lunes, 11 de diciembre de 2017

Hablemos de libros


Cuando era joven, casi un niño, tenía un tesoro en mi habitación: la estantería repleta de libros. Siempre oliendo a esa combinación de olvido, polvo, madera y papeles encerrados entre tapas satinadas.
Y en ella, cada tarde, algún ejemplar me esperaba para desvelarme sus secretos.

La lectura es un ritual, no exento de misterio, donde los lectores se aproximan a una realidad llena de paisajes, personajes y situaciones que, aparentemente, se les brindan en exclusiva.  Todo un mundo inexistente para los no iniciados, para quien contempla el libro desde fuera y no se atreve a acercarse y  sumergirse entre sus páginas.

Porque todo estaba allí: Guillermo Brown y sus incondicionales proscritos, Sitting Bull y las infinitas praderas, Ulises y la diosa Circe, los solitarios del océano, el escarabajo de oro y los misterios de la calle La Morgue, el Gun Club de Baltimore, los jinetes indios cabalgando a pelo sus monturas, las oscuras golondrinas de Bécquer, el avaro Scrooge, el plano del tesoro y un barco lleno de piratas…

Cuando cogía, por ejemplo, El árbol del ahorcado,  y echaba un vistazo a su interior, durante un breve segundo mi cerebro registraba una ensoñación, un espejismo: el movimiento vertiginoso de un remolino de arena típico de los desiertos….

Por eso, cuando cerraba de golpe el libro, un espeso muro de silencio y polvo  se levantaba en medio de la habitación, y quedaba allí, en el aire, flotando unos instantes,  como un ritual de seguridad que impedía el acceso a los intrusos.



Regalar un libro siempre es una buena opción. 

"Desde el laberinto" 
 Historias de ocurrencias, locuras y sueños. 


Para más información y reservas: geaberca@gmail.com 
UNO editorial: http://www.unoeditorial.com/portfolio/desde-el-laberinto/

47 comentarios:

  1. Transportarte a otras vidas, a otros lugares, abrir tu mente a otros pensamientos y enriquecerte con ellos. Todo eso te proporcionan los libros, sin duda uno de los mejores regalos.
    Un abrazo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además tiene la ventaja de poder compartirse y, salvo que se rompa, ser leído por infinidad de personas.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  2. Los libros nos hacen mucho bien. Son un refugio maravilloso, y en especial si son tan buena lectura como ese laberinto que recomiendo a quien aún no haya probado a adentrarse. Esta es una buena ocasión.

    Feliz lunes.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, madame.
      Un abrazo y feliz lunes, igualmente.

      Eliminar
  3. Una verdadera declaración de amor, que comparto al 100%
    Y afortunadamente, en mi caso es un amor duradero, tan intenso como el primer día.
    Abrazos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lectura no defrauda, porque si un libro desde el principio no te gusta, pues se deja y en paz.
      Un abrazo y gracias, Xibelius.

      Eliminar
  4. Tienes toda la razón, Cayetano. Esas estanterías, ese aroma, el misterio atrayente que hay en los libros seduce más allá de lo que somos capaces de controlar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer que va más allá de la lectura.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  5. Todos los del Guillermo me leí...el rebelde, el proscrito y no se cuantas cosas más...genial ¡
    salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún conservo 18, algunos medio rotos. Los acabo de contar.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  6. También disfruté de estos momentos en bibliotecas publicas o en donde el destino quiso que viviera. Como dijo el replicante: "todos esos momentos se perderán como lágrimas en la lluvia". Ahora se llevan las pantallitas sin olor ni solera ni misterios, solo youtubers: un nuevo mundo nos espera.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un nuevo mundo, en efecto; sin duda más banal y prosaico. La cultura no interesa al mercado, si acaso los best seller.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  7. Un libro es un universo que también tiene la ventaja de que cada uno de nosotros puede imaginar libremente. No hay dos versiones subjetivas iguales y nos regala un viaje maravilloso. Y sí, además se pueden compartir, aunque cada vez lo hago menos, no suelen volver.
    Un saludo, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de compartir... No sé cuántas veces compré La Regenta.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
    2. La echo en falta, se fue y no volvió... a ver si me la prestas, hombre! :)

      Eliminar
  8. Suscribo todo lo que has dicho tú, y lo que aparece en los comentarios.

    Casualmente esta mañana, he estado reflexionando el porqué entre la gente de mi generación ( 50-60 ) es tan poco popular la lectura habitual de libros. He retrocedido a mi infancia, a mis primeros años escolares, y he recordado el castigo clásico de aquella época a los díscolos : mandarte al pasillo a leer.

    Una buena parte de mi generación asociaba la lectura a los castigos escolares, he ahí la clave.

    No me hacia ninguna gracia que me castigasen, pero para mi leer, no suponia ningún castigo. Todo lo contrario, era la puerta de evasión de una realidad triste y desagradable.

    Desde entonces, los libros me han acompañado siempre, en todo momento y en todo lugar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí si me hubieran castigado a leer... pero no, preferían darme collejas y ponerme de rodillas en el estrado.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  9. La pena que me da cuando ya no caben en las estanterías y acaban en la buhardilla en cajas de cartón condenados al ostracismo...y lo que reniega mi santa cuando de vez en cuando me da por desempolvarlos,jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa algo similar. Últimamente tiro mucho de libro de biblioteca municipal.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  10. Eso, todo un ritual de seguridad. Muy bien expresado. Para mi además, una evasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si dejas el libro abierto mucho rato, se te escapan los personajes. Tengo un minirrelato sobre eso que sacaré pronto.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  11. Yo todavía tengo una habitación para ellos.
    Me paso horas entre ellos, de tipo técnico y de simplemente por ganas de leer...No pierdo ese hábito.

    Mis hijos lo siguen, con menos intensidad que yo.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hijos suelen imitar a sus padres. Intuyo que a tu hija le gusta más leer que a su hermano. En todo caso, con tanta maquinita, hoy resulta complicado que los chicos se aficionen a la lectura.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
    2. Si, mi hija lee más que el otro...la ha dado por un ebook...

      Saludos

      Eliminar
  12. Un libro siempre fue y es el mejor compañero para caminar por este camino.
    No contemplo una vida sin libros, que pena la gente que no lee.
    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pena. Lo malo es que se acostumbran a no leer y cada vez resulta más complicado que cojan un libro.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  13. Como sabes, he dedicado mi vida a la construcción naval.
    Sin embargo, para viajar lejos no existe mejor nave que un libro.
    Salud(os)

    ResponderEliminar
  14. Mi padre me enseñó que aquellos volúmenes que lucían en las estanterías no sólo servían para sacarlos sobre la alfombra y construir torres, como hacía a mis cuatro años, sino también para vivir otras vidas, viajar en el tiempo y aprender. A los sesis años aprendí a leer y a los diez ya leía novelas históricas. Entonces decidí que de mayor quería ser historiadora. Precoz, ya lo creo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífico uso de los libros: construir torres. Nunca mejor dicho. La imaginación construye batallas y castillos, típicos de las novelas históricas. Ya lo tenías claro desde pequeña.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  15. Veo el polvillo que convertía la luz de las ventanas en haces lechosos después de abrir y cerrar los libros.
    Casi puedo ver cómo los personajes corrían a ocultarse entre las páginas, esperando pacientes a que de nuevo los sacáramos a vivir sus vidas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en la rima de Bécquer: el polvo sobre el arpa y la inspiración dormida hasta que llega el "maestro de ceremonias" y empieza la función.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  16. Pues sí, Cayetano, hablemos de libros; y sobre todo leamoslos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no, no tiene gracia. Primero leer, después opinar.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  17. ¡Qué relato más hermoso! Los libros nos llenan y transportan, enseñan y divierten. Mi biblioteca es grande también y va conmigo a donde me mude. Mi hija ha enseñado a mis nietas a leer y ellas no veras como aprecian la lectura. No tienen TV en su casa, Y computadora o móviles sólo los padres.

    También recomiendo la lectura "Desde el Laberinto" a quienes no lo hayan leído todavía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Myriam.
      De hecho esta entrada tiene una doble finalidad: mostrar las excelencias de la costumbre lectora y animar a los que todavía no leyeron mi libro a que lo conozcan.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. La lectura tiene la virtud de hacer que nunca nos sintamos solos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre acompañado, aunque a solas.
      Un saludo, Pilar.

      Eliminar
  19. La lectura es mundo maravilloso, los libros son tesoros y en cada uno nos encontramos a nosotros mismos. Nos abstraen, nos enriquecen en todos los sentidos, nos transportan a otros mundos. Viajamos en el tiempo y en el espacio. Siempre tengo en libro para leer, es mi adicción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que es una adicción. Crea mono cuando terminas un libro y no tienes un buen repuesto al que acudir.
      Un abrazo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  20. Los libros son la mejor compañía, siempre están ahí para hacernos pasar ratos entretenidos y felices. Desde la mas tierna infancia hasta la vejez son nuestra mejor compañía.
    Un saludo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto. Si me quitan la lectura se me va media vida.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  21. Por tarde que me vaya a dormir aunque sean las dos de la mañana, mi cita con la lectura no falta nunca Cayetano.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sana costumbre. Solo tiene un peligro: que te atrape demasiado la lectura y se te vaya el sueño.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  22. Ahora se regalan ebooks, lo físico carece de lugar en el siglo XXI; y ya que estamos hacemos las casas cada vez más pequeñas para que entren menos cosas...

    Suerte,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si a todo eso le añadimos que la cultura y la lectura son cosas que se valoran poco en nuestra sociedad, pues tenemos el panorama que tenemos.
      Un saludo, José A. García.

      Eliminar