domingo, 18 de noviembre de 2012

La Reina Victoria, los botones y la doble moral


Para los ingleses existe una etapa crucial en su historia: el largo período de la reina Victoria, la era victoriana. En esta etapa, Inglaterra alcanzó su más alta cima en desarrollo y en la consolidación de su imperio. Victoria pasará a la historia como la reina más longeva, de 1837 a 1901. Un periodo de enorme prosperidad que convertirá al país en una gran potencia europea.
Inglaterra contaba con estupendas bases para lograr su protagonismo económico:
- Abundantes yacimientos de carbón al pie de las montañas que atrajeron la instalación de nuevas industrias, siderurgia principalmente.
- Nuevos medios de transporte como el ferrocarril.
- Una flota mercante, la más importante del mundo, con puntos comerciales repartidos por todos los continentes del planeta.
Cuando la reina llegó al trono, Inglaterra todavía tenía un marcado carácter rural, cuando falleció ya era un país altamente industrializado, moderno y conectado con importantes líneas ferroviarias, red de alcantarillado y calefacción y alumbrado público a gas y posteriormente alumbrado eléctrico… La era del carbón ya estaba pasando, con esas nieblas fruto de la condensación de la humedad ambiental y de las partículas en suspensión. Tan típicas en las películas de asesinatos ambientadas cerca del Támesis… 

LOS BOTONES 

De esta época de desarrollo y “espléndido aislamiento”, propiciada por políticos como Disraeli y Salisbury, parece ser que data la ubicación definitiva de los botones en las prendas de vestir masculinas y femeninas. Las damas pertenecientes a la burguesía no solían vestirse ellas solas, sino que lo hacían sus sirvientes. Por esta razón, los botones de las damas se situaban en el lado izquierdo para que fuera más fácil abrocharlos por las personas que tenían ese cometido. Aunque los hombres también contaban con sirvientes, no precisaban ayuda alguna para vestirse, por lo que sus botones seguían permaneciendo en el lado derecho.

LA DOBLE MORAL 

La era victoriana se caracterizó por un puritanismo oficial, al menos aparente. La represión sexual era un hecho evidente. La rigidez moral llevaba al extremo de alargar las faldas de las damas hasta el suelo para que no se les pudiera ver el tobillo. De muchos es sabido que la reina mandó alargar los manteles que cubrían las mesas de palacio para ocultar por completo las patas de esas mesas y alejar así de la mente de los hombres los malos pensamientos, porque podrían relacionarlas con las piernas de las mujeres. 
Con el apoyo de la iglesia se condenó toda actividad sexual, incluso dentro del matrimonio, que no tuviera como objetivo la procreación. Una moralidad oficial profundamente conservadora y puritana se instaló en el país de la mano de una burguesía cuya máxima aspiración era la estabilidad moral, el orden y la disciplina, por lo que toda emoción, aventura o sentimentalismo eran objeto de rechazo. La cultura burguesa despreciaba las emociones y los sentimientos. Lo importante ahora era la conducta recta, la sobriedad, la contención, el buen gusto, las buenas maneras, las apariencias… 
Pero frente a este mundo estricto de normas y contención se desarrollaba paralelamente otro donde la prostitución, el adulterio, las actividades sadomasoquistas, la drogadicción, la homosexualidad, los negocios poco legales y hasta los asesinatos más brutales campaban a sus anchas. La noche era la encargada de amparar vicios privados de gente acomodada. Espectáculos eróticos, prostitución, salas de juego, relaciones con menores de edad… 
La llegada masiva de población a Londres, hizo crecer espectacularmente los barrios obreros y en ellos empezó a proliferar la prostitución. Se calcula que en el siglo XIX, Londres llegó a tener hasta 2000 prostitutas. La miseria y la falta de trabajo arrojó a muchas mujeres a ejercer esta actividad a cambio de unas pocas monedas. Los barrios de Whitechapel, Clerkenwell y Saffron Hill eran famosos en este sentido. Y como no podía ser de otra manera, eran muy corrientes las enfermedades venéreas. Y también las peleas y hasta los asesinatos. 
La figura de Jack el Destripador aparece precisamente en este ambiente nocturno de prostitución y degradación moral. Muchas de estas mujeres fueron asesinadas de una manera atroz. Los métodos utilizados por el asesino conmocionaron a la sociedad londinense. Su refinamiento y precisión en las amputaciones y en la extracción de órganos hicieron pensar en la labor de un cirujano más que de un matarife. Hay quien piensa que asesinaba por encargo y que su modo de trabajo tan refinadamente cruel tenía como objetivo aterrorizar a las mujeres que hacían la calle para que abandonaran ese oficio y mantener así limpia la noche londinense. Algunos llegan a involucrar a la propia reina. 
El asesino no obstante nunca fue encontrado.
 __________________________ 

También hablan de ello: 



65 comentarios:

  1. Cuando estudiaba, la historia siempre fue mi asignatura preferida. Lástima que en aquel tiempo, los libros de historia estuvieran tan manipulados y sólo contaban la verdad a medias, bueno a veces ni a cuartos.
    Me ha gustado este post de los botones y la doble moral, la sabía, pero la manera de contarlo es lo que me ha atraido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hay que ser retorcida y estar desequilibrada para alargar los manteles y evitar que se le vean las "pantorrillas" a las mesas...parecen cosas de la conferencia episcopal española....

    Buen domingo, Cayetano

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la época victoriana tuvo que ser muy penosa. Sólo hay que leer las novelas de Dickens para hacerse una idea. (A más de uno le gustaría rememorar esas condiciones laborales con la excusa de sacarnos de la crisis.)

    En cuanto a lo de tener doble moral, creo que eso y no tener niguna es lo mismo. Abajo los mojigatos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Nerim: la verdad es que en aquellos tiempos que sufrimos la historia estaba muy en consonancia con el pensamiento oficial. Curiosamente, muchos de los que hoy dicen que hay que "revisar" ciertos temas, como el de la guerra civil, mantienen el mismo planteamiento que el que se hacía en la España de la dictadura. Eso no es revisar, sino regresar a las cavernas.
    Gracias por el comentario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Alma de Adra: es lo que tiene la represión sexual, que la gente se sube por las paredes, como aquí durante la época del tío Paco, que se iban los españolitos al cine a Perpignán simplemente por ver una teta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. La Fuensanta y el Antón: una época con su cara y con su cruz. Muchos británicos la añoran por conservadurismo, otros porque fue una etapa de esplendor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Qué contrastes. El esplendor de las altas esferas y la más absoluta miseria tan bien retratada en los libros de Dickens como comentan más arriba. Y qué cara de sargento tiene la señora en la foto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Creo, sinceramente, que tuvo más luces que sombras. El puritanismo se centró, más que nada en la clase media, y no fue negativo para crear una robusta sociedad civil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Curiosamente en éstas épocas de esplendor muchas personas tuvieron que trabajar a destajo para sobrevivir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Lo de los botones lo conocía, pero me he quedado de una pieza con lo de los manteles. Si no fuese por sus connotaciones represivas hasta resultaría gracioso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. A pesar del puritanismo y de la doble moral, definitivamente Inglaterra le debe mucho a La Reina Victoria...El Victoria memorial frente al Bukingham Palace lo demuestra.

    También dejo su huella en las monarquías europeas y no solo por emparentarse con ellas...

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Un tema que yo veo relacionado con la doble moral victoriana es el de las sociedades secretas dedicadas al espiritismo, la magia, el satanismo y cosas por el estilo, que se pusieron muy de moda entre las clases altas inglesas.
    La moral oficial era muy aburrida, y la gente necesitaba tener algo de emoción en sus vidas.
    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  13. Un post mmuy atrapante, Cayetano! Como cinéfila que soy se me mezclaban, a medida que te leía, imágenes de películas como "La reina Victoria", "Benjamin Button" (por los botones, claro está), "Retrato de una dama" y, por supuesto "Dr. Jekyll and Mr. Hyde"! Considerando que lo mío son las imágenes...agradecida de tremenda evocación de toda una época y una cultura. Abrazoooo y, si las tuviera...muchas estrellas!

    ResponderEliminar
  14. Tenía redaños la reina Victoria, pero es verdad que su reinado fue muy fructífero para Gran Bretaña, con una economía colonial muy potente y la tranquilidad del sistema parlamentario, libre de los sobresaltos revolucionarios del continente. Saludos y buena semana, Cayetano.

    ResponderEliminar
  15. Kassiopea: muchos contrastes en efecto de una sociedad que se convierte en la primera potencia mundial de su tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Retablo: en efecto, además de sombras, hubo luces muy importantes. Sobre que no fue negativo el puritanismo, desde mi punto de vista, yo disiento francamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Alejandro: duras y largas jornadas de trabajo, efectivamente. Y pocos derechos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Dissortat: es que la represión sexual no es nada sana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Manuel: es una época de la que muchos ingleses se sienten orgullosos, del puritanismo no tanto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Nonsei: dos caras de una misma realidad. La fachada de un color, el interior de otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Patzy: sin duda una época fascinante.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Paco: el espléndido aislamiento servía de barrera para evitar el contagio con los revolucionarios europeos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Me sorprende la colocación de los botones, nunca lo había pensado.
    Un abrazo fuerte amigo. Gracias por tus visitas a mi blog.

    ResponderEliminar
  24. Muy buen artículo, pater.

    Se te olvidó comentar la importancia que tuvo la masonería inglesa en la vertebración de la sociedad y de la burguesía. La logia británica fue el mayor avalista al impulso industrial y éticamente represor. No olvidemos que la monarquía y la cámara de los lores eran (¿son?) masones (también Jack el Destripador, según teoriza Alan Moore)...

    ¡Menos mal que contamos con Oscar Wilde como denunciante de la hipocresía de su época!

    ResponderEliminar
  25. Rosario: gracias a ti por visitar este blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Primogénito: parece ser que hay una buena relación entre masonería y liberalismo, pero también entre masonería y machismo (cosas de la mentalidad de la época, sin duda)
    Alan Moore, el ínclito guionista de cómic, autor de "From Hell" -que, por cierto, tú me dejaste- es uno de los que piensan que la reina Victoria andaba involucrada en los asuntos de The Ripper.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  27. La doble moral al ataque. Hipócritas en todos los terrenos y épocas. Qué lástima.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Vaya, no sabía que lo de los botones era cosa de los ingleses. Ellos siempre haciendo un mundo mejor, poniendo los botones como se debe, despreciando el sistema métrico decimal, conduciendo por la izquierda...
    Un abrazo Cayetano, y también para tu hijo, que veo se toma las cosas bien en serio.

    ResponderEliminar
  29. La imposición de normas morales casi siempre acaba en el fracaso o en la hipocresía; todo lo que no sea educación y libre albedrío no sirve para nada. Me ha parecido muy curioso el origen de las botonaduras masculinas y femeninas. En alguna ocasión me había preguntado el por qué, pero nunca lo había indagado ni averiguado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Arantza: la doble vara de medir. La ley del embudo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. DLT: Vivir un aislamiento con progreso y ser una gran potencia lleva a querer ser diferentes.
    Gracias por lo que me concierne como padre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Francisco: me imagino que la misma lógica anda detrás de la manera de ponernos el cinturón. Lo de apretárnoslo más ya no es cuestión de género.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Por desgracia para nosotros no fue tan fructífera nuestra época isabelina, tenían cierto parecido físico o al menos a mí me lo parece, Victoria y nuestra Isabel II.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. El puritanismo victoriano llegó a extremos tan absurdos como no permitir mezclar en una misma estantería los libros escritos por hombres y por mujeres, debían colocarse en bibliotecas separadas. Sólo si estaban casados se permitía que estuviesen juntos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  35. Eduardo: el parecido se debe a la moda de la época, pero a nuestra "Isabelona" le gustaba más la variedad en lo referente al género masculino.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Javier: realmente absurda esa moda de separar los libros según fueran de hombres o de mujeres. ¿A Oscar Wilde en qué estante lo pondrían? Una pregunta tonta porque todo el mundo sabe que donde lo pusieron fue en la cárcel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Curioso lo de los botones que yo desconocía totalmente. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  38. Bueno...En su reinado fue cuando se acuñó aquello de "Sobre las barras de la Unión Jack no se pone el sol" debido a que een cualquier parte del globo y a cualquier hora estaba izada una de sus banderas.
    En cuanto a la moral...Bueno...creo que era el equilibrio de la locura que por esos años se vivía en Francia. Aunque, para serte sincero en ese entresiglo que va del XIX al XX hubiese querido vivir en Paris y no en Londres, aunque me llovieran adoquines en las calles.

    ResponderEliminar
  39. Aun hoy en día “reina” esa doble moral en muchos estamentos de esa singular sociedad…
    Un saludo y magnifico post.

    ResponderEliminar
  40. Educada en una escuela británica, en un país "atimoratado" por las circunstancias de entonces, no solo se sin que tus palabras me han resonado por las entretelas.
    Lo de la pata de la mesa lo ignoraba. Ya se sabe, no te acostarás.... sin un comentario más.

    ResponderEliminar
  41. Creo que el balance de la época victoriana fue claramente positivo, aun con las sombras que citas. Cuando España fue Imperio unos siglos antes, teníamos tics similares y la sociedad era igual de hipócrita, santurrona y de doble moral. Sin embargo, tras esa época, no logramos recolocarnos en en el mundo actual de ese momento, como UK. hizo pasando de un mundo rural a uno industrial. Y se nota, vaya que si se nota.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  42. Felipe: una moda que parece que se ha impuesto para siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Alí Reyes H: una época ciertamente convulsa a la par que interesante. En España no se estaba mejor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. El perro verde: incluso delante de los no monárquicos no se puede hablar mal de la reina. Son muy suyos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Emejota: Roger Waters, el cerebro de Pink Floyd, retrata en muchas canciones esa rígida educación victoriana de sus años mozos ("The Wall" hace alusión entre otras cosas a esos colegios de férrea disciplina), sin embargo para los españoles de finales de los 60 y primeros 70, Inglaterra era ya un paradigma de la libertad. Allí fue donde empezó toda la "movida" juvenil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Carolus: la sociedad española de la época imperial anterior que citas era más cateta y atrasada, menos refinada y menos laboriosa. Aquí por ejemplo se despreciaban los trabajos manuales y no había mentalidad emprendedora.
    No era parecida, ni mejor ni peor, simplemente era diferente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Los imperios siempre tienen luces y sombras, y nunca alcanzan su cénit sin poder político, militar, económico y moral. Sólo hay que analizar el puritanismo de Octavio Augusto o de Carlos V por poner dos ejemplos de dos imperios de épocas dispares para darse cuenta. Pero junto al puritanismo, la represión, el gusto por lo prohibido, las actividades ilegales amparadas por la oscuridad de la noche.
    Saludos

    ResponderEliminar
  48. Curioso asunto el de los botones. En cuanto a Jack el Destripador, sigue siendo uno de los misterios más atrayentes, a pesar de que hoy día son tantos los asesinos en serie que dejan chiquito a aquel. Pero los crímenes por resolver siguen atrayendo e invitando a investigar.

    Buenas noches
    Bisous

    ResponderEliminar
  49. Carmen: debe ser un "efecto colateral" de los imperios. Sólo que el de los británicos es más reciente y llama más la atención.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  50. Madame: en efecto, crímenes sin resolver. O el asesino era muy listo o estaba protegido.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Es terrible esa doble moral, pero claro, todo lo que se reprime de manera brutal encuentra un requicio para salir, con frecuencia de manera mucho peor que si se le hubiera dejado en libertad. Con todo, hay que reconocer que esos ambientes neblinosos y peligrosos de la noche londinense, con Jack el destripador actuando a sus anchas despierta atracción y morbo. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  52. Isabel: la represión hace que muchos se conviertan en fieras.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. Como todas las épocas, tiene sus luces y sus sombras, y este es un buen ejemplo para mostrar como unos años de esplendor también tiene su lado más oscuro.

    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  54. Lo de tapar las patas de las mesas para evitar los pensamientos impuros me parece muy lascivo. Hay que ver cuánta hipocresía subyace en cada momento histórico. Un saludo.

    ResponderEliminar
  55. Coral: así es. Cara y cruz de una época de esplendor y desarrollo, con sus miserias y su moral opinable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  56. Laurita: a mayor represión, mayor imaginación de la gente reprimida.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  57. Los dos extremos.El puritanismo " en apariencia" y los excesos encubiertos en las sombras.
    Y ...en éso aparece Freud desplegando sus teorías sobre psicoanálisis interpretando la represión, la sexualidad y la ética de la sociedad victoriana.(Ahora que lo pienso fue un valiente!!)
    Decía ( en plena época victoriana) que "el arte es la sublimación de deseos reprimidos"...Imagino el desconcierto de la reina .
    Excelente artículo.Muy bueno.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  58. Creo que la doble moral sigue vigente. En todas las sociedades.
    Lamentablemente.

    ResponderEliminar
  59. Carmela: este Freud era un genio. Lo malo del puritanismo inglés y de su modelo socioeconómico es que se intentó copiar por otros -a ver si se nos pegaba el desarrollo- y así nos fue a los españoles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  60. Yo leo mucha novela negra de esa epoca y la retratas a la perfeccion,tanto puritanismo y tanta migigateria conduce a lo que conduce.Asi estan los ingleses avinagrados...
    Saludos

    ResponderEliminar
  61. J.M.Gonzalo: una época que da mucho, con esa niebla sobre el Támesis...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  62. Estimado ,tenemos que recordar que parte de esa prosperidad,de esa explosión de las fuerzas productivas pintada en con excelente pluma por cierto profeta hebreo nacido en Treveris,amen de la plusvalia contada por ese mismo señor,provino ,entre otras vertientes,del trafico y producción de opio,plantado en la India y exportada a China donde el consumo se impuso a cañonazos,recordemos pues que la Abuela de las Coronas de Europa,era en definitiva la cara bonachona del Cartel de Londres...saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Imperio británico tiene en su haber muchos episodios turbios que es conveniente que permanezcan en la penumbra. El asunto del opio es unos de ellos, la contratación de corsarios fue otro en tiempos más lejanos.
      Un saludo, Nando.

      Eliminar
  63. La Reina Victoria fue muy importante y longeva. Este año 2017, la Reina Elizabeth II, cumplió también 64 años de reinado jajaja. Me río porque creo que ela (la viva) tiene dos buenas razones para seguir dando guerra: 1- batir el Récord de Victoria y 2- impedir que la Camila llegue a ser Reina jaja. Lo de la doble moral victoriana, era terrible, con tanta represión...

    En otro orden de cosas, EL marido de Victoria la influenciaba. Siempre me pareció que ella se volvío mucho más rígida después de enviadas.

    Gracias por haber recuperarado esta entrada.

    Un abrazo me estoy zzzzzzzzzz.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Myriam.
      He visto tu comentario en el último momento antes de salir unos días.
      Un abrazo.

      Eliminar