lunes, 24 de agosto de 2009

La caja de Pandora


Imagen: El mundo de Aik

El titán Prometeo, el que fue castigado por Zeus por enseñar el fuego a los mortales, tenía un hermano, Epimeteo, el cual se enamoró locamente de Pandora.

Pandora era en realidad una criatura creada por los dioses para castigar a Prometeo y de paso a todos los hombres por la osadía de conocer el fuego. Fue Atenea quien le puso el nombre de Pandora, la cual fue dotada de belleza, sabiduría y seducción. Zeus envió a Pandora para que sedujera a Prometeo con la compañía de una caja que en su interior guardaba todos los males capaces de ser imaginados con el fin de sembrar el mundo de desgracias.

Prometeo, sospechando de la maniobra de Zeus, advirtió a su hermano del peligro de enamorarse; pero Epimeteo cayó prendado de la belleza de Pandora, casándose con ella. Prometeo ordenó a su hermano que bajo ninguna circustancia abriera la caja, cosa que éste también transmitió a su esposa.

Pero la curiosidad pudo más que la prudencia y un buen día Pandora destapó la caja para ver qué había en su interior, y de su interior salieron todos los males revolotendo como negros murciélagos e inmundos insectos que picaron a todo bicho viviente, incluida la moza curiosona, esparciendo las desgracias por el mundo. Así salieron de la caja las enfermedades, los odios, el hambre, la guerra, la envidia, la ira, la venganza, los vicios, la locura... Pandora, asustada y perpleja, pudo cerrar la caja casi vacía. Dentro quedó algo revoloteando: la esperanza.

La enseñanza de los griegos: mientras haya esperanza en este mundo podremos sobrellevar mejor las desgracias. O como decimos más recientemente: la esperanza es lo último que se pierde.

Según Robert Graves, autor de célebres obras como "Yo, Claudio", Pandora sería la precursora griega de la Eva bíblica, por un doble motivo: es la primera mujer entre los hombres y además es la culpable de que vinieran al mundo todos los males de la humanidad. Una interpretación del mundo machista o patriarcal, muy imaginativa pero políticamente incorrecta.

21 comentarios:

  1. Pues justo eso le iba a comentar yo, monsieur, que vaya machistas que eran tambien los griegos, hasta en sus mitos. Su Pandora recuerda mucho a Eva, en efecto.
    Ya ve, siempre la mujer cargando con todas las culpas y siendo responsable de todos los males.

    Feliz tarde, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, creo exactamente lo mismo que usted. La idea misógina de la mujer prevalece hasta hoy y es cultural. Nos viene de tiempos muy antiguos y hay que seguir insistiendo en retirar las telarañas heredadas al mundo. Sobre todo generando un nuevo concepto de la equidad entre los jóvenes.

      Eliminar
    2. Gracias, Luz Angélica Colín, por tu aportación. Muy ocurrente eso de las "las telarañas heredadas", podría valer incluso para título de novela.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Uno de mis mitos favoritos...en lo que no había caído era en el paralelismo con Eva...
    En cuanto a la concepción machista pues es lo que hay,... varios milenios de historia y cultura escrita por y para los hombres, salvo honrosas excepciones, algo que solo hoy en día se está empezando a corregir y esperemos que se consiga finalmente...

    ResponderEliminar
  3. En efecto, Madame, las sociedades petriarcales buscaban en la mujer el chivo expiatorio de sus desdichas.

    El paralelismo con Eva, José Luis, parece claro: Sólo que en el caso de la mitología griega, machismo aparte, hay mucha más imaginación.

    Un saludo a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Upsss, de mitología ni flowers. Disculpa mi ignorancia en el tema.

    ResponderEliminar
  5. Es un mito que se asemeja a la realidad. A pesar de todas las adversidades que nos encontramos en la vida,no debemos de perder la esperanza, mientras haya esperanza nada esta perdido. Como dice Enrique Iglesias en su cancion esperanza.
    Un saludo Señor Cayetano.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado que en la interpretación tradicional de ese mito nos dejamos un dato importantísimo sin analizar:

    ¿Qué hacía la esperanza en la caja que guardaba todos los males del universo?

    La esperanza puede ser un mal en sí misma. Esa esperanza paralizante, que nos lleva a no hacer nada esperando que las cosas se arreglen por sí solas, ese consuelo de "siempre queda la esperanza", así que, ¿qué? ¿Túmbate a esperar tiempos mejores?

    Si la esperanza nos lleva a eso, entonces ciertamente no es uno más de los males del universo: es el peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La caja de Pandora (tinaja ovalada con tapa) tenía los bienes y males. Cuando Pandora la abrió, escaparon todos; los bienes subieron al Olimpo al lado de los dioses y los males le cayeron a los humanos. Cuando Pandora, desesperada le coloca la tapa, en el fondo había quedado un bien "la esperanza"(elpis), de ahí viene el dicho: "la esperanza es lo ultimo que se pierde"

      Eliminar
    2. Así es, Pedro. De aquella metedura de pata vienen los males del mundo. Una manera de echar la culpa a la curiosidad de una mujer.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Eva María, gracias por tu aportación en forma de comentario. En efecto, la esperanza es lo único que queda después del desastre.
    Un saludo.

    Teacher: es una lectura la que propones que no le falta sentido. Mientras esperamos el paraíso aquí no solucionamos nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Saludos compañeros.

    El paralelismo con la mitología hebrea que a nosotras nos llama más atención del mito de Pandora (después de su misoginia) es que se culpa a la curiosidad, síntoma de inteligencia, y a la inicitiva de todos los males del mundo. Te regalan una caja estupenda, pero... ¿para qué, si no tiene ninguna utilidad porque no puede abrirse? ¿contendrá algo, o tendrá alguna virtud coulta?... Ay, como diría Eça de Queirós, "Curiosidad, deseo entre sublime y grosero que lleva a escuchar detrás de las puertas o a descubrir América".
    Tiene puntos en común con el Árbol del c
    onocimiento del Bien y del Mal y cuyas propiedades eran dar el discernimiento para diferenciar por uno mismo lo malo y lo bueno. Ambos mitos, para nuestro humilde entender, muestran cómo se intenta potenciar la obedicencia ciega y el control de "librepensamiento" entro los integrantes de una sociedad, induciéndoles a asumir los sistemas de valores tradicionales sin posibilidad de revisión o cambio de los mismos, vamos, un "obedece sin pensar o sartenazo que te llevas".

    ResponderEliminar
  9. Vemos pues que el mito de Pandora admite muchas lecturas, muchas interpretaciones, diversos matices...de ahí que siga vivo en nuestros días.
    Independientemente de que se haya colgado la culpa de los males a una mujer, misoginia evidente como bien dicen las Reinas del Gariro, a mí siempre me ha fascinado el mito por el recurso de la caja misteriosa y su alcance en nuestra cultura, en nuestro lenguaje. ¿Quién no ha oído hablar alguna vez de "destapar la caja de los truenos", así con esa carga metafórica?

    ResponderEliminar
  10. Hola, una bonita manera de relatar que la esperanza es lo ultimo que se pierde. Los griegos y sus ideas para dar un significado a las cosas es alucinante. Pero en este caso, una caja cerrada es una tentación, y no abrirla...
    Si la mayoria de nosotros basta con que nos digan:
    -"no hagas esto"
    para que nos pique la curiosidad, así que vaya dilema.
    Estoy de acuerdo con Las Reinas Del Garito, El Árbol del conocimiento, es más o menos lo mismo. Si te muestran un árbol, y está a tu alcance pero te es prohibido ¿para que te lo muestran? ¿solo para demostrar que eres obediente?
    Creo que todos algunas vez hemos oído lo de "destapar la caja de Pandora o de los truenos"
    Y la verdad siempre que se ha destapado ha sido un lió tremendo y hasta peleas :)
    un saludo Cayetano

    ResponderEliminar
  11. Siempre en las mitologías y religiones aparece la tentación ofrecida al hombre o a la mujer: si haces esto sabrás la verdad como los dioses, pero desobedecerás. El ser humano parece que lo tiene claro: la curiosidad por encima de la obediencia.
    Un saludo, Vangelisa.

    ResponderEliminar
  12. La curiosidad mato al gato, pobre mortal alejate de la verdad y no la mires aunque puedas, si lo haces todo ira bien, si no hay de ti . Detras de este tipo de mensaje/moraleja siempre me parece notar la influencia de los sacerdotes, tanto los griegos como los judeocristianos repetian la misma estrategia, el miedo, el librero del nombre de la rosa atesorando las claves de las cosas en enmohecidos libros que solo él puede leer.
    Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
  13. Bienvenido, Víctor, a este modesto lugar. Buena comparación haces cuando relacionas el mito de Pandora con el judeocristianismo y con el personaje detestable que envenenaba las páginas para que muriera quien conociera la verdad, ya sabes: esos que mojaban el dedo en saliva una y otra vez...
    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  14. Sí, sí... La caja de Pandora. La mayoría de de las porquerías que salieron de ahí se las ha creado la humanidad a pulso.

    Por otra parte, quien pierde la esperanza gana la libertad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. La Fuensanta y el Antón: ya sabes que hay que buscar un chivo expiatorio que pague las mierdas de todos. Una manera de explicarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Que forma más sublime de lanzar la culpa al sexo más"" débil "". .
    Un abrazo.
    Elperroverde.

    ResponderEliminar
  17. Pedro: machistas que eran los antiguos griegos, más que ahora desde luego.
    Un saludo.

    ResponderEliminar