jueves, 26 de octubre de 2017

Cuento



Científicos norteamericanos han llegado a la conclusión de que muchos delincuentes actuales no habrían llegado a serlo si, cuando eran niños, sus educadores hubieran utilizado técnicas pedagógicas modernas... 

Como la silla de pensar.

—Fulanito, ¿qué has hecho? No se tiran piedras a las viejecitas. ¡Castigado a la silla de pensar!
—Menganita. Está muy feo que insultes a tus profesores. ¡A la silla de pensar!
—Zutanito, no se tira la dentadura del abuelito a la taza del váter. ¡Vete inmediatamente a la silla de pensar!

El mundo actual sería mucho mejor si hubiéramos utilizado a tiempo esta y otras técnicas…

—Lo que has hecho ha estado muy mal. Así que…  castigado.  Vete a la silla de pensar.

Y  se fue a la silla.

Pero ya era tarde.
Por eso, cuando Aaron Tanner, de treinta y ocho años de edad, estuvo convenientemente sentado y preparado, el responsable del asunto accionó la llave permitiendo que dos mil quinientos voltios circularan de golpe por el cuerpo del condenado a muerte.

___________

P. D.: el autor de este cuento es contrario a la pena de muerte. Solo que, esto de la silla, da que pensar.

38 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Trágico final para un comienzo también espeluznante.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  2. Una vuelta de tuerca muy ingeniosa, si señor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan los quiebros en el relato. Lo inesperado, el factor sorpresa.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  3. Jjejeje Quizás 2500 voltios sea algo excesivo. Una sacudida más pequeña podía tener efectos positivos también. Ah, calla, que ya se intentó: se llamaba electroshock.
    Abrazos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando se va la luz, los electrocutan con cerillas. Jejeje.
      Un abrazo, Xibelius.

      Eliminar
  4. ¡coño! que mala leche, vaya final inesperado.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Esa es la carta que siempre me reservo en la bocamanga: el quiebro de la historia.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  5. Cayetano. Estaba sentada y al leer tu cuento me he levantado. No sea que aunque ya sea irrecuperable, me dé por pensar, venga el de la llave y la fastidiemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente todo queda en el terreno de la ficción. Ahora que hay niños más malos que un dolor. Jejeje.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  6. Un pensamiento muy electrizante, el de esa silla. Pero me encanta la moraleja, es muy chispeante.

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una pequeña venganza ante la nefasta educación que hoy reciben muchos chicos por parte de sus mayores.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  7. Ay! Sí que da que pensar!. 😊

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hace falta un cambio en los métodos, en efecto. Pero no sé yo el éxito que hubiera tenido el sistema, porque al final terminarían identificando pensar con castigo, y no iba a apetecer mucho. Al final iban a terminar igual en la otra silla.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que en muchas familias no se aplica ningún método, ni bueno ni malo. Y los nenes hacen lo que quieren.
      Un saludo, Montserrat.

      Eliminar
  9. No digo yo que la descarga eléctrica sea lo adecuado pero, una buena dosis de reflexión no les iría mal a algunos niños.
    Muy bueno Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan sencillo como aplicar un poco de Paulov: castigo o recompensa para sus actos. Hoy hay nenes que suspenden todas y de premio tienen habitación propia, móvil, ordenador, tele y dinero. ¿Para qué esforzarse?
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  10. La silla de pensar es una buena táctica para que piensen mas de uno cuando hacen lo que hacen, así nos evitaríamos muchos males en el mundo.
    Pero claro la silla final de tu cuento no es precisamente para pensar, más bien para dejar de hacerlo.
    En mis tiempos de pequeña nos mandaban de cara a la pared a pensar en lo que habíamos hecho mal y cuando la profe lo consideraba oportuno nos levantaba el castigo y nos decía si habíamos pensado bien lo que habíamos hecho. Eran otros tiempos a mi modo de pensar mejores en cuanto a la manera de educar.
    Un saludo Cayetano.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuento es una parodia de una realidad caracterizada por una educación blanda y en exceso permisiva que está convirtiendo a muchos niños en unos tiranos sin límites. Lo del final, lógicamente es una simple licencia literaria.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  11. Y luego vienen los "lodos" en la madurez. Habría que mandar más a la silla de pensar, pero demasiados progenitores están a otras cosas.
    Saludos, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La silla del faquir también da buenos resultados.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  12. Muy americano y muy didáctico el cuento.
    El rincón de pensar es mejor castigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, más que el rincón de pensar, prefiero simplemente el no premiar conductas negativas, al contrario que muchos progenitores.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  13. Ya ves...Y yo creíaque con las chancletas de mi mamá había tenido... :D

    Final electrizante, para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor la chancleta que la silla de pensar. No hay comparación.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  14. Hombre, podrias haber puesto un finál alternativo. Al accionar el interruptor, saltan los fusibles y la sala se queda a oscuras. Entonces se escucha la voz del alcaide en medio de la oscuridad :

    " Con tanto recorte de presupuesto, no ha habido manera de actualizar esta mierda de instalación eléctrica".

    De fondo, suenan las carcajadas de Tanner.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita, quita, que esos brutos son capaces de electrocutar al reo con cerillas como en el chiste. Además, es una pequeña venganza por esos nenes salvajes que no respetan nada. Jejeje.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  15. No me gusta esa silla de pensar que hace echar humo de sus cabezas a quienes se sientan en ella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. En el fondo esta es la silla de no pensar.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  16. ¡¡Madre mía!! Para nada me esperaba este final del cuento, mejor es que cuando vaya a hacer una gestión y me digan "siéntese por favor" les conteste "no gracias estoy mejor de pie".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una travesura, sin más.
      Me gusta hacer quiebros al final de las historias.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  17. En esa silla no da tiempo ni a pensar y más sabiendo que no va a servir de nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haberlo pensado antes. Jejeje.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  18. ¿En base a los criterios morales de quién, y por qué, habremos de pensar?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuento pretende ridiculizar precisamente esa técnica de "la silla" o del "rincón de pensar".
      En cuanto a la pregunta "en base a qué", mejor que respondan los que creen en esa técnica. Yo no.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Prefiero que los niños disfruten con el juego de las sillas... Silla de pensar, vete al rincón o darte con una regla en las manos eran recursos utilizados en mi colegio en mis tiempos mozos para castigar a los niños malos. En serio, lo último todavía he llegado a verlo en los años 80.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que los de vuestra generación salisteis ganando. Lo nuestro, con bofetones y brazos en cruz con carga de libros, era simple y llanamente maltrato infantil. Afortunadamente corren otros tiempos.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar