viernes, 13 de septiembre de 2013

Ocurrencias e historias casi apócrifas 1. Hablar con franqueza



El viejo general le dijo al periodista: 


Voy a serle franco...



"Todas las protestas habidas obedecen a una conspiración masónica-izquierdista, de la clase política, en contubernio con la subversión comunista-terrorista en lo social, que si a nosotros nos honra a ellos les envilece."


31 comentarios:

  1. ¡Eso sí que es una conspiración de cojones! Hay tantos ingredientes...

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  2. Ouch,recuerdo diarios en los principios de los sesenta hablaban de la conspiración castro-pero-chino-comunista,lo de pero por el peronismo local
    o sino el eje La Habana.Moscu-Pekin -Madrid jejeje
    ¿Madrid? el exilio de Perón en esa ciudad.
    Y el peronismo desde la derecha hablaba de ese entidad amorfa que era la sinarquia internacional que nunca pude saber a que se referian

    ResponderEliminar
  3. Chocheaba el dictador y llevaba al límite sus neuras. A día de la fecha, hay mucha gente de la dcha y también de la izda que se han quedado en 1.975. Trasnochados y muchos aun militando en política. Cuando toda España se libere de esos fantasmas de hace 40 años, tal vez empecemos a ver futuro

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Poco más se puede decir de esta anécdota que, en su carácter caricaturesco, retrata muy bien cierta forma de pensar. ¿Estas palabras se llegaron a decir tal cuales a algún periodista?

    ResponderEliminar
  5. Dissortat: para aquel general la culpa de todo la tenían los que protestaban. Convertir a las víctimas en verdugos era su estrategia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Nando: era aquella una fiebre "conspiparanoica".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Carlos Martín: algunos hasta les copian los métodos. Eso de echar la culpa de todo a los demás a muchos les funciona.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo Castellano: no se le dijo a ningún periodista, pero sí es real. Palabras textuales. El dictador solía utilizar frases parecidas para echar la culpa de todos los males patrios a los demás, sólo le faltaba incluir aquí la "pertinaz sequía".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Como llego tarde solo añadir que esa "gorrilla" me resulta familiar. Me casé con el hijo de un alto grado militar..., ingeniero de caminos él, primogénito de familia numerosa.¿sigo?..... he vivido temporalmente (tras un parto) en el ala derecha del actual Ministerio del Aire.... ¿sigo?.... Jajj, mejor dejarlo ahí. Es una fortuna, visto lo visto haber vivido tanto y tan variado, ¿verdad?.. y aún aprendiendo. No se de qué me quejo. Bss.

    ResponderEliminar
  10. Emejota: si te digo la verdad, si he de serte "franco", esta gorra la elegí para que no fuera tan evidente el personaje al principio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Bienvenido!! ¿Realmente se entendían con tal vocabulario? Con lo fácil que resulta decir "la culpa de TODO la tiene los demás".
    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. ¡Cómo me suena ese lenguaje acusador!
    Los actuales son más leves y de un doble signo, según la procedencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Antorelo: no hay mejor defensa que un buen ataque.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Detalles: tenía siempre a mano un par de discursillos que repetía como un mantra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Francisco: como para no sonarte. Lo sufrimos unos cuantos años.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Pero...El que hablaba con franqueza...no le hablaba un pajarito aparecido?? digo...

    seguro que era culpa de la URSS...


    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  17. Qué franco eres, ja,ja,ja.

    Un abrazo amigo, pasaba para ojear conspiraciones varias.

    ResponderEliminar
  18. Este juego de palabras da para una viñeta.

    En inglés hay algo parecido. "Earnest" significa "honesto", o "formal". Oscar Wilde lo utilizó para titular su famosa obra de teatro "La importancia de ser Earnest".

    Nos alegra tu regreso de la frontera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Manuel: este hombre tenía siempre una obsesión, que conspiraban contra él judíos, masones y comunistas. Una idea fija.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Jose Senovilla: se agradece tu comentario, con franqueza te lo digo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. La Fuensanta y el Antón: muy curioso lo de "Ernesto". Lo que me pierdo por no saber inglés, como la Botella.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Madre mía. Aquí no se escapa nadie...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Negrevernis: en la frase mezcla de todo. Un caso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. De trata de superar las derechas y las izquierdas -dice el general-, superar el conflicto de las dos españas, que es conflicto malo; y con buena voluntad, si conviene -continúa diciendo el general- lo superaremos a tortazos y metiéndoles a todos contra el paredón, que no está bien que existan españoles que se peleen. Aboliremos las leyes, todas, también la ley de la gravedad, que es ley muy mala, que hace que todo se caiga. Aboliremos las leyes -dice el general.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
  25. Franco..... Era un paranoico acomplejado. Sin más.
    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  26. Francesc: lo suyo no era ni la oratoria ni la cultura, sino la guerra y la venganza. Gobernó España como si fuera un cuartel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. David: un señor gris y mediocre. En España hasta los dictadores han sido siempre de segunda división.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Pues si que consiguió Franco aunar a diferentes grupos y personas, aquello eran conspiraciones y no las de ahora. Franco era muy franco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Valverde de Lucerna: no era culto, pero era listo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar