sábado, 3 de octubre de 2009

Rousseau


Rousseau
-Pincha en el enlace-



Una frase célebre:

La igualdad de la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro, ni ninguno tan pobre que se vea necesitado de venderse.”



6 comentarios:

  1. Ay que dificil, sobre todo cuando no todos se ponen el mismo precio y hay quien se vende muy barato y aunque en verdad no lo necesite.
    Habra corruptos que se hacen tales en virtud de la necesidad, desde luego, pero da la impresion echando un vistazo a nuestro alrededor de que otros nacen, no se hacen. Y como prolifera la especie, monsieur! Da miedo hasta mirar.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Sí, madame, visto lo visto creo que el corrupto es más bien una forma de ser, más que una necesidad imperiosa. Algunos,también por necesidad, caen en la trampa.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Sin embargo, cuando la necesidad imperiosa te obliga a sobrevivir es mucho más fácil caer, ¿no? Eso es como la grandiosa pregunta de Dostoievski en el diálogo El Gran Inquisidor de los Hermanos Karamázov: "¿Cómo puedes hablar de libertad (...) si la obediencia se compra con pan?"
    Claro, en una sociedad corrompida por el vicio se vende hasta el más rico. El mismo Rousseau lo reafirma: "Del mismo modo que el régimen de las personas sanas no es conveniente para los enfermos, no se debe querer gobernar a un pueblo corrompido con las mismas leyes con las que se gobierna a un pueblo honrado."

    ResponderEliminar
  4. La corrupción es un cáncer que extiende sus ramificaciones por las sociedades de cualquier tiempo y lugar. La disculpamos un poco cuando es el necesitado el que sucumbe. Nos cuesta más entenderlo cuando el corrupto tiene todo lo que necesita. Sólo hay que echar un vistazo a lo que sucede cerca de nosotros.
    Gracias por tu comentario y bienvenido.

    ResponderEliminar
  5. Una frase muy difícil pues hoy en día "todo" está en venta, y lo peor es que siempre hay comprador.

    ResponderEliminar
  6. Así es, Vangelisa, pero es una aspiración ética legítima desear que no haya gente corrupta y que la sociedad sea sana y el político que se corrompa...a la cárcel con él. Me da igual que sea de éste o de aquel partido. La clase política debe dar ejemplo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar