martes, 7 de noviembre de 2017

Sirenas




Hijas de Calíope y de Aqueloo, híbridos de mujer y ave, ninfas del agua, de canto mágico, su música llegaba directamente al corazón de los que se aventuraran por el mar. Según la mitología tradicional recogida por la Odisea, se trataba de seres fabulosos que habitaban en el estrecho de Sicilia. El que oía el dulce canto de las sirenas estaba perdido irremediablemente, porque estos monstruos atraían a los incautos hacia las rocas, donde encallaban o se estrellaban con sus naves y eran ahogados o devorados.

Ulises, advertido por la diosa Circe, quiso oír el dulce y letal canto. Obligó a sus marineros a que se tapasen los oídos con cera y que a él lo amarraran al mástil mayor del barco. Cuando atravesaron la zona donde estaban las sirenas y la melodía comenzó a surgir con su poder hipnótico y fatal, Ulises pidió a los suyos que lo desataran, pero éstos no lo podían oír. Gracias a esto salvó su vida.

Posteriormente, el imaginario colectivo dotó a estos seres de cola de pez y de gran belleza. Es decir que de monstruos alados, peligrosos y terribles se convirtieron en hermosos seres delicados y gráciles. Muchos pescadores solitarios sueñan todavía con pescar en alta mar una bella sirena que les proporcione compañía y solaz. Aunque dudo mucho de que les pueda servir de alguna utilidad dada su condición de “semipez” o de “semimujer”, según se mire. En todo caso, una situación engorrosa.

Sean animales alados o con cola de pez, oír cantos de sirena no vaticina nada bueno.

Hay sirenas hoy entre nosotros disfrazadas de padres de la patria (la grande, la mediana y la chica), de personajes influyentes, de políticos incorruptibles… que intentan llevarnos a la perdición para que nuestra nave se estrelle contra las rocas de los farallones y los acantilados y después hacerse con nuestros despojos y devorarnos impunemente.

34 comentarios:

  1. Las sirenas, esos seres que hoy día viven en las ambulancias y en los coches de los bomberos. Mal asunto cuando salen de su hábitat y la gente empieza a escuchar sus cantos.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no se las puede dejar solas.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  2. Las sirenas siempre me han gustado en escabeche...como las sardinas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte trasera en escabeche; la delantera, estofada.
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
  3. Una de las ventajas de cumplir años es que los cantos de sirenas ya no te mueven del sitio.
    Un placer leerte, como siempre Cayetano.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo; aunque siempre hay alguien que pica.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  4. De las sirenas puede venir la frase vulgar de "que te fol... un pez". O como el chiste: un gallego pesca una sirena y tras examinarla la devuelve al mar. Un compañero le dice (con su acento gallego): "¿y por qué?", a lo que le pescador le responde: "¿y por dónde?".

    Es un chiste malo, malo, pero viene al caso.

    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un clásico. Claro, si pescas una sirena no sabes qué hacer: ponerla en escabeche o cortejarla (a medias).
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  5. Advertía Petrarca que entre Escila y Caribdis podíamos perder nuestros dos bienes, el arte y la razón. ¡Peligro! ¡Ahg, malditas sirenas!
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  6. Me pregunto si carecen ombligo o si lo tienen en la parte mujeril.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se lo miran mucho.
      Un abrazo, Francesc.

      Eliminar
  7. Escucho esos cantos Cayetano...últimamente por estos rumbos del sur de Europa, que ahora se fueron más al norte y siguen cantando...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todas horas, Manuel. Nos bombardean con esos cantos todo el santo día.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Si, seguimos teniendo cantos de sirena hoy en dia. Y aún es peor que en los tiempos de Odiseo, porque ahora llegan desde todas las direcciones posibles, y ya no nos sirve atarnos al mástil.

    En los tiempos de la post-verdad, o de la mentira cínica y cochina, hace falta estar muy bien informado y tener un criterio sólido para escapar de su influencia. Nadar contra corriente supone un esfuerzo mental agotador.

    Yo las sirenas, cortadas en filetes y al vapor, con un chorrito de aceite y una pizca de pimentón.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé. La carne debe ser algo indigesta. A lo mejor repite.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  9. El problema es que existen oídos proclives a su canto y no quieren reconocer que solo son carne de cañón, digo de antropofago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos perdidos cuando lo que queremos oír es precisamente lo que nos cantan las sirenas.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  10. Estas son las buenas y no la enseñaba a los incautos el avaricioso Barnum en su circo, la sirena de las islas Fiji. Y cuidado con dejarse llevar por los cantos de sirena, que luego nos estrellamos contra el acantilado.
    Saludos, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvo que nos hagamos atar al mástil.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  11. Sirenas y sirenos con dos piernas y sin necesidad de tener cuerpo de pez. Sólo hay que encender la tele para encontrarlos/as. Pueden llamarse políticos, periodistas, deportistas, banqueros o empresarios en general. Nos venden esto y aquello para sacarnos dinero o ganar poder. Remedio: apagar la caja tonta hace mucho, desde luego, y dejar de leer sus declaraciones en el ordenador también. Solución: leer más y aprender a reflexionar para inmunizarnos de sus cantos. ¿Nop te parece?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es de personas sabias llevar a la práctica lo que dices.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Hoy los cantos de sirena acaban con cualquier tapón de cera a base de goteo continuo, como los tormentos chinos. Ya se sabe, propaganda como información y mentiras mil veces repetidas hasta que se consideran verdad.
    Abrazos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discípulos aventajados todos del doctor Goebbels.
      Un abrazo, Xibelius.

      Eliminar
  13. Es mejor no prestar atención a ningún canto de sirena Cayetano, se me ponen los pelos como escarpias de pensar que me puedan atraer con sus cantos, sobretodo las que vienen disfrazadas en la actualidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno estamos libres de sucumbir ante los cantos de sirena, pero es acertado mostrar resistencia activa.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  14. Querido Cayetano. Sólo a ti se le ocurriría mezclar en un mismo texto, entre otros elementos posibles, a una peluca fugitiva, los paraísos fiscales, las gentiles sirenas y el canibalismo homérico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La culpa la tienen ellos. Jejeje.
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  15. Interesante este tema de las sirenas, y en cuanto a los cantos mejor ya no hacerles caso. Me gustó la ultima parte del texto esa comparación está genial.
    Saludos Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Puri. En efecto, mejor taparse con cera los oídos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Pues sí, parece que se muestran activas. Ahora tienen altavoces y nadie usa tapones. Al contrario sus acólitos se dejan arrastrar hacia el desastre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata sin duda de "acólitos anónimos".
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  17. Mejor que nos pongan tapones o nos amarren para no oír esa cantidad de "cantos de sirena" de nuestros políticos y de nuestros medios de comunicación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil ir todo el día con tapones en los oídos. Están por todas partes.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar