lunes, 24 de enero de 2011

La guerra del coltán


Tradicionalmente eran los diamantes los que estaban detrás de todos los conflictos que tenían lugar a nivel local en África: Sierra Leona, República Centroafricana, Liberia, el Congo...
Hoy tienen un nuevo competidor: el coltán, también llamado "el oro gris".
La República Democrática del Congo (antiguo Congo belga), con un 80 % de las reservas mundiales, es la principal productora del coltán, un mineral mezcla en realidad de dos: columbita y tantalita, formidables conductores, resistentes a la corrosión, capaces de soportar elevadas temperaturas, esenciales para la fabricación de teléfonos móviles, videoconsolas, ordenadores, televisores de plasma, GPS, MP3, también fabricación de armas sofisticadas, navegación aeroespacial, etc., en definitiva, algo fundamental para mantener el elevado consumo de estos artilugios en los países más desarrollados.



El coltán ha servido para financiar los conflictos entre bandos rivales. Conseguir el control de las minas para poder vender el mineral a las multinacionales y así obtener recursos para seguir combatiendo a los enemigos, ha sido un objetivo a conseguir en los últimos años. Otro punto de vista sobre esta guerra sostiene que son precisamente las grandes empresas que comercian con el coltán las más interesadas en mantener el actual estado de cosas para asegurarse el abastecimiento a bajo coste. Al parecer hay compañías de transporte aéreo, como la belga Sabena, que se llevan el mineral en sus aviones y regresan éstos con cargamentos de armas. El conflicto ha contagiado al resto de países de la región, en especial a Ruanda, a Uganda y a Burundi, y se ha cobrado desde 1998 la friolera de cinco millones de vidas, multitud de desplazados, proliferación de epidemias, etc. convirtiendo la guerra en el conflicto más mortífero desde la Segunda Guerra Mundial.
En las minas del coltán trabajan niños de diez y doce años, trabajadores en condiciones de semiesclavitud y presos a los que se les promete una reducción de la pena, con unas condiciones laborales y de seguridad en el trabajo infrahumanas.

Niños extrayendo coltán

Además del desastre humano que plantea la extracción del coltán también hay que considerar los daños ecológicos y la destrucción de ecosistemas, pues muchos yacimientos coinciden con el hábitat de gorilas y elefantes, dos especies en peligro de extinción.

¿Qué responsabilidad en el tema tienen los países más ricos del mundo y sus potenciales consumidores, si tenemos en cuenta que las grandes empresas que usan el coltán como materia prima para su floreciente industria, SONY, ERICSON, ALCATEL, SIEMENS, NOKIA, MOTOROLA, DELL, IBM, etc. pertenecen precisamente a países desarrollados?

Hablan de esto entre otros:

54 comentarios:

  1. Esta es la hipocresía de nuestro avance tecnológico, avanzamos cuanto más destruimos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Uf, monsieur, entonces eso no se prohibirá nunca, descuide. Da igual lo pernicioso que sea y la vergüenza que lleve detrás.

    Feliz lunes

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Es tremendo sabernos culpables por el hecho de disfrutar de una mayor comodidad por algo que no podemos evitar pero que tampoco dejamos de comprar si podemos hacerlo. ¿Podríamos negarnos globalmente a utilizar esos chismes que nos entretienen y nos comunican? Mejor no sigo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Senovilla: los países ricos prefieren mirar para otro lado cuando los que lo pasan mal son los más pobres.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Madame: como puede comprobar, no son noticias del telediario. La realidad muchas veces no interesa porque plantea problemas de conciencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Emejota: el bienestar del primer mundo se hace a costa de la miseria del tercero. Preferimos mirar hacia otra parte. Ojos que no ven...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Injusto.
    Tantos casos y parece que nadie aprende la lección.
    Luego nos quejaremos, como siempre.
    Lo claro es que el dinero prevalece sobre las personas. (¿por qué te quiero Inés? por el interés)

    ResponderEliminar
  8. El coltán es el oro y la plata de los tiempos remotos, y, como eternamente, la valiosa materia prima es el objetivo y la disputa de los poderosos de la tierra, el motor de las conquistas y el justificante de toda dominación. ¿Por qué será que las cosas valiosas están siempre en las entrañas de los pueblos más míseros?

    ResponderEliminar
  9. Terrible y desconocida guerra, o más bien habría que decir ocultada guerra?...Es obvio que a los gigantes de las telecomunicaciones les conviene mantener esta situación de guerra y desgobierno para poder hacer y deshacer a su gusto, y después esconderse con la careta del progreso tecnológico, la modernidad, etc...

    ...pobre pueblo congolés, primero fueron los belgas y su sanguinaria colonización privada del Congo a manos del sanguinario Leopoldo II para hacerse con todos sus recursos natuarales y minerales, luego la dictadura de Mobutu, la crisis de Ruanda...y ahora esto...

    en fin, una pena.

    ResponderEliminar
  10. Otra excusa más para esclavizar al personal, y hacer más ricos a los cuatro "hp" que hay sueltos por el mundo. Y lo que mas me duele, es que ese material nos obligan a usarlo en los productos que usamos a diario. ¡Maldita globalización!

    ResponderEliminar
  11. Arantza: en efecto, el vil metal es el que manda. Los sentimientos no cuentan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Uy, si Leopoldo II llega a saber eso del coltán! (Es que me estoy leyendo "El sueño del celta" de Vargas Llosa)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Francisco: por eso son míseros, porque mientras tengan riquezas habrá gente interesada en que no salgan del subdesarrollo. Mientras se mantengan en la miseria podrán comprar armas, medicinas... todo de lo que carecen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Carolvs: más bien lo segundo. Una guerra que se oculta a la opinión pública, porque no interesa. Ya sabes: ojos que no ven... En fin, de vergüenza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Javier: tú lo has dicho. Globalización. Pero sólo de mercados, para llevarnos de los más pobres sus recursos.
    Salud.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por acercarnos esta guerra, tan lejana y aún así tiene que ver tanto con nosotros y nuestra forma de vida. Inmersos en nuestras cosas no nos damos cuenta de este tipo de desgracias.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. Se repiten en el África más pobre las mismas atrocidades con el coltán que con el oro y los diamantes. No puedo creerme que en nuestro mundo y siglo, cuyas leyes están basadas en los derechos humanos, haya empresas con beneficios billonarios a costa de esclavizar a niños. No tengo palabras, me estremecen las imágenes y el texto que nos has traído. ¿Qué podemos hacer?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Una guerra lejana y a la vez cercana. Todos tenemos un trocito de coltán en nuestras casas o en nuestros bolsillos.
    Un saludo, José Eduardo.

    ResponderEliminar
  19. Dissortat: el bestia de Leopoldo no, pero compañías belgas, incluyendo las aéreas, las hay en ese sucio negocio.
    Un saludo y disfruta de la novela.

    ResponderEliminar
  20. Mercedes: lo único que se me ocurre hacer es difundirlo, que se conozca. Yo lo trato con mis alumnos en clase y les digo que estas cosas no las dicen en las noticias de la tele porque no interesa que se sepa. Es una vergüenza lo que está pasando.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Si queremos bienestar en Europa y todo tipo de artilugios que nos hagan la vida cómoda, mejor no preguntarse nada; pero si uno es una persona comprometida, que se preocupa por el hambre y la explotación del tercer mundo, por la explotación y agotamiento de los recursos naturales, por el cambio climático, deberíamos salir del agujero y protestar y luchar contra las injusticias.
    Es lo que hay: mundo rico versus mundo pobre. Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Paco: cuando cuento esto a mis alumnos, a algunos, los más sensatos, les parece increíble. Yo les digo que no busquen noticias sobre esto en la mayoría de los telediarios ni en la mayoría de los periódicos, porque los grupos mediáticos no están por la labor; por eso creo que una tarea importante que se puede hacer es simplemente dar a conocer los hechos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Me traes a la memoria que yo soy un consumidor de coltán, que mi dinero nutre el conflicto y que no somos capaces de neutralizar la injusticia de los depredadores humanos que solo piensan en su beneficio sin importarle los hombres y la tierra. Ellos van a lo suyo, que nos es el rasgo humano, sino su avaricia y codicia por tener y poseer más cada día sin importarles las vidas de los demás... Son predadores de vidas humanas para mantener sus pérfidas vidas...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. No es el Congo un país pobre, sino empobrecido, material y culturalmente. La paz entre facciones y un buen gobierno es lo que necesitan. Ese sería el momento en el que comenzaría un comercio justo. Que no se les deja hacer eso, puede ser, pero no exculpemos a quienes debieran hacer algo por sí mismos. Algunas de las compañías que se aprovechan de la situación en realidad lo hacen de la ambición y de la corrupción autóctona imperante y que beneficia a unos pocos. Esto, ha sucedido ya tantas veces y en tantos lugares del tercer mundo. Esta bien dar a conocer estos casos, y saber que parte de nuestro riqueza se apoya en la pobreza de ellos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Ni siquiera sabía lo que era el coltán...Te agradezco mucho esta entrada. Algún día nos pasarán las facturas de todo lo que somos y no tendremos con que pagar, supongo que entonces el planeta se librará de nosotros, los culpables y también de los otros, los inocentes que trabajan en esas minas y en otras.

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
  26. La guerra del coltán es un conflicto deliberadamente olvidado por los medios de comunicación que rara vez se refieren a él. Muchos afirman que se trata de un olvido necesario para evitar problemas de conciencia entre los millones de usuarios de la tecnología digital del mundo desarrollado. Aunque es más acertado considerar que se trata de la "necesidad" de evitar que despierten de su letargo las conciencias de los pueblos africanos para que sean ellos quienes exijan un justo precio por el valor de sus materias primas, con todo lo que esto supondría para el tercero y primer mundo.
    Un abrazo tinerfeño

    ResponderEliminar
  27. Cayetano:

    Siempre habrá algo que nos haga guerrear. Antiguamente el oro. Luego vino el resto.

    La telefonía no escapa de esto....Y ahora habrá guerra por el coltán también.
    Lo de la contaminación...Algunos piensan que da igual si esto da beneficios...
    Y hacemos reuniones como la de Cancún...Pura hipocresía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Antonio: creo que la especie humana no tiene remedio. Somos víctimas de nosotros mismos, nuestros propios verdugos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Desdelaterraza: cuánta razón tienes cuando afirmas que aquél no es un país pobre sino empobrecido. Si fuera pobre no tendría importancia y no sería objeto de la expoliación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Almalaire: algún día la Tierra nos pasará la factura, qué duda cabe.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  31. Carolina: no te falta razón cuando argumentas que hay un "olvido" deliberado por parte de los medios para que las conciencias no despierten de su letargo.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  32. Manuel: de vez en cuando una reunioncita de esas que no llegan a nada para que la opinión pública crea que nuestros gobernantes se preocupan del bienestar del mundo. Pura farsa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Verdaderamente dan asco. Y lo peor es que nos hacen cómplices a los demás (mansos consumidores) de tanta barbarie. Hoy me quedo con mal sabor de boca. Besos.

    ResponderEliminar
  34. Isabel: dan asco, en efecto. Y nos machacan continuamente con publicidad para que consumamos compulsivamente y cambiemos de móvil o de portátil cada dos por tres. Todavía los adultos tenemos alguna defensa, lo malo son los chicos que han crecido en este mundo de consumismo sin límites.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Creo que todos tenemos la culpa de ello. No nos lavemos las manos, pues ¿quién compra esos artículos de última generación? Si no hubiese demanda...

    Saludos

    ResponderEliminar
  36. Los recursos naturales (diamantes, coltán...), riquezas de los países africanos ha sido, por "malabares" de la vida, su condena.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Carmen: todos tenemos algo de culpa, pero unos más que otros. Los que ocultan información a sus ciudadanos porque son periodistas o políticos creo que tienen una gran responsabilidad. También esas personas que consumen compulsivamente todo tipo de cacharros y cambian de móvil cada año. En fin. Es un tema muy delicado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Javier: "malabares de la vida", pero siempre les toca la china a los mismos. Llueve sobre mojado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. ¡Ni me sonaba el nombre!...
    Cayetano, tus entradas tan interesantes, ya veo que poderoso caballero es don dinero.
    ¡Lástima de esas pobres gentes!
    Yo por si acaso no pienso cambiar de movil jamás, es el primero que tuve y el más facil, no sé manejar otros, esos de última generación.
    Gracias por tus camentarios, siempre estás de los primeros y eso me alegra.
    Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  40. Rosario: no me extraña que no te suene. No se hace publicidad de ello. No interesa como noticia. No sale en el telediario. Es necesario que la gente sega consumiendo como posesos sin problemas de conciencia. A mí también me dura un móvil la tira.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Alberto Vázquez Figueroa que se titula COLTAN, yo la tengo en casa, porque ese escritor me parece genial. El tema es de máxima actualidad, en casa hablamos mucho de este problema. Los que disfrutamos las nuevas tecnologías no podemos imaginar casi nunca lo que tiene escondido en la trastienda.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  42. Todos somos culpables, los que compran armas, los que las venden y nosotros por seguir manteniendo el nivel de consumismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  43. Rosa: sabía del libro de Vázquez Figueroa pero no lo he leído. Es un tema al que muchos dan la espalda porque no interesa. Sería frenar el consumismo atroz que padecemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Alejandro: en efecto, nadie se salva; aunque unos tienen más responsabilidad que otros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. También yo lo denuncié a mi manera en mi última novela, donde trato de manera muy especial la esclavitud en África y en particular la de los garimperios en Namibia.
    Pero hay que hacer algo más.

    ResponderEliminar
  46. Qué terrible Cayetano. Confieso que recién me entero del coltán y lo que conlleva su explotación. En Perú ocurrió algo parecido durante el boom del caucho, a finales del siglo XIX.

    ResponderEliminar
  47. Desconocía la existencia del mineral.
    Tampoco sabía los usos que derivan del coltán.
    Estremece saber que hay niños trabajando miserablemente y la destrucción del hábitat.
    No me sorprende que las grandes empresas multinacionales estén detrás.La expoliación a costa de vidas humanas.
    Está claro que los medios de información no " informan" debido a los malditos intereses creados.
    Somos un poco cómplices por participar del consumismo.
    Antes no teníamos móvil y vivíamos igual.
    Un cuadro que vi repetidas veces y me llamó la atención: personas a la orilla del mar que en lugar de disfrutar de la belleza circundante hablaban por teléfono.Inaudito.Y patético.

    ResponderEliminar
  48. Arturo: con el caucho también hubo lo suyo en otra época. Hoy le toca el turno al "oro gris".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Mercedes: comparto contigo que hay que hacer algo más que denunciarlo, pero ese es el primer paso. Ayudar a que la gente conozca el problema, porque las soluciones deben ser colectivas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  50. Carmela: nos están vendiendo este mundo de consumo desaforado como lo más parecido a la felicidad. Hay muchos intereses en que la máquina siga funcionando así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. El coltan: origen del genocidio entre hutus y tutsis, aleación a la que dedica una novela John Lecarré.

    Poco que añadir, una vergüenza más; me retrotrae a la extracción del caucho en el Congo y en Perú el siglo pasado, que recientemente he tenido la oportunidad de conocer detalladamente gracias al "Sueño del -Celta" de MVLL.

    Hoy ha sido duro Cayetano. Un abrazo Á.

    ResponderEliminar
  52. Ángeles: "El sueño del celta" es una de las novelas que tengo pendientes para leer este verano, que es cuando más tiempo libre tengo. En efecto, llueve sobre mojado. El coltán es un eslabón más en la cadena de despropósitos en el continente africano.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  53. Quería decirte que hoy salió en Noticias que en el altiplano de Argentina( norte del país) descubrieron depósitos de este mineral.
    Y ya hay varias empresas peleando la inversión.
    Lo llamaron el " oro blanco" .Me acordé de este post en el que había leído su nombre por primera vez.Describieron las utilidades que tú mencionas .Pero no aludieron al tema significativo de perjudicar el ecosistema : son muy sagaces.

    ResponderEliminar
  54. Carmela: callan lo que les interesa. Hay mucho dinero en juego. De todas formas si en el lugar de las minas en el altiplano no hay especies en peligro y la mano de obra que se utilice es tratada con legalidad, sus efectos no tendrían que ser tan negativos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar