domingo, 16 de septiembre de 2012

De manías y extrañas fobias



De carne y hueso, gente normal y a veces hasta más vulnerable que el resto de los mortales, los grandes personajes de la historia tenían debilidades, flaquezas y manías como todo el mundo. O tal vez más. Quién iba a decir que personajes que han pasado a la historia por sus valerosas hazañas o por su ferocidad, a nivel de fobias personales no dejan de ser simples ratoncillos, porque 
- Alejandro Magno 
- Julio César 
- Genghis Khan 
- Napoleón Bonaparte 
- Adolf Hitler 
- Benito Mussolini ...
 padecían nada menos que Ailurofobia.
 La ailurofobia, del griego “ailuros” (gato) y “fobia” (temor) se define como un trastorno psicológico que provoca que una persona tenga un miedo cerval persistente, irracional e injustificado hacia los gatos, hasta tal punto que se le hace difícil estar cerca de un animal de estos, sufriendo problemas respiratorios, sudores, ataques de pánico y taquicardias. 
 Según los expertos es una fobia muy normal a lo largo de la historia. En la Edad Media, donde era frecuente que la superstición suplantara a la razón, se asociaba su imagen a la brujería, a lo sobrenatural y al demonio. El carácter solitario, silencioso y poco sociable de los gatos contribuía a aumentar su carga de misterio. Y si el gato era negro, la cosa se complicaba todavía más. 

Por la razón que sea, el caso es que los gatos y los dictadores parecen no llevarse nada bien. ¿Habrá alguna relación? 
No sé lo que dirán de esto psicólogos y psiquiatras. 
En todo caso, parece que es un animal con personalidad que no ha pasado nunca desapercibido. Tema frecuente en el Antiguo Egipto y en escritores que le han dedicado buenas páginas como Edgar Allan Poe o Julio Cortázar.

También nos habla de ello:
http://www.gatosdomesticos.com/2011/la-ailurofobia-miedo-a-los-gatos/

52 comentarios:

  1. Hola Cayetano:

    Si a fin de cuenta todos somos humanos...Nadie escapa de tener virtudes y debilidades.

    Las fobias nos lo demuestran...

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Manuel: lo que resulta "chocante" es esa debilidad, humana al fin y al cabo, entre gente feroz. Pero al final llegamos a la conclusión y al convencimiento de que todos estamos hechos con el mismo material genético.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estaba esperando tu entrada como agua de Mayo, bueno de Septiembre. Me ha encantado, ese gatito lindo.....
    A propósito del "mismo material genético" tengo in mente unas cuantas paridas que soltar por el blog, pero no tengo tiempo ni tranquilidad de momento que estoy en nuevo proceso mudancero, pero en cuanto encuentre un rato lo desarrollo. Bsss.

    ResponderEliminar
  4. ¿Nadie pensó en encerrar a Hitler, por poner un caso, en una habitación con unos cuantos gatos?

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Emejota: odio las mudanzas. No me extraña que tengas poco tiempo para otras cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Dissortat: buena idea. Unos cuantos gatos rusos y judíos, a ser posible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola amigo Cayetano,

    No sé si te he visitado ya después del largo y cálido verano de que todavía disfrutamos por estas tierras.

    Muy interesante como siempre tu entrada, yo le tengo cierta fobia a algunos politicos de hoy en día...¿Cómo se podría catalogar?

    Los mininos no me desagrada, si las ratas y los ratones, ah, y las cucarachas,uf,uf,uf.No los temo me dan asco...

    Desde mi ventana,besicos

    ResponderEliminar
  8. Eso es que escondían algo "raro" en su interior. Esos ojos gatunos traspasan y llegan hasta las mimísimas ideas, jeje
    (A buen seguro que no entraban en mi sala donde de una de las paredes cuelga la imagen de un gato negro egipcio)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Cabopá: lo de las cucarachas es comprensible, pero lo de los gatos es una fobia sin fundamento alguno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Arantza: tienen un halo de misterio sin duda. No en vano los egipcios los tenían divinizados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Con lo que a mí me gustan los gatos! (y la alergia que me producen...). No tenía ni idea de esta fobia en tan ilustres personajes...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Será que no hay otro animal doméstico tan independiente y tan poco sumiso como el gato. Casi diría que es el gato el que ha domesticado al hombre y le tiene a su servicio.
    Seguro que los dictadores prefieren a un buen perro, fiel hasta la muerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Negrevernis: manías de gente un poco rarita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Nonsei: debe ser eso. Su independencia y su falta de peloteo al amo. El perro es más tontorrón y dependiente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Si es curiosa la lista de los que padecen airulofobia, llena de dictadores, supongo que gente más normal también la padecerá. Nada dice en ella de Franco, será cuestión de investigar si quedaban gatos por El Pardo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Eduardo: la manía de Franco era la persecutoria. Siempre andaba hablando de la conspiración judeo- masónica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Son enigmáticos y mas imprevisibles que los perros. Me quedo con éstos antes que con los gatos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Como me alegro de haber conocido tu blog!, tanto es así que lo he colocado en mi sidebar dentro de mis preferidos. Una fobia muy curiosa la de estos personajes. Un saludo desde mi mejana

    ResponderEliminar
  19. En el polo opuesto estaba el cardenal Richelieu. Tuvo muchos, y aunque les puso a muchos de ellos el nombre de Lucifer, lo amo tanto, que dejo un legado para el sustento de los mismos.
    Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
  20. Muy interesante Cayetano, yo tengo un gato vagabundo en mi huerto, me hace mucha compañía y me soluciona el problema de los roedores.
    Las cucarachas es otro tema sin solución todos los veranos tenemos que fumigar la casa porque son inmortales.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  21. No sabía que a estos personajes les causaban fobia los gatos.Será porque son indominables?
    Cortázar ( que tú mencionas) , Borges y Osvaldo Soriano amaban a los felinos.Creo que cuentan que Buda cortó un trozo de su túnica para no despertar a su gata que dormía sobre la misma.
    Me gustan los gatos.
    Abrazo.


    ResponderEliminar
  22. Tengo gato y puedo dar una explicación.

    Un perro piensa: "estos humanos me dan de comer y me cuidan, ¿serán dioses?"

    Sin embargo, un gato piensa: "estos humanos me dan de comer y me cuidan, ¿seré un dios?"

    El que tenga gato me lo podrá confirmar.

    Por eso, un animal que se cree dios, no puede ser de confianza de estos personajes con tan grande ego, como apunta Nonsei

    Curioso post, Cayetano

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Sí que tienen personalidad los gatos, y si no pregúntale a mi gata. Llegó a nuestras vidas hace dos años y desde entonces salidas, horarios y muchas cosas más se planean pensando en ella. Porque nos ha salido muy dependiente (la culpa nuestra por mimarla tantísimo) y lo pasa fatal si tiene que quedarse sola en casa. Muchas noches duerme en la silla en la que estoy ahora sentada y cuando ella considera que es la hora viene a echarme. (Pero no la cambiaría por nada)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Nunca pense que estos personajes le temieran a un gatito.Yo me asustaría mucho si me encontrara por ahí con uno de sus parientes: el león!.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  25. Retablo: el perro es más dependiente. El gato va por libre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. DLT: aunque le llamara Lucífer, no sé quién sería más "diablo" si el cardenal o el gato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Rosario: de ellas será el mundo cuando nos vayamos al garete.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Carmela: debe ser lo que dices. Los gatos no se pueden dominar fácilmente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Carolus: has dado en el clavo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Kassiopea: tu gata es lista. Piensa que se merece esa silla cuando te vas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. Rayén: debe ser que ven en el gato al hermano mayor de los felinos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Curiosa fobia, por lo demás, rara. Aunque los gatos han estado siempre sujetos a las supersticiones, no es de los peores. Más miedo me dan os políticos XD.
    Saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  33. Fº Javier: a mí me dan urticaria (los políticos de medio pelo).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. O sea que hay una relación indirectamente proporcional entre los gatos y los dictadores... Lo cual me hace pensar que, en Hispania, el país de los gatos, no deberíamos haber sufrido niunguna dictadura... Me temo que no, porque hasta ahora no tengo conocimiento de que Franco tuviese miedo a los gatos. ¡Lástima!
    Saludos

    ResponderEliminar
  35. Carmen: no te falta razón, pero ahora que pienso, creo que Franco sí tenía cierta fobia a una variedad de "gatos", los madrileños que decían eso de "no pasarán".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. ¡Ay, con lo que me gustan a mí los gatos! Son tan elegantes en sus movimientos... En fin, si la fobia es cosa de los dicytadores...jajaja como yo de dictadora no he ejercido nada más que cuando les he hecho un dictado a mis alumnos jajaja
    Un saludo

    ResponderEliminar
  37. Tú lo has apuntado, los gatos y los dictadores como que no congenian. No me imagino a Mussolini huyendo de un gato, ni al mismísimo César. En fin, de todo hay. Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  38. Rosa: parece que el carácter independiente y poco zalamero de los gatos no va con los que acostumbran a que los demás les obedezcan sin rechistar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Paco: Mussolini tenía pinta de ogro de los cuentos, comegatos y comeniños, pero al final fue cazado como un vulgar ratón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Hasta los grandes hombres tienen debilidades, lo que me cuesta entender porque ese temor a los gatos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Pues no te lo vas a creer, pero yo conozco un gato que tiene políticofobia.

    ResponderEliminar
  42. Valverde de Lucerna: sin duda un tema fascinante para los psicólogos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. La Fuensanta y el Antón: y yo conozco otro que cuando pasa por un restaurante chino sale corriendo como alma que lleva el diablo. No lo entiendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Desconocía el término "Ailurofobia"...y es bueno saberlo, porque vengo de una familia que la padece!!! Je! Por fortuna, no lo he heredado, pero tengo infinidad de anécdotas respecto de la irracionalidad que provoca la presencia de estos animalitos para algunas personas...Tengo una tía, por ejemplo, que ha llegado a "arrojar" todas las monedas de su monedero, de a una, y durante un largo rato, con el solo objetivo de lograr que un gatito, bebé, se quitara de su camino, ya que de sólo pensar que tenía que pasar por su lado, le erizaba toda la piel y la paralizaba! El gatito, por supuesto, ni se inmutó...y mi tía tuvo que volver atrás y escoger otra ruta...sin un peso! Je! Abrazoooo Cayetano.

    ResponderEliminar
  45. Patzy: pobre mujer, perdió su dinero y el gato ni caso.
    En relación con tu entrada y la mía, podemos decir que "de noche todos los gatos son pardos."
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Gracias a esta lectura, he averiguado que tengo algo en común con esos grandes personajes de la historia: mi no apego (por decirlo suave) a los gatos. Llego con mucho retraso, pero ya sabes que anduve entretenido por esas tierras casi no europeas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  47. Francisco: del gato me gusta su independencia, pero como la carne es débil y nos gusta que nos hagan la pelota, casi prefiero más a los perros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  48. Estos personajes que tuvieron sumisos seguidores posiblemente le chocara la independencia de los gatos.

    ResponderEliminar
  49. Va a ser que los gatos son muy listos (demasiado, a mi entender) y los ven venir. Por eso les producen rechazo¡
    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena apreciación. Los gatos van por libre. No te hacen la pelota, como los perros, aunque seas el mismísimo "Duce".
      Un saludo, Félix.

      Eliminar