miércoles, 15 de junio de 2011

El Papus

El Papus fue la revista humorística de la Transición, aunque sus primeros pasos los dio todavía en tiempos de Franco.
Más acorde con los nuevos tiempos de libertad que se vivían. Más irreverente y cáustica que ninguna. Una de sus intenciones claras era provocar. Por supuesto no dejaba títere con cabeza ni estamento social que no tocara: los políticos, las instituciones, la Iglesia… “Revista satírica y neurasténica”. Su estilo era duro, directo, temerario, descarado y hasta gamberro, como correspondía a una publicación que se desenvolvía en una democracia recién estrenada y de la que se esperaba más de lo que daba en un principio.


Más ácrata que los propios anarquistas, sus redactores popularizaron el lema: “Ni Dios, ni amo, ni CNT.” Con ello indicaban que no “se casaban con nadie” y que su independencia estaba fuera de toda sospecha.
En 1977 fue víctima de un atentado terrorista por parte de la organización de extrema derecha la Triple A (Alianza Apostólica Anticomunista), un paquete bomba en la redacción que acabó con la vida del conserje y provocó más de una docena de heridos.
Tiempos bárbaros aquellos en los que los fascistas no aceptaban el cambio hacia la democracia, protagonizando de vez en cuando actuaciones como esta o como la que contaba en otra entrada, la que sufrió La Vaquería en Madrid.




Grandes figuras del cómic y de la ilustración pasaron por ella como Carlos Giménez (el de los niños orejones de posguerra), Manolo Vázquez (el de Anacleto, las hermanas Gilda y la familia Cebolleta), Manel, Óscar, Ventura & Nieto, Já, Ivá
Aunque su calidad y acabado técnico era inferior a la de otras publicaciones, su estilo agresivo, rebelde y hasta valiente al atacar los valores establecidos la situó en un lugar destacado entre las demás. Ello le supuso el ser secuestrada y suspendida varias veces. En 1987 acabó su carrera de muerte natural. Lo que no consiguió la bomba terrorista lo logró el hartazgo de sus lectores, cada vez más reducidos.

55 comentarios:

  1. ¿Será el sino de los ácratas? ¿Se necesita esta actitud cambiar de "acritud"? En el fondo... abundando en la misma historia.... el mismo perro con distinto collar. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Emejota: otros tiempos, otras formas de ver la vida, la política...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que esta revista no llegó nunca a conquistar al público en general, de hay que acabara en "muerte natural" como bien dices.

    ResponderEliminar
  4. Francisco: había dos o tres secciones que me gustaban, el resto bastante menos, incluso había alguna parte que dejaba mucho que desear. Muerte natural.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Qué tiempos aquellos. Los recuerdo entre mis 13 a 15 años, es decir entre 1973 y 1975, la última época del viejo del Ferrol. Yo aún estaba con tintines y acabando mortadelos. Aún lo veía indirectamente por mi hermano mayor que sí era de la generación Progre. Recuerdo que el Hermano Lobo ya lo leía, pero de El Papus lo veíoa en el anuncioi de la tele del entonces famoso argentino Joe Rígoli, el que hacía de Felipito Tacatún y su famoso Yo...sigoooo, que lo anunciaba. Recuerdo el atentado leyendolo en Interviú aquel 77, cuando yo ya tenía 17 años y estaba ys tomando conciuencia política e i9niciaba mis estudios de Historia en la Comlu, en Filosofía B, edifico que imagino estudiarías tú.
    Saludos y feliz fin de curso.

    ResponderEliminar
  6. Esta la tengo muy reciente en mis recuerdos, nada más comenzar a leerte me han llegado imágenes a la cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Alguien tan bestia como Já, no dejaría títere con cabeza, al igual que la crítica inocente y dura de Carlos Jimenez con su Paracuellos. Lo penoso fueron los atentados, pero en esta España nuestra, nos sobra y nos falta por todos lo lados...
    Un abrazo, Cayetano¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. La recuerdo, mucha ironía e irreverente. Había secciones muy logradas y otras no tanto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Juan: tiempos aquellos de cambio, sustos y esperanzas. A ti te pilló un poco antes que a mí, pero ya tenías edad suficiente para darte cuenta del panorama.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Senovilla: espero que esas imágenes no te quiten el sueño, porque algunas se las traían.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Javier. El gran Carlitos Giménez, un fuera de serie, dibujante y guionista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Valverde de Lucerna: a mí también me pasaba. Haía cosas que me gustaban y otras que no.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Creo que no llegué a ver ningún ejemplar. Desde luego no llego a ser lo popular que las de anteriores entradas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Desde la terraza: en efecto, no fue tan popular ni de tanta calidad como La Codorniz o Hermano Lobo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Yo no conocía esta revista, que sí me ha recordado, al leer tu entrada, a los elogios que da mi padre a La Codorniz. A Manolo Vázquez sí le conozco, pues de pequeña mis padre me daban muchos tebeos de sus personajes.

    Es una lástima que hoy no tengamos una revista de este estilo, irónica, ácida y tan directa... No sé si habría suficiente público preparado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Negrevernis: la heredera natural de El Papus y de mayor parecido hoy sería El Jueves, con esas portadas con el Príncipe y Leticia en plan indecoroso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. No recordaba el nombre, pero cuando contó usted lo del atentado ya me di cuenta de qué revista era.
    Al final, verdaderamente, no son esas cosas las que logran terminar con una publicación, sino todo lo contrario. Solamente el lector tiene la palabra en eso.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  18. De esta publicación no me sonabva ni el nombre. De todos modos tuvo corta vida por lo que veo. Se hicieron el harakiri, vamos. Para ellos er amejor no tener pelos en la lengua, ni en la máquina de escribir, ni en la tinta o en la mina del lapicero.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Nuestro favorito es Manuel Vázquez, que en el Papus usaba el pseudónimo Sappo. Anacleto estaba bien, pero lo que hizo en esta época no tiene comparación.

    ResponderEliminar
  20. Madame: simplemente la gente se cansó de leer siempre lo mismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Carmen: no tuvo la fama ni el prestigio de otras publicaciones anteriores como La Codorniz o Hermano Lobo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. La Fuensanta y el Antón: muy diferente su trabajo aquí al que hacía en publicaciones infantiles.
    Por cierto, ¿habéis quitado la opción de comentarios en el blog?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. La revista me sonaba, lo que no sabía era lo del atentado. Buscaré información del grupo apostólico ese a ver si perpetramos un post jejeje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Kassiopea: la Triple A creo que era un grupo fascista no español, creo que era argentino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Hemos desactivado la opición, y quizá siga así todo el verano, porque tendremos menos tiempo para dedicarlo al blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. No recordaba esa publicación. Gracias, tus entradas son valiosas para mí que por diferentes motivos hay temas que se han escapado de mi memoria.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Pues mira, yo esta ni siquiera la conocía, osea que te lo agradezco doblemente. Si que me acuerdo de las hermanas Gilda por los TBO´s y de Ivá por el Jueves, claro , pero la revista no la conocía.

    La última viñeta de Forges me ha emocionado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. No conocía la publicación Cayetano. De todas formas a traves del humor era mucho más fácil la critica directa, como hizo esta revista.

    Falta que hace una de este estilo en mi natal Venezuela...

    Saludos

    ResponderEliminar
  29. No la leí nunca, Cayetano, pero recuerdo los kioskos del pueblo con la revista, junto a otras más prohibidas para nosotros, como lib o penthouse; también tuvo algún secuestro, creo recordar: En fin, esta ya gozó de mayor libertad y menos censuras, pero era una revista provocativa y mordaz, y el país lo necesitaba. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. La Fuensanta y el Antón: el maldito tiempo nos limita mucho. A veces no podemos dedicar más horas a lo que hacemos.
    UN SALUDO.

    ResponderEliminar
  31. Arantza: es normal que los más jóvenes no conozcáis esta publicación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Alma: una revista menos conocida, pero no ocurre lo mismo con sus dibujantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Manuel: seguro que por allí debe haber algo también. Los humoristas no son una raza en extinción, afortunadamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Paco: a los más jóvenes de entonces la revista os pasó un tanto desapercibida, por su carga crítica y mordaz. No así con otras, como esas que citas, Lib o Penthouse, más ecordes visualmente con el despertar de la pubertad. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Nunca leí el Papus...¡Qué vamos a hacer!
    He leido tus últimas entradas, pero aunque siempre te he dicho algunas palabras, no lo ha permitido el señor Blogger.
    Hoy me ha ayudado una amiga bloguera y lo intento de nuevo, espero que esté arreglado.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  36. Rosario: no sé qué demonios pasa con los comentarios. Una pregunta: ¿tu navegador es Internet Explorer? Creo que da problemas. Los que menos parecen ser: Firefox y Chrome.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Veo que eras asiduo de este tipo de publicaciones... en esta época este tipo de revistas tenían su mérito y, como tú dices, no se casaban con nadie, cuestión harto difícil hoy en día porque todo medio tiene una línea editorial que paga y que hay que seguir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Javier: mi preferida era Hermano Lobo, esta del Papus era más "neurasténica".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Revista anarquista en contra de los propios anarquistas organizados de la CNT que buscan un antisistemismo organizado y jerarquizado. Algo rebelde a lo 15-M (salvando las diferecnia del período histórico) aunque dejemos este movimiento de lado cada vez más radicalizado y dado a la violencia, no sé en qué ha quedado aquello de 15 mayo cuando varios jóvenes nos juntamos en SOL...ahora sólo veo (no generalicemos aún así) cosas que deslegitiman...

    ...un país, el nuestro, cada vez más crispado y radicalizado. Tengo en mi cabeza un pensamiento que no voy a difundir sobre el tema...pero lo único que puedo decir es que estamos muy muy mal, con una tensión creciente, un gobierno desgobernado, unas instituciones quebradas y en quiebra, unos políticos corruptos, una economía destruída, una paro escandaloso, un desprestigio digno del 1898...y lo pero, lo más grave, una generación de jóvenes arruinada social y económicamente, una generación sin futuro, una generación de jóvenes que vivirá peor que sus padres, algo que no se vivía desde hace siglos...

    una pena en conclusión, como ves el pesimismo mi invade y me lleva a pensar que quizás sea mejor abandonar de nuevo este país que no aprende de sus errores y que cae siempre en la misma pidra...pero por otra parte quiero luchas por cambiarlo

    ResponderEliminar
  40. Entre mis preferidos estaba, SorAngustiasdelaCruz, aquellos arrebatos que tenía eran geniales...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  41. En esa época este tipo de revistas eran más conocidas que leídas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Carolvs: creo que estamos al final de un ciclo y no me refiero sólo al político, también al social, al económico, al cultural. La situación es mala, pero no sólo por el paro y la ineptitud de nuestros gestores. Creo que el modelo que nos proponen desde Europa tampoco es el adecuado. Creo también que hay gente muy decente entre los del 15 M. Hay radicales, como en el fútbol e infiltrados para cargarse el movimiento, porque no interesa que nada cambie. O hay una regeneración profunda o esto se nos va de las manos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Cabopá: muy "irreverente" lo de sor Angustias. Eran historias con una estética fea y con un contenido gamberro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Alejandro: conocidas y leídas. Tenían su público, claro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Manuel: Sin querer has hecho el comentario en otra entrada, así que lo repetiré en esta, no vayas a pensar que soy un desconsiderado. Jejeje.
    No te falta razón. Este un país hortera que valora la estupidez humana por encima de la cultura.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Antorelo: pues sí. Todo tiene su principio y su final.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. El humor caústico no tiene tanto público como nos gustaría. El Papus desapareció pero los dibujantes que mencionas han conservado el mismo espíritu peleón.

    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  48. Nuestro Garito: en efecto, y muchos de ellos se pasaron a El Jueves, su sucesor natural.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. La irreverencia de esos primeros años de democracia fue auténtica. Rosendo tenía una canción, no me acuerdo si "Pan de higo", que decía:
    "...me educo con el Papus no con el ABC".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  50. Muy coherente y en la línea de Rosendo, loco por incordiar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Hola Cayetano. Te cuento que en Perú el suplemento de humor político más popular se llama "El Otorongo". Puedes chequearla aquí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  52. Arturo. Muy bueno ese enlace que me mandas. Me ha gustado la viñeta que dice algo así: cuando los pobres protestan, cierran las carreteras. Cuando lo hacen los ricos, cae la Bolsa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. "Mataréis al bufón.No a la sonrisa" tiene cierta similitud con las sentencias de Galeano.
    Me hizo recordar la ironía de una de sus frases:"Podrán prohibir el agua pero no la sed".
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  54. Sí, Carmela. Tiene un aire a Galeano esa frase.
    Un saludo.

    ResponderEliminar