martes, 3 de octubre de 2017

Poseído


Mi nueva aportación a La Charca Literaria


Me tomo unos días libres. Tengo que meditar sobre el tema.
Os dejo en buena compañía.


Me llamo Antonio Mollinedo, pero no sé bien quién soy.
Mi cuerpo ya no me pertenece. Me di cuenta enseguida aquella fatídica mañana cuando fui al baño. Es sabido que todos tenemos nuestro olor característico. Al asearme me percaté de que los efluvios que emanaban de mis sobacos no eran los de siempre. Hasta ese día, mi olor corporal era un leve aroma, poco concentrado, suave, nada molesto. Ahora era muy distinto: mucho más rancio, más agrio y fuerte. No era el mío.
Mi cuerpo parecía estar siendo suplantado por un intruso invisible.
Me sentía mal. Una especie de vacío existencial se fue apoderando de mí.
Las dudas se convirtieron en certeza cuando me vi desayunar. No era yo el que desayunaba, sino un hombre hambriento, grosero y desaforado que engullía a toda velocidad tazas de café y montañas de tostadas con mantequilla y mermelada.
El chorretón generoso de brandy en el último café, que me serví maquinalmente como si se tratara de un ritual cotidiano, vino a confirmar mi sospecha: yo era abstemio, por lo tanto alguien se había apoderado de mi cuerpo y lo manejaba a su antojo. Cogí el periódico de la mañana y no entendí el gesto mío al saltarme las noticias importantes del día para ver los resultados de los partidos del fin de semana, la quiniela ganadora y la foto de la chica ligera de ropa que solía venir en la penúltima página, sin percatarme de que aquel no era un diario deportivo.
Luego me dispuse a salir a la calle. Entré en el ascensor y pegué el chicle en el botón del bajo. Cogí el coche y me dediqué a insultar a todo el que se me ponía por delante. Aparqué de cualquier manera en el parking, ocupando dos sitios en vez de uno.  Antes de bajar, vacié el contenido del cenicero en el suelo. En el trabajo discutí de fútbol con todo el mundo. Yo, que siempre odié el fútbol. Esa misma mañana, por un comentario que no me gustó, me cagué en el padre del jefe y le tiré los informes a la cara. “¡Está usted despedido!” Le oí gritar mientras, levantándome enfurecido del sillón, pegaba una patada a la papelera que se interpuso en mi camino.
Me quedé sin trabajo y mi mujer me abandonó.
Caminaba hacia el abismo.
¿Quién era yo? ¿En qué me había convertido?
Acudí al médico, al psicólogo, al psiquiatra. No encontraron solución a mi problema. Sólo se empeñaban en inflarme a pastillas o en torturarme haciéndome preguntas, indagando en mi pasado las posibles causas del trastorno que me aquejaba. Recurrí a la cartomancia, a la quiromancia, visité incluso a un sacerdote experto en exorcismos que no logró expulsar al diablo que, según él, habitaba en mí.
Estaba desesperado.
Decidí poner fin a mi vida, una vida que no me pertenecía. Me dirigí una noche al barrio de peor fama de la ciudad y desafié al grupo de matones que fumaban porros en la puerta de aquel tugurio. Después de pegarle un cabezazo en la nariz al más grande de todos, les dije: “Yo, desarmado, y vosotros no tenéis ninguno cojones de acabar conmigo.”
Me nombraron jefe de la banda.

Una nueva vida se abría ante mí, la que realmente me correspondía.


Texto publicado en La Charca Literaria

32 comentarios:

  1. Un relato con final inesperado que engancha, Cayetano. ¿Cuál es la vida que realmente nos corresponde? Creo que soñamos siempre con aquella que ideamos en la adolescencia y que los años fueron frustrando poco a poco o quizás las circunstancias. El día a día rutinario nos lleva a querer dar un giro copernicano que sólo algunos se atreven a intentar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es mejor meterte a jefe de la banda que recurrir al suicidio.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  2. Acabo de encontrarme con Antonio Mollinedo en la charca. Falta me hacía la sonrisa que me has puesto hoy. Me encanta el relato.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podía haberse metido a político corrupto, pero pensó que era más decente lo que hizo.
      Besos, madame.

      Eliminar
  3. Ahhhh que bueno.

    Lo que encuentro a faltar y le dije al director de la Charca, es que no se pueda comentar.

    Pero las reglas, CAYETANO, son las reglas. Así lo entiendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Lo de comentar solo sería a través de facebook cuando se cuelgan las lecturas. Yo tengo varios amigos que pasan de facebook, por eso lo pongo en el blog.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  4. Me encanta el final. Por lo menos, es de agradecer que no se metió en política como hacen otros poseídos por el ansia pura. O hacerse energúmeno independentista...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Sí, este salió más coherente. Prefirió el mundo delictivo al político.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  5. Y descubrió unas nuevas sensaciones. Sorprendido, comprobó que le sentaban bien.

    Delicioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor eso que suicidarse. Jejeje.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  6. Pasito a pasito (desde el olor corporal a las discusiones de fútbol) acabó por encontrar su lugar en el mundo.
    Abrazos, Cayetano

    ResponderEliminar
  7. No imaginé que ese fuera su lugar, pero al final era el más lógico con esos precedentes. Aunque a lo mejor siempre fue así, pero nunca lo manifestó.
    Buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede. Quién sabe. A lo mejor era un delincuente reprimido.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  8. Amigo Cayetano, tu relato explica perfectamente cómo son muchos de los jefes de las bandas que dominan el cotarro. Te felicito por el texto.
    Un abrazo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francesc.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Muy ingenioso. Permíteme la licencia de apuntar que el personaje solo está parcialmente poseído puesto que guarda memoria de su personalidad anterior. La decisión final no solo inteligente sino apoteósica porque ser jefe de malotes resultara al principio cuanto menos entretenido.... mientras el personaje consiga perder la memoria anterior. El concepto del suicidio: a mi modo de ver se trata poner la última guinda. La posesión absoluta ya implica un final del personaje anterior por tanto la adecuación a una nueva vida estará servida y un suicidio perdería su sentido antes de ser vivida.
      Has conseguido no solo atraer la atención y curiosidad con el relato sino darle una vuelta de tuerca ingeniosa, cuanto menos!

      Eliminar
    3. Como dijo el personaje, decidió poner fin a su vida... y emprender otra.
      Gracias por tu jugoso comentario.
      Yo, como el señor Mollinedo, también desaparezco. Unos días tan solo.
      Un saludo, Emejota

      Eliminar
  9. El final no me lo esperaba...La vida misma...un cambio que no me esperaba, pero a seguir adelante...

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, de despistar al lector. Un juego.
      Un saludo, Manuel. Me pillas haciendo las maletas. Hasta la vuelta.

      Eliminar
  10. Oh, me ha encantado el relato, pero debí haberlo leído a hora más temprana. Ahora, me pregunto si tendré pesadillas, o lo que es peor, si mañana al abrir los ojos, no seré yo quien despierte.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre nos quedará esa duda. Últimamente hay gente poseída por el virus de la identidad patriótica. Algunos incluso han cambiado su ropa por banderas.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  11. Finalmente, Cayetano, los brotes todos saben dónde anillarse para escalar y hacerse fuertes. No sé si podré reconocerte, pero sí admiro que hayas sabido encontrar tu sitio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te asustes: este Hyde nunca se apoderará de Jekyll.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Cayetano, esa acepción de “poner fin a su vida” me parece un hallazgo. Sólo con añadirle “actual”, se convierte en una opción muy atractiva para quien no puede más con la que lleva, pero tampoco quiere desaparecer.
    Seguro que a más de uno le habrás dejado con un come-come…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno estamos libres de convertirnos en lo que no queremos. Solo hace falta echar un vistazo a la realidad cercana.
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  13. Visto en lo que se había convertido, una sombra de lo que fue (eso no es levantarse con el pie izquierdo) acabó teniendo hasta "suerte", aunque bien por él que busco un final para aquello antes de seguir siendo lo que no era. Y cosas de la vida, acabó siendo el jefe, las vueltas que da todo...
    Estos relatos dan para pensar y mucho, maestro
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Félix. Es lo que humildemente pretendo.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. De momento la foto con esos me ha puestos los pelos como escarpias Cayetano. El relato me ha encantado pero me quedo con ganas de más.
    Que pases buenos días de descanso y meditación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchi.
      Nunca se sabe si habrá segunda parte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¡¡¡¡ Que bueno este relato Cayetano !!! desconcertante hasta que al final se aclara la cosa.
    Por lo que se ve en tu protagonista nunca podemos decir de " esta agua no beberé " quien se lo iba a decir a él ,que iba buscando acabar con su vida y lo que hizo fue encontrarle un sentido.
    Te felicito , por la narración y el argumento.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Puri.
      Todos llevamos un desconocido dentro, que sale a la superficie en momentos muy especiales. El del relato es solo una caricatura.
      Un saludo.

      Eliminar