viernes, 8 de mayo de 2009

Una visión de la postguerra española I


Imágenes del NODO






Tras la Guerra Civil y el triunfo del general Franco, los años cuarenta fueron muy duros para los españoles. Años de aislamiento internacional, privaciones, censura, represión, miedo y silencio, mucho silencio.

La Segunda Guerra Mundial había terminado con el triunfo aliado contra el fascismo.

La pertenencia de Franco a la familia fascista europea, su posición de neutralidad ambigua durante la guerra, el envío de la “División azul” en colaboración con la Alemania nazi... todo ello no gustó a los aliados.

En 1946 se hizo pública una nota oficial de Francia, Reino Unido y EEUU condenando el franquismo y negando su legitimidad (retirada de embajadores).


La ONU expresó su negación a la entrada de España en la organización. Se decretó el bloqueo económico internacional.


Foto: Wikipedia


Franco culpó de todo a una “conspiración judeo- masónica” encabezada por Rusia. Y el aparato ideológico del régimen hizo gala de una chulería racial con expresiones despectivas del tipo de “Si ellos tienen ONU, nosotros tenemos DOS”.

La política económica de la época siguió el modelo de autarquía, basado en la intervención directa del Estado en asuntos económicos y en la autosuficiencia, un sistema sin apenas contacto con el exterior. Años muy duros de penurias y cartillas de racionamiento. Con el hambre y la escasez floreció el estraperlo, o mercado negro, del que se beneficiaron algunos desaprensivos enchufados por los vencedores

El papel interventor del Estado se extendió a gran parte de la economía. Una economía centralizada e intervenida en la que el Estado, principal agente económico, sacó fuera de las leyes del mercado los productos agrícolas y ganaderos, fijando precios. En 1941 se creó el Instituto Nacional de Industria (INI).

Esencias patrias

Pincha en el enlace. No tiene desperdicio: rancio patriotismo

Imagen de IES Luis Vélez

2 comentarios:

  1. daría risa si no diera miedo.
    En cuanto a la Autarquía, Paul Preston cuenta en su libro sobre Franco, que fue más una decisión política interna que una imposición externa, ya que parece ser que se le ofrecieron al régimen acceso a los créditos del banco Mundial, y el embargo estaba circunscrito al armamento y a ciertas restricciones en el petróleo, no se si tienes algún dato más al respecto.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. La autarquía fue un hecho. El aislamiento también. Es cierto, José Luis, lo que dices sobre el británico Paul Preston, según el cual la autarquía fue "una decisión personal de Franco". Puede ser que el dictador se sintiera "iluminado" por la divinidad que le guió en la "cruzada" para adoptar una desastrosa política económica autárquica. La economía del régimen se salvó a partir de los años 50 gracias a la ayuda "desinteresada" norteamericana y a los tecnócratas del Opus Dei.

    ResponderEliminar