domingo, 12 de mayo de 2013

Pretextos para entrar en guerra


Hay pueblos que para entrar en guerra necesitan primero que les provoquen o agredan.  
A lo mejor todo es fruto de la casualidad, pero resulta curioso que en diversas ocasiones los norteamericanos entraran a saco en un conflicto después de haber recibido un duro revés. ¿Será para poder justificar de cara a sus ciudadanos una intervención militar? Ya se sabe que un ataque exterior no puede quedar sin respuesta porque lo exige el propio orgullo nacional, el patriotismo… y también porque no se puede agredir impunemente y sin castigo a la primera potencia mundial.
Antes de iniciar una guerra hay que motivar convenientemente a las masas, prepararlas psicológicamente para un tiempo de sacrificios económicos y humanos. Y para ello nada mejor que buscar un motivo, un “casus belli” que sea creíble y que por su naturaleza sirva de elemento motivador. Y qué mejor que ser agredidos.

EL MAINE: la excusa para que los americanos barrieran a los españoles en la guerra de Cuba. Según muchos analistas, resulta difícil creer que los españoles fueran capaces de hundir el barco americano y complicarse la vida de aquella manera. Se dice que fue una implosión y el barco reventó de dentro hacia afuera. Parece ser que los americanos rechazaron una investigación conjunta de los hechos. El caso es España fue acusada del suceso. EEUU le declaró la guerra y, tras la derrota española, se convirtió en el “protector” de Cuba con su base de Guantánamo y la tutela hacia el pequeño país. 

EL LUSITANIA: Primera Guerra Mundial. Un torpedo alemán disparado desde un submarino U20 hundió este barco de lujo británico frente a las costas irlandesas. Murieron 1198 personas, de las cuales 234 eran ciudadanos americanos, razón por la que EEUU decidió prepararse para entrar en guerra. Lo cual fue bien recibido por la opinión pública estadounidense, como no podía ser de otra forma. 

PEARL HARBOR: la flota americana que fondeaba en aguas de Hawai fue aniquilada el 7 de diciembre de 1941 por un bombardeo masivo japonés sin que al parecer hubiera una provocación por parte de EEUU. Oficialmente el bombardeo fue un golpe inesperado, un ataque sorpresa con el fin de desbaratar el poderío yanqui en esa zona e imposibilitar o neutralizar durante algunos meses o años la amenaza norteamericana en esas aguas, consideradas el “espacio vital” o zona de expansión del imperialismo nipón. ¿Qué hay de verdad en todo ello? ¿Fue en realidad un ataque sorpresa? ¿O más bien un ataque esperado? La propaganda del Tío Sam apunta siempre en una dirección: no hubo provocación americana. El ataque estaba injustificado. Sin embargo, al parecer sí se sabía ya algo: el 6 de diciembre el Presidente Roosevelt recibió un mensaje que había sido interceptado por la marina norteamericana. El mensaje, cifrado en clave, había sido enviado desde Japón a la embajada japonesa en Washington, indicando la intención de Tokio de cancelar las relaciones con los EEUU. Parece ser que Roosevelt exclamó: “Esto es la guerra”. Pero nunca se lo comunicó a los militares responsables de la flota de Pearl Harbor y luego convirtió a estos en cabeza de turco afirmando que ya conocían de antemano la noticia. ¿Por qué Roosevelt miró para otro lado y no intervino si el peligro parecía inminente? ¿Tal vez un exceso de confianza en las propias fuerzas? El presidente norteamericano necesitaba un pretexto frente a su opinión pública para entrar en guerra contra los potencias del Eje. Y sólo un golpe de esa magnitud le daría carta blanca para emprender los ataques.

EL INCIDENTE DE TONKÍN: año 1964. Lugar de los hechos: el antiguo protectorado francés en el norte de Vietnam. En el golfo de Tonkín dos barcos estadounidenses fueron torpedeados por lanchas vietnamitas. Aunque el suceso se desmintió más tarde, fue la excusa perfecta para que el entonces presidente Johnson iniciara la guerra de Vietnam al recibir para ello carta blanca del Congreso. 

TORRES GEMELAS: el atentado a las torres por parte de Al Qaeda provocó la Guerra de Irak para derribar a Sadam Hussein, al parecer un siniestro personaje que amparaba todo tipo de terrorismo islámico. Y que, según el Trío de las Azores, guardaba “armas de destrucción masiva” para agredir a sus vecinos, algo que no se podía tolerar bajo ningún concepto. (Luego se demostró que no había tales armas terribles) ¿Se sabía que iba a ocurrir un atentado y no se tomaron las medidas pertinentes con el fin de justificar una intervención posterior? Aunque tengamos serias dudas y ninguna certeza, tal vez esto sea una simple conjetura una vez más.
Y todo sea de nuevo fruto de la casualidad. 

¿Pararán aquí las casualidades?

48 comentarios:

  1. Hola Cayetano:

    Siempre he comentado que los políticos son iguales aquí y en Plutón. Cuando ven algo que pueda "beneficiarles", se enfilan para obtenerlo.

    En el caso de una intervención militar, no es de extrañar que la más burda excusa se use para ese fin.

    Un ejemplo (y sin estar sin guerra), querer privatizar servicios públicos culpando a la crisis...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, amigo Cayetano:

    Más que de casualidades habría que hablar de causalidades con estos yanquies.

    Como muy bien has presentado, a los Estados Unidos nunca les ha costado sacrificar vidas de sus propios ciudadanos para justificar una intervención militar en el exterior. Es una especie de despotismo que ha funcionado muy bien durante el siglo XX, pero que ahora les va a costar mucho más seguir utilizándolo.

    Todavía me sorprende que tipos como Bush hijo o Powell sigan viviendo como si tal cosa, después de la que liaron.

    Pasa un buen día.

    ResponderEliminar
  3. Cuando los nazis invadieron Polonia, también se inventaron un pretexto, al igual que la URSS en Afganistán. Hay que salvar las apariencias, aunque sea increíble.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  4. Me temo que nada pare aquí, Cayetano. Yodas estas son justificaciones de lo injustificable, pero al fin de cuentas la espoleta que pone en marcha la máquina de la guerra, la primera industria y la más rentable del mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que tener algo más que valentía para afirmar: "sí, yo tiré la primera piedra"! No es justamente una virtud del país del norte. Pides demasiado. Excelente publicación. Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Manuel: pretextos para alcanzar objetivos inconfesables.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo: con la connivencia del trío de las Azores. Y por ahí siguen, tan chulos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Carolus: todos los macarras necesitan una provocación antes de agredirte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Francisco: has puesto el dedo en la llaga. La primera industria del mundo junto a la farmacéutica y a la del petróleo. Así nos va.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Patzy: no es rentable decirla verdad.
    Así nos va.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. siempre me ha costado reconocer que la hijoputez llegue a esos extremos.
    En el caso del Maine las investigaciones mas serias han hablado de un accidente que les vino al pelo a los americanos, en Pearl Harbor como que la vieron venir y dejaron,el golfo de Tonkin fue una mentira gigante, en las torres .... tan dificil..

    ResponderEliminar
  12. Nando: la opinión pública siempre siendo víctima del engaño para tenerla bien manejada y obediente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Los americanos suelen hacerlo muy bien, cuando tienen intereses en algún lugar, buscan excusas para intervenir, es el comortamiento típico de las potencias y los imperios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Valverde de Lucerna: lo malo de todo esto es que a los ciudadanos se nos queda cara de tontos por la descarada manipulación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Vaya, me recuerdan al Moñigo de "El camino" cuando quería liarse a mamporros con otros rapaces y mandaba al Tiñoso a que los mirara mientras comían avellanas, hasta que alguno le sacudía una torta al Tiñoso y luego ya entraba él de justiciero, desfacía el entuerto, le atizaba a base de bien a los otros y luego se comía sus avellanas...

    Un abrazo y buen domingo

    ResponderEliminar
  16. Los americanos siempre saben donde mirar y donde volver la espalda. Es cuestión de intereses, las personas no importan.
    Estupendo post, felicidades

    ResponderEliminar
  17. Alma: es que el señor Delibes era un sabio de los buenos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Detalles: he puesto el caso americano porque es muy llamativo, pero es una táctica demasiado frecuente en la historia por desgracia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Sobre el asunto de Pearl Harbor, no creo que necesitaran esa excusa para entrar en una guerra que afectaba a muchos Estados amigos. Creo que se confiaron y, a pesar de interceptar ese mensaje, no pensarían que un ataque de esa magnitud podría afectarles. A veces para una superpotencia es mejor decir que fue e pretexto a reconocer que se equivocaron y confiaron y fueron humillados, ¿no crees?.

    Sobre el 11-S, si bien sirvió de pretexto perfecto para todo lo que vino, no creo que esperasen ese ataque en el corazón de su ciudad símbolo, muriendo tantos de los suyos. Es demasiado duro para creerlo.

    Buena entrada, ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Lo más asombroso es que el mundo siga picando, como demuestra lo de las armas de destrucción masiva. Eso sí que es jugar sucio.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
  21. Y es que por desgracia para estos paises es tan rentable la guerra que nunca harán nada por conseguir un mundo en Paz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Lo criminal es conocer de antemano el peligro y silenciarlo para poder conseguir así la excusa perfecta para responder a la agresión. En la guerra hay mucho juego sucio antes, incluso, de que empieze. Besitos.

    ResponderEliminar
  23. Es muy cierto lo que dices sobre la apelación al orgullo y patriotismo de los americanos para entrar en guerra. Es cierto que en la II Guerra Mundial, no le quedaba mucho margen: el ataque a Pearl Harbour fue brutal. En otros casos se lo inventan, como la voladura del Maine en La Habana; y en otros muchos casos, (II Guerra del Golfo) no necesitan nada, nada, nada. Interesante post, como siempre. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Pedro: por eso lo dejamos ahí en el aire, como una simple sospecha sin pruebas. Lo que llama la atención es la cantidad de casos similares. En fin, no hay que descartar nada, ni siquiera la casualidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Madame: y que los que han mentido descaradamente se sigan paseando como si nada sin responsabilidad alguna.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. algo más, ahora la mentira lisa y llana de ARMAS DE DESTRUCCION MASIVA O ARMAS QUIMICAS en manos de quienes de quiere paises a los que se quiere dominar

    ResponderEliminar
  27. Jose Senovilla: tú lo has dicho, un puro negocio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Isabel: sucio que da asquito. Y aquí no va nadie a la cárcel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Paco: o los ciudadanos somos tontos o es que nos gusta que nuestros políticos nos mientan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Nando: infundir miedo en la población es una buena táctica para que les dejen a algunos hacer cualquier barbaridad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Quiero pensar que son todo tristes casualidades.
    Claro que es lógico que los políticos necesiten buenas excusas para entrar en guerra. La opinión pública traga con todo, pero primero hay que calentarla.

    Que termine bien el domingo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  32. Enrique: y para calentarla nada mejor que algo impactante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. En estos casos, el adjetivo "maquiavélico" va que ni pintado. Como Enrique, preferiría que fuera fruto de la casualidad.

    ResponderEliminar
  34. El hundimiento del Lusitania no fue la causa de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Fue dos años anterior.
    Y si lo hubiese sido, no habría pasado nada. Era un casus belli de libro.
    Eso sí, sirvió para que cuando volvieron a morir pasajeros y marinos estadounidenses en barcos torpedeados, despúes de que los alemanes reinicisen la guerra submarina sin restricciones a comienzos de 1917, la opinión pública estadounidense apoyase la declaración de guerra.
    En Pearl Harbor hubo una grave infravaloración del enemigo. Nadie se tomaba en serio a los japoneses. Tampoco los británicos, que fueron aplastados en Singapur y sus colonias de Extremo Oriente.
    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  35. La Fuensanta y el Antón: yo también. Así dormiríamos más tranquilos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Nonsei: aunque el hundimiento del Lusitania fue en 1915, en casi todos los manuales de historia de considera este hecho como la causa de la entrada en guerra de los norteamericanos. Una buena excusa ante su opinión pública.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Querido Cayetano, mucha tinta ha corrido en torno a estos "casus belli"; y siempre quedará la duda de hasta qué punto los servicios de inteligencia no eran conocerdores de los hechos con antelación.
    Mil bicos.

    ResponderEliminar
  38. Como bien apuntas, creo que EEUU siempre busca una excusa dentro del panorama internacional para declarar la guerra a un enemigo previo. Las raíces del conflicto suelen estar ya crecidas y la gran potencia mundial busca siempre el apoyo interior, básico para la declaración de guerra, mediante un ataque a sus intereses de manera directa, un hecho flgrante por el cual la opinión pública apoye abiertamente su entrada en guerra.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  39. profedegriego: en efecto, son puras conjeturas... aunque dan qué pensar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Carmen: tal vez se busque un apoyo sin fisuras, porque los occidentales en general no estamos dispuestos a grandes sacrificios si no es por una causa mayor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. LA GUERRA, desde la prehistoria parece ser que las cosas cambian poco.
    Siempre el interés de unos cuantos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Dapazzi: la guerra siempre es un fracaso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Lo del Maine siempre me ha indignado. Es cierto todo lo que dices, hay que dar al pueblo una excusa plausible para entablar un conflicto.
    Y los americanos se las pintan solos. Hasta el cine usan para justificar la masacre de los pueblos indígenas que practicaron en su día.
    Y anda que los alemanes...
    Mejor guardo silencio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  44. Rosa: lo de los alemanes es que lo tenemos más cerca. Y ahora con el IV Reich... ya sabes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Pues que quieres que te diga, puede parecer una barbaridad, pero que suerte ha tenido Chechenia que no les ha dado por ellos, tras lo de la bomba de esos dos locos en el maratón de Boston.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  46. Eduardo: no te falta razón. Hace un mes o así pensé esta entrada precisamente por las amenazas de Corea del norte. Pensé que podría haber en cualquier momento un "accidente" y liarse una buena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. No solo leído el post sino toda la retahila de sabrosos comentarios. No se qué añadir salvo que estoy de acuerdo con muchos, que me apunto al de Alma y que ... está en el aire. Bss.

    ResponderEliminar
  48. Emejota: y has hecho bien porque es en los matices de los comentarios de los demás en donde reside la gracia del asunto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar