viernes, 28 de enero de 2011

La escuela y Pancho Villa


Imagen de Wikipedia

"No estoy de acuerdo con los sueldos que ganan los profesores que atienden la escuela. El día que un maestro gane más que un general, entonces se salvará México."

Pancho Villa


Está de moda hoy hablar de retribuciones, de eliminar el subsidio a los que nada tienen, de recortar a unos su salario, a los de siempre, de mantener a otros sus privilegios, a los de toda la vida, como a esos "presidentes vitalicios" que, aunque cobren cifras millonarias por su trabajo en empresas privadas, llámense ENDESA o GAS NATURAL, se siguen embolsando dinero público sacado de los impuestos de todos los españoles, concretamente 80.000€ anuales cada uno. ¿Es justo?

58 comentarios:

  1. Buena frase la de Pancho Villa. La educación es el arma más importante que puede tener un pueblo, por eso los gobiernos tiránicos tratan de mermarla a toda costa ya que una manada de borregos es más fácil de dirigir que un ejército de hombres con ideas y formación.

    Pues para mí no deberían tener dicha pensión, aunque sí algún privilegio por su particular status (como la seguridad)...y si se les debe poner una pensión vale, pero 80.000 € !!! madre mía!!!

    Lo que no se yo es si al actual zoquete que tenemos en la Moncloa lo va a querer contratar alguien para consejero de alguna empresa cuando pase a ser ex-presidente jejejeje, me da a mi que la hunde...hoy, por desgracia, hemos llegado al máximo histórico de paro en España, no sé que va a ser de nosotros :S

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Jjee....Hace muchos años lei una suerte de autobiografía de Pancho Villa dictada a no recuerdo que escriba
    tenía una obsesión por la educación y las escuelas, casi obvia viniendo de un peón semianalfabeto que sufría esa condición.
    Sueldos vitalicios....patadas en el trasero vitalicias mejor

    ResponderEliminar
  3. No, no lo es. Resulta indignante, pero lejos de cambiar las cosas, el abuso me parece cada vez más grande. Estamos regresando hacia los tiempos de las novelas de Dickens.

    Feliz fin de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Creemos que en una sociedad como la actual vamos a llegar a alguna parte. Aunque lo niegen sigue la cultura del pelotazo. Ja,ja, el único consuelo que nos queda a los demás, a los despelotados es que dicha cultura, dicho exceso económico no da la felicidad. Y la escasez menos aún. Según lo escuchado en algún programa de Punset, tan solo con lo justo y necesario se puede alcanzar.
    Mi pregunta es ¿quien decide donde se pone el nivel de "justo y necesario"? Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Carolvs: coincido contigo. La educación es fundamental para que un pueblo sea más culto y libre. Al señor de la Moncloa no creo que lo contraten más que Pepe Gotera y Otilio, por chapucero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Nando: reconocer las propias carencias es el primer paso para intentar arreglar lo que está mal; por eso la idea de Pancho Villa estaba en la línea de lo correcto. Lo malo es que no se valora invertir en cultura y educación. No interesan tanto como otras cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Madame: es como si hubiera dos mundos paralelos que no se encuentran. El de los políticos y el de los ciudadanos corrientes. Los primeros parece que no se dan cuenta de que sólo son nuestros gestores, no las sanguijuelas en que se están convirtiendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Emejota: difícil saber lo que es justo y lo que es necesario; pero lo que es innegable es que estos señores, que han sido elegidos como administradores o gestores de "nuestra casa", se están subiendo a la parra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Que frase más rotunda y genial esta de Pancho Villa, cargada de razón.

    ResponderEliminar
  10. No ,no es justo y además es vergonzoso pero todo lo toleramos y así nos va. Que razón tenía Pancho Villa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. José Eduardo: si no invertimos en educación, la cosa va mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Almalaire: dos mundos o dos realidades que nada tienen que ver. La de los políticos y la de los ciudadanos corrientes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. El hambre, como ahora; la penuria, como ahora; la falta de expectativas, como ahora; los privilegios de Luis y María Antonieta, la despifarradora austríaca, como ahora otros; y el tercer Estado y la gente oprimida y deseperada, como ahora también otros, fueron el 14 de julio de 1789 protagonistas de un cambio importante de la sociedad. ¿Cómo ahora?
    Un abrazo Cayetano, siempre poniendo el dedo en la llaga.

    ResponderEliminar
  14. Desde la terraza:
    Cuando se guarda la gillotina en el desván de la historia, cundo se derriban los muros que amenazaban desde el otro extremo... entonces es cuando los que administran esto se olvidan del pasado, pierden la vergüenza y el miedo y tientan la suerte, haciendo una exhibición impúdica de sus privilegios. ¡Cuidado!, que la historia puede volver a repetirse.

    ResponderEliminar
  15. Pues encima de todo, muy pronto, querrán que les ratifiquemos sus acciones con nuestros votos.

    ResponderEliminar
  16. Algunos no se acuerdan de que si saben leer y escribir fue gracias a sus maestros, y no por generación espontánea. Hay que estar muy agradecido a la escuela, empezando por los que mandan, que últimamente parecen más interesados en poner las cosas difíciles.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Claro que no es justo, ¿quién lo duda? Lo que no puedo entender es por qué lo permitimos. Hay misterios más oscuros que los agujeros negros.
    Siempre llenos de sabiduría tus textos.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Francisco: yo me lo estoy pensando. Veremos a ver a quién voto. No me gusta que me tomen el pelo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Elocuente la frase de Pancho Villa.
    Una utopía.
    La educación no les interesa nuestros poderosos gobernantes.Es parte de su metodología.
    A mayor ignorancia ... mayores posibilidades de " engañar" y manejar al pueblo.
    Es evidente que ... jamás ocurrirá que un profe gane más que un general.
    Tengo un compañero que siempre dice :"Cuatro sueldos de un maestro no hacen uno".
    Lo repite como una letanía.
    Y sin embargo ... el educador de vocación no abandona su entereza para transmitir conocimientos e incentivar el crecimiento cultural.
    A pesar de los bajos sueldos y de los montos en negro ...de cubrir horas en diferentes escuelas , corriendo una carrera contra el tiempo...es fiel a su objetivo: "Educar".Ésto es valioso y digno.
    Ilustrativo post!
    Me encantó!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La Fuensanta y el Antón: olé los murcianicos consecuentes. Ya decía yo que esa nieta vuestra estaba muy bien educada. Se ve que la familia le da buenos consejos y buen ejemplo. Deberían aprender de los ciudadanos responsables los que mandan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. El problema básico aquí es que quienes toman esas decisiones son ellos mismos....Yo me subo el sueldo, cobro vitalicio, me hago asesor por sugerencia de algún "iluminado" dentro de la empresa privada...Porque a fin de cuentas: Que va saber burro de comer maíz?. Me refiero a asesorar...también a la política...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  22. Mercedes: creo que en una situación de crisis como la que vivimos estos últimos años, los gestores de lo público deberían dar ejemplo de austeridad. Es la única manera de hacer creíble su discurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Manuel: el problema es que luego quieren que los de siempore nos sigamos apretando el cinturón. Ya ves cómo nos escatiman unos y otros recursos para la sanidad y la educación de todos. Nuestros gestores deberían dar ejemplo con algún gesto de austeridad personal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Carmela: tienes toda la razón del mundo cuando dices que a los que mandan no les interesa la cultura, ni la educación, ni el conocimiento. Cuanto más ignorantes seamos más fáciles seremos de manipular, de engañar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. La frase tiene hoy muchísima importancia y siempre, porque la escuela es la base de formación de todos los ciudadanos...En estos tiempos de recortes y tijeratazos (sabrás que por aquí estamos mu removios)Parece que del despilfarro ladrillero y otras hierbas, tenemos la culpa los empleados públicos (Enseñanza y Sanidad)
    De los sueldos de los "EX" pa que hablar ya se sabe que no tienen ni rastro de vergüenza,tal y como está la situación, deberían reconsideralo,pero no, no será así; seguirán viviendo a expensas de que los demás tengamos cada día menos (yo no me quejo) pero me revuelve las tripas...
    Muy bien por tu entrada amigo Cayetano.

    ResponderEliminar
  26. El día que un profesor gane el respeto que la sociedad le ha negado en estas últimas décadas, nuestros hijos será los afortunados de un mundo lleno de saber. ;-))

    Un abrazo.

    P.D.: Y por cierto con un sueldo decente aún se enseña mejor y con más optimismo.

    ResponderEliminar
  27. Es de lo peor: el político profesional.
    En cuanto al sueldo, me conformaría con que el magisterio tuviese el reconocimiento que se merece por parte de la sociedad actual. Retribuciones aparte.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Ulises: la "odisea escolar", como ves, empieza cuando los que tienen la responsabilidad de administrar los fondos públicos escatiman lo que pueden en el tema educativo. Así que nos las tenemos que ver con polifemos y circes de variado pelaje político.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Cabopá: yo tampoco me puedo quejar. En casa todos trabajamos. Pero está claro que todo parece encaminarse a terminar con las inversiones públicas, sobre todo en sanidad y en educación. Este país, a la vuelta de dos décadas, no lo va a conocer ni la madre que lo parió. ¿Quién tiene la culpa?

    ResponderEliminar
  30. Senovilla: cuando veo programas donde sale la educación en países "civilizados" como Finlandia o Alemania, me muero de envidia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Enrique: en efecto, el problema mayor es de reconocimiento de nuestra labor. Yo también me conformaría.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Siempre me gustó Pancho Villa por su espíritu revolucionario, pero ahora, después de conocer sobre lo que dijo de los maestros, me gusta infinitamente más, por razones obvias. Un gran fin de semana para tí, Cayetano.

    ResponderEliminar
  33. En Perú es igual, los maestros estatales tienen que hacer paros y salir a las calles para conseguir aumentos. Ah, reducción de salarios jamás lo aceptarían.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. Paco: el señor Pancho Villa además de revolucionario se va a convertir en nuestro "santo patrono". jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Arturo: aquí a la calle sólo salen los curas para protestar por los matrimonios gays. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Pues vamos a necesitar un Pancho Villa porque esto que está pasando, no es justo, no, no lo es!
    Un beso, buen fin de semana

    ResponderEliminar
  37. Arantza: lo malo de llamar a un Pancho Villa es que, en cuanto prueban la poltrona, luego no la quieren soltar ni a tiros. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Aunque tengo poco de revolucionaria (soy una temerosa de los cambios rápidos) estoy con Pancho Villa. De hecho siempre he opinado que la educación y la cultura lo son todo en una sociedad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Pues no, no lo veo justo. Y Pancho Villa tenía toda la razón.

    ResponderEliminar
  40. Carmen: yo tampoco soy "tan" revolucionario, pero la frase me gustó y es todo un detalle para los que nos dedicamos al tema de la docencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Kassiopea: (con acento mejicano): ¡Pues que viva Pancho! ¡Ándale!

    ResponderEliminar
  42. Pancho era más listo que nosotros, por lo que se ve. Y lo que es peor: parece que no aprendemos... ¡Salve, Caius!

    ResponderEliminar
  43. Isabel: si Pancho fuera romano sería un pastor algo bruto. Jejeje.
    Salud.

    ResponderEliminar
  44. Perdona el retraso en el comentario. Tenía razón, pero que sea idea se lleve a cabo, seguirá siendo una utopía, y los militares y políticos seguirán en niveles superiores a los educativos.¿Cambiaremos esa concepción...?
    Saludos¡

    ResponderEliminar
  45. Javier: una utopía, en efecto, pero preciosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Mira por dónde me has traído el recuerdo del trabajo monográfico que tuve que hacer sobre "La novela de la Revolución mejicana", todo aquello de los plateados, de Pancho Villa...¡Ah, cuántas novelas de esas tuve que embotellarme a la trágala!
    En fin, aquí los profesores somos la hez de la sociedad, un puñado de desaprensivos y vagos a los que los incautos padres confían la educación de sus pobres hijos.
    Así nos luve el pelo.
    -¿Cuánto cuesta un curso en su escuela?-preguntó un padre campesino con su rapaz pegado a los talones.
    Cuando el maestro le dio la respuesta el buen hombre se escandalizó.
    -¡Cá! ¡Qué voy a traer yo aquí al crío! ¡Por igual precio puedo comprar un burro!
    -Hágalo usted- respondió con calma el maestro, señalando al zagal -Y con este ya tendrá dos.

    ResponderEliminar
  47. Jejeje. Dos burros, no. Tres. Te olvidas del padre del zagal.
    De entre todas las novelas que te tuviste que leer me imagino que habría alguna curiosilla como la de "Pedro Páramo". Digo yo.
    Un saludo, Rosa.

    ResponderEliminar
  48. ¡Qué viva Pancho Villa, que viva, pero más cerca!
    Al menos más cerca de nuestros mandatarios en ideas y elección de prioridades.

    Creo que hoy sois todos profesores y respirais por la herida. Yo también respiro aunque no me dedique a dar clases (que educar y enseñar tiene un campo más amplio) porque casi todo lo que soy ( tampoco mucho) se lo debo a algunos de mis maestros -no a todos.
    Educar es enseñar a vivir con dignidad y honradez, sabiendo además cómo es el mundo que conocemos, de dónde venimos, adiestrar la capacidad de reflexionar, de utilizar las herramientas del lenguaje, de las matemáticas, de hacer servir la memoria, de...
    Y para hacerlo bien, hay que tener mucho entusiasmo y muchas ganas de querer seguir a delante a pesar del sueldo, de los papás, de algunos niños y sobre todo de un sistema educativo que tiende a fomentar "la flojera".

    Vuestra importancia es tan grande que nunca recibiréis el dinero que vuestra labor merece, por lo que genera y por lo que ahorra. Gracias a que hay otras maneras de sentirse pagado, por ej: ver al alumno que atiende y entiende, al que ha crecido y reconoce lo que os debe o simplemente el día que se sale de clase con la enorme satisfacción de que "hoy hemos dado un buen paso".

    Los sueldos a perpeutidad de los ex-cargos: ellos legislan, en teoría para todos pero parece ser que más para ellos. Anoche estuve 24 h.de guardia en el hospital donde ejerzo y tuve la oportunidad de sacar adelante a cuatro niños enfermos. El dinero que me darán el próximo mes por ese día de trabajo no pagará ni mi esfuerzo, ni mis conocimienots adquiridos a lo largo de más de 20 años, ni lo que se ahorra sanando a los ciudadanos del futuro. Pero cuando la próxima semana esos críos se vayan a casa, contentos y (ojala) sanos,sentiré que ha merecido la pena.

    Quizás os resulte pazguata, pero si esperaramos a que reconozcan lo que hacemos con emolumentos similares a los suyos, nos perderíamos la enorme satisfacción de hacer lo que nos gusta y de sentir que lo que nos gusta hacer es importante.

    Un abrazo Á.

    ResponderEliminar
  49. Y todo el mundo que tenía a Pancho Villa por un revolucionario brutote y resulta que tenía pensamientos propios de una sociedad avanzada y destinada al éxito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  50. Ángeles te comprendo perfectamente: lo tuyo, lo mío y lo nuestro es vocacional. Si no tienes vocación de servir a los demás, es como para salir corriendo ante la mínima dificultad que se te presente. No hay otra. No todo el mundo vale para la atención educativa o sanitaria. Hay que creerse lo que uno hace día a día y disfrutar de esos pequeños logros: sacar un chico adelante ya es toda una recompensa a nuestra labor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  51. Javier: hombre, algo brutote sí que era un poco, pero tenía buenas ideas en la cabeza.
    No sé que me pasa con los comentarios en tu blog. Te he hecho dos recientemente y parece que no salen. ¿Tienes activado la opción de moderación de comentarios? Veremos a ver si sale el que acabo de hacer hace un rato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  52. No es el dinero Cayetano, es: EL respeto y poner al profesor en el lugar que le corresponde.
    En algunas casas son los niños los reyes del mundo y piensan que en el colegio, ellos tienen que dar su opinión y ser por lo menos... principes...
    Vamos a educarlos desde pequeños, y a enseñarles
    lo importante y gratificante que es Aprender.
    Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  53. Rosario: tienes toda la razón. Es el respeto, la consideración social y familiar hacia nuestra labor, desde Educación Infantil hasta la Universidad. Todas las etapas son importantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  54. Mercedes: gracias a ti por compartir tus letras con nosotros.
    ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  55. Creo que es excesivo 80.000 €. Además son gente que no necesita ayuda para nada. Si han llegado a presidentes del gobierno ..... La ayudas deben ser para los pobres desgraciados como yo, que pretendemos vivir haciendo garabatos (je, je, es broma)

    ResponderEliminar
  56. Di que sí, Manuel, con dos narices. Porque necesitarás ayuda para pagar esas dos botellas de cava que salen en el vídeo. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar