miércoles, 16 de mayo de 2018

El banquete




—Tú, para ser un zombi, estás muy entero ¿no?

Me dijo uno de dientes podridos y cara despellejada, al que le faltaba una oreja y le salía un gusano por la otra.

—Es que me morí hace poco ¿sabes? Además, como los de mi familia son muy pijos, me embalsamaron un poco antes de enterrarme.
—¡Deja al finolis del nuevo y vente para acá! —interrumpió uno más alto, al que le faltaba un brazo y tenía un hacha clavada en medio del cráneo, mientras él y una cuadrilla de muertos vivientes rodeaban a otro que yacía en el suelo y se entretenían en sacarle las tripas y devorarlas.

Y yo no sabía cómo salir del atolladero.

El caso es que estaba tan tranquilo en mi casa cuando estos energúmenos llegaron y, mientras rezongaban y gruñían, empezaron a romperme la puerta y a destrozar los cristales de la ventana. Había llegado el apocalipsis a Little Village  y yo no me había dado ni cuenta. Tuve que disimular para que no me merendaran a mí también. Así que, cuando entraron, me encontraron de pie, con la camisa rota, despeinado, los ojos bizcos, con ketchup en la boca simulando sangre  y cojeando como un poseso haciendo el ademán de querer comerme el gato que escapaba de mí maullando como un condenado.

—¡Deja al puto gato! —me dijo uno con los ojos desorbitados, la boca negra y media cabeza sin pelo—. Aquí afuera tenemos comida y de la buena.

Y para ellos me fui andando con movimientos torpes, los ojos y la boca muy abiertos, emitiendo esos ruiditos que suelen hacer los zombis en las películas. Aunque, para mi gusto, la imitación estaba más cerca de Toni Leblanc,  haciendo el tonto en “Los tramposos”, que la que correspondía a un muerto viviente. 
El caso es que tuve que disimular. De no haberlo hecho, habría sido el final para mí. Así que, haciendo de tripas corazón y tragándome el asco que me provocaba la visión de tanta víscera desparramada por la calle, me  sumé al festín, que siempre es mejor comer a que te coman. Y allí, en esa bacanal de entresijos y fina casquería, me topé con el cadáver de Lucas, el más chulo de los policías del distrito, gordo y bravucón, el que me quitó una vez a la novia, el que me partió después el labio de una bofetada cuando se lo recriminé y el que me puso una multa por llevar roto el espejo retrovisor que, previamente, me había destrozado él.  Allí estaba, muerto como un pavo el día de navidad, con un tajo enorme en la barriga, rodeado de zombis que se disputaban sus despojos. Y allí entré yo, como un torbellino, empujando a todo el mundo hasta hacerme sitio en un lugar preferente, echando mano a su brazo derecho, el de firmar las multas y repartir bofetones, pegándole unos bocados tremendos como si se tratara de una paletilla de cordero.



Texto publicado en La Charca Literaria

36 comentarios:

  1. ¿Qué he hecho yo para merecer esto en lugar del desayuno que espero, Cayetano? Es verdad que está bien escrito, que es coherente con los relatos al uso, ¿pero cómo saber que el jamón sobre el aceite y el pan tostado no es una porción de ricos despojos? Mejor me tomo el café sólo y ya comeré en otro momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un manual de supervivencia para cuando llegue el día en que nos comamos los unos a los otros. ¿O tal vez ya llegó ese día? De momento sigue dándole al jamón. Mañana ya veremos.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  2. Hay que ver cómo se enriquece La Charca Literaria. Bravo.

    Las guerras crean otras guerras, la barbarie se perfeciona y las crisis crean zombis, los vemos como deambulan por las calles.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto llamarán a tu puerta. Disimula. Aunque seguro que no tienes kepchut en casa para simular la sangre.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
    2. Sin lugar a dudas me haces snreir y pensar con tus textos

      Eliminar
    3. Los textos que suelo publicar en La Charca Literaria son algo gamberros, en clave de humor. Me alegra mucho conseguir una sonrisa de los que me leen.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Ostras ¡¡¡¡ esto se parece a un cuento de esos del jallowen (perdón por mi poco exquisito inglés).
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí "las dao". La culpa la tiene la colonización americana esa.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  4. Muy bonito, y yo en plena digestión despues de almorzarme una berenjena rellena gratinada con bechamel, y repensando de donde habrá sacado la "estupenda" la carne picada del relleno.

    De todas formas, lo triste es que no nos hace falta llegar al extremo material del canibalismo físico, ya lo hacemos a nuestra manera, de un modo mas sutil y sin sangre ni casqueria.

    Buén relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado con el quid de la lectura: la antropofagia disimulada a la que nos vemos con frecuencia sometidos. Y o te subes a mi carro o te comemos.
      Un abrazo, Rodericus. Eso de la berenjena gratinada es una delicia culinaria. Mañana las tengo yo.

      Eliminar
  5. Veo que tenías hambre cuando escribiste este post. Yo me hubiera merendado el corazón, como aun hacen algunas tribus con sus enemigos. Pero ya se sabe, sobre gustos, no hay nada escrito.

    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde esté una buena paletilla que se quite la casquería. Jejeje.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  6. Ya mismo compro ketchup y lo guardo en la despensa, hay que estar preparado...

    Un saludín :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre conviene. Nunca sabes cuando puede empezar esa fiesta culinaria apocalíptica.
      Un abrazo, Xurxo.

      Eliminar
  7. Voy a tomar nota porque me he quedado un poco preocupada. Estoy segura de que cada día nos rodean más zombis. Compraré Ketchup y vendas deshilachadas, que impresionan mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harás bien. En cualquier momento pueden llamar a tu puerta para venderte algo.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  8. Chapeau Cayetano, muy ingenioso. Podría añadirse que leído en clave política resulta apoteósico. Hay que ver lo que hacen algunos desgraciados con tal de seguir "jalando vida impunemente". Visualizando la parte del Leblanc me he partido de la risa, pero claro eso solo lo podemos ver quienes vivimos desde hace muchas décadas sobre la piel del torete. Soy afortunada de momento me conformo con una buena tortilla " española".
    Alguien me dijo al notarme inapetente: " en esta vida o comes o te comen, elige" ...y por aquí seguimos, Ay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos se apuntan a la movida para pasar desapercibidos y que nadie les señale con el dedo, encabezando manifestaciones, etc. Hay mucho oportunista.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  9. ¡Ay, madre mía, qué pesadilla!

    Puaaaaaj ¿te despetadte hambriento?

    Porque era una pesadilla Y de las
    Buenas y gordas zombideranas ¿no?

    Jajaja Besos


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una pesadilla. Espera, que están llamando a la puerta. Voy a ver quién llama a estas horas.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  10. Donde fueres haz lo que vieres, dice el refrán, no hay duda de que el pseudozombi aplicó el saber popular a rajatabla. Todo con tal de que te acepten, de que se te integre en el grupo, sin ser rechazado por no hacer lo que la mayoría. Y si está la vida propia en juego no hay excusa mejor.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mezclarse con el grupo dominante para no tener problemas. Adaptación al medio. O al miedo, quién sabe.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  11. Qué talento, Cayetano.
    A ese otro yo que aparece por ahí me lo imagino mirando al conductor que acaba de robarte de forma consciente la plaza de aparcamiento junto a tu casa, al camarero que te ignora mientras va sirviendo a todos los clientes que te rodean. Pequeños agravios que guardamos hasta el día en que los zombis nos permitan la venganza.

    ResponderEliminar
  12. Esto no se puede leer después de la comida, pero como el protagonista de la historia he hecho de tripas corazón y lo he terminado, aunque me ha resultado algo indigesto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Hay que leerlo en ayunas y sobrio. Si no, la digestión puede ser fatal.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. ¡Madre mía! ¿Como me pongo yo ahora a hacer la cena? Porque yo no tengo el brazo de un policía para llevármelo a la boca. Espero que esta noche a la hora de dormir no me acuerde Cayetano.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda tener cerca el bote de salsa de tomate por si acaso.
      Jejejeje.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  14. Estoy cenando, y mira que me pareció apetitosa la paletilla :D

    En todo caso el relato está para ser un capítulo de "Walking dead"

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato muy aparente para la hora de la cena.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  15. jajaja, sólo puedo decir una cosa: ¡¡Eres muy grande, Cayetano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Félix. Solo aspiro a que disfrutéis con lo que hago.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Parece que no sólo el hambre despierta el ingenio, el temor a ser comida de otros también. Pero si de ingenio hay que hablar, hay que hacerlo del demostrado por el autor del texto. Me he reído de los lindo.
    Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto: el hambre -el de los zombis- agudiza el ingenio de sus potenciales víctimas.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  17. Cuanta imaginación Cayetano, lo que está claro es que no van a pasar hambre hay carne para todos. El sentido del humor que no falte y tu aquí lo repartes en cantidad.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri.
      Humos negro, pero humor al fin y al cabo.
      Saludos.

      Eliminar