domingo, 22 de febrero de 2015

Arizona


"Un pueblo desolado, abandonado, invadido por el silencio, los ovillos de maleza rodadora  y las arenas del desierto cercano.  Sin un alma. A lo lejos, se levantan tolvaneras de polvo y arena. Hace un calor agobiante.
De vez en cuando se dejan ver algunos cactus aislados. Testigos mudos de una naturaleza que se escatima, se levantan solitarios dando al paisaje un toque de verdor que contrasta con el ocre amarillento de las piedras calcinadas por el sol. Es una vegetación rala que confiere al conjunto el valor escénico de una decoración  minimalista de cartón piedra.

Las moscas que revolotean bajo el sol que se va dejan oír una y otra vez su obstinado zumbido, poniendo una nota monocorde en el silencio de la tarde. Es la letanía terca de un día más que se acaba."

Fragmento de un relato perteneciente a  "De vaqueros y fronteras" . 

26 comentarios:

  1. Quizás haya mejores sitios para vivir, me recuerda al retrato de esos pueblos de las hurdes (salvando las distancias) abandonados por el progreso cuyos habitantes hace ya tiempo que marcharon a la capital. El sonido mudo de la piedra y la madera...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veas lo que han cambiado Las Hurdes, ya no es lo que era.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar
  2. Arizona... o muchos pueblos del interior de la España agotada y reseca.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Murcia, Almería... Por eso rodaban allí películas del oeste.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  3. Pequeños pueblos abandonados, donde tan solo moran los fantasmas del recuerdo de aquellos que alguna vez los habitaron. Donde el viento y el silencio nos hablan.

    Son algo universal, no tan solo patrimonio de las tierras de la frontera, y a todos nos inspiran algún sentimiento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pueblos donde los vivos viven rodeados de fantasmas.
      Un saludo, Rodericus.

      Eliminar
  4. Casi soy capaz de mascar la arena al respirar...

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un apocalipsis menos moderno que el que tu guionizas, pero también lleno de desolación.
      Un abrazo, Borja.

      Eliminar
  5. Puedo apreciar el sudor y el polvo en las botas de quien observa y describe con todo lujo de detalles la escena.
    También he pensado en algunos pueblos de nuestra tierra, son muchos los que encontramos así.
    Besotes grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos pueblos abandonados, aunque ahora parece que con la crisis algunos se repueblan y vuelven a tomar vida.
      Un abrazo, Detalles.

      Eliminar
  6. Quienes traspasan la frontera, no regresan...O sí?? Y si regresan, vienen con experiencia??

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos regresan. Otros se quedan a echar raíces con sus hijos. Conozco algún caso.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  7. Ha conseguido que sintamos ese calor agobiante y que escuchemos el zumbido de las moscas. Parece que de un momento a otro va a llegar el forastero :)

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clint Eastwood con el pitillo en la boca, el poncho, el sombrero ladeado y con cara de pocos amigos.
      Un saludo, madame.

      Eliminar
  8. Sí, una tierra árida, lpobre, aistada de todo, dejada de la mano de Dios, casi deshabitada, donde, como bien contaste, nunca se espera a nadie, y cuando aparece alguien no puede ser otro que "un forastero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos los alacranes y los coyotes, todos forasteros.
      Un abrazo, DLT.

      Eliminar
  9. Además de mascarse el polvo y la arena se masca la tragedia, esa tragedia del alma que tu describes tan bien: Y en el aire, esa palabra resonando, " forastero", y el tono despreciativo, de advertencia y de amenaza...¿ estamos en Arizona?.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según avanza la "campaña" electoral esto se va pareciendo cada vez más a un episodio del oeste.
      Un saludo, Ambar.

      Eliminar
  10. Kaixo Cayetano:
    Si, solamente de leer ese parrafo me viene a la boca el sabor del sudor y el olor del desierto, pero tambien me viene a la cabeza de que antes de que los europeos invadieran esos lares convivian multitud de pueblos indigenas que sabian vivir yde lo que la naturaleza disponia y respetaban los desiertos y cañones por que en si sabian que esa su tierra era mas rica que las vecinas.
    Algunos de esos pueblos eran los mas adelantados de toda la multiculturalidad de america del norte los Anasazi o los Hohocan los cuales habian descubierto la ceramica y en concreto los sucesores de los Anasazi eran los indios pueblo que habitaban en en cabañas o casas hechas de barro y piedra a diferentes niveles formando como un pueblo.
    Esa Arizona me gusta mucho mas ya que demuestra que el ser humano se aclimata y sabe sacar el maximo probecho a la naturaleza sin esquilmarla.
    Un saludo y una muy interesante reflexion Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La función de este breve relato que abre y cierra "De vaqueros y fronteras", sirviendo así de marco de lo que se cuenta, es doble. Por un lado, tiene una función formal: ir creando una "estética" de frontera, con todos sus ingredientes y sus tópicos. Y por el otro, una función argumental o temática: una más de las fronteras con que nos podemos encontrar, muy recurrente y visual por razones cinematográficas.
      Ora cosa son las barbaridades que los colonizadores americanos,de origen británico en su mayoría, hicieron aquí. En el proyecto segundo que está ahora en fase avanzada hay un capítulo dedicado al exterminio de los indios.
      Un saludo, joxean.

      Eliminar
  11. Empezamos bien. De momento ya tengo en mi boca el sabor del polvo rojo, escucho silbar el viento que entra en mis ojos y veo borroso.
    Vamos para allá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Joxean, el objetivo que yo perseguía era crear esa especie de "estética de frontera" con todos los tópicos posibles de las películas del oeste para ajustar el marco del relato.
      Un saludo, Ana María.

      Eliminar
  12. una escena que me recuerda a las películas de vaqueros que a mi padre tanto le gustan
    abrazos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco se trataba de eso, Marga: de crear una "estética de frontera" a partir de los tópicos más frecuentes en las películas del género. Crear el ambiente adecuado para el resto del proyecto narrativo.
      Gracias por tu aporte. Abrazos.

      Eliminar
  13. quería decirte que te agradezco mucho tu comentario en mi blog, tú entendiste el por qué del diseño de mi blog y eso provoca una gran emoción en mí
    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada, Marga. Una apreciación mía personal, porque se ve que no solo te gusta el mundo egipcio, sino también su halo de misterio.
      Un saludo.

      Eliminar