martes, 16 de noviembre de 2010

El reposo del guerrero

DE UN FOLLETO DE 1953














En una entrada de hace ya tiempo escribía yo:

La mujer durante la época franquista era un ser considerado menor de edad que pasaba de la tutela del padre a la de su esposo (...) Una mujer no podía abrir una cuenta corriente o trabajar sin permiso del marido.
Una mujer casada no podía ausentarse del hogar, viajar sola por ejemplo, sin la autorización del marido.
Oficialmente no existían los malos tratos, porque el papel de la mujer era el de servir al marido, obedecer a todas sus órdenes y no rechistar. Ése era el mensaje que transmitía el régimen. Si un hombre daba un bofetón a su mujer no pasaba nada. Era hasta comprensible. ¡Algo habría hecho!

Estas imágenes nos llevan a esa época y nos hacen pensar en que cualquier tiempo pasado no fue necesariamente mejor.

_______________________
Nota: este folleto circula por internet, aunque probablemente sea una versión moderna, un "remake" del folleto antiguo con los adelantos del diseño gráfico. Hay quien opina que es de origen español, alguno dice que es de México o de Argentina. No obstante, sólo hay que leer las opiniones de Pilar Primo de Rivera en aquella época para comprender que así era el pensamiento oficial.

49 comentarios:

  1. Esos buenos de machismo , esos tiempos misóginos, joder,y todavia hay gente que defiende al Caudillo de España por la Gracia de Dios

    ResponderEliminar
  2. Para morirse, monsieur. Pobres abuelas.
    Lo peor de todo es que hay muchos cuya mente sigue viviendo en esa epoca, o incluso en las cavernas. Y, curiosamente, no siempre son hombres.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. No, Cayetano, desde luego . Cualquier tiempo pasado fue sólo anterior. Ahora uno mira estos carteles y se escacharra de la risa, claro. Yo me acuerdo de reír hasta las lágrimas con el "Celtiberia Show" de Don Luis Carandell pero en realidad es mejor mirarlo una única vez, no vayamos a acabar llorando de pura pena ;)

    Por cierto, que queda mucho machismo ultramontano y lo peor de todo es que lo defienden muchas mujeres.

    Excelente post. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Nando: siendo yo pequeño, en un viaje en tren, a mi madre le pidió el revisor el permiso de mi padre para viajar fuera de casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Madame: pobres abuelas, en efecto; aunque muchas lo veían natural. Habían crecido con esa mentalidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Almalaire: totalmente de acuerdo contigo. Muchas mujeres son y han sido culpables de ese machismo de las cavernas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pobres sufridoras!!! Se me ponen los pelos como escarpias con sólo ver a la pobre mujer arrodillada cepillo en mano, para dejar "impecable" la casa... Por suerte, los tiempos han cambiado... Aunque aún queda mucho por hacer. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  8. Carzum:
    Fíjate en el consejo número 2 cuando dice "descansa ¡5 minutos!" Increíble.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. El consejo 9 es tremendo: "sus temas son más importantes que los tuyos", me alegro de no haber vivido el franquismo. Es una pena que aún haya gente que siga pensando así. Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Sí, Ism`@, muchos de los que se dicen franquistas no aguantarían hoy esa falta de libertades y de derechos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. ... Para los hombres, claro.
    Cuidado, José Luis. El que no te conozca puede pensar mal. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Estoy con madame Minuet: lo malo es que hay algunos que todavía piensan de la misma forma. Da repelús.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡Anda, como yo soy!!! jajaja ¿No te lo crees?
    ¡Que sí, que soy así! Menos en lo de descansa 5 minutos; yo no me permito esos lujos...pero en realidad es que no loe necesito: luzco igual de hermosa sin descanso ni ná ¡ole!

    ResponderEliminar
  14. Y esto no es todo. Incluso había manuales completos con cientos de páginas (no se con que lo rellenarían)sobre la perfecta esposa. Yo conté con la oportunidad de echarle un vistazo a uno de estos y aún me duran las carcajadas. La verdad es que a otras personas no debe de resultarles tan chocantes pero pienso que a los de mi generación (al menos la mayoría) estas cosas nos suenan a broma...
    Un saludo Cayetano!!

    ResponderEliminar
  15. Lástima que en muchas partes del mundo las cosas para las mujeres sigan igual, vemos casos todos los días en cualquier telediario. Por cierto la viñeta cuatro es patética. De haberla hecho unos poquitos años después podrían haber dibujado a la señora erguida, manejando un comodísima fregona; así sólo hubiera sido necesario un breve reposo de tres minutos para encontrarse fresca, reluciente y dispuesta para atender cualquier deseo que el guerrero pudiera tener al llegar a casa a altas horas de la madrugada, agotado por el mucho trabajo que le exigen sus compromisos extraordinarios.
    En fin… en los años cincuenta y anteriormente aún más la situación en otros países, incluso democráticos, tampoco creamos que era buena para la mujer; aunque está claro que aquí nos llevábamos la palma; al menos en aquellos no tenían la propaganda de aquí. Y es verdad, muchos jóvenes no lo sabrán, pero una mujer casada no podía abrir una cuenta bancaria sin el consentimiento del marido. Aquí al menos las cosas han ido cambiando. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Carmen: lamentablemente hay de todo es esta tierra nuestra. Y mucho cavernícola.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Rosa: ya sé de tus artes culinarias, pero no me creo nada eso de que tú estés callada mientras tu marido habla él solo, porque no tienes nada importante que decir. ¡Te pillé! Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Bragi: no me extraña que te entre la risa con esos manuales. Son como para troncharse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Desde la terraza: en efecto, éramos un país de pena y no el único. Acuérdate de las tres "K" que Hitler reservaba para las mujeres: cocina, niños e iglesia (en alemán, claro)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Estás sembrao Cayetano¡¡ Es muy gracioso, pero yo soy muy "cocinerica" Y hago unos menus de siete tenedoreees¡¡
    Los grabados son preciosos.
    Un abrazo desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  21. Bueno es lo que tiene llegar tarde, que todos lo han dicho casi todo. Por eso, por ser la última voy a volver a ser mala. Y no es feminismo ni machismo ni puñetas, es lo que viví, lo vi y lo sentí.
    Dada la situación de la mujer, por el hecho de haber nacido en aquella época y en semejante condición, lo cual no merma ni un ápice su inteligencia, una de las reglas de "supervivencia" era: Cásate con un "viejo", que es más comprensivo, y tiene más "dinero", así enviudarás a una edad razonable y podrás ser libre el resto de tus días.
    Otra regla de supervivencia era: Si eres lista, hazte la tonta, dile que es maravilloso, escudriña sus debilidades y extorsionale con una sonrisa o con lágrimas, lo que convenga en cada momento para que se sienta culpable y así salirte con la tuya.
    Sí, era terrible ser mujer en aquellas circunstancias pero también el sexo opuesto se llevaba sus mandobles, merecidos indudablemente, por idiotas, por machistas, como nosotras.
    Creo que fue mi generación la que rompió moldes, y me considero afortunada, ya se sabe "hippies", píldora aunque fuera con receta médica, universidad, trabajo a un muy relativo nivel, etc.
    Ahora,por fin el descanso y la red. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Pobres damas, con seguir tantas reglas acababan más cansadas que el "guerrero"...jajaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Rosario: ya sabía yo de tus habilidades culinarias por alguna que otra entrada tuya.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Emejota: hacerse la tonta era un buen sistema para sobrevivir. Luego, cada casa era un mundo. No todos los hombres llegaban al hogar desde la oficina y con corbata. Había muchos que tenían que bragar con los leones y venían a casa destrozados, explotados y humillados. Todos, hombres y mujeres, padecían los rigores del sistema.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Hay cosas que parecen increibles, pero es cierto, ocurrían ...... el otro día leí que la mayor parte de los seguidores de la iglesia católica son mujeres, a pesar del trato que se les da ¿cómo es posible? .... o que en Valencia despues de los escándalos de corrupción de los políticos del PP ... las ecuestas les dan ganadores de las próximas (?)

    ResponderEliminar
  26. Don Matu: en aquellos tiempos se fregaban los suelos a mano y con estropajo. No se había inventado la fregona con su escurridor y su cubo de plástico. Así que acababan muertas de cansancio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Manuel Adlert: tenemos lo que nos merecemos. Yo dejé hace mucho de creer en este pueblo. Hay cosas que no me entran en la cabeza. Por ejemplo, las que tú mencionas de corrupción y machismo consentidos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Por suerte crecí y me educaron más Mafalda que Susanita. Por momentos causa gracia, pero es profundo el daño provocado por esta cultura misógina, machista (que no nos daña solo a las mujeres) tanto que todavía no podemos libremente desandar esos caminos.

    Un abrazo, un post como cachetazo... espero que sirva para generar conciencia. Gracias.

    Lenny

    ResponderEliminar
  29. Hola Cayetano:
    Tarde pero seguro.

    Lamentablemente en estos tiempos hay algunos que siguen pensando de esa misma forma.

    Mi abuelo paterno decía que ningún tiempo pasado era mejor, a menos que hubiese guerra. (mi abuelo fue combatiente del lado republicano).

    Triste folleto este. Demuestra lo clasista que fueron aquellos tiempo

    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Hablaré con voz suave y placentera....
    Y pensar que todos estos mensajes, nada por cierto subliminales, los hemos recibido,percibido y todos los idos del mundo de los idos...e idas,aquellas maestras y profesoras de la S.F. nos los machacaban continuamente, en las Labores del Hogar, donde además de coser sin cantar, nos inculcaban cual era nuestro papel, el de las mujeres...
    A ver si un día encuentras por ahí aquellos manuales de urbanidad en forma de comic que sobre todo y en algunos casos iban dirijidos a los hombres...
    Besicos.

    ResponderEliminar
  31. Aquí queda claro que "NO" todo tiempo pasado fue mejor.
    Esa manera de " servilismo" al que se sometía la mujer es una indignidad.
    Te comento que algunas secuelas ... quedan ... en algunos sectores .
    Hay mujeres que por carecer de recursos propios obedecen ciegamente al padre , al marido y luego al hijo.
    Como una constante machista.
    Sigue habiendo Susanitas y Mafaldas.
    Me parece que pasa por el hilo conductor de los " mandatos"...( los de la crianza ... digo).
    Las Susanitas no perdonan a las Mafaldas su independencia y su capacidad para tomar decisiones sin consultar, su falta de capacidad para estar al servicio de nadie.
    Y las Mafaldas que son sentimentales pero nada tontas ... descubren que las Susanitas usan estrategias para estar cómodas y pasar la vida lo mejor posible.
    Adhiero a las Mafaldas!!!Aún con sus crisis existenciales.
    Lindísimo artículo.
    Da para mucho.

    ResponderEliminar
  32. En efecto, Lenny, una cultura machista que no sólo daña a las mujeres. Y también una cultura machista no hecha sólo por los hombres, sino también por mujeres ultraconservadoras cómplices.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Manuel, tu abuelo debió ser todo un personaje. Tenía toda la razón del mundo cuando dijo aquello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Cabopá: aquellos manuales de urbanidad eran la monda. El niño bueno, bien peinado y con la ropa planchadita, que iba a la iglesia los domingos y el niño malo, despeinado y con la ropa arrugada, que ponía latas en el rabo a los perros. ¡Jo!, yo me identificaba mejor con el "malo". Era más divertido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Carmela: Susanitas y Mafaldas, las dos caras de la mujer. ¡Qué de verdad hay en todo ello! Por supuesto, me quedo con Mafalda que, aunque contestona, tiene temas de conversación interesantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Cuando recibí ese mensaje por internet, me entraron ganas de reirme. Claro que reconocía ese discurso porque lo viví más adelante.¡ De pronto, se me antojaba tan antiguo...! Pero no, no es antiguo, porque ha durado hasta hace cuatro días prácticamente. Y te aseguro, que aún hay quien sigue pensando así. Un abrazo con una sonrisa.

    ResponderEliminar
  37. Cierto, Isabel. Aún hay mucho cavernícola suelto por ahí. Y nadie me quita de la cabeza que muchos maltratadores lo son porque ven que han perdido esa "autoridad" sobre la mujer, a la que consideran una propiedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Hola Cayetano. Yo pienso que esas recomendaciones son buenas ... por eso también las debemos realizar todos los esposos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  39. Muy acertado, Arturo. Son buenas recomendaciones...¡para todos!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Cayetano y demás comentaristas:

    Yo no veo ni lejanos ni superados los consejos de tu post, tan graciosos, pero tan reales.

    Hoy la ley ha cambiado y "oficialmente" féminas y varones somos iguales pero...no podemos olvidar que los adultos de hoy somos hijos de esas mujeres que se ven retratadas en los dibujos y de esos hombres a los que debían "cuidar".

    En el blog escribimos, es decir que por aquí pululamos personas (ellas y ellos) a los que se nos supone un grado de autonomía y superación de tabues por encima de la media de la población.

    Mi experiencia profesional es algo distinta y he visto hoy, nuchas mujeres sometidas voluntariamente en aras de una inmolación para la que se les ha educado, y muchos maridos que siguen exigiendo sumisión.

    Antes no había malos tratos también porque se daba por hecho esta situación, hoy algunas mujeres empiezan a querer salir del cesto y acaban como acaban.

    Me estoy embalando en un tema duro y difícil,lo dejo aquí, un abrazo Á.

    ResponderEliminar
  41. Ángeles Hernández: todo lo que dices es muy sensato y tiene sentido. Es verdad que hoy existe más violencia sobre las mujeres porque son más libres o quieren serlo frente a la sumisión que exigen sus parejas, gente insegura por otra parte. Y también es verdad que la educación pesa, como pesa el hecho de haber presenciado o vivido en la niñez malos tratos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Te encontré en el blog de Manuel Adlert y te seguí. Me parece que todas esas anticuallas de carteles para animar a la mujer a ser ese ser inferior que es feliz si a "él" lo hace feliz, me han parecido "divinas de la muerte"..¡¡sin desperdicio,mira!!
    Quizá aun alguna se sienta aún así..pero tenemos suerte de vivir en un pais libre. Las mozas de Irán aun practican cosas por el estilo y aun peores... Brindo por tu entrada, viniendo de un hombre además, es encantadora , saludable y un soplo de aire fresco masculino para nuestro género!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  43. Antoniatenea: gracias por pasarte y dejar tu comentario. Lo malo de los países donde todavía se ejerce una tiranía feroz sobre las mujeres es que las propias mujeres, la mayoría, la avalan. Es triste, pero es el resultado de una educación determinada, como la que tuvieron los españoles de los años 40 y 50.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Se lo mostraré a tu nuera, a ver qué le parece que su suegro sea un misógino (los que no van a misa, Les Luthiers dixit)

    ResponderEliminar
  45. Kay: te has confundido de entrada. Bebe con moderación. Jejeje.

    ResponderEliminar
  46. Aurea: bienvenida.
    Gracias por tu comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar