lunes, 13 de febrero de 2012

El héroe de las mil caras y II


LA LLAMADA DE LA AVENTURA

Siguiendo la interesante lectura(*) que iniciamos en la anterior entrada, llegamos a un punto en el que se produce la llamada de la aventura, por la que nuestro héroe se decide a abandonar su mundo cotidiano para cruzar el umbral que le lleve al mundo sobrenatural.
El joven príncipe Siddartha había sido protegido por su padre de todo contacto con la vejez, la enfermedad, la miseria y la muerte. El progenitor no quería despertar en su hijo sentimientos que lo apartaran de su destino como emperador; pero el joven príncipe, paseando por los alrededores de su palacio, llegó a conocer a gente enferma y vio la muerte. Y de esta manera alcanzó algo muy importante para tomar una drástica decisión que cambiaría su vida: la motivación, la llamada de la aventura.

CRUZAR EL UMBRAL

En una buena parte de mitos y leyendas, el paso del mundo normal al de la aventura se hace con apoyo de elementos sobrenaturales propicios que vienen a simbolizar la fuerza protectora del destino.
Así nos encontramos con personajes protectores como
La Virgen, la gran mediadora, con su capacidad de interceder ante el Padre.
Ariadna, que gracias a su ovillo hizo que Teseo regresara sano y salvo de su aventura en el laberinto.
Hermes o Mercurio, intermediario entre los dioses y los hombres.
El hada madrina de los cuentos.
Thoth, el mensajero de los dioses egipcio.
El Espíritu Santo.
Entre los indios americanos del suroeste hay un personaje bienhechor que es la Mujer Araña, una pequeña señora protectora de los hombres y que vive bajo tierra.
Esa fuerza protectora que a veces toma forma humana es la que aparece en la obra de Dante en la figura de Beatriz.


Solo que al cruzar el umbral que separa el mundo conocido y cotidiano del mundo sobrenatural, también el héroe se encuentra con fuerzas contrarias que habitan el mundo de la oscuridad y lo desconocido, al igual que lejos de la vigilancia paternal se encuentra el peligro para el niño.
Así nos encontramos con el cíclope o las sirenas en las aventuras de Ulises; con los sátiros que habitan el bosque; con el ogro de los cuentos o de las leyendas orientales; con el diablo que tienta al héroe poniéndolo a prueba...

Atravesado el umbral protector, el héroe se mueve hacia la aventura.
Para conseguir salir victorioso de ella, ha de superar una serie de pruebas, vencer una serie de obstáculos: las pruebas de Hércules, las de los shamanes de los pueblos del norte (lapones, siberianos, esquimales, tribus americanas...) cuando van a buscar las almas perdidas de los enfermos; vencer a la Hidra de múltiples cabezas; enfrentarse con Medusa o con el Minotauro; burlar al Cancerbero...

Cuando la misión se ha llevado a cabo se completa el ciclo con el regreso: unos vuelven a Ítaca; Jesús resucita entre los muertos; Perseo se escapa con la cabeza de Medusa en el zurrón; Perséfone vuelve del inframundo con su madre (aunque sea a temporadas); Orfeo, desde el otro lado del umbral terrible, regresa al mundo de los vivos junto a su amada Eurídice... o al menos lo intenta. 

Resumen de la aventura.
El modelo general sería este:
El héroe parte de su lugar y camina hacia el umbral de la aventura. Una presencia o una sombra vigila el paso. El héroe puede vencer o convencer a ese guardián para acceder al reino de la oscuridad. Luego avanza a un mundo hostil y amenazante con fuerzas sobrenaturales que le hacen peligrar o que le ayudan. En el culmen de la aventura ha de superar una prueba extraordinaria, tras la que recibe la recompensa (divinización, reconciliación con el padre...) Al final, el último trabajo es el regreso. El bien que trae consigo restaura al mundo (elixir mágico, algún secreto o don: agua del bautismo que lava el pecado original, etc.)

_______
(*) Joseph Campbell, El héroe de las mil caras. Psicoanálisis del mito. FCE. México, edición de 2011.
Este autor, fallecido en 1987, fue un experto en religiones y en  mitología comparada. Tras muchos años de investigación llegó a la conclusión de que hay temas comunes entre las distintas tradiciones y leyendas que existen en el mundo, algo así como arquetipos que responden a una misma memoria biológica.

39 comentarios:

  1. Cayetano lo has hecho tan bien, tan didáctico, que te voy a pedir prestada la entrada, con todos los reconocimientos ya sabes. Joooo, que buen profe, y yo todavía en parvulitos a la hora de explicarme. Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De mil amores que utilices esta entrada. Y eso de que estás en parvulitos... Vamos, con los pedazos de post que haces. De eso nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Parece que son todo cosas que permanecen en nuestro subconsciente colectivo, sea cual sea la civilización o el tiempo al que un individuo pertenece. Y supongo que no será porque sí.

    Feliz comienzo de semana, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Memoria biológica la llama el autor.
      Buena semana.

      Eliminar
  3. Impresiona como en el estudio de los viejos mitos y religiones
    se develan las primeras interpretaciones acerca de las preguntas que nos persiguen desde siempre .Impresiona tambien como en esta era hiperinformada se mantienen estructuras eclesiasticas que mantienen poder sobre esa base

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es que en este sentido creo que hemos avanzado bien poco.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es muy difícil encontrar algo nuevo bajo el sol, así que los temas y argumentos se refunden una y otra vez desde la noche de los tiempos. El viaje es uno de esos asuntos constantes y que se sigue produciendo cada día, si bien ahora desde un punto de vista más lúdico o hedonista que mitológico. Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, nada nuevo bajo el sol. Los mismos temas con distintas caras.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Una metáfora de las batallas que cada persona debe pelear en su vida para seguir avanzando...una especie de pérdida de la inocencia infantil y tránsito hacia la vida adulta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y acaba generalmente con el encuentro o la reconciliación con el padre. Algo muy edípico según los psicoanalistas.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. En todas las aventuras de los héroes deben enfrentarse a la dualidad del bien y del mal, tal como el resto nos enfrentamos a esa misma dualidad en nuestras vidas, con la "pequeña" diferencia que en las aventuras de los héroes unos y otros son fácilmente identificables y se les puede poner cara.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Héroes de la vida cotidiana, que no hacen ruido. Héroes del silencio (que no me oiga el Bumbury)
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Me gusta mucho eso de la reconciliación con el padre. Así es también en Ivanhoe, que siempre ha sido mi novela de aventuras favorita...Supongo que las pautas son siempre las mismas porque conforman una parte sustancial del subconsciente colectivo. Me gusta mucho esta serie, Cayetano, espero que este post no sea el último. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten estas entradas, pero lamentablemente esta es la última sobre el libro.
      Un saludo, Alma.

      Eliminar
  8. Es una reflexión acertadísima la de este autor,Cambell, cuyo libro me está entrando ganas de leer. Es cierto que de la realidad a la aventura fantasiosa hay muy poco en la literatura y en el mundo de las leyendas, pero si eso es así, es porque los seres reales, los de carne y hueso, lo necesitamos, necesitamos esa dosis de heroicidad, de superar obstáculos. Muy buen post, Cayetano. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero como tú dices es una necesidad: la búsqueda de modelos a imitar, el espejo donde mirarnos.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Profesor, ¡Qué bien lo explicas toito!
    Me dejas con ganas de seguir leyendo.
    Un abrazo desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosario: eso de leer es muy sano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Cómo ya hablamos, un mismo patrón para confeccionar trajes a medida. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El molde de donde salen los héroes.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Un héroe que bien se podría aplicar a tanta gente que tiene que lidiar con el infortunio para seguir viviendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Héroes anónimos de cada día, también héroes incomprendidos en sus cometidos. Sobrevivir resulta a veces toda una aventura de riesgo.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Hola Cayetano:

    Ya imaginé que habría algo de eso, por tu falta de visitas por el blog. No hay problemas. A veces los robots de blogger (porque los duendes estás en el pasado son los que andan haciendo de las suyas.

    En cuanto al libro, una reflexión interesante...Nada nuevo bajo el sol, pero un punto de vista que quizás no habíamos considerado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí ya me pasó una vez y me extrañaba que la gente no me comentara. En fin, habrá que sobrellevar como se pueda las faenas de blogger.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Y el cine los sigue utilizando, a pesar de hacerlos tan fantasiosos...
    Un abrazo ¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siguen siendo una mina y una fuente de inspiración.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Es en la lucha contra las fuerzas del mal donde el héroe se forja, se agranda y cumple su misión. Se mide así consigo mismo y con su comunidad a la que, desde luego, supera y de la que se convertirá en modelo y también, creo yo, en espejo. Muy interesantes estas dos entradas. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque esas comunidades siempre han necesitado de ejemplos o modelos a seguir para poder enfrentarse a los grandes retos comunes.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Nunca hubiera relacionado unos mitos con otros, unas aventuras y pruebas que superan para finalmente alcanzar la recompensa.
    Una entrada muy didáctica y esclarecedora.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de los milenios transcurridos seguimos siendo la misma especie.
      Un saludo.

      Eliminar
  16. Amigo Cayetano, te he dejado un premio en mi blog, cuando puedas pasa a recogerlo.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está en su sitio.
      Gracias de nuevo.
      Un saludo.

      Eliminar
  17. Este cruce del umbral es el que alumbra al héroe, el quedarse en casita, aunque sepas de las injusticias del mundo no te hace un héroe, no te hace héroe, como mucho un tio concienciado, pero poco más. El mundo está lleno de héroes anónimos, desgraciadamente la narcosis de la sociedad occidental hace que sean demasiado pocos estos héroes y muchos los que las vemos venir o pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría nos conformamos con elogiar sus hazañas o con ir al cine para disfrutarlas.
      Un saludo.

      Eliminar
  18. La conclusión de todo ello es que, al margen de seguir un esquema general común, cada uno de nosotros podemos llegar a ser héroes. Sólo tenemos que cruzar un umbral, hacer frente a nuestro propio desafío y ver que, lo que antes era algo imposible, resulta que somos capaces de afrontarlo (fuerzas positivas o sobrenaturales) a pesar de las fuerzas oscuras (miedo) que nos lo impiden. Pueden ser pequeños hechos, grandes conquistas para cada cual.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los héroes anónimos que decía José Luis. Hay familias que para llegar a fin de mes han de enfrentarse a "cíclopes" y "minotauros", a pesar de los cantos de "sirena" de los políticos de turno. Otro peligro más.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Qué buena la interpretación psicoanalítica de Campbell.
    Me parece que tiene relación con la teoría de Jung que habla del " inconsciente colectivo".Supongo que así surgen los arquetipos.

    Al traspasar el umbral de la aventura cada ser se enfrenta con una serie de obstáculos ( sombras o fuerzas oscuras)que necesita sortear para no quedar estático."Hacer frente al propio desafío" como dice Carmen.
    O sea que todos , de alguna manera , somos un poco héroes .
    Anónimos , tal vez.Pero héroes.
    Itaca es la meta .Pero lo vertiginoso e interesante está en el viaje.
    Dan ganas de leer el Libro de los mitos.
    Atrapa este tema.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es muy interesante. Para los amantes del psicoanálisis, hay algunos capítulos que profundizan en ello.
      Creo que lo importante es que cada uno de nosotros, como tú apuntas, tenga clara su meta: llegar a Ítaca, aunque el viaje sea largo. Así nos convertimos en héroes de lo cotidiano.
      Un saludo.

      Eliminar