domingo, 5 de junio de 2011

Las murallas de Madrid

La Muralla árabe del siglo IX

Madrid es de origen árabe. Muhammad I (852-886) construyó en el promontorio donde hoy se levanta el Palacio Real una fortaleza con el propósito de vigilar el valle del Manzanares y la sierra de Guadarrama y ser punto de partida de razzias o expediciones contra los reinos cristianos del norte. Junto a la fortaleza se desarrolló, hacia el sur, el poblado. Esta población recibió el nombre de Mayrit o Magerit. La ciudadela amurallada que la envolvía recibió el nombre de Almudaina, de aquí deriva en nombre de la Almudena.
El Campo del Moro que está a sus pies se llamó así porque, tiempo después, fue lugar donde acampaban los musulmanes que asediaban la ciudad para reconquistarla.

Accesos:
Puerta de la Vega, la utilizaban los agricultores para bajar a los campos; Puerta de Santa María o de la Almudena, en la actual Calle Mayor; Puerta de la Sagra (donde se juntan Bailén con la Plaza de Oriente) Hay restos de muralla musulmana en la Cuesta de la Vega, junto a la puerta del mismo nombre.

Muralla cristiana (s. XII)

Con la caída del reino taifa de Toledo en manos de Alfonso VI de Castilla y León, la ciudad fue tomada por las fuerzas cristianas en 1085. La ciudad quedó integrada en el reino de Castilla. Los cristianos sustituyen a los musulmanes en la ocupación de la parte central de la ciudad, quedando los barrios periféricos o arrabales como morería (barrio de las Vistillas, al sur). También existió una judería en el entorno del que sería más tarde barrio de Lavapiés.
De norte a sur comprendía la zona primitiva más la ocupada hoy por el Teatro Real, Ópera, calle Mayor, primer tramo de la Calle Segovia con puertas como la de la Vega ; la Puerta de Moros ( en la actual plaza de los Carros, al inicio de la Cava Baja); la Puerta Cerrada (llamada sí porque era peligroso aventurarse más allá de aquella zona, por lo que casi siempre permanecía cerrada); la Puerta de Guadalajara y la Puerta de Balnadú.
Del lado exterior de la muralla se abría un foso para proteger la ciudad. Sobre ese foso o “cava”, una vez que fue cegado, se trazaron con posterioridad algunas calles como la Cava Alta o la Cava Baja.

Click en la imagen para ampliar

Dibujo croquis con la fortaleza y muralla árabe a la izquierda y la posterior muralla cristiana del siglo XII. A la derecha de esta aparece la Puerta de Moros por la que se salía para ir hacia Toledo. En primer plano aparecen la Puerta de la Vega, el Puente de Segovia
y el río Manzanares. Al fondo, fuera de la muralla, la plaza del arrabal que con el tiempo se convertirá en la Plaza Mayor.
Aunque en el dibujo pone “Madrid en el siglo XIV”, debe tratarse de un error, dado que ya en el siglo XIII se había trazado la “Cerca del arrabal” que llegaba hasta la Puerta del Sol y hasta la Puerta de Atocha incluyendo la Plaza Mayor. Evidentemente, Madrid en el siglo XIV era más grande de lo que aparece en este croquis. Debería aquí poner “Madrid en el siglo XII”.

A partir de aquí la ciudad experimentó diversas etapas en su crecimiento. A destacar como más importantes:

1.- La creación en el siglo XIII de la “cerca del arrabal” con accesos como Puerta de Toledo, Puerta de Atocha, Puerta del Sol y la Puerta de Santo Domingo. Más tarde Felipe II modificó ligeramente este trazado. Aquí ya estaba incluida la Plaza Mayor, si bien, como la conocemos, no aparecerá hasta el siglo XVII de la mano de Juan Gómez de Mora.

2.- Y la cerca de Felipe IV, la más grande de todas según se puede ver en el plano adjunto.


Con Carlos III todavía se accedía a la ciudad por la Puerta de Toledo, la Puerta de Alcalá, la Puerta de Atocha y la Puerta de San Vicente.
Durante el reinado de Isabel II desaparece la muralla (Plan Castro de Ensanche de la ciudad) y se crea el Barrio de Salamanca.

Documentos y Planos:

Historia de Madrid
Las murallas de Madrid
Historias matritenses
Madrid medieval
El Madrid medieval
Puertas históricas del Madrid medieval

También son muy interesantes las entradas que sobre el tema en su día hizo la amiga bloguera Emejota. Entre otras destaco:
Casas la malicia
Sabina se acerca a la plaza de la Paja
Fuero de Madrid Puerta Cerrada y plaza


45 comentarios:

  1. Que lastima que ya no quede nada de todo aquello. Cuando no es por la mano del hombre, es el paso del tiempo que nos priva de tal patrimonio.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. CAYETANO: Lo has "clavao", digo lo de las murallas. Tan ilustrativo y tan clarito. No si.... ya decía que me sonaban de algo..... es verdad, una que nació en Madrid..... en medio de tanta "muralla" oculta. (Las calles con edificios altos altos también podrían contar como murallas, pero en otro concepto de circunstancias.) Gracias por tus enlaces querido profe. Beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola, digo yo que las casualidades no existen, por eso creo que he encontrado tu blog.
    Yo vivo en Madrid desde hace cuarenta años, y he pasado tantas veces por el Palacio Real que al final hasta deje de verle (la rutina) y hoy le encuentro tu blog, que me habla de los jardines del moro…
    Es mi lugar favorito para pasear, es un lugar encantado, por allí siento las presencia de los árabes que allí estuvieron, dejándome sus aromas y sus enigmáticas historias, los jardines del moro me llevan a…
    Muchas gracias por tu escrito, mágico y calido, con la calma de quien se pasea sin tener nada que hacer en una mañana soleada de domingo donde solamente los pensamientos son libres. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nilo no sufre márgenes, ni muros
    Madrid, oh peregrino, tú que pasas,
    Que a su menor inundación de casas
    Ni aun los campos del Tajo están seguros.

    Émula la verán siglos futuros
    De Menfis no, que el término le tasas;
    Del tiempo sí, que sus profundas basas
    No son en vano pedernales duros.

    Dosel de reyes, de sus hijos cuna
    Ha sido y es; zodíaco luciente
    De la beldad, teatro de Fortuna.

    La invidia aquí su venenoso diente
    Cebar suele, a privanzas importuna.
    Camina en paz, refiérelo a tu gente.

    ResponderEliminar
  5. Lorenzo: como se dice coloquialmente, a este Madrid ya no lo conoce ni la madre que lo parió. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Emejota: un tributo de un andaluz afincado en Madrid. La gratitud de uno que vino de fuera y fue bien acogido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Lola: muchas gracias por pasarte y comentar. La verdad es que muchas veces no valoramos lo que tenemos y nos acostumbramos a pasar por los sitios sin ver lo que nos rodea.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Nando: ya era importante urbe en la España del siglo XVII, lugar de encuentros y de desencuentros de gente talentosa como Góngora y "su amigo" Quevedo. Gracias por traernos al recuerdo este estupendo soneto por muchos olvidado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Pues muchas gracias :)

    Madrid es una ciudad que siempre digo que no me gusta nada y que ni muerta viviría ahí. Luego voy y digo ah pero, ah pero, ah pero... :D

    Me voy a ir repasando los enlaces que también prometen mucho. Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
  10. Un recorrido muy interesante por la historia de Madrid, una ciudad siempre plural y cambiante y en la que los siglos han ido dejando su huella. El tiempo no pasa en vano.

    Feliz tarde de domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Alma: Madrid es buena para disfrutarla de vez en cuando, no para sufrirla a diario. Los que vivimos a unos kilómetros la apreciamos más por eso mismo: porque no nos tenemos que tragar los atascos ni las incomodidades de a diario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Madame: "plural y cambiante", dos palabras que definen muy bien el alma de esta ciudad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Cuántas ciudades han seguido el mismo proceso: murallas cada vez de mayor perímetro conforme era preciso proteger a una población cada vez mayor y en el siglo XIX, todo fuera, todo menos algunas puertas o torres-puerta. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Desconocía que Madrid hubiera tenido murallas, y mas de origen árabe, cosa que no desconocía de Toledo o Ávila. Aunque la especulación ha ido por delante de la Historia, por desgracia. Hubiera sido curioso conocer Madrid con murallas alrededor, y tal y como veo en los mapas, en las calles principales.
    Un abrazo, Cayetano¡¡

    ResponderEliminar
  15. Cayetano, has expuesto muy bien el tema. Lástima que mucho se haya perdido, pero así ocurre en todas partes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. DTL: Pues sí. Las ciudades de origen medieval nacieron en general a partir de murallas. Sólo la configuración del relieve, la presencia de mar, etc. hicieron que esas ciudades crecieran de un modo determinado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Javier: normal el creer eso. Es difícil hoy encontrar en Madrid restos de esa muralla.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Yo puedo decir muchas cosas,
    y algunas no.
    No puedo decir: Madrid es mi tierra,
    tengo que decir mi cemento,
    -y lo siento-."



    ¡Ojalá sea mentira ese rumor que corre sobre el rio
    donde peces de plata mueren sin ser pescados!

    ¡Ojalá sea mentira esa bola
    de anhídrido carbónico
    que pende bajo el cielo de Madrid!

    ¡Ojalá sea verdad esa mentira del vidente
    que anuncia una tormenta de amor
    que acabará con la mala uva...!


    GLORIA FUERTES

    ResponderEliminar
  19. Antorelo: el crecimiento imparable de la ciudad no perdona y se han perdido muchas cosas, en efecto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Nando: para este blog es un orgullo contar con una persona como tú que tan bien conoce nuestra poesía.
    Muchos sólo conocen de Gloria Fuertes su vertiente de poeta infantil, olvidando su otro lado de "poeta seria" y social del grupo de los años 50.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Lastima que no queda restos de la muralla.

    Una entrada que me ha gustado mucho. Madrid es una ciudad para ver y disfrutar. Me agrada mucho caminar por la ciudad. El Palacio de comunicaciones, el edificio que más me gusta de la ciudad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Manuel: la parte que más me gusta es el llamado "Madrid de los Austrias", la parte antigua.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. He aprendido bastante de esta entrada, Cayetano. Conocía mucho del Madrid moderno de los Austrias y los Borbones, pero poco del medieval y me ha gustado conocer los limites de la muralla y la parte más antigua de la ciudad. Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Como ya te dije, es una entrada genial. Espero ya pueda entrar en tu blog. Vamos a ver

    ResponderEliminar
  25. Esa fortaleza mora que después sería utilizada por los Austrias para construir utilizando sus bases el famoso Real Alcázar. Aún queda algún resto de la muralla por detrás de La Almudena y al lado del Senado pero muy abandonadas a las meadas y suciedades varias...me suena haber leído algo de un proceso de reutilización de la cerca de Felipe IV pero no sé en que habrá acabado la cosa...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Paco: cuando estuve destinado en Brenes me pasó algo parecido. Conocía bien poco el pasado urbanístico de Sevilla. Me tuve que preparar para las clases de Geografía de Bachillerato la evolución de la ciudad, con sus murallas, sus puertas por donde se proveía la ciudad (La Puerta de la carne, por ejemplo)... Ya sabes que en este oficio nuestro nunca se acaba de aprender cosas.
    Un saludo y suerte en la Selectividad.

    ResponderEliminar
  27. Juan: parece que al final hubo suerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Carolvs: cuando viene algún amigo o familiar a Madrid, una de las rutas previstas es esa: la Cuesta de la Vega, el Palacio Real, la Calle Segovia, la Calle Mayor... Pero da algo de vergüenza pasar por zonas de alto deterioro, con meadas y demás. De la cerca de Felipe IV no tengo noticia fresca alguna.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Te agradezco, Cayetano, este documento histórico tan espléndido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. La historia medieval de Madrid nos parece tan lejana viendo los grandes rascacielos y ls edificios superpuestos durante siglos... Pero tener Historia la tuvo aun antes de ser proclamada capital de España, como bien nos explicas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Es curioso contemplar cómo la fisonomía de las ciudades cambiaban según los avatares de sus moradores y por barrios según el credo. Inicialmente ciudad amurallada y posteriormente se iban adosando arrabales (ocupados, generalmente, por mercaderes y comerciantes) hasta, finalmente, integrarse dentro de la ciudad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Interesante reseña .Aprendí con los croquis que son ilustrativos.
    Me sorprendió el uso del término "arrabal".Creí que era exclusivamente rioplatense.
    Almudaina y Almudena tienen un sonido armonioso en la pronunciación.
    Una clase que abarca :Geografía , Historia y Lengua.
    No sé si quedará el comentario.Entré usando Google C. que sugirió un participante.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Francisco: gracias a ti por pasar y comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Carmen: así es y las ciudades se van haciendo poquito a poco. ¡Ay si las piedras hablaran!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Javier: lo que eran los arrabales hoy están en todo el centro histórico de la ciudad. Lo que son los tiempos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Carmela: te suena "arrabal" a Carlos Gardel, a los tangos, a las letras políticamente incorrectas de Les Luthiers:
    Cuando llego al bulín que vos dejaste
    esa tarde de copas y palabras
    rememoro el amor que me juraste
    y los besos que a la noche vos me dabas

    En las horas de escarnio y amargura
    me pregunto si fue cierto tu cariño
    y aunque busco en el hembraje no hay ninguna
    que como vos, me quiera como a un niño.

    ¿Por qué te fuiste, mamá, con ese gil antipático?
    ¿Por qué te fuiste mamita, dejándome en mi dolor?
    ¿Por qué te fuiste mamá... con ese señor mayor?
    ¿Por qué te fuiste, viejita? ¿Qué tiene él que yo no?

    (Hablado con sonido de máquina de escribir al terminar cada frase)
    Querida vieja:
    Decí por Dios que me has dado que tengo el corazón hecho pedazos
    De chiquilín te miraba de afuera...
    Viejita, que noches llenas de hastío... emmm... y de frío... Punto aparte... No, no, aparte, aparte

    (Cantado)
    En la esquina del herrero la percanta
    mano a mano con la seda y el percal
    mira al músculo que ni una vez descansa
    el romance octario araca, vil metal
    metejón, taimado, tai-ta-guapo
    cafetines, suburbios, arrabales,
    conventillo, Pompeya esquina y tango
    ilusión de gigolós sentimental... les.

    ¿Por qué te fuiste, mamá? Poca ropa me lavabas...
    ¿Por qué te fuiste, mamita? Raras veces te pegaba...
    ¿Por qué te fuiste, viejita? ¿Por qué ya no está mamá?...
    Como madre hay una sola... Apurado me largás!...
    Si no me pasas más guita...
    Si no me pasas más guita...
    me vi a vivir con papá."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Gran error del XIX fue el demoler murallas. Imagine usted como serían nuestras ciudades con sus defensas medievales, con sus cubos y postigos.
    Un estupendo artículo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. Retablo...: en efecto, un craso error acabar con el pasado derribando los obstáculos al ensanchar las ciudades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Arturo me manda este comentario desde su blog "Amautacuna de Historia":
    Muy interesante. No sabía que Madrid un origen arabe tan marcado. Te cuento que Lima también estuvo amurallada entre 1685 (virrey Duque de la Palata) y 1870 (presidente José Balta). Hay restos de sus paredes y torreones cerca de Palacio de Gobierno (Parque de la Muralla).

    Un saludo

    Arturo Gómez.

    Gracias Arturo por tu aportación.
    Siento de verás que haya problemas para que puedas hacer aquí tus comentarios.
    Un saludo.

    Su blog:

    http://www.amautacunadehistoria.com/

    ResponderEliminar
  40. Interesante e ilustrada lección amurallada...
    Hacía días que no venía por aquí y la verdad es que he disfrutado con este mapa historico que hoy nos has dejado amigo profesor.
    Las murallas que quedan por aquí están bajo los edificios, en los garajes,las que se pueden visitar en algún bar de hecho hay uno que se llama La Muralla, si vienes por aquí te la enseñaré...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  41. Madreeee si trinca Alfonso VI un Gallardón en su época... había construido una muralla que riete tu de la gran muralla china... obra que seguiríamos pagando hoy en día a los descendientes de algún prestamista claro...

    ResponderEliminar
  42. Cabopá: murallas que se esconden como si les diera vergüenza su pasado. Una pena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. José Luis: en efecto, el "faraón" de Madrid hubiera hecho la muralla china. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Cayetano: Mi pasión por Madrid me ha llevado a abrir un blog, que he titulado:"La muralla reciclada" que te invito a visitar.
    Gracias pot tu trabajo

    ResponderEliminar
  45. Rafael: ahora mismo visito tu blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar