa de mi pequeñez no fue un plato de gusto; pero… ¿podría dedicarme en aquellos tiempos a otra cosa? Y debo reconocer que el oficio que tomé me permitió vivir con tranquilidad y sin privaciones los últimos años de mi vida.


Fragmento del epílogo de "En la frontera"


lunes, 22 de mayo de 2017

Un actor malogrado



Nueva colaboración en La Charca Literaria

Cuando vivía en Carabanchel, tenía un vecino al que todos llamábamos “el garrapata”. El alias se lo pusimos nosotros. En realidad, la culpa la tuvo un desafortunado comentario que el propio Sebas, que era así como realmente se llamaba, hizo una vez que andábamos jugando en un herbazal: “Me pica mucho la pierna. Seguro que he pillado una garrapata.” Y de ahí le vino el mote.

-¿Está “el garrapata”? ¿Sale “el garrapata”?- preguntábamos a su madre indistintamente cuando unos u otros llamábamos a su puerta.

- Está muy feo eso de que los chicos os pongáis motes- decía siempre la madre con cierto enojo.

Un tipo peculiar: nervioso, intranquilo… Hoy diríamos que hiperactivo, algo que no se estilaba en aquellos tiempos.

Y hubo un día memorable en su currículum: cuando él solito se cargó una obra de teatro que habían montado y adaptado en su centro de FP, el Virgen de la Paloma, con sumo cuidado y dedicación. Logró un milagro que ningún dramaturgo consiguió hacer en vida: convertir un drama en una comedia de final hilarante.
Nada más y nada menos que “La vida es sueño”, de Calderón de la Barca. Teníamos a Segismundo, a Rosaura, al rey Basilio, a la torre, donde, encadenado injustamente, el príncipe se quejaba del trato recibido, de su perra vida, de la falta de libertad…

 “Nace el pez, que no respira, 
aborto de ovas y lamas, 
y apenas, bajel de escamas, 
 sobre las ondas se mira, 
cuando a todas partes gira, 
midiendo la inmensidad 
de tanta capacidad 
como le da el centro frío; 
 ¿y yo, con más albedrío, 
tengo menos libertad?” 

 Y todo porque los adivinos habían vaticinado que destronaría a su padre y sería un rey despótico y cruel.
Sólo faltaba Clarín y para ese personaje, los de La Paloma pensaron en Sebas. Su papel, adaptado para la ocasión, era breve. Apenas una decena de intervenciones…
El caso es que la obra iba bien. Cada uno en su sitio. Un trabajo digno para estar hecho por chavales. Segismundo lo bordaba. Muy histriónico, como corresponde a un príncipe encadenado, castigado duramente…

 “¡Ay mísero de mí, ay, infelice!” 

 La obra estaba terminando. Todo marchaba sobre ruedas… Hasta llegar al desenlace. Hay un motín contra Basilio, el rey de Polonia que mandó encadenar a su primogénito. El pueblo logra liberar de las cadenas a Segismundo, a su amado príncipe. Todo se va resolviendo. El padre se da cuenta de su error y no le quedará más remedio que afrontar la realidad. Y en esto, llega el momento crucial: un disparo acaba con la vida de Clarín, el criado fiel de Rosaura, quien da con su cuerpo en tierra.
Se supone que tenía que quedarse quieto en el suelo haciéndose el muerto los últimos minutos de la obra, pero la ingrata fortuna hizo que, al caer, su ropaje quedara enganchado de la cabeza de un clavo mal clavado o tal vez de alguna tabla del escenario.
El amigo Sebas, puro nervio, en vez de apaciguarse y esperar unos minutos a que terminara todo y bajara el telón, pensando que al estar en el suelo nadie repararía en él, en lugar de quedarse quieto, como debe estar un muerto, empezó a hacer aspavientos tirando sin disimulo repetidas veces de la manga de su camisa para librarse, sin éxito, del impedimento que le enganchaba contra las tablas.
Y claro, la gente comenzó a reír, porque eso de que resucite un muerto da alegría, pero en este caso no estaba previsto que eso ocurriera.
La última imagen que tengo de la obra es la cara de estupefacción que tenían los personajes que de pie recitaban sus últimas líneas de texto, mientras bajaba el telón y el público se reía y aplaudía a rabiar.
Ya digo, un drama convertido en comedia. Y un actor frustrado que no volvió a pisar un escenario en su vida. Que yo sepa.

-Joder, la culpa no es mía. Es que me enganché. Me he hecho un siete en la manga. Hasta creo que tengo un arañazo en el brazo.

Historia verídica. Personaje real, aunque con nombre y mote inventados.

domingo, 21 de mayo de 2017

Nota informativa

Problemas con Blogger.
Últimamente me cuesta mucho acceder a mi blog y a los de los amigos cuyo servidor sea Blogger. No hay problemas de acceso a la parte de administración, a la "trastienda "para poner entradas nuevas o publicar comentarios de los amigos, sino que el problema reside en poder llegar al blog mismo, propio o ajeno, y dejar comentarios. Ni siquiera puedo acceder a través del móvil.
No sé si este problema es compartido por los demás, por mal funcionamiento de Blogger o es una cuestión que solamente me atañe a mí.
Espero encontrarle una solución.
De momento dejaré el blog en "espera".
Un saludo.

viernes, 19 de mayo de 2017

Aficiones de la realeza española


Los borbones en general tenían una afición común: satisfacer su voraz apetito sexual y con frecuencia engendrar o parir hijos habidos en relaciones con plebeyos. Un deporte al que se sumaron con entusiasmo prácticamente todos, empezando por Fernando VII quien, aparte de las cuatro esposas consecutivas que tuvo, frecuentaba también la casa de Pepa La Malagueña; siguiendo con Isabel II y su numerosa prole atribuida injusta pero oficialmente a Francisco de Asís, alias Paquita, y continuando con su hijo y su nieto, ambos Alfonsos, aficionados a hacer escapadas por el Madrid nocturno y también a echarse amantes del mundo del espectáculo. Alfonso XIII, por su parte, era muy aficionado al erotismo y tenía una buena colección de cine pornográfico, empleando al conde de Romanones como intermediario para hacerse grabar películas de alta calidad, las primeras en España en los años 20, algo muy novedoso en aquellos tiempos.


Texto retomado y refundido de una entrada del 6 de febrero de 2014



miércoles, 10 de mayo de 2017

Una reunión inesperada (6)



Volvió a intervenir el médico Francesco:
-La historia que nos cuenta el señor Sandler me ha venido a confirmar una idea que siempre ha rondado por mi cabeza: cuando una crisis terrible se abate sobre la población, siempre hay quien, de forma interesada, busca un culpable para que canalice el malestar y la ira popular, evitando que la población pida explicaciones a las autoridades. En el caso que yo viví, también fueron los judíos los elegidos para que pagaran los platos rotos. Se les acusó, entre otras razones, de haber envenenado los pozos. Hubo persecuciones y muchos murieron por ello.

Habló también Víctor Hugo:
-Mi lucha por la libertad, más literaria que otra cosa, fue para restituir la dignidad a los desposeídos, a los  miserables, a los que nunca ganaron la revolución aunque fueron utilizados para pelear por ella, a los que nunca Francia les premió su sacrificio a pesar de que dieron la vida por la dignidad humana y por la libertad de todos. Faltaba un poco de sensibilidad social hacia los menos favorecidos.

-De eso también sé algo- intervino Espronceda-. Cuando se es joven con ideales se emprenden las más arriesgadas misiones aunque te vaya la vida en ello. Yo fui a Francia, acudiendo a la llamada de la revolución. Me encontré allí con un pueblo entusiasta que tenía muy claros sus ideales. Y me uní a su gloriosa causa. Allí conocí precisamente a este hombre que os acaba de hablar, a Víctor Hugo, y de él aprendí muchas cosas. No me arrepiento en nada de lo que hice allí, atendiendo más a mi corazón que a mis intereses.

En la pantalla se suceden cada dos o tres segundos imágenes relacionadas con los movimientos revolucionarios en Francia. La última de todas es un cuadro de Delacroix, “La libertad guiando al pueblo”. Después sobreviene un fundido de imagen y a continuación aparece un imponente barco pirata abriéndose camino entre la espuma del mar, con un texto sobreimpreso en la imagen: nada menos que un fragmento de “La canción del pirata” de José de Espronceda…


-Yo, en el fondo, fui un sentimental- apostilló Bart, quien no puede disimular una sonrisa de satisfacción-. Tenía que  mostrarme duro e implacable con mis hombres; pues no respetarían nunca a un capitán blando; pero lo mío era la música, las noches de luna llena desde la proa del barco, la poesía… ¿Pero qué podía hacer? Me metí en el mundo de la piratería porque me pusieron las cosas muy difíciles. Y lo único que conocía era el mar, el mundo de la navegación, luchar contra los elementos y contra nuestros enemigos. Elegir este camino fue el más fácil para mí, aunque sabía que mi vida iba a ser breve; pero, eso sí, muy entretenida. Y en la piratería me sentía libre, surcando los mares sin atarme ni a gobiernos ni a leyes. Yo era el amo. Y todos me temían. Y mis hombres me respetaban.

-Sin dignidad no hay libertad posible- apuntó Katia-. A mí me secuestraron y me quitaron lo más  preciado que puede tener una persona. Me convertí en una esclava en una época en la que se supone que estaba abolida la esclavitud. De una joven con sueños que pensaba en mejorar mi futuro lejos de casa, pasé a ser un objeto para satisfacer los deseos de otros. Afortunadamente para mí, aquello solo fue un capítulo desagradable de mi vida. Luego, las cosas me empezaron a ir mejor. Logré escapar de aquello. Conseguí un trabajo, una casa, formé una familia… Y lo más importante, morí de muerte natural, en mi cama, rodeada de los míos. La libertad para mí fue algo más que una bella palabra.

-Por la libertad debemos dar lo mejor de cada uno, incluso la vida, porque es un don que hemos recibido. No hay ningún tesoro en la Tierra que se le iguale. Yo sufrí cautiverio en Argel y sé lo que es vivir padeciendo su falta  -señaló Cervantes, tras acompañar con un movimiento de cabeza, asintiendo de corazón, las palabras de Katia, pues en la historia de la chica rusa vio reflejada, de alguna manera, la suya.


Se hizo un silencio denso, largo, que casi se podía palpar y que sólo se rompió cuando el sonido de unos tambores llenó la sala. En la pantalla, una panorámica de las llanuras americanas. Con tono tranquilo pero grave el gran jefe sioux comenzó a hablar:
-Vivíamos felices en nuestras praderas hasta que el hombre blanco, con argucias y falsas promesas, nos las arrebató. Quisieron incluso rendirnos por el hambre, matando las reservas de bisontes. Nosotros no pedíamos mucho. Sólo seguir siendo libres y ver crecer a nuestros hijos -dijo Toro Sentado-; pero el hombre blanco nos traicionó, nos engañó y después masacró a nuestra gente. Los  que nos echaron de nuestras tierras escribieron su historia con páginas de sangre. Hablaban de libertad, de derechos, de felicidad, de prosperidad, de paz… pero nosotros fuimos excluidos de esa fiesta. Les estorbábamos. Y según creo no fuimos los únicos.

-No, no fuisteis los únicos en ser engañados, en ser tratados como animales –ahora es el morisco Alí al Baari quien habla-. Nosotros, nuestros padres y nuestros abuelos, todos nacimos en la tierra de la que nos expulsaron. Muchos no llegaron ni siquiera a coger el barco que nos llevaría a lejanas tierras. Algunos fueron asaltados por el camino y fueron robados y degollados como corderos por gente sedienta de sangre, con el consentimiento de los que gobernaban España. Tampoco se escribe la historia con la sangre de los inocentes si la historia pretende ser decente.

Fragmentos de "En la frontera", un pdf de descarga gratuita.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Una reunión inesperada (5)



Apenas se hubo sentado, cuando, de nuevo, la puerta. Toc toc. Y alguien de la sala que dice “adelante”…
Y como un torbellino, vivaracha y lenguaraz, irrumpe en la reunión una moza entrada en carnes con pinta de bravía:

-Espero que nadie haya tenido la ocurrencia de sacarme de mi merecido descanso para hacerme venir aquí simplemente para limpiar lo que otros ensucien, que hasta ahí podríamos llegar- dice de un tirón la recién llegada con los brazos arremangados y en jarras- que, aunque mujer, valgo para otros menesteres, porque entreveo que el andrajoso de las barbas luengas debe tiznar. Y de los otros… mejor me callo, que hasta veo plumas y sombreros y pañuelos y perfumes más propios de señoras, y  que no quiero faltar al respetable, que no anda el cuerpo para líos y jaranas.

-Si mi valeroso hidalgo don Quijote anduviera por aquí- apuntó un sonriente Cervantes-, no dejaría jamás que dama tan sensata y locuaz fuera tratada como un trapo, que él veía siempre una princesa detrás de cada mandil, pues tenía la cualidad, al estar loco, de apreciar el alma de cada cual, que el cuerpo es solo adorno exterior y, por lo que se ve, perecedero. Así que, Teresa, gentil dama, prima hermana de Aldonza Lorenzo, pase y acomódese con los demás donde vea un hueco apropiado, que aquí hoy no hay gente principal ni servidores. Si algo tiene la muerte de bueno, es que a todos nos iguala.

-Espero que vuesas mercedes no estén tocados también del ala como el caballero que nombra- añadió Teresa a la par que se acomodaba en un rincón de la sala-, que, si bien era amable y educado, además de bueno, también era ciego y tonto, pues veía sombra gentil sobre el labio de mi prima, donde había bigote; y se embriagaba de su tufo a sobaquina, pensando que el olor provenía de afeites y caros perfumes.



Aquellas palabras provocaron muchas sonrisas e, incluso, alguna carcajada entre la concurrencia. Luego sobrevino de nuevo el silencio, Francesco, el médico de Perusa, toma ahora la palabra. Mientras habla, en la pantalla se suceden unas imágenes escalofriantes sobre la peste negra que asoló Europa. Son ilustraciones antiguas, la mayor parte grabados de la época. Aparecen en ellas cadáveres amontonados a las puertas de sus casas, médicos sajando bubones, carros llenos de apestados…

-Peores enemigos que la enfermedad fueron la ignorancia, la superstición y la intolerancia. La Iglesia de mi tiempo hizo mucho más daño que beneficio, sembrando ese ambiente apocalíptico que no trajo nada positivo. Muchos de sus altos representantes dieron un mal ejemplo al resto de la población, no facilitando ni medios económicos ni lugares que pudieran habilitarse para acoger a los enfermos. La caridad cristiana solo la ejercieron algunos religiosos de base y algunos galenos. Muchos recibieron como premio contagiarse de la enfermedad. Yo, afortunadamente, me libré.
(…)

Eisech Sandler, el judío alemán, hizo una reflexión insistiendo en la idea de la justicia y de la libertad:
- Todo el mundo sabe que sufrimos el horror y la barbarie de un despotismo sin parangón en la historia. Nuestro pueblo fue elegido como chivo expiatorio para que los alemanes canalizaran su odio contra nosotros debido a la crisis que se estaba padeciendo. Una crisis terrible fruto de la anterior guerra… Todo fue hábilmente calculado para desprestigiarnos y situarnos en la diana. Un plan meticulosamente trazado, con uso continuo de la propaganda, lanzando infundios contra nuestro pueblo, día tras día… Y al final ese mensaje repetitivo fue calando entre la población. Y el odio hacia nosotros se generalizó. Nos convertimos en poco tiempo en los culpables de casi todo lo malo que estaba ocurriendo. Y se desató la ira, la violencia…



Sus palabras son acompañadas por imágenes del horror: la noche de los cristales rotos, con el asalto a los domicilios, a los establecimientos y a las sinagogas de los judíos. Las imágenes son duras. Hay carreras, palizas, disparos, gente vociferando y humo, fuego, mucho fuego…

-Como pueblo perseguido y masacrado por el horror nazi, hemos de aprender la lección que la historia nos brinda. Y esta es que jamás ninguna persona sea acosada, ni tenga que salir de su país por su religión o por sus ideas. Lo que no quiero para mí no se le deseo a nadie. Sería un tremendo error que los perseguidos nos convirtiéramos alguna vez en perseguidores.

Continúa

Fragmentos del largo epílogo de "En la frontera". El texto completo te lo puedes descargar gratis pinchando en el enlace.

miércoles, 26 de abril de 2017

Dos metamorfosis y la resolución de un enigma

Nuevo texto mío en La Charca Literaria

Imagen tomada de aquí

1

Cuando despertó el escarabajo pelotero después de una noche intranquila, se encontró en el suelo de su cubículo convertido en un horroroso ser humano, afeitado y perfumado. En vez de un abdomen rugoso y seis patas peludas se halló dueño de dos brazos musculosos y dos piernas bien torneadas, además de un torso liso y bien tonificado.
-¡Joder, qué pinta más rara tengo! Y llego tarde al trabajo. ¿Dónde habré puesto mi pelota de excrementos?  Si la pierdo, estoy apañado. De esta seguro que me despiden.


Antediluviana casquivana

2

A resultas de un calentón repentino, aquel bicho ovíparo y alado del Cretácico, llamado Hotecantote -de rima fácil y obscena-, mantuvo sexo frenético con una reptil prediluviana y casquivana.  De esa aberración derivó una nueva especie animal. Primero surgió un huevo. Y luego otro. Del primero, un gallino; del segundo, una gallina. Y del incesto posterior de ambos vinieron nuestros pollos –y pollas- modernos.
Así que queda desvelado el misterio: el huevo fue lo primero. Que lo sepáis. Que ya andamos hartos de la dichosa preguntita.



Hotecantote, un saurio muy machote 

3

El repugnante monstruo verdoso irrumpió violentamente en el laboratorio, como elefante en cacharrería, y tras pegar algunos manotazos aquí y allá rompiéndolo todo y salpicando el suelo de esquirlas de vidrio, se bebió de un trago la pócima burbujeante de color rosa que estaba sobre el aparador. Como un rayo se obró el milagro y donde había engendro del demonio lleno de músculos, con pinta de cachas de gimnasio atiborrado de esteroides, hubo un milord inglés de exquisitos modales y hablar refinado: “¡Caramba, caramba! Creo que me he pasado con la dosis. No esperaba yo convertirme en un británico cursi de esos que votan al “Conservative Party”. ¿Puede haber algo más monstruoso?”

domingo, 23 de abril de 2017

23 de abril



El 23 de abril conmemoramos el día del libro porque parece ser que en 1616 coincidieron los decesos de Miguel de Cervantes y de William Shakespeare. En el fondo no es del todo exacto. Parece ser que Miguel de Cervantes Saavedra falleció el día anterior. Lo que sí tuvo lugar el 23 fue su entierro. Y el escritor inglés falleció el 23 de abril pero del calendario juliano, no del gregoriano que es el nuestro, por lo que la fecha no coincidiría tampoco porque sería algo posterior, concretamente el 3 de mayo.




Sin embargo, La UNESCO designó ese día en particular, una fecha simbólica con el objetivo de rendir homenaje al libro, promover la lectura y los derechos de autor. Nuestro personal homenaje al autor de El Quijote viene en forma de retrato o de caricatura. Una de ellas es la del amigo Leal Galera, que seguro conoceréis.















Ojiplática versión de Leal Galera
"Cosas veredes..."


Nota: imágenes tomadas prestadas de la red.

lunes, 17 de abril de 2017

Una reunión inesperada (4)



En ese momento, en la pantalla aparecen imágenes de Unamuno saliendo del Paraninfo de la Universidad de Salamanca. Una turba vociferante de gente uniformada de azul con el brazo levantado le increpa. Él sale de allí agarrado del brazo de la mujer del Caudillo y escoltado por un pequeño grupo de personas. Se libró por poco de ser linchado allí mismo.

-En todo caso- interviene Francisco de Goya-, es terrible que un pueblo se vea abocado una vez más a enfrentarse a golpes, como esos dos forasteros de mi cuadro: un duelo a muerte. Es como una maldición. Todos convertidos irremediablemente en Caín y Abel. Hermanos contra hermanos. La tragedia española. Una gran frustración como pueblo al no encontrar más salida que la lucha fratricida, donde ninguno gana nada y de donde todos salen malheridos o traumatizados de por vida.

De nuevo, un silencio espeso se hace dueño de la sala. Todos han quedado enmudecidos tras las imágenes que han podido ver y por las palabras del pintor zaragozano.
De pronto, en medio del silencio, un gran sobresalto se adueña de todos cuando alguien aporrea la puerta con ganas repetidas veces.
-Pero… ¿quién demonios llama de esa manera?- dice un Cervantes ligeramente airado- ¡Pase quien sea!

La puerta se abre y da paso a la figura harapienta de un hombre mayor de cabellos largos y barba canosa que se apoya en una especie de garrota o cayado. Su nombre es  Guzmán. Trae los ojos encendidos de ira. Parece un mendigo, pero sus andrajos no se muestran viejos ni sucios, sino que los jirones y remiendos que adornan su vestimenta se parecen más a los rotos y deshilachados que lucen hoy algunos adolescentes en sus pantalones vaqueros, falsamente gastados o raídos. El presunto indigente entra en la sala, el gesto resuelto, la mirada adusta.  Parece enojado.

-¿Quién es usted y qué busca aquí?- le espeta un Cervantes serio pero correcto quien, sabedor de la identidad del visitante, no comparte sin embargo esa forma de presentarse en escena.



- Mi nombre es Guzmán. Busco a un muchachuelo bribón y zascandil que quiso robarme y casi me quiebra el pie, pues el muy canalla me pegó un pisotón cuando le pillé cogiéndome una moneda que las buenas gentes de Sevilla me habían dado como limosna.

En ese momento, todas las miradas abandonaron al recién llegado y se dirigieron hacia Andresillo Hurtado  quien, tras recobrarse por la sorpresa inicial, contestó al que le acusaba con desparpajo:

-Tenga a bien, buen hombre, disculpar la falta pasada de un mozalbete, algo pícaro y trapacero, castigado por la vida, que no quiso hacerle daño sino mitigar el hambre que se apoderó de sus tripas que, si es mala cosa robar a un pobre, algo que confieso y de lo que hoy me avergüenzo, no es mejor hazaña hacerse pasar por tullido e intentar vivir del cuento, engañando a las gentes compasivas con historias de enfermedad y cojera, que muy cojo no le debí dejar si ha podido llegar hasta aquí. Dicho esto, le pido perdón por el daño que pude hacerle, que ha pasado ya el tiempo y como reza el refrán: agua pasada no mueve molino.

- Y bien- dijo un Cervantes conciliador- . El muchacho muestra arrepentimiento de algo que pasó hace mucho. Y creo llegado el momento de que las palabras sensatas ocupen el sitio que antaño ocuparon los agravios. Pase y acomódese entre nosotros. Y haya paz y concordia, que no venimos aquí a plantear pleitos entre nosotros sino a conocernos y a platicar en amor y compaña.

Dicho y hecho, el falso tullido, ya más apaciguado, hizo con la cabeza un gesto de aprobación y procedió a sentarse en el suelo, en una esquina de la sala, algo que por otra parte no le resultaba del todo inusual cuando ejercía, de aquella manera en la plaza, su impostado oficio de pedigüeño.


Fragmento del largo epílogo de "En la frontera". El texto completo te lo puedes descargar gratis pinchando en el enlace.

martes, 4 de abril de 2017

Una reunión inesperada (3)

Patrice Lumumba


Resumen de lo anterior: a una extraña sala de reuniones, van llegando poco a poco unos cuantos personajes de los que han ido apareciendo a lo largo de diferentes capítulos de "En la frontera".
Son de diversas épocas históricas. De momento no sabemos qué hacen allí ni quién los convocó...


Un breve pero contundente silencio se hace dueño de la situación durante unos segundos.
A continuación toma el turno Patrice Lumumba, el libertador del Congo Belga:

-Mi sueño fue un sueño de libertad, pero no solo para mí sino para todo un pueblo- decía Patrice-. Un pueblo humillado, explotado, esclavizado, que se cansó de vivir bajo el yugo de gentes extranjeras y que luchó por lograr su independencia. Yo fui el encargado de canalizar esa lucha y no me lo perdonaron. Al final, parte de mi propia gente fue engañada, manipulada y comprada y de esta manera acabaron conmigo. Yo era un estorbo para los planes que ya habían sido trazados desde fuera. Los amos de Europa tenían otro destino para el Congo una vez que había logrado la independencia. La codicia cegó la voluntad de paz de algunos. África era para muchos una enorme tarta que había que repartir. Yo sobraba. Y me quitaron de en medio.

Tras una breve pausa, interviene el republicano represaliado:

-Es curiosa esa coincidencia de los sueños de Patrice con los míos. En el fondo yo quería también esa liberación para los nuestros. Teníamos proyectos, ilusiones… Se habían emprendido reformas para mejorar las condiciones de vida de los campesinos, su acceso a la propiedad de la tierra…; pero todo fue abortado por los que se sublevaron contra la República. Ellos fueron los culpables; aunque la responsabilidad también la tuvieron los que desde dentro se dedicaron a hacer la revolución por su cuenta, matando curas, quemando iglesias, las “checas”… Así no se construye una nación donde todos tuviéramos cabida. Y luego, ese desorden…  La falta de disciplina y de unidad fue nuestro fin. 





 -Nosotros apostamos muy fuerte. Sabíamos que lo nuestro era una misión arriesgada, poco menos que imposible- apostilló Gayarre, el guerrillero del maquis-. Los vencedores hablaban de nosotros como si fuéramos delincuentes, bárbaros, bestias dañinas sedientas de sangre de gente inocente, y la mayoría no éramos más que personas corrientes que tuvimos que huir a los montes para que no nos mataran. Muchos no tuvimos otra elección, o nos escondíamos o nos dejábamos cazar como conejos. Al principio, nuestro objetivo no era el de formar un grupo guerrillero, sino simplemente huir, salvar el pellejo. Luego ya nos fuimos organizando sobre el terreno. ”En un primer momento nuestra misión era la del sabotaje: líneas férreas, línea de alta tensión, voladura de puentes para evitar el trasiego de suministros… es decir, dar un golpe a las bases económicas del régimen. No queríamos pasar entre la población como bandoleros y evitábamos las acciones de tipo económico, como llevarnos dinero, porque para qué. Lo nuestro era derribar torres de alta tensión que lograron importantes cortes de luz en muchas zonas.



”Queríamos recuperar lo que nos habían quitado durante la guerra. Nuestro objetivo final era avanzar desde las montañas hacia el sur y echar a los fascistas del poder, pero nos dejaron abandonados en la cuneta los mismos que nos tendrían que haber ayudado, como nosotros hicimos contribuyendo a liberar Francia de sus invasores. No nos pagaron con la misma moneda. Nos sentimos traicionados.

-A mí me engañaron. O me engañé yo - dijo Unamuno-. Todo un catedrático, versado en latín, griego y filosofía, y mordí el anzuelo inocentemente. Pensé que los que iniciaron la guerra eran los salvadores de mi patria, que andaba por entonces bastante rota y descompuesta. España estaba en peligro. Había que salvarla. Desde el movimiento falangista hubo gente ilusionada en proteger nuestro país a través de una revolución nacional y anticaciquil que nos redimiera a todos los españoles; pero todo lo contrario, los que provocaron la guerra no tenían intención de renovar nada, solo se movían por sed de venganza. De hecho apartaron o eliminaron a los falangistas que les resultaban más molestos. No tenían ningún interés en regenerar España, solo en situarse ellos arriba y dirigirnos como si fuéramos los soldados de un cuartel. Y para ello no dudaron en emplear los métodos más atroces. Gentes que se decían cristianas y actuaron sin piedad, como lobos sanguinarios…
-Pero fuiste valiente- añadió el guerrillero del maquis-. Te diste cuenta y rectificaste. Actuaste con honradez. Te enfrentaste con ellos al final.


-Sí, me rebelé. Y me costó la vida. Pues no volví desde entonces a levantar cabeza. Me morí de tristeza- contestó con melancolía el catedrático de Salamanca.

(Continúa)

martes, 28 de marzo de 2017

Una reunión inesperada (2)


Una insólita  reunión atemporal  a modo de epílogo, a la que asisten muchos de los personajes 
de los que aparecen en "En la frontera". 

¿Por qué se han reunido aquí?

Saben que sido convocados para conocerse. Y saben también que murieron y que están ahora en este lugar, después de tanto tiempo, porque lo que la historia les negó, la literatura por fin se lo permite. Y están felices del encuentro, de conversar, de intercambiar ideas y opiniones. Y descubren que, independientemente de la época, del credo o de la ideología, tienen muchos puntos en común.
Hay un proyector programado y una pantalla al fondo de la sala que va recogiendo imágenes aleatorias, distintos planos sobre la vida de todos los presentes. Imágenes en blanco y negro que acaparan las miradas, muchas veces llenas de asombro, de los que allí se reúnen.

Quinto Sertorio se acomoda en la larga mesa al lado de Toro Sentado. Al romano le llama la atención el aspecto del jefe sioux. Le trae recuerdos de cuando estuvo por África, ese despliegue de colores en sus atavíos y en sus rostros y las plumas que exhibían los nativos cuando celebraban algún ritual frente a la hoguera. También el pelo largo le hace evocar a esas gentes que poblaban tierras en los confines del limes del norte del imperio. Bárbaros los llamaban.
El vaquero anónimo -botas altas, jeans, sombrero y camisa de cuadros-, sentado junto a Víctor Hugo, mira de refilón, de vez en cuando, hacia el fondo a la derecha, donde se sitúa Toro Sentado. No es una mirada dura ni con una carga de significado especial. Es la típica expresión que muestra alguien que en una reunión multitudinaria acaba de reconocer a una persona que le resulta familiar. Aparentemente parece tímido o reservado y no entabla de momento conversación con sus compañeros más cercanos.
Francesco, el médico de Perusa (Perugia) se sitúa entre Bart El Negro y Cervantes.
Cervantes queda situado frente por frente a Luis de Córdoba y Andresillo Hurtado se coloca junto a Goya.


-Aquí las cosas se estaban poniendo muy duras. El futuro muy negro –señalaba un Andresillo, ya de mediana edad-. Y yo no aprendí nada bueno, porque la sociedad me arrinconó en la esquina de los perdedores. Me faltó mi padre a temprana edad. Y de niño lo normal fue el hambre y el maltrato. Ya de mayor me juré que no iba a consentir volver a pasar por lo que pasé. Así que me decidí y viajé a las Indias; aunque no con demasiada fortuna. Pero esta vez no por culpa de los demás, sino por lo que yo arrastraba a mis espaldas.
-No creas que tuviste que irte del país tú solo. El exilio, por gusto o por fuerza, es algo que todos hemos conocido- apunta Francisco de Goya respondiendo a Andresillo. El famoso pintor va vestido con frac abierto de grandes solapas, camisola con pañuelo al cuello, calzón ceñido hasta la rodilla, medias y zapatos con hebillas, muy elegante para la ocasión-.  Por desgracia, muchos de los que aquí estamos hemos conocido el sinsabor de la frontera. Unos por necesidad, otros porque peligraba su vida, algunos por rebeldía y otros por dignidad. Y no faltan quienes fueron obligados a coger la barca de Caronte…


Las conversaciones se establecen casi siempre con el compañero que tienen al lado o delante; pero luego alguien tiene la idea de levantarse y hablar dirigiéndose a todos. Y de esta manera se produce un breve turno de palabra donde cada uno, puesto en pie, se dirige a todos los demás.
El primero en hablar para la concurrencia es Bartholomew Roberts, el pirata galés:

-Aunque me llamo Bartholomew, todo el mundo me conocía como Bart, Bart el Negro. Tuve fama entre los piratas de mi tiempo. Incluso parece que inspiré a más de un poeta. Pero algo que me caracterizó fue que ideé redactar un código de conducta para mis hombres. No quería pecar de arbitrariedad, así que todo el que estaba bajo mis órdenes sabía a qué atenerse. La razón por la que me metí en esta, digamos, profesión fue porque no quise someterme a la disciplina de un mundo con el que no me sentía identificado y al que no pertenecía. Mi ley era la del mar. Nunca acepté doblegarme a la autoridad de reyes y gobiernos, como hicieron algunos de mis compatriotas-  decía Bart, mientras Espronceda asentía sonriente-. Tenía demasiados enemigos. Y la piratería es una vida dura. Nunca sabes si vas a vivir mañana.  Por ello estaba convencido de que mi vida iba a ser corta; pero preferí morir libre a estar encadenado.


Fragmentos de  "En la frontera", un pdf de descarga gratuita.