miércoles, 2 de diciembre de 2009

Piratas y románticos

Piratas, delincuentes de los mares, rebeldes primitivos, productos del hambre, la desesperación y la desigualdad social, saqueadores de botines ajenos, alejados o próximos a las costas... Una actividad muy antigua que se remonta a la época clásica griega, de ahí su nombre: piratas, del griego "Pyros", "fuego", o también "incendiarios". Caer en sus manos era una tragedia porque significaba la muerte.
En la Edad Media tuvimos como piratas de lujo a los vikingos, con sus puntiagudos "drakars" y sus incursiones en las costas europeas y lugares próximos a las desembocaduras de los ríos, sembrando el pánico. También a los árabes, que hicieron del Mediterráneo un lugar inseguro, de ahí que Europa se replegara sobre sí misma e inventara el feudalismo.
Sin embargo, los más famosos fueron los de la Edad Moderna. Primero fueron los turcos y berberiscos durante el siglo XVI, con el saqueo de las costas del sur de Europa. Luego piratas y corsarios durante el siglo XVII, siendo los escenarios preferidos el Caribe y el Atlántico. De esta época trata la mayor parte de las películas del género.

"Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,
no corta el mar, sino vuela
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, El Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín."

Los corsarios eran los que tenían "patente de corso", es decir, permiso de su país para ejercer la piratería, una especie de guerra sucia económica por el control de los mares. Concretamente Inglaterra se especializó en este tipo de piratería amparada desde arriba para ejercer el saqueo y sembrar de miedo e incertidumbre algunos mares donde se quería llevar a cabo un monopolio comercial.
Con sus enormes barcos en un principio, galeones o galeras de 40 a 60 metros de eslora, luego fueron reduciéndose las proporciones apareciendo corbetas y ya en el siglo XIX bergantines de menor tamaño, como el de la poesía de Espronceda, y mayor maniobrabilidad.


"La luna en el mar riela
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul:"

El objetivo del pirata era el botín, que podían ser joyas, metales preciosos, monedas, especias, el propio barco asaltado... y también personas, es decir: esclavos. Capturar personas para ser vendidas como esclavos era un negocio de lo más lucrativo. Actividad que se venía haciendo desde la época romana y que tanto cultivaron los ingleses para la explotación de sus plantaciones en las colonias americanas.
Piratas famosos fueron los corsarios Henry Morgan y Francis Drake, al servicio de la corona británica; el "loco" español Lope de Aguirre y el pirata turco Barbarroja.


Cuestión de estética: poetas, pintores y músicos.

El pirata, por su actitud de rebeldía y por su vida libre, aventurera y peligrosa, se convierte en personaje preferido de algunos artistas románticos, en material inspirador de primer orden.
Hay una identificación sobre todo estética, pero también, en cierta medida, de actitud vital entre piratas y artistas románticos.

Espacios comunes que comparten:
  • La exageración.
  • La vida agitada.
  • La lucha por la libertad.
  • El valor del sentimiento.
  • La originalidad.
  • El universo propio.
  • El gusto por lo macabro.
  • El quebrantamiento de la norma.
  • La escenografía violenta: mar agitado, tormentas, tempestades...
  • La emoción.
  • La naturaleza frente a la civilización...




En esta misma línea dice Esproceda:

"Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones. "

Una escenografía viva y violenta.
Y finaliza diciendo:
"Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar."

José de Espronceda


Y ahora un poco de música del Romanticismo y algo más...






34 comentarios:

  1. Y no nos olvidemos de nosotros, los piratas modernos y de nuestro más enconado enemigo, Ramoncín, que nos persigue allende los mares digitales...

    ResponderEliminar
  2. No cites el nombre de Ramoncín en mi blog no sea que quiera cobrar derechos de autor por el mero hecho de nombrarle.

    ResponderEliminar
  3. Ay, monsieur, que recuerdos me ha traido usted con la cancion del pirata. Cuantas veces la habre recitado a duo con mi padre!


    Pero me temo que esa imagen romantica de los piratas se nos ha ido por el desagüe con las ultimas modalidades conocidas. No hay como verlos de cerca en lugar de a traves de poemas.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. Buena entrada, sobre todo ahora que me voy a leer la obra: Piratas, corsarios y filibusteros, del catedrático alcalaíno Luis Lucena Salmoral. De este tema no sé más allá de las películas sesgadas de Hollywood. Y debe ser muy intresante su incisión en el comercio ultramarino. De todas formas estan delincuentes marinos, pero de románticos y buenos, no creo que tuviesen nada de nada. Simples delincuentes y asesinos en la mayoría de los casos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. El pirata como motivo estético: vida aventurera, lejos de lo corriente, saltarse normas... un poco "ácratas" y rebeldes con o sin causa fueron nuestros románticos. Sólo hay que ver la vida agitada de Espronceda o de Larra.
    Un saludo, amigo Juan.

    ResponderEliminar
  6. Madame: antes y ahora los piratas eran unos mal nacidos que sólo pretendían el botín. Y que conste que no estoy hablando de banqueros, sino de piratas. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Si, la visión romántica nos ha hecho verlos de una manera que no se asemeja en absoluto a como eran en la realidad. Por suerte hoy en dia tenemos esta tendencia desmitificadora que esta echando abajo tantos tópicos permitiéndonos acercarnos a la verdad.
    1 saludo Cayetano!!

    ResponderEliminar
  8. ya lo decía la canción infantil"la vida pirata la vida mejor..." pocos delincuentes y asesinos habrá en la historia con un mayor halo de romanticismo que los piratas.

    Ya que has ido intercalando a Esproceda, os recomiendo el vídeo en el que el grupo Tierra Santa la interpreta a ritmo de rock ... duro... una pasada, sobre esta canción Pérez Reverte (el académico)dijo que ha conseguido lo que no ha conseguido ninguna reforma educativa y es que nos aprendamos la rima de Espronceda de principio a fin "sin saltarnos una coma":

    http://www.youtube.com/watch?v=4ZDEQCZTwq8

    ResponderEliminar
  9. Rompo una lanza en favor de Ramoncín (aunque se me apedree por ello). Está diciendo cosas que otros no se atreven porque no es "políticamente correcto". Otra cosa es la política de la SGAE.

    Pasando a otra cosa ¿Hay alguna poesía más contundente que la "Canción del Pirata? Yo creo que no.

    Desde luego, José Luis, el maestro Pérez Reverte tiene, en este caso, más razón que un santo.


    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hola Cayetano:
    Esta entrada me ha gustado mucho. Me gusta la literatura pirata y la relacionada con ella y obviamente las peliculas. El capitan Blood, Barba Roja y Otras tanta que incluyen a los piratas del Caribe.... Sabe que toda historia tiene heroes y malos, aunque a veces estos ultimos son los heroes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. De piratas, caraduras, terror de los mares han pasado a ser (exceptuando los que pululan por las costas africanas en la actualidad) un modelo a seguir. No sé si será su libertad, su desapego a las banderas, naciones y reyes o su leyenda lo que nos atrae más. El caso es que no tenían morada fija y personas que debían de estar pudriénsdose en las cárceles europeas o americanas, vivían a su antojo en islas apartadas o navegando por los mares. Hasta huían del ejército (demasiada orden y limpieza).

    Desde luego a los españoles no nos hacían ninguna gracia. Porque en la mayoría de los casos atacaban nuestros buques plagados de oro y especias en nombre de no sé qué nación.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Lo peor, Carmen, es que los ingleses tenían piratas a sueldo fijo, los corsarios, que hacían la guerra sucia a los demás. Aunque eran unos hijos de mala madre, me caían más simpáticos los que iban por libre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Bragi:
    En efecto era una visión idealizada la que se tenía de los piratas, algo estético más que real.

    José Luis:
    Lo de Arturo Pérez Reverte lo había leído por ahí. Aunque no es muy partidario del rock duro alaba el gusto de estos chicos. Dar a conocer poesía siempre es encomiable. Como pasaba con Paco Ibáñez o con Serrat.

    Eladio:
    Es que La canción del pirata era muy heavy para aquellos tiempos y Espronceda un revolucionario en todos los sentidos.

    Manuel:
    Con los piratas de película nos identificamos los espectadores, por eso pasan a convertirse en los "buenos" de la peli.

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  14. Prefiero quedarme con esta visión romańtica y no pensar en la tremenda realidad que estas personas generan.

    ResponderEliminar
  15. Eso es lo que hago yo: quedarme con el lado estético del asunto y despreocuparme del resto, porque bastante tenemos con los piratas actuales y no me refiero a los de Somalia precisamente.
    Un saludo, José Antonio.

    ResponderEliminar
  16. Muy bonito tu conjunto de versos y grabados.
    Me gusta mucho el final:

    MI BARCO MI TESORO...
    MI ÚNICA PATRIA LA MAR

    Un abrazo fuerte Rosario

    ResponderEliminar
  17. Muy bonito el conjunto de grabados y poesías.
    El final me gusta mucho:

    MI LEY LA FUERZA Y EL VIENTO
    MI UNICA PATRIA LA MAR.

    Un abrazo fuerte Rosario

    ResponderEliminar
  18. Esta profesión tan antigua no pasa de moda. El Océano Indico y sus mares circundantes son azotados por los piratas somalíes, la nueva generación de piratería del siglo XXI.

    ResponderEliminar
  19. Sí que rezuman romanticismo, sí... Aunque en realidad debían ser gente sin escrúpulos que se dedicaban a robar y a traficar con personas.

    (No se lo digáis al innombrable R., pero yo pirateo todo lo pirateable, no tengo pocos cd's...)

    ResponderEliminar
  20. Se te ha faltado hablar de los piratas modernos de Walt Disney, con Jack Sparrow a la cabeza (esa mezcla de pirata descafeinado con metrosexual de Hollywood)...

    ResponderEliminar
  21. Rosario, creo que la canción del pirata es una de las composiciones más redondas de toda nuestra poesía.
    Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. En efecto, ciudadano, hoy sigue habiendo piratas. Algunos de guante blanco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Kassipea: que no se entere el señor R., que te cobra comisión por tus hábitos depredadores. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. No hablo de los piratas del Caribe pero te he puesto la banda sonora de la peli.
    A mandar.

    ResponderEliminar
  25. Quería decir: Kassiopea.
    ¡Maldito teclado!

    ResponderEliminar
  26. Cayetano:
    No puedo acceder a la actualizacion de su blog. Me sale que hay carteles politicos, pero aparece esta de los piratas....
    Saludos

    ResponderEliminar
  27. Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.Es compatible con publicidad de google-
    Saludos -comunicate-

    ResponderEliminar
  28. No sé cuál será el problema, Manuel. Intentaré solucionarlo si está de mi mano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Joaquín, por su ofrecimiento; pero no está en mi ánimo insertar nada de publicidad en mi blog.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  30. ¿Para cuándo el comentario sobre el poema romántico "La Desesperación"?
    Me gusta ver el cielo
    con negros nubarrones,
    y oír los aquilones
    horrísonos bramar...

    ¡Es genial!
    Aunque La canción del Pirata, de Espronceda viene siempre a los labios las noches de luna llena sobre el mar...
    Me ha encantado todo esto de los piratas. Tengo antepasados que luchaban desde jovencitos, casi desde niños, contra los pitaras ingleses, ya sabes, marinos españoles, de tradición milirar, que comenzaban a navegar a los diez años, con fuego real y todo eso...

    ResponderEliminar
  31. La verdad es que "La Desesperación" es un poema muy representativo del Romanticismo, por lo tétrico y por lo macabro. El título ya es romántico. Me recuerda al poema ese de Bécquer: "Olas gigantes que os rompéis bramando..."
    Por cierto, y en esto me podrás ayudar, dicen por ahí que no está muy claro que el señor Espronceda (Esproncedo para Llopis) fuese el autor de aquel poema, aunque se le suele atribuir.
    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  32. Magnífica entrada esta de piratas y filibusteros. Me emociona volver a leer la canción del Pirata de Espronceda, o escuchar a Wagner. Has conjugado muy bien el texto narrativo, la poesía, las ilustraciones y la música. Sólo un pero, yo le añadiría al final "la del pirata cojo" de Sabina. Cosas mías. Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Sí, señor. Un buen colofón. ¿Sabes que "la del pirata cojo" la utilicé una vez con alumnos de 3º de BUP (Ya ha llovido desde entonces) para que hicieran la estructura de un poema? Eran tiempos aquellos de enseñanza privada, cuando los profes de letras teníamos que dar de todo: historia, geografía, literatura, lengua...
    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  34. Paco, aunque con cierto retraso ahí va "La del pirata cojo".
    Un saludo.

    ResponderEliminar