sábado, 2 de febrero de 2013

Aniversario de una infamia


2 de febrero 1939: el gobierno franquista decreta la ilegalidad de todas las religiones en España salvo la católica. 
Por si alguien tenía alguna duda, no sólo se trataba de una lucha contra "los rojos" y el "contubernio judeo- masónico". Era una "cruzada" en toda regla, con el aplauso y la connivencia de la Iglesia oficial. El inicio del "nacionalcatolicismo". A partir de ahora, clases de doctrina católica obligada en los colegios, rezo obligado y catecismo que te crió.
Me imagino que a muchos cristianos de base, creyentes pero tolerantes, tampoco les hizo ninguna gracia esta medida.

28 comentarios:

  1. Yo fui alumno de esa escuela de la oración y el Cara al sol. Como sabes, soy creyente y practicante (esto último es una redundancia porque si se cree se practica), pero mi único líder es Cristo, y cristiano todo aquel que trata de hacer de su vida lo mismo que hizo y predicó Jesús. En el instituto, en Marbella, viví el caso de un alumno inglés (protestante) que vivía con sus padres en Marbella: no pudo pasar los cursos porque no asistía ni le aprobaban la asignatura de religión. Como sabemos es el único Jesús, pero cuando la fe se mezcla con la política, a la larga, siempre sale ganando la política y perjudicándose la religión.
    Aunque falta mucho por poner en práctica del Concilio Vaticano II, la semana pasada fue en la iglesia semana de oraciónn por la unidad de todos los cristianos: ortodoxos, protestantes...
    Para mí, el mensaje de Jesús es inequívoco, pero lo mismo que yo soy limitado e imperfecto, lo son todos los hombres purpurados o no.
    ¡Que el Señor tenga piedad y nos perdone!

    ResponderEliminar
  2. Las religiones no traen nada bueno, en general. O lo bueno que puedan tener no compensa con la pérdida de libertad que imponen. Y si las unes a una dictadura, ya conocemos el resultado. En Irán también saben de ésto.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
  3. Francisco: ni las religiones ni las ideas políticas nos hacen buenos ni malos. La bondad y la coherencia con las propias ideas van con cada persona. Hay cristianos de base que practican lo que creen y otros que hacen todo lo contrario. Y en otras confesiones pasa lo mismo. Yo, como sabes, soy agnóstico, pero intento ser coherente con mi ética personal, por lo que a veces, en mis principios y en mi trato con los demás, puedo parecer tan cristiano o más que esos que se dan golpes de pecho en la iglesia y luego hacen todo lo contrario.
    En nombre de las ideas (religiosas, políticas, etc.)se han hecho unas veces barbaridades y otras maravillas. Debe ser la naturaleza humana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Carolus: eso es lo malo, mezclar religión con doctrina política. Se llama integrismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Mi carrera en artes la cursé en universidad católica. Una de mis compañeras de curso era judía (no existía en mi país por entonces otro centro donde estudiar escenografía). Una de las asignaturas a aprobar era Teología I y Teología II (Nuevo testamento)...Me sentía orgullosa cuando veía que el sacerdote que la dictaba, en las cases de T II, permitía que la chica judía nos contara cosas del Talmut, y costumbres de su religión. Me encantaba ir a clase! Ojalá este comportamiento no fuera tan excepcional, y se repitiera en todos los sitios...pero lamentablemente la tolerancia religiosa no es algo que nos caracterice a las seres humanos tampoco. Abrazoooo

    ResponderEliminar
  6. No sé si entró el comentario antes Cayetano. decía que el mensaje de las religiones se pierde con el integrismo...Sea la religión que sea

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Sin embargo no debemos olvidar que la Iglesia, ofendida hasta el tuétano por los ataques de la insidiosa república contra sus bienes y su casi monopolio educativo, había estado desde el principio apoyando el golpe militar. Y no creo que todos los eclesiásticos estuvieran por la labor de apoyar a los mal llamados "nacionales", no (no hay que olvidar a los curas represaliados por los propios militares), pero la cúpula sí y antes esto no había más que hablar. ¡Ay del que se pusiera en contra!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Sin esos extremos y con mas vaivenes, ya que los protestantes, por aquello de admiracion a los anglos creo, siempre fueron bien vistos, he sufrido yo en mis cuarto grado de primaria ( en el quinto ya no tuve que sufrirla) la enseñanza religiosa y el rezo ,optativo era.
    Esa hora ,para envidia de nuestros compañeros ,la aprovechaba un servidor y un judio para jugar a la pelota en el patio del colegio

    ResponderEliminar
  9. Patzy: debería ser lo normal el respetar a los demás por su credo. No se es mejor ni peor por creer en esto o en lo otro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Manuel: ese es el problema. Y pagan justos por pecadores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Carmen: en efecto. Muchos curas fueron castigados por oponerse a la dictadura. Otros en cambio se aprovecharon de la situación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Nando: un partido amistoso por lo que veo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Cayetano de sobra tienes claro que opino lo mismo que tu, fuí afortunada u mis raíces no me alcanzaron contaminadas del nacionalcatolicismo ni remotamente, ello creo que me ha mantenido tranquilita durante mucho tiempo,el suficiente para educar a mis descendientes equilibradamente, o al menos intentarlo, pero ahora que veo brotar integrismos de todo tipo a diestro y siniestro, se me llevan los daemones. Suerte de ser añosa y últimamente cansada y dolorida. Bss.

    ResponderEliminar
  14. Emejota: siempre quedan dogmáticos e integristas dispuestos a organizar la vida de los demás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Seguro que no, monsieur, que no les hizo gracia y que por lo menos lograron evitar los colegios de curas y de monjas.
    El integrismo tuvo que ser feroz durante esos años.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  16. Madame: integrismo, cortedad mental y ceporrismo crónico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Historia y religión mejor verlos con la perspectiva del tiempo, sus momento tuvieron y fueron cruciales para bien y para mal.

    Renegar de nuestro pasado no es la mejor forma de entenderlo para no volver a cometer los mismos errores en el futuro.

    Tiempos de Reconquista mostraron años especiales en el que varias religiones convivían juntas y obligadas a estar en barrios distintos,

    La historia amigo Cayetano no podemos cambiarla, pero sí aprender mucho de ella y hoy nos recuerdas momenticos claves del porqué hoy somos el país que tienen tantos odios y rencores sociales.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Senovilla: por eso es conveniente recordar los errores pasados para no volver a cometerlos en el futuro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Como firme defensor del IDIOTA (Ideario Deísta Insurgente Opusdeista Teológico Aspañol), no puedo si no mostrar mi estupor hacia el rumbo marcadamente rojo, sindicalista y masón que ha tomado este antaño patriótico blog.

    No sé quién le ha lavado el cerebro a usted, mi señor Gea, si el anticristo Cayo Lara o el beatnik Ghandi, pero le conmino a que reconsidere sus últimas tendencias progresistas y vuelva a la senda de la razón (quizá le haga bien una lectura de las memorias lúbricas de Escrivá de Balaguer o de los Presupuestos Generales del Estado) que ha convertido a España en la reserva espiritual de occidente que es.

    Suyo afectísmo.

    ResponderEliminar
  20. Primogénito: lo tendré en cuenta. No quiero por esto condenarme y ser pasto eternamente de las llamas del infierno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Pues sí, el inicio del nacionalcatolicismo, esa España rancia y casposa, que tanto marcó a unas generaciones en la que muchos (algunos más que otros) se educaron, y sigue influyendo en ciertos hábitos muy comunes, aún hoy. Día de triste recuerdo. Buen domingo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  22. Y bien que surtió efecto eso tan anticatólico del nacionalcatolicismo: hasta el día de hoy, los meapilas y comehostias del Opus y similares católicos fanáticos (no "me" se enfaden los lectores católicos liberales, a los que respeto y admiro)siguen con sus prebendas, muy por encima de aquellos a los que Franco hizo rojos y ateos, es decir a los herederos de la ILE y del republicanismo democrático. Lo peor es que no avanzan los católicos liberales, sino los ultras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Paco: algunos la sufrimos en nuestras propias carnes allá por los años 60.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Juan: ese es el problema, que hay católicos carcas y cristianos de base con las ideas muy claras. Unos no deben enfangar a los otros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. ¡Que hablaran ellos de legalidades....! Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  26. Isabel: todo depende de quién haga la ley y en qué momento de nuestra historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Decretar la ilegalidad de todas las religiones salvo la católica ademàs de ser una rotunda falta de respeto a la diversidad y a la entidad del " otro" como ser libre y pensante ...¿no es una soberana ilegalidad"?
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  28. Carmela: claro, pero los dictadores no entienden precisamente de "ilegalidades".
    Un saludo.

    ResponderEliminar