miércoles, 30 de mayo de 2018

Abductores


Vamos ya teniendo una edad. Hay que ir con cuidado. Ojo con el ejercicio físico fuerte, con las lesiones. Más que ir al gimnasio, algunos deberían hacer rehabilitación. O, como mucho, andar. Yo ya lo hago siempre que puedo. Todos los días una hora y cuarto o una hora y media, a buen ritmo. Unos siete kilómetros. Es muy sano el ejercicio, pero siempre suave, a ser posible.
Según se hace uno mayor va tomando conciencia de su cuerpo. “Te haces viejo cuando notas tus órganos”, me decía uno. Antes de los cuarenta casi nadie percibe que tiene próstata, riñones, vesícula, vértebras lumbares… No notas nada porque no te duele nada.  Como en las digestiones, que dice el Arguiñano, la buena es la que no se nota.
Cuando eres joven tampoco necesitas aprenderte uno a uno los nombres de los músculos y de los huesos, salvo que haya examen o cuando te los lesionas o fracturas. En esos tiempos solo hay espacio para meniscos rotos, luxaciones o fractura del peroné,  pero raramente hay sitio para la artritis reumatoide escapular, para las lesiones de las vértebras cervicales, para la tendinitis del supraespinoso izquierdo, para la gota o para la lumbociática. Para eso hay que ser algo mayor.
De joven, los únicos músculos conocidos para los de mi barrio eran el bíceps y el tríceps. Los de los tíos cachas. Para sacar bola. Los demás no existían. Con el tiempo fueron apareciendo otros muy raros: gemelos, pronadores, supinadores. Lo mismo pasa con los abductores.
Vaya con la palabrita.
Vendrá de abducción.
Una palabra rara, marciana.
Relacionada con la desaparición extraña de terrícolas: Fulanito fue abducido por un ovni. 
Ya digo, algo raro.
"Para ser abductor de primera...", que diría la canción.

24 comentarios:

  1. Bueno, en esta época en donde todo va ligado al papel de fumar, tenemos la piel muy fina, supongo que es el género masculino el que tiene abductores.
    Sin temor a equivocarme , ellas tienen abductoras.
    Y que cuando se habla en plural, osease para los dos sexos, se ha de decir...abmbos-dos.
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora es eso lo políticamente correcto aunque se incurra en patadas al diccionario y a la gramática.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  2. Tienes razón, la anatomía la aprendes porque es una asignatura de tus estudios o porque el médico te dice que "eso que te duele" se llama así.
    El ejercicio es necesario pero, a ciertas edades, lo mejor es andar, bicicleta o ejercicios de yoga o pilates adecuados a la edad de la persona. Intentar desarrollar músculos es una temeridad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí. Y te habrás encontrado con muchos casos de lesiones de gente que hace el bestia en el gimnasio.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  3. Como todo, a medida que pasan los años vamos ganando en sabiduría y en experiencia y no deja de ser una forma de aprender órganos de nuestro cuerpo que hasta hace poco no le prestábamos atención. Importante caminar, suelo hacerlo con frecuencia y de vez en cuando por la sierra, activa los pulmones y la vista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que a ti te va más el senderismo campestre. Es más motivador que el gimnasio. No hay color.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  4. Los médicos tienen una forma muy diplomática de explicarte lo que con tanta gracia escribes: carnet de identidad, ahí se ve la edad que uno tiene. Vamos, que nos estamos desgastando según pasan los años. El tiempo, ese gran abductor, nos abduce el cuerpo.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas de la edad, achaques... que se dice.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  5. De moemento no quiero saber nada de eso... Tiempo tendré. Estoy en la franja de menores de 40 años. Déjame que respire.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien. Estás en la mejor etapa. Disfrútala.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  6. ¡¡ Co...!!. Ahora me entero de que son unos músculos, yo creía que los "abductores" eran unos delincuentes especializados en algún tipo de robos.

    Timoteo dice que despues de los cincuenta, si al levantarte por las mañanas no te duele nada, ¡¡ es que estas muerto !!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Timoteo pertenece al club de los sabios.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  7. Vamos aprendiendo anatomía con el paso de los años. Son raros los nombres de los músculos y de los huesos, pero más raros son algunos nombres de ciertas patologías, hay cosas como linfogranulomatosis venérea, memotoides, cusitumimus, clarinisitis, espondilitis anquilopoyética, poem, síndrome de Rapunzel, vitiligo, coqueluche, etc.
    Salud y salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No valdría para médico. Tiendo a la hipocondría y pillaría de todo.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
  8. Mejor que no sepas lo que pueden doler,jajaja. Hasta tener que dejarme caer al suelo me ha sucedido alguna vez...y es que los años no pasan en balde.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos mal hechos, según los planes de un Dios antiguo que nos diseñó con materiales antiguos. Hoy haría al hombre de pvc.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  9. jajajaja me has hecho reír, es que tienes más razón que un santo. A nuestras edades no conviene exagerar y hacer cosas de jóvenes. Yo hago Pilates dos veces por semana (con muchos abdominales) y camino dos. Por eso no me duele absolutamente nada y mi columna se mantiene en la posición correcta y divinamente, a pesar de tener 2 hernias de disco lumbares, una de ellas operada hace ya muchos años.

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cuidarse. En cuerpo y espíritu.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  10. Hay veces en que los pacientes te dicen: Y ese músculo existe??. Pues si.

    Recuerdo mis noches de estudios de anatomía hace ya cerca de 35 años (quizás algo más)...Los abductores y los isquiopubiales me atormetaron largo tiempo :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña. Yo tendría pesadillas. Yo desconocía la existencia del supraespinoso hasta que me lo lesioné.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  11. Además de canas, músculos nuevos.
    Sí, la edad está llena de misterios...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pelos en la nariz y en las orejas. No te olvides. Jejeje.
      Un saludo, José A. García.

      Eliminar
  12. Eso de enterarte de que tenías por ahí un músculo del que no sabías ni el nombre y que ahora te lo has encontrado, está muy bien, todo es cultura. Pero lo de la tendinitis del supraespinoso ya es para nota.
    Un profesor es siempre un profesor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando duele y vas al traumatólogo y después a la fisio, te lo aprendes mejor.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar