lunes, 18 de diciembre de 2017

Percance


—¡Dios mío! ¡Se están saliendo! ¿Qué hago?
La expresión de terror, teñida con una sensación de angustia, brotaba de los labios de Adela, mientras Tomás la animaba a actuar sin dilación:
—¡Ciérralo! ¡No lo dejes abierto! ¡Lo estás poniendo todo perdido!
—Pesa mucho, Tomás. ¡Ayúdame! ¡Por lo que más quieras!
Y entre los dos lograron a base de esfuerzo, mover la tapa del libro y conseguir por fin cerrarlo. Ya no se saldría nada más. El problema era ahora qué hacer con toda la habitación llena de arena del desierto, beduinos por todas partes, la jaima encima de la cama y el camello que se había apoderado de la papelera y se disponía a comerse todo su contenido, mientras miraba a los chicos con un aire burlón.
—Cuando venga mamá—añadió Adela compungida— nos la vamos a cargar.
—La culpa es solo tuya. Te dije que no leyeras novelas de aventuras. Si me hubieras hecho caso, habrías elegido alguna rima tranquila de Bécquer. La del arpa, por ejemplo. Pero tú, erre que erre— ya conciliador—. Bueno, podría haber sido peor. Ni me imagino la que habrías liado si llegas a leer La canción del pirata. Anda, dame la escoba que barra un poco todo esto.
—¡Mira quién habla!— respondió su hermana algo más calmada—. El señorito que se puso a leer Veinte mil leguas de viaje submarino y lo puso todo perdido de agua. Menos mal que estabas en el baño, que si no…

50 comentarios:

  1. Jaja, que grande. Dejaré de leer libros de la WWII, no sea que abra alguna y se monte en casa la Batalla de Stalingrado.
    Saludos, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pueden dejar la casa hecha unos zorros.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Por qué crees, amigo Miquel, que con catorce o quince años me leía el Decamerón? Para ver si lograba ligar algo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Vaya, Cayetano, la próxima vez tendré en cuenta no sólo en qué sitio leer, sino también en qué sitio escribir! Lo nuestro es doble peligro. No sé cómo no nos hemos matao!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú pudiste llenar esto de herejes, felones e inquisidores. Eso sin contar a los guerreros contendientes de las Navas de Tolosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Efectos colaterales de la lectura, que le dicen.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  5. Si yo te contara la de cosas que ha habido a mi lado mientras leía. Siendo sincera te diré que las sigue habiendo. Esa capacidad de introducirme en el mundo del libro que leo, todavía no la he perdido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no te involucras en las peripecias de la lectura te pierdes lo mejor.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  6. Madre del Amor Hermoso!
    Aunque, leyendo, ¿quién no se ha sentido receptor de una caricia? ¿Quién no se ha reído hasta las lágrimas con las peripecias del escribidor y su trajín con la máquina de escribir, en La Tía Julia?
    Pero lo de Adela y Tomás ya entra en otra dimensión, puro hiperrealismo literario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre escribidor y su "amigo" el carnicero, argentino creo.
      Un saludo, Adela. Digo, Ana.

      Eliminar
  7. Voy a revolver en la tienda de libros de viejo, a ver si les queda algún ejemplar de Play Boy de hace diez años.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tomás y Adela deberían haber aprovechado que el libro estaba abierto para colarse dentro y vivir la aventura en primera persona. Habrían disfrutado todavía más... y sin tener que barrer luego. Como yo, que ando perdido en cierto laberinto...
    Abrazos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten cuidado con el minotauro, que se las trae. Jejeje.
      Un abrazo, Xibelius.

      Eliminar
  9. Jajaja, excelente. Tuvieron suerte, si leen algo donde aparecieran políticos, el desastre hubiera sido total e irreversible.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caballo de Calígula por la habitación. Tremendo.
      Saludos, Carlos.

      Eliminar
  10. Todo un gustazo de lectura. Me ha encantado!. Felices días!

    ResponderEliminar
  11. Genial Cayetano. A mi también me pasa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Eso solo lo sabemos les que leemos.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. ¡Genial! Con "La isla del tesoro" no les hubiera ido mejor o con "Charlie y la fábrica de chocolate"... pringue por todas partes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. Podría haber sido peor todavía.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  13. Muy bueno jejej, recrear lo que lees es genial, en este caso con una escoba tienen la cosas arreglada.
    Un saludo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene enfrascarse de lleno en una lectura.
      Saludos, Puri.

      Eliminar
  14. ¡Uf, qué peligroso es leer novelas de aventuras!, después siempre hay que recurrir a la estratagema de la ocultación.
    Buen texto, amigo mío, te felicito.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francesc.
      Es el peligro que tiene la literatura que engancha.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. jajajajajajajaja Me encantó, Cayetano.
    Y ahora voy a aspirar a arena que me llegó hasta aquí
    por esta ventana jajajajaja.

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Muy Feliz Navidad y Próspero año nuevo
    (próspero en todo sentido)

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. Oh, sí, esos libros de aventuras son de una veracidad increíble. Con las Veinte mil leguas de Viaje Submarino, me sumergí en él y casi me ahogo. Menos mal que encontré una escafandra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi afición por el pulpo a la gallega viene de esa novela.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  18. jajaja! Muy bueno.
    Felices fiestas, Cayetano!

    ResponderEliminar
  19. La imaginación al poder...Y que mejor que celebrar estas fechas aunque sea por instantes con toda la ilusión que aun nos queda de esos niños que un día fuimos...

    ¡FELICES FIESTAS CON TODO MI AFECTO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. La magia conjunta de la infancia y la lectura.
      Felices fiestas también para ti, Bertha.

      Eliminar
  20. Saldría muy buen guión para una película...quizá al estilo de JUMANJI.
    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O La historia interminable, capítulo XVIII.
      Jejeje. Un saludo. Y felices fiestas.

      Eliminar
  21. La lectura es muy peligrosa, no sabemos lo que puede entrar en nuestra mente y lo que puede provocar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado con el tema central.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  22. Soy de meterme mucho en los personajes de mis lecturas. Me ha encantado la vivencia de Adela y Tomás. Que tengas un feliz año 2018 Cayetano!!.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. ¡Feliz Año Nuevo, que venga cargadito de buenos propósitos!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente, Bertha. Mucha felicidad y que la salud no nos falte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. He pasado por aquí para felicitarte la entrada de año y me he encontrado con este "percance" que tan bien relatas. Eso le ocurre a las gentes por no tomar medidas al leer.
    Leer es muy peligroso, todo lo que leemos nos afecta. Además corremos el peligro de adquirir cultura y entonces seremos doblemente responsable de nuestros actos.
    Bueno... me he desviado de mi primera intención. Felicitarte el Año Nuevo.
    ¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. La lectura, como puedes ver, tiene "efectos colaterales".
      Muchas felicidades y buen año también para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Así pues, ¿todavía queda gente que lee en el baño?
    Maravilloso.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, José A. García. Sala improvisada de lectura.
      Saludos.

      Eliminar