martes, 25 de diciembre de 2012

Otra Canción de Navidad


A veces en medio de la guerra ocurre un milagro y las armas dejan de vomitar sangre y muerte y hacen una pausa para que los combatientes se tomen un respiro y declaren un alto el fuego. Es lo que se viene a denominar “Tregua de Navidad”, algo no oficial que se inventó durante la Gran Guerra.
Navidad de 1914. Primera Guerra Mundial. Frente occidental. Alemanes y británicos frente a frente. La batalla más importante de la guerra va a tener lugar. Esa que no recogen los libros de historia. La victoria será para los dos bandos. En medio del infierno de las trincheras, los soldados abandonan sus armas y se dedican a lanzarse mensajes y cánticos de paz y fraternidad. Acaban de inventar la “Tregua de Navidad”. 
Así fue. 
De pronto en medio del invierno dejan de silbar las balas y se oyen desde las trincheras gritos con los que los combatientes de ambos bandos se saludan los unos a los otros, intercambiando felicitaciones y villancicos. Los soldados británicos responden en inglés, también cantando, a los alemanes que entonan el Stille Nacht (Noche de Paz). Aparecen banderas blancas que anuncian un alto el fuego. Luego, los soldados deciden dar el siguiente paso y quedan en verse en “tierra de nadie”, donde intercambian cigarrillos, latas de conserva, chocolate y licores. También aprovechan el momento para recuperar cadáveres de compañeros abatidos de uno y otro bando y proceder a su enterramiento. Hasta se llega a celebrar algún partido de fútbol, amigable pero multitudinario, con una pelota de trapo improvisada. Victoria de tres a dos para los alemanes. Eso dicen.  En algunos sectores del frente, la tregua duró hasta Año Nuevo.


Los mandos no estaban por la labor, pensaban que esas “treguas” reblandecían el coraje que los soldados necesitaban para seguir luchando y fueron prohibidas. La propaganda de guerra había pintado siempre al enemigo como alguien feroz, capaz de cometer las mayores atrocidades. Y esto caminaba justamente en la dirección contraria. Por eso, en las vísperas de las navidades de 1915 se ordenó recrudecer los combates, incrementándose el fuego de artillería. Sin embargo, la semilla ya estaba sembrada y a pesar de la prohibición hubo esos días algunos encuentros amigables entre los combatientes. En ocasiones se simularon acciones de combate disparando los morteros hacia una dirección diferente a la que se encontraba el enemigo, con el fin de no ocasionar bajas.

32 comentarios:

  1. Me suena todo esto de un vídeo del ex beatle Paul McCartney. Creía que era un montaje pero me ha sorprendido que fuera real.

    Feliz Navidad, Cayetano

    ResponderEliminar
  2. Dice el Génesis que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Yo veo en esta reseña la mano de Dios y el espíritu de la Navidad. El hombre es una mescolanza de bondad y maldad. Cuando una de ellas tiene preponderancia sobre la otra, el resto nos atrevemos a juzgar y colocar etiquetas. La generosidad en las personas que estoy viendo en estos trágicos momentos con los empobrecidos es un digno parangón al de esta tregua navideña.
    ¡Que cunda el ejemplo, la vida será más agradable y apetecible!

    ResponderEliminar
  3. Carolus: al final nos damos cuenta de que los sentimientos están por encima de las banderas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Francisco: siempre hay buena gente entre la mala hierba. Afortunadamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Está claro que los pueblos no se enfrentan por sí solos. Son otros intereses y ciertos mandamases los que se empeñan en montar el pollo por conveniencias.

    Paz y abrazos fuensantoneros.

    ResponderEliminar
  6. La Fuensanta y el Antón: esto demuestra lo que dices. La gente que combate en el fondo es muy similar a pesar de las banderas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Uno de los episodios que no se conocen mucho, sin embargo real.

    Sean enemgos o no, las gente es igual en todas partes: Alemani, UK, USA, España...

    Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  8. Había leido esa anécdota; lástima que no sea siempre el ejemplo a seguir, y todos se dejen llevar por el fanatismo, el fundamentalismo y el odio fratricida.
    Pero el ejemplo es hermoso, como aquella parodia inolvidable del inolvidable Miguel Gila.
    Buen día de navidad, Cayetano, y que cunda el ejemplo.

    ResponderEliminar
  9. Siempre ocurre lo mismo: jóvenes que se matan mandados por viejos para defender sus intereses.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Manuel: las mismas gentes con los mismos problemas y parecidos sentimientos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Paco: como cuando decía eso de... ¿Es el enemigo? ¿Pueden parar la guerra un momento?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Antorelo: Y es que desde la barrera se ven muy bien los toros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Seguro que otras guerras bastante anteriores entre países cristianos pararon en estos días de navidad, aunque ahora no sabría decirte, pero me imagino a los tercios españoles haciéndolo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Lo malo es que esas treguas no duren todo el año. Feliz Navidad desde mi mejana

    ResponderEliminar
  15. El espítitu de la navidad jugando a ser bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Eduardo: en el caso de la primera guerra a punto estuvo de convertirse en definitiva. Los combatientes estaban hasta el gorro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Felipe: lástima, pero las guerras son así de crueles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Arantza: eso. Hoy paramos y mañana de nuevo a la tarea. Sólo un respiro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Qué barbaridad, mire que prohibir las treguas porque reblandecían el coraje! Apenas hemos pasado de australopitecos.
    Al menos en la antigua Grecia no había inconveniente en establecer treguas durante los Juegos Olímpicos, pero las treguas parecen más difíciles de conseguir a medida que, supuestamente, avanzamos.

    Feliz día

    Bisous

    ResponderEliminar
  20. Madame: una pena que las treguas no duraran todo el año.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Estuve a punto de volver a editar la entrada que sobre esa tregua publique en la Navidad de hace dos años. Demuestra muy bien ese caso como los individuos son capaces de confraternizar a pesar de los enfrentamientos a los que quienes dirigen sus sociedades los llevan; de que entre individuos sin rencillas personales es fácil el triunfo de una buena relación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. DLT: tú lo has dicho, gentes sin rencillas personales. Si se tratara de una guerra civil, con tanta inquina sembrada, sería más difícil esa tregua.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Este hecho real lo vi en versión cinematográfica y me emocionó. Pero el precio que los de la tregua pagaron fue terrible. Los de arriba llevan el látigo bien empuñado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Rosa: al menos podrían haber usado el palo y la zanahoria. Y no sólo el palo.
    Un saludo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  25. Debería existir la bandera blanca en todas las guerras y todas guerras fueran en Navidad.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  26. Es una historia preciosa, de esas que le hacen pensar a uno que igual tenemos arreglo :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. Rosario: y que los soldados vuelvan a casa por estas fechas, como en el anuncio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Alma de Adra: arreglo tenemos, pero a veces llega un poco tarde.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Ya lo dijo Rousseau: "El hombre es el lobo del hombre". Y eso que, cuando lo dijo allá por aquél siglo optimista de la Ilustración, no había visto los horrores del XX y los que estamos viendo en el XXI...¡y lo que nos queda por ver!
    Al menos hubo una pequeña tregua en aquella terrible guerra, en la que los obreros alemanes y franceses fueron a matarse con ganas, narcotizados por las burguesías. Esas sí que apenas perdieron apenas nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Juan: los beneficiarios de las guerras son siempre otros distintos a los que se matan en ellas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Muy interesante artículo de una tregua que desconocía.
    Aprovecho para desearte un feliz y próspero año nuevo en unión de tus seres queridos.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  32. Manuel: igualmente, unos felices días y un venturoso año 2013.
    Saludos.

    ResponderEliminar