domingo, 19 de mayo de 2013

La dinastía de los Kim

Kim Jong Un


Corea del Norte es el único país del mundo donde gobierna una dinastía estalinista. 
Una “monarquía” totalitaria donde, de padres a hijos, se perpetúa en el poder una misma familia. 
Algo realmente insólito y grotesco, además de terrible y peligroso. 
El primero en inaugurar esta moda fue Kim Il Sung, el padre de la patria, el osado gobernante que se enfrentó al gigante americano en la Guerra de Corea, en plena "guerra fría", allá por los primeros años 50. Los coreanos del sur y sus aliados yanquis no pudieron con los comunistas del norte, por lo que la guerra quedó en tablas y aunque no se firmó ninguna paz formal se mantuvieron las dos Coreas, norte y sur, separadas por el paralelo 38. 
Hasta hoy. 
 Después vino Kim Jong IL, hijo del anterior, "Amado líder" que sucedió a su padre en 1994. 
Secretario General del partido único y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, fomentó un culto exagerado a su figura, con la proliferación por todas partes de monumentos, retratos, desfiles... Continuó la ingente tarea emprendida por su padre del lavado de cerebro de la población norcoreana. Se megalomanía le llevó incluso a reinventarse su pasado, con el fin de que lo aprendieran los niños en la escuela. Sibarita y caprichoso se hacía traer los mejores vinos, el mejor coñac, los mejores mariscos, los cocineros italianos más expertos para hacer sus pizzas y, según dicen, las mejores y elegantes prostitutas, preferentemente rubias bailarinas escandinavas. Defensor del comunismo radical a ultranza era partidario del capitalismo consumista en lo que se refiere a los negocios privados: sus restaurantes de lujo en Camboya. Maniático y excéntrico, se negaba a viajar en avión y para sus traslados utilizaba un tren blindado o bien alguno de sus 200 Mercedes Benz. Partidario de un sistema de autarquía o autosuficiencia económica, mantuvo a su país en unos niveles insoportables de pobreza para invertir grandes cantidades en desarrollo militar y armamentístico. Su elevado gasto militar tenía como objetivo disuadir de cualquier posible ataque extranjero. 
Y por último y de momento, nos quedamos con el benjamín de la saga: Kim Jong Un, el "brillante camarada", que más que un dictador al uso me recuerda a esos chicos felices y gorditos, algo “friquis”, que alargan en el tiempo su pubertad entre cómics de la Marvel y películas de Disney y sienten más apego a perder el tiempo con las videoconsolas que con las duras tareas de gobierno. Muchos opinan que en realidad este joven, que podría pasar desapercibido en cualquier McDonalds, entre rimeros de hamburguesas, no es el verdadero guía de su país, sino un grupo de veteranos militares entre los que se encuentran sus tíos. El muchacho es simplemente la imagen dinástica del régimen, el referente familiar. 
Y es que los norcoreanos parece que le han cogido gusto a esto de la monarquía comunista. 
Corea del Norte sigue potenciando la fabricación de misiles nucleares, realizando diversos lanzamientos y pruebas atómicas, una actitud provocadora, una forma de presionar a la comunidad internacional para conseguir cosas de ella y de paso tapar de cara a su pueblo los fracasos en materia económica y social. 
En la actualidad, el régimen dictatorial de Pyongyang supone, bravatas aparte, un peligro mundial por la posibilidad de vender material nuclear a grupos terroristas internacionales.

50 comentarios:

  1. Es lo que sucede cuando quienes no están preparados pora el poder lo ejercen.

    En este caso, no solo la opresión y la censuran han jugado parte importante. También el apoyo soviético, ahora ruso y chino (más de estos últimos), para que el regimen se mantenga.

    Deben haber encontrado lo que buscaban...Ya se escucha poco, hasta que vuelvan a necesitar algo del mundo (comida quizás).

    Me recuerda cierto país bananero...no son padre e hijo, pero quien lo sucede, intenta serlo...con escasas posibilidades...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  2. Cayetano, precisar que la Guerra de Corea quedó en tablas por la intervención de China que apoyaba y sigue apoyando a esta chusma que oprime a su pueblo con una dictadura orweliana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que las imágenes que se ven de Corea del Norte impresionan mucho por la adhesión incondicional de toda esa gente al culto por su líder y porque parece que podrían hacer por él cualquier barbaridad.

    Con respecto a la monarquía comunista (lo cual como concepto tiene su gracia), hay que decir que en todos los sistemas político-sociales, los grupos de poder hacen y deshacen para prevalecer en la cima de la pirámide. Este no es una excepción.

    Me ha gustado mucho la entrada. De estas cosas hay que hablar de vez en cuando. Muy agudo, amigo Cayetano.

    ResponderEliminar
  4. Lo más curioso es que este país tan pequeño tenga en autentico jaque al mundo continuamente y poco se pueda hacer para evitarlo, ellos de momento llevan el juego a su terreno en el que se ven ganadores.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Solo el nombre ya suena raro: monarquía comunista.
    Si no fuese por el peligro real que supone este tipo de gobernantes, no pasaría de la anécdota.
    Yo, lo que más lamento es el día a día de los norcoreanos. Empobrecidos a niveles a veces insoportables pero con el cerebro lavado y aclamando al líder.

    Pasa un buen domingo, Cayetano.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Parece mentira que en pleno siglo XXI, sigan existiendo países totalitarios, sin el menor atisbo de cambio, y donde la sucesión se garantice de padres a hijos. En fin, acertada entrada, Cayetano. Buen domingo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta la descripción que nos has hecho del benajamín de la casa porque es totalmente fiel. Cuando en una de sus primera apariciones públicas se mostró al mundo aplaudiendo una pantomima con Mickey Mouse pensé que las cosas podían cambiar, pero ¿qué se va esperar de un retoño sin personalidad frente a las águilas del búnker? Una marioneta es entre sus manos, así que podemos esperarnos cualquier cosa. Las amenazas contra occidente, por cierto, son simplemente una forma de propaganda interior; po eso EEUU está más o menos tranquila.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Si me preguntaran por una de las constantes de mi vida podría afirmar, sin riesgo de error, la guerra de Corea. Era muy niño cuando me llegaban ecos de guerra en ese país lejano, siguieron y se perpetuaron esas noticias durante generaciones, ¿cómo puede ser que una dinastía, a la que nadie pide cuentas, pueda mantener a su pueblo en guerra permanente? ¿Dónde han enterrado la esperanza de un pueblo los Kim?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pues pintas de friki sí tiene el muchacho, pero como tenga la mala leche de su abuelo, estamos "apañaos".

    Saludos

    (Monarquía Stalinista: ¡Qué "jodíos" son estos orientales!)

    ResponderEliminar
  10. Ese régimen es el infierno. Y de un gusto pésimo, además.

    ResponderEliminar
  11. Cuando fijo mi atención en la existencia de este tipo de individuos ardo en cólera, me parece imposible que el género humano todavía los permita, lo cual me hace llegar a una conclusión muy poco agradable al respecto de este último.
    Los cambios, a mi impaciente modo de ver, van demasiado lentos, pero claro, eso para la ley evolutiva imperante resulta inoperante. Bsss.

    ResponderEliminar
  12. Manuel: aunque busquemos parecidos en el mundo, como este caso es difícil que se dé otro. A los turistas no les dejan ni hacer fotos. Estalinismo puro y duro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Carolus: claro. Era la época de la "guerra fría" que, aunque ya acabó, para China sigue siendo su área de influencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo Castellano: por desgracia, sigue de actualidad este país. Esperemos que no hagan una tontería de las gordas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Jose Senovilla: tal vez sólo sea intentar llamar la atención para conseguir otras cosas. Esperemos que vayan de farol y la cosa quede ahí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Enrique: eso es lo peor, la ceguera de todo un pueblo, como los que iban a aclamar a Franco a la Plaza de Oriente. El lavado de cerebro funciona muy bien en las dictaduras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Paco: un reducto territorial que se niega a dar su brazo a torcer.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Carmen: sí, todo es puro teatro de cara a salvar la cara frente a los suyos. Y el muchacho, un monigote en manos de la cúpula militar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Francisco: la única manera de perpetuarse es así, con el control absoluto de su pueblo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Retablo: en efecto, algunos ya saben qué es el infierno sin necesidad de ir a él tras la muerte. El infierno está aquí en la Tierra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Madre mía, trenes blindados, 200 mercedes... Me pregunto para qué puede querer tantos coches iguales. No parece indicativo de una envidiable estabilidad mental. Parece neurosis.
    Es para echarse a temblar. Cualquier día saltamos todos por los aires.

    Feliz tarde de domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  22. Dissortat: a éste le gustan más las pelis de Spiderman que los desfiles de sus militares.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Emejota: un pueblo que nunca ha gozado de libertad es difícil que pueda apreciarla. Como los ciegos de nacimiento. No añoran lo que no conocen.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hablar de totalitarismos en el momento que estamos viviendo hoy en mi país, me da "miedito", lo confieso. Llevamos 8 años, de esposo a esposa...y los vástagos (que Dios quiera no los sucedan), son más idiotas que los dos juntos. Se apoderan de los medios, de la justicia, no escuchan, ignoran...y, lo que es peor, la oposición está fragmentada, y gran parte de la sociedad ciega...nadie les da batalla, no se les vé el límite. "Vamos por todo", dijeron, y están cumpliendo. Ay, ay, ay...No sé si tiene que ver con Corea, pero me trajiste el tema a la mente. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  25. Patzy: creo que afortunadamente no es equiparable la situación de ambos países, aunque es muy legítimo albergar temores ante el futuro que siempre aparece como incierto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Madame: sí. Muy bien no debía estar el hombre de la azotea cuando se hizo construir un tren blindado y se negaba a viajar en avión. Un bicho raro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. jeje, si Marx se levantase se mesaría de los pelambre a grito pelado, no en mi nombre,no en mi nombre..
    En realidad lo que habría que analizar es la corriente histórica profunda que puede subyacer en Corea y buscar las raices mas que en el marxismo,que las tiene en el pensamiento occidental y la tradición filosofica europea y si vamos mas lejos,del pensamiento clásico, en Corea como en la China de Mao, hay que rastrear a Confucio y andariamos mas cerca,

    ResponderEliminar
  28. Nando: sí. Aquí se han mezclado ideas políticas con tradición autoritaria y esa mentalidad oriental jerárquica de devoción hacia los superiores. Tremendo el cóctel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. La verdad es que da pánico que un niñato mofletudo con complejo de Peter Pan tenga en jaque a medio mundo.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  30. Ambar: nos queda el consuelo de que el pinta poco en todo esto. Al menos, de momento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Dan agobio, la verdad. Ya se sabe, el poder absoluto corrompe absolutamente. Nos oprime el corazón... Besazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  32. Isabel: parece un mundo de pesadilla. Un infierno en la Tierra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Una monarquía autárquíca que esta echando un pulso al resto de la comunidad internacional, pavoneandose de tener el más grande arsenal de armas de destrucción masiva, manteniendo a la población en la más lamentable de las indigencias, y encima el último de la dinastía con complejo de Peter Pan.... !! Qué miedo me da ", verdaderamente nos esta haciendo vivir al resto de la comunidad internacional con un gran riesgo.
    Gracias y saludos, Cayetano. Buena semana.

    ResponderEliminar
  34. David: sí. La verdad es que riesgo hay, sólo que esperemos de la sensatez humana no tener que lamentar algo gordo por una estupidez accidental.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. "Una mononarquía comunista" Manda leches!!! Con perdón.Qué tendrá el poder que una vez llegado a él se pierden los ideales, los principios, la honestidad, el respeto, la dignidad... Algunos hasta la cabeza!!! Solo espero que no tenga una mala noche este coreano y se le ocurra jugar a las batallitas mientras termina de hundir al pueblo que lo aclama.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  36. Detalles: esperemos que al gordito feliz y friki no le sienten mal las hamburguesas y nos deje en paz y tranquilos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Da pavor...dictadura, estalinista y además hereditaria... Me da mucha rabia cuando oigo eso de que cada pueblo tiene los gobiernos que se merece... Pobres norcoreanos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Alma: da pena pensar en la miseria de este pueblo para mantener que el país sea temido en el exterior.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Querido Cayetano, he alucinado siempre con esas imágenes de delirio e histeria colectiva, de dolor teatral exhibido públicamente por parte de la población coreana con motivo de la muerte de su sacrosanto líder. ¡Incomprensible!
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  40. Lo temible es que puedan llevar a cabo ataques nucleares.Una amenaza latente....Los temores " están"...
    Desencadenar una guerra nuclear sería un infierno para la humanidad.
    Esperemos que la cordura los asista y que no ocurra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Profedegriego: es que el que no llore se busca un problema. Así que lo tienen asumido: a llorar tocan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Carmela: me fío muy poco de la cordura de algunos. Confiaremos en la suerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. No voy a comentar lo que me parece este régimen y esta gentuza, me pasaría con las palabrotas, y creo que está todo dicho.
    Lo que hecho de menos en esa foto es una peluca barroca a lo Luis XIV, en esa cara de cerdo, marrajo o puerco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Dapazzi: no había pensado lo de la peluca. A lo mejor hasta le favorece y todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Buen análisis y resumen.
    Sería bueno recordar la cantidad de líderes comunistas occidentales que tuvieron relaciones con el régimen, y se dejaron agasajar en su tiempo...
    Claro que los dictadores tunecino y egipcio -según creo recordar- pertenecían a partidos que se sentaban en la Internacional Socialista...
    No toda la culpa es de "los américanos"...

    ResponderEliminar
  46. Carlos Ballester: claro. Esto viene ya de lejos, de la guerra fría. Y algunos países han coqueteado con el régimen norcoreano por intereses geoestratégicos, inconfesables a veces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. El jovenzuelo es la cara de la dinastía. Pero el muchacho se las trae, con eso del peinado inimitable y los modelos de corte para hombre y mujer.
    Espléndido análisis, como siempre.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  48. Ojalá que en la Antilla Mayor no sientan tentaciones de lo mismo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  49. Rosa: son como clones del anterior.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  50. DLT: aunque no lo parezca son bastante distintos. La mentalidad oriental es otra cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar