sábado, 4 de febrero de 2012

4 de febrero


4 de febrero de 1915: ejecución de los serbios condenados por el atentado de Sarajevo contra el archiduque de Austria, Francisco Fernando.
El 28 de junio de 1914 había tenido lugar el atentado en el que el archiduque heredero al trono del Imperio Austrohúngaro fue víctima de una acción llevada a cabo por un grupo de nacionalistas radicales serbios y urdida por la organización secreta "La Mano Negra".
El archiduque decidió aprovechar la realización de unas maniobras militares para pasearse ese domingo por la capital de Bosnia Herzegovina, recientemente incorporada al Imperio Austrohúngaro.
Y en ese paseo se encontró con lo que no esperaba: su propio final.


Sarajevo de fiesta para recibir al archiduque y a su esposa.

No todos los que participaron fueron condenados a muerte. Algunos, por no tener la edad legal para ser ejecutados permanecieron en la cárcel, Cabrinovic y Gavrilo Princip, autor material del asesinato, murieron de tuberculosis. El primero fue el que en un principio intentó acabar con la vida del príncipe heredero al tirar una bomba al paso de su carruaje, pero falló en su tentativa porque la bomba rebotó en el antebrazo del archiduque hiriendo a otras personas. El terrorista, acto seguido se tomó una cápsula de cianuro y se arrojó al río, pero las aguas tenían escasa profundidad por ser verano, insuficientes para que se hundiera el cuerpo del asesino. Además, no le hizo efecto el veneno porque estaba caducado y los viandantes lo sacaron del río y la emprendieron a golpes con el joven. Por suerte para él, enseguida fue apresado.


Gavrilo Princip

El archiduque restó importancia al atentado y siguió su recorrido en coche. Y esta vez sí fue presa de los disparos del otro terrorista, Gavrilo Princip, cuando pasaba con el descapotable por el Puente Latino,  falleciendo el heredero al trono y su esposa Sofía Chotek.

La probable implicación de Serbia en el atentado provocó la declaración de guerra de Austria y fue el detonante de la Primera Guerra Mundial.

57 comentarios:

  1. Vaya mala suerte la de Cabrinovic, mira que tomar un veneno caducado y encima no ahogarse. Siempre aparecen en los libros el atentado de Princip, pero no había leído la bomba anterior; ya sé algo más.
    Por cierto, para los andaluces esta fecha también es muy importante. En 1977 toda Andalucía se echó a la calle reclamando el acceso a la autonomía por el art. 151 de la Constitución, como el resto de regiones históricos, y hubo un mártir en Málaga, Manuel Jesús García Caparrós, muerto por disparos de la policía armada. Para muchos andaluces es el verdadero día de Andalucía, y no el 28 de febrero.
    Un placer leerte, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera por la crueldad de los hechos, la chapuza de atentado daría hasta risa.
      Felicidades por lo que se refiere a los andaluces.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Conocía las letras grandes de este retazo de historia, pero no así la doble tentativa hasta acabar con la vida del archiduque. El exceso de confianza se lo llevó por delante y encendió la espoleta de consecuencias mucho más graves. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El empecinamiento del archiduque en seguir con su recorrido por las calles de Sarajevo fue lo que le llevó a la perdición.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Desde luego, lo del doble intento de suicidio fallido ya fue el colmo. Me ha hecho gracia lo del veneno caducado. No sabía que esas cosas caducaran. Pensaba que, al contrario, cuanto más rancio se pusiera un producto, peor le sentaría al organismo. Qué cosas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que el veneno caducado le daría descomposición de tripas.
      En vez de un atentado serio más parece una chapuza de Pepe Gotera al estilo de Ibáñez.
      Un saludo y buen fin de semana.

      Eliminar
  4. Aparte del veneno caducado, lo del río con poca agua, me ha hecho gracia....Ya sabes, el Segura por la ciudad lleva tan poca agua, que siempre bromeamos,"si alguien se quisiera tirar al río se quedaría de pie"

    Me gusta como cuentas estas efemérides, a pesar de que algunas son terribles y con consecuencias mayores. Como este atentado.

    Gracias amigo profesor. No te olvido, me estoy poniendo al día de las visitas...
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no fuera un hecho tan trágico, hasta podría despertar la risa. No sé el Segura pero el de Sarajevo creo que llevaba diez centímetros de agua. ¡Como para haberse "matao"!
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Un disparo que se multiplico por millones

    ResponderEliminar
  6. Tampoco conocía el episodio de la bomba, pero veo que lo tenían bien preparado, con un plan B, por si algo fallaba, en el primer intento. Al fin, para Cabrinovic lo que no pudo el río ni el veneno lo consiguió el bacilo de Koch. Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DLT: terroristas para unos, héroes para otros, al bacilo de la tuberculosis en verdad le daba lo mismo.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Hola Cayetano:

    Un asesinato planificado hasta en detalles mínimos por lo visto.

    Las enfermedades nos hacen iguales a todos...

    Cuando vi el nombre, pensé que te referías al 4 de febrero de 1992. Amarga fecha en Venezuela

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice Paco ese día en Andalucía también pasaron muchas cosas. Y como tú cuentas, en Venezuela Hugo Chávez intentó hacerse con el poder por la vía del golpe de Estado militar.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Cabrinovic fue un imbécil con suerte por lo que cuentas. No conocía los detalles del primer intento de asesinato del archiduque. Y el otro "pájaro" no sé si realmente cuando disparó era consciente de lo que podía desencadenar y si se alegró de ello durante los siguientes años que vivió en prisión, supongo que sí. De todas maneras, he leído que murió antes del derrumbe total de los Imperios Centrales, así que se fue a la tumba sin saber si su fanatismo sirvió realmente a los serbios en sus propósitos de engrandecerse. Total para lo que les ha servido...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que se trataba de jóvenes impulsivos sin preparación ninguna. En todo caso, los serbios premiaron al asesino dándole su nombre al Puente Latino. Todavía hoy se puede ver ese nombre en el callejero. Ya sabes: canalla para unos, héroe para otros.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Estupenda entrada. Con tu permiso, me la quedo para mostrarla a los alumnos de 4º. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que esta entrada pueda tener alguna utilidad para tu clase.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  10. La historia está llena de anécdotas y tú las sabes contar con mucha gracia, así aprenden tus alumnos, los dejas paralizados, seguro que no se oye ni la respiración en tus clases.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas anécdotas son las que más les gustan y las que más recuerdan. Incluso te las ponen en los exámenes.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. No tenía ni idea de lo del primer atentado, según se desarrollaron los acontecimientos lo cuentas y no te creen vamos, menos mal que hubo testigos. Si llega a fallar el segundo, seguro que hay un tercero preparado... no tenía escapatoria el archiduque.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía escapatoria. Había todo un grupo de terroristas esperándole para darle la "bienvenida" en Sarajevo. Al archiduque le perdió la confianza.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Jo, que poco ojo tuvo este hombre. Cianuro, tirarse al río, y seguir vivo, y encima apaleado. Aunque lo peor estaba por llegar. Solo el principio...
    Salud Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una chapuza auténtica que desencadenó una tremenda guerra.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Desconocía como fue el atentado y como acabaron sus vidas. Tiene aspecto de chapuza, pero ahí estaba el segundo pistolero para rematar la faena. Lo importante es que fue el detonante de la Gran Guerra.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una manera absurda de truncar sus vidas esos jóvenes terroristas. Si hoy pudieran levantar la cabeza...
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Unos hechos que cambiaron la historia de Europa para siempre, y no la simple y mera historia de Bosnia como pretendían los jóvenes anarquistas.

    Estos asesinatos marcarían el fin de los Imperios centrales y crearían el germen de la IIGM.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lograron su objetivo: engrandecer a Serbia, que se convertirá en la gran Yugoslavia, y acabar con las pretensiones imperialistas de Austria-Hungría.
      El precio será muy elevado, sobre todo en víctimas.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Nada más acertado. El "avispero balcánico" siempre ha estado de moda durante el pasado siglo. Lo empezó y lo terminó.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Siempre pensé que Cabrinovic y Gavrilo Princip, la gota que colmó el vaso para desencadenarse la I Guerra Mundial, que habían muertos por "otras causas", no por enfermedad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por enfermedad, pero agravada en la cárcel. Me imagino que las condiciones de salubridad dejaban mucho que desear.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Dios mío, ingerir cianuro, tirarse al río y no sólo no morirse ni ahogarse sino que te rescate una chusma enfurecida...Parecen cosas de Mr Bean. O mías :D

    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la realidad supera a la ficción, aunque más que realidad parezca esto una historieta de esas de Mortadelo y Filemón.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Estaba cantando que cualquer acontecimiento, por nimio que fuese (y éste sin duda no lo fue) haría estallar una conflagración que se veía venir. Las potencias europeas estaban ya posicionadas y los roces estaban poniendo calentita la situación. Por otro lado, las acciones terroristas anarquistas estaban sembrando de cadáveres Europa desde finales del siglo XIX y no se libraban de estas acciones mandatarios, ni casas reales, ni civiles.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo faltaba un pretexto para liarla. Austria estaba deseando meter mano a los serbios. Se estorbaban mutuamente para sus proyectos expansionistas.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Te digo lo mismo que alma, que la historia de ese asesino fallido es tremenda. Y es que hay gente que hasta para morir se le ponen las cosas cuesta arriba. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces es muy difícil morirse. Basta con que uno lo intente para comprobarlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  20. lo de este terrorista me recuerda a Rasputín que la noche de su muerte fue envenenado, herido de bala, apaleado y terminó muriendo ahogado cuando le tiraron al rio pensando que ya estaba muerto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que era un bicho tremendo este Rasputín.
      Un saludo, mister José Luis.

      Eliminar
  21. No sabía lo del primer atentado.Acabo de aprenderlo.

    "...se tomó una cápsula de cianuro y se arrojó al río, pero las aguas tenían escasa profundidad por ser verano, insuficientes para que se hundiera el cuerpo ..."
    Y además, el cianuro estaba vencido!!
    Todo en contra!!!!Me hizo gracia .

    Me remontó al tango:
    "Y en todo tu total
    fracaso de vivir
    ¡Ni el tiro del final
    te va a salir!"
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmela: parece una chapuza de las nuestras. Está visto que en todas partes hay gente que lo hace todo rematadamente mal, empezando por el exceso de confianza del archiduque.
      Ese tango está muy acertado.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. Muy buen artículo, pero yo echo de menos que no se explique que al archiduque le tenía ganas todo el mundo. En Viena casi nadie le tragaba y a su esposa, mucho menos, por no ser de la alta nobleza. A lo mejor, por eso, esta vez, los dejaron viajar juntos y sin escolta. Desde luego, no les lloraron mucho.

    En el primer atentado hubo varias víctimas, sin embargo, la comitiva del archiduque llegó a su destino, el Ayuntamiento de Sarajevo.
    Tras cambiarse de ropa, el archiduque insistió en visitar a los heridos del primer atentado, así que obligó a realizar un cambio de planes. El conductor no conocía el camino del hospital, así que se metió por una calle, pero, como vio que se había equivocado, intentó dar marcha atrás. Casualmente, junto a esa calle había un bar, donde los terroristas, que habían conseguido huir, estaban tomando una cerveza. Lo vieron y fueron a por sus víctimas.
    Tengo claro que el Imperio Austro-Húngaro tenía ganas de apretarle las clavijas a Serbia, como ocurre ahora con Israel y Palestina, pero yo buscaría las causas del inicio de la I GM en un individuo llamado coronel Redl. Me he permitido enlazarte este artículo. Espero que te guste

    http://amantesdelahistoria-aliado.blogspot.com.es/2013/04/el-caso-del-coronel-redl.html

    Saludos y enhorabuena por tu artículo.

    ResponderEliminar
  23. Aliado: estaba claro que tenían pocos amigos y que más de uno les habría dado para el pelo. Lo malo fue la que se lió por la demencial política de alianzas.
    Gracias por el comentario, por el enlace y por tu interesante aportación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. La verdad es que, si miras la prensa de la época, todo el mundo esperaba algún tipo de guerra y, si no se hubieran hecho antes todas esas alianzas, se habrán realizado después.

    Igual que los gobernantes, el mismo pueblo tenía ganas de competir de algún modo con los demás países. Además, no olvidemos que en aquella época, el nacionalismo estaba mucho más exacerbado que ahora.

    El mismo káiser abusó de su política de farol y se asombró cuando ésta le llevó a estar metido en una guerra de este tipo. No olvidemos que el káiser tenía una mano inútil y no le hubieran admitirlo en ningún ejército.

    Los militares pensaron en lucir sus bonitos uniformes, pero muy pronto, se dieron cuenta de que esta guerra era muy diferente a todo lo anteriormente conocido.

    Lo que se estudiaba en las academias militares ya no servía para nada, porque las armas fueron mucho más mortíferas de lo esperado. Una simple ametralladora podía acabar en cuestión de minutos con todo un escuadrón de caballería.

    Varios países tuvieron que traer a miles de combatientes de sus colonias, porque ya no tenían más reclutas en la metrópoli, y eso que todo el mundo se alistó con mucho entusiasmo. Hasta la Internacional fracasó cuando pidió a sus afiliados que no se incorporaran a filas. Lo mismo ocurrió con los sindicatos anarquistas.

    Lo que nunca sabremos de verdad es lo que se gastaron los beligerantes en esa guerra. Seguramente, porque les dará vergüenza decirlo. En ese aspecto perdieron todos.

    En fin, lo de siempre. Los soldados se van a la guerra cantando y vuelven destrozados por ella.

    Muchas gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  25. Por cierto, Bismarck, el gran político alemán al que echó el káiser de su puesto, ya profetizó en su momento, que una gran conflagración mundial podría llegar por cualquier “tontería” en los Balcanes.

    Como vemos, su fino olfato no le engañó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Cierto: el nacionalismo, la política de alianzas, la "paz armada" no eran más que los síntomas de una confrontación latente por causa del control de los mercados que nació como una necesidad de abastecimiento fruto de la Revolución Industrial. Todo el mundo sabía que tarde o temprano iba a ver un conflicto importante. Bismarck y Lord Salisbury ya lo vaticinaron.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Es cierto que una de las causas fue la lucha por las fuentes de materias primas. Ese fue uno de los caballos de batalla de la política del káiser, pues, dado que Alemania se unificó muy tarde, prácticamente, no les dejaron ninguna colonia. Contra eso se rebeló y más de una vez sacó a relucir su poderío militar.

    También, se permitió competir con el Reino Unido en los mercados de Sudamérica, algo que no gustó nada en Londres, pues a los ingleses ya les había costado varios siglos echarnos de allí.

    De todas formas, hoy en día, creemos que el Reino Unido y Alemania son dos países distintos, sin embargo, en esa época estaban muy unidos a nivel familiar y político, pues, hasta la reina Victoria, por culpa de la Ley Sálica, los reyes de Inglaterra también fueron los reyes de Hannover. No olvidemos que la familia real británica se llamaba Battenberg y lo cambiaron en la I GM por Mountbatten y por Windsor, que les pareció más inglés.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas casa reales estaban emparentadas. Hay una foto sublime en la que el Kaiser y el Zar, primos ellos, se intercambian los uniformes:
      http://www.tiempodehoy.com/cultura/historia/el-zar-desaparece
      Un saludo.

      Eliminar
  28. Estaban tan emparentadas, que, incluso,. algunos de ellos se parecían mucho. Compara los rostros de Jorge V y de Nicolás II:

    http://amantesdelahistoria-aliado.blogspot.com.es/search?q=jorge+v

    Al final del artículo, verás a un pariente alemán del rey, que desfiló en su cortejo fúnebre por las calles de Londres, nada menos que con su uniforme nazi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Aquí podrás ver al káiser con falda escocesa. También se pueden ver varios monumentos desaparecidos tras la II GM.

    http://nuitsblanchesasaintpetersbourg.blogspot.com.es/2013/11/un-ano-con-el-kaiser-las-idas-y-venidas.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy mono el Kaiser con su faldita. Y sí, eran muy parecidos: misma casta real y familiares. Lo único que los diferenciaba eran los intereses de sus respectivas naciones, por lo demás podrían haberse llevado a las mil maravillas.
      Un saludo.

      Eliminar
  30. Bueno, yo creo que a esta gente le importaba un rábano los intereses de sus respectivas naciones, pues, para ellos, no eran otra cosa que las fincas que habían heredado de sus padres y la gente eran los bichos que había dentro.

    Por cierto, si me quieres comentar algo, mi correo es jvsssjvsss@gmail.com

    Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Hombre, yo creo que el Káiser por lo menos aspiraba a la grandeza de ALemania, de ahí su política agresiva en el tema colonial. Cuanto más grande su país, más grande su poder.

    ResponderEliminar
  32. Como Alemania era un país que se había unificado no hacía muchos años, existía en su interior un gran fervor nacionalista al que se sumaron algunos filósofos. Es posible que el káiser también se sumara a él, porque esas ideas le convenían mucho para sus propósitos.

    También se dice que era una persona con un gran complejo de inferioridad, por tener una mano inútil y eso le hacía que tomara esas decisiones. Como verás, en las fotos nunca se le ve la mano y en los cuadros, los pintores disimularon muy bien su problema.

    Saludos.

    ResponderEliminar