martes, 4 de agosto de 2009

Saturno devora a sus hijos


Para los antiguos griegos era Cronos, Saturno para los romanos, casi al principio de todos los tiempos, el que devoraba a sus hijos. Cronos era hijo de Gea y Urano. Se rebeló contra su padre al que castró y destronó. A su vez, por dar mal ejemplo a sus vástagos, fue derrocado por tres de sus hijos: Zeus, Hades y Poseidón. ¡Vaya familia más ejemplar!

Una metáfora muy imaginativa para recordarnos cómo el tiempo, con su paso, nos consume sin remedio.



Cronos en plena faena y Rea asustada

Versión de Rubens

Rea llevándole la merienda a su esposo.
¿Se dará cuenta de que es una piedra envuelta en pañales?


Cronos mirando cómo pasa él mismo

Un Cronos postmoderno arreglando su reloj de arena.



Creo que era Larra quien decía "El tiempo no pasa, somos nosotros los que pasamos por él".
Y Antonio Machado: "Todo pasa y todo queda; pero lo nuestro es pasar".
En el fondo nos da lo mismo: el tiempo o nosotros avanzamos de forma lineal desde un principio hasta un final.
Y si el tiempo pasa irremediablemente para todos y la cosa no tiene remedio...

¡Habrá que aprovecharlo!
"Carpe diem", que decían los romanos.

Vive el día. Aprovecha el momento.

18 comentarios:

  1. Cronos, amigo y enemigo a la vez. Nos da la experiencia al tiempo que la vejez, y de ese modo, cuando aprendemos las cosas suele ser ya demasiado tarde para ponerlas en practica. Terrible crueldad.

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Si es triste que cuando uno ya lo ha aprendido todo por acumulación de experiencias, ya sabes aquello que se dice de "más sabe el diablo por viejo que por diablo", no tengas tiempo para ponerlo en práctica.
    Beso su mano, madame.

    ResponderEliminar
  3. El tiempo...si pudiéramos atraparlo y embotellar lo...
    Lo malo es que cuando ya sabes de que va la vida, ya ha pasado el tiempo, y piensas; podría haber hecho esto o lo otro, pero no se puede volver para atrás.En fin viviremos el presente con nuestros errores y nuestras dudas.
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Vangelisa:
    Nosotros, con nuestra mentalidad occidental, creemos en el tiempo como algo lineal, algo que avanza y que pasa irremediablemente. Los orientales, como por ejemplo los budistas, creen que el tiempo es circular y que después de la muerte se regresa a otra realidad: la reencarnación. Yo creo que, respetando todas las opiniones, esto de volver a tener otras vidas es como el mito del paraíso: inventar historias para la otra vida por miedo a desaparecer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. El cuadro que más me ha acojonado siempre... Lamentablemente, soy de la opinión de que cuando la palmas, la palmas... El resto es y será siempre especulación teológica...
    A follar, que esto se acaba...

    ResponderEliminar
  6. Evidente, Kay. Al final, como tú dices, la palmas.
    Pero ¿"la palmas" de Gran Canaria o la isla de "la palma"? Jejeje

    ResponderEliminar
  7. El tiempo que nos devora y que no podemos controlar.
    Esa es una de las obsesiones del hombre: poder detener al tiempo.
    Pero,..¿para qué?
    Mejor, como tú bien dices, vivamos los momentos intensamente. Aprovechemos el tiempo.

    ¡Carpe Diem!

    Abrazos.

    PD: ¡Qué crudeza la de los pintores representando a Cronos!!

    ResponderEliminar
  8. Sí, Enrique, algunas pinturas son demasiado crudas, casi del género "gore", sobre todo las de Goya (pintura negra) y Rubens.
    Un saludo y gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  9. El tiempo es como el humo se nos escapa de entre las manos para siempre...

    ResponderEliminar
  10. Así es, José Luis, pero qué imaginación la de los griegos para contarnos esa inquietud a través de los mitos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Pero el tiempo no deja de ser una invención del hombre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto; pero entonces, como decía Larra, somos nosotros los que pasamos. Es decir que nos va a dar igual.
    Saludos, Kassiopea.

    ResponderEliminar
  13. Con respecto al tiempo, decía Oscar Wilde: "Cada instante que pasa nos arrebata un pedeza de rostro.
    A bear hug.

    ResponderEliminar
  14. ¿No sería de "El retrato de Dorian Gray"? El protagonista estaba obsesionado con no envejecer y mantenerse siempre tan joven como su retrato.
    Saludos, Inquisitor.

    ResponderEliminar
  15. Siempre que paso por El Prado tengo que rendirle mis respetos a ese gran cuadro de Goya.

    No puedo hablar de estos mitos sin mencionar a Hesíodo. Su Cosmogonía es otra obra de arte de esas que no se olvidan. No me extraña que haya inspirado tanto, y tan bueno.

    ResponderEliminar
  16. Teacher: las pinturas negras de Goya, entre ellas el Saturno comilón, son de lo mejorcito que se puede ver en el Prado.
    Gran imaginación la de los griegos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. El paso del tiempo visto por culturas anteriores frente a la nuestra, a la que le gustaría pararlo, convertirse en la Bella Durmiente que no cambia ni envejece pero por que no vive.
    Buena entrada, a ver si comprendemos que siempre tenemos todo el tiempo por delante (el que nos corresponda, más o menos, pero todo) y que debemos aprovecharlo sin intentar huir de él. Carpe Diem, memento Mori.

    ResponderEliminar
  18. La vida es breve. Hay que llenarla de experiencias positivas.
    Gracias, Reinas del Garito, por el comentario.

    ResponderEliminar