martes, 11 de agosto de 2009

Turismo rural en la Vera




Losar de la Vera

Garganta la Olla
Garganta la Olla


Últimamente está teniendo un mayor seguimiento en nuestro país un tipo de turismo menos playero, más tranquilo, indudablemente más sano, alejado de aglomeraciones y ruidosas discotecas de madrugada: el turismo rural. Es un reencuentro con la naturaleza, con el paisaje, a través de actividades sanas como el senderismo o la visita a localidades de interés.
El turismo rural es una manera diferente de entender el fenómeno de viajar, es una filosofía diferente ante el tema de las vacaciones. Supone un acercamiento a otras costumbres y culturas, descubrir nuevos espacios para disfrutar, conocer la diversidad de paisajes, gentes y gastronomías, encontrar la paz y el sosiego...
Muchos son los que han descubierto recientemente esta otra manera de pasar sus días de vacaciones.
Y hay gente emprendedora en nuestro país que ha acometido la aventura de arriesgar tiempo, trabajo y ahorros en esta aventura.
Jose, un conocido ocasional de mis vacaciones extremeñas, tiene una casa de turismo rural preciosa en Cuacos de Yuste, Cáceres. Me ha pedido que ponga un enlace a su página... por si a alguien le apetece ver unas fotos y tal vez darse una vuelta.
No me cuesta ningún trabajo.
Todo sea por fomentar algo en lo que creo.
Aquí tenéis su enlace:


Parador de Jarandilla


12 comentarios:

  1. Estas fotos son un prólogo del paraíso terrenal. Desde luego que esa comarca es paradisíaca, doy fé de ello en mis escapadas frecuentes hacia ella y, porque a fines de los 80 estuve dos años trabajando en un Instituto de la zona (de cuyo nombre no quiero acordarme). Recuerdo cuando eran Carnavales en Villanueva de La Vera, con el Pero-Palo, los Empalaos de Semana Santa y otras. Mi pueblo preferido es Valverde de La Vera. También Garganta la Olla. Yuste, sin embargo, no me gusta tanto, ni tampoco su monasterio. Cuando iba a Plasencia me parecía ir a Nueva York,jeje, lo que da pie a pensar en la relajación y la paz de la semana a "la vera" de Gredos y con la refrescante humedad del Tiétar. Leía una páginas deliciosas del gran Unamuno, enamorado de estas comarcas en varios de sus libros de viajes.
    Por cierto ¿has pasado por el alto Tiétar? ¿Cómo ha quedado tras el criminal incendio? Me enteré en América y no veas el mosqueo que agarré al enterarme de que mis queridos bosques de coníferas ardían.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Tengo el placer de haber visitado un par de veces la comarca, y puedo asegurar que es una maravilla que recomiendo a todo el mundo.
    La primera vez fui porque vi un reportaje por television que me enamoró y me impulsó a hacer el petate y acudir a verlo con mis propios ojos. Pero cuando vas, una vez no resulta suficiente, y hay que volver.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Juan: efectivamente esto es el paraíso terrenal. Por eso decidí comprar un apartamento con una terraza enorme que da a la sierra. Aquí pasamos buenas temporadas y fines de semana. Ya sabes que a nosotros nos pagan con vacaciones, no con dinero, por eso podemos disfrutar tiempo de esto.
    Por el alto Tiétar no he pasado. No sé cómo estará por allí la cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La Dame Masquée:
    Gracias por tu comentario. Lo cierto es que es un sitio muy agradable para venir de vez en cuando. Se descansa bien y los precios son asequibles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. yo no tengo el placer de conocerlo, pero mi novia que trabajó un año por la zona toledana aledaña si que lo conoce y habla maravillas... y por lo que veo no le falta razón.....

    ResponderEliminar
  6. Si buscas tranquilidad, paz, hacerte unas buenas caminatas, conocer pueblos típicos...es un buen sitio. Además está el tema gastronómico. Se come bien y la relación calidad/precio es buena.
    Gracias, José Luis, por el comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Un sitio encantador. Y la casita de Arroyo Riquejo es una delicia.
    A punto estuvimos hace unos años de visitar la Comarca de la Vera. Pasamos unos días en el Valle de Ambroz, visitando el Valle del Jerte, Las Hurdes y parte de Las Batuecas. Pero se quedó la Vera para otra ocasión. Aún viajabamos todos (seis y la perra con la caravana) y era lento y difícil moverlos, la verdad.

    Pasa una buena noche, Cayetano.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Nunca será demasiado tarde, Enrique, para visitar esta comarca.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hay sólo 2 Comunidades que no he visitado, Canarias y Extremadura. Dada mi querencia por la franja norte, como dicen en el tiempo, siempre que tengo ocasión tiro para allá, Asturias, Cantabria, Euskadi... pero veo, ahora, que ya no me faltan razones para dejarme caer por Extremadura.

    ResponderEliminar
  10. Y es que la parte norte de Extremadura, las comarcas de la Vera y del Jerte, son muy diferentes al resto. Tienen mucha agua y vegetación, paisaje de montañas y gargantas por donde discurre un agua muy fría.
    Non Sola Scripta, gracias por elcomentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Arturo. Es naturaleza para disfrutar con la vista y paseando.
    Saludos.

    ResponderEliminar