lunes, 7 de mayo de 2012

De judíos y chivos expiatorios I


"Chivo”: macho joven de la cabra.
"Expiatorio": de “expiar”. Acción de purificar las culpas mediante un sacrificio.

Lo de “chivo expiatorio” es una invención del pueblo judío.
Un ritual doble que consistía en ofrecer un macho cabrío a Dios (Yaveh), mediante el sacrificio, una ofrenda por los pecados cometidos, y otro al Demonio (Azazel), abandonando otro macho cabrío en medio del desierto, quien cargaría simbólicamente con todas las culpas.
Así lo recoge el Levítico:

Aarón… recibirá de la asamblea de los hijos de Israel dos machos cabríos para el sacrificio por el pecado (…) Tomará después los dos machos cabríos, y presentándolos ante Yavé a la entrada del tabernáculo de la reunión, echará sobre ellos las suertes: una la de Yavé y otra la de Azazel. Aarón hará acercar el macho cabrío sobre el que recayó la suerte de Yavé, y lo ofrecerá en sacrificio por el pecado. El macho cabrío sobre el que recayó la suerte de Azazel lo presentará vivo ante Yavé para hacer la expiación y soltarlo después a Azazel.

Generalmente, y tanto a nivel metafórico como a nivel real, se busca un “animal” que ponga poca resistencia al sacrificio, un animal poco simpático o agraciado o escasamente apreciado por los del lugar. Así, aunque no fuera culpable de nada, será sacrificado por los miedos, la impotencia o las inseguridades de los demás. Y de esta manera nos sentiremos mejores, más seguros, aliviados y reconciliados con los “dioses” de turno.

Esa figura siempre estará vigente en el mundo mientras sigamos pensando que los problemas nos vienen impuestos desde fuera y no son algo que fabricamos nosotros mismos.

Se trata de un ejercicio de prestidigitación por el que alguien con intenciones ocultas  busca a un semejante o a todo un colectivo que cargue con las culpas de lo que está pasando, con el fin de desviar o canalizar la atención y para quedar los demás aliviados y libres de cargos, culpas o sospechas. Para esta tarea hace falta que haya todo un público fácilmente manipulable. También hace falta que haya una situación de desdicha, una crisis o un mal que nos aceche. Y por supuesto, es preciso que haya unanimidad en la elección de la víctima.

Solo hace falta ya encontrar la víctima propicia.

¿Hay algunas características para hacer esa selección?
Digamos que es necesario que la víctima reúna ciertas condiciones:

- Transgresión de las normas establecidas.
- Debilidad manifiesta (física o anímica)
- Posesión de bienes que los demás ansían.
- Deformidad física o moral. Un exceso de sensibilidad también sirve aquí.
- Hábitos o creencias diferentes a los normales del grupo.
- Enfermedad.

El siguiente paso es que esa persona o colectivo, que reúne algunos de los atributos mencionados, haga algo que pueda ser interpretado como origen del estallido de la indignación popular o de la violencia colectiva. Y ya tenemos una persecución en toda regla.

Un ejemplo antiguo fue culpar a los judíos europeos de la "peste negra" que asoló el continente a partir de 1348. Según este infundio la población judía se habría dedicado a envenenar los pozos. Hubo una persecución atroz.
Otro sería la expulsión de los moriscos en la época de Felipe III, una maquinación de una mente perversa: el Duque de Lerma. Cuando se dirigían a la costa mediterránea para embarcar y escapar de España, muchos fueron asaltados, robados y asesinados en los caminos por turbas del populacho airado y vengativo.

El ejemplo más representativo y actual, por las dimensiones de terror que alcanzó, fue el que sufrieron los judíos bajo el régimen nazi.
Es una tremenda paradoja que el pueblo que inventó la expresión fuera víctima de ella bajo ese régimen.
Sobre ello hablaremos en las dos entradas siguientes.

46 comentarios:

  1. Interesante enfoque de este fenómeno tan antiguo como la Humanidad.

    Maquiavelo relata cómo César Borgia lo usaba de forma magistral:
    http://elartedelaestrategia.com/maquiavelo_premios_y_castigos.html

    Hay otra forma de usar al maldito chivo. El poderoso convierte en favorito a alguien a todas luces odioso, inmerecedor del cargo o detestato por todos. Incomprensiblemente, éste medra en la Corte. Hasta que un día, al reino le va todo mal y para contentar al pueblo y a los nobles lo defenestra. Engordar para morir, le dicen. ¿Les suena como yernos?

    No sólo lo hacen los reyes, en política es habitual: Felipe Glez, Aznar, ZP y Rajoy han usado y abusado de ésto.

    Saludos

    Carolus

    ResponderEliminar
  2. A saber quién será el próximo chivo expiatorio. La verdad es que hasta ahora casi siempre les ha tocado a los judíos.
    Tal como van las cosas, pronto habrá otro. Y parece que ya comienzan a perfilarse candidatos.


    Feliz semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Pues más de uno hemos sido chivos expiatorios de los demás, en menor escala, y no es nada agradable. Creo que es cobarde y vil utilizar dicha fórmula para limpiar conciencias o acrecentar el poder, o simplemente deshacerse de una persona que pueda resultar inconveniente o peligrosa. De todas maneras los hubo, los hay y los habrá, de chivos, claro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pues no tenía ni idea de donde procedía esta expresión. Dicen que la culpa sigue siendo de Zapatero, pero tendrán que buscar otro chivo, hoy bien valdría "Napoleoncito" Sarkozy.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Carolus: nada mejor que un yerno a mano para tirarlo por la ventana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Madame: los funcionarios en tiempos de crisis son un buen ejemplo para tomarla con ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Dissortat: va en la condición humana, buscar alguien que "pague el pato" por lo que nos pasa. Por eso, esta táctica tiene tanto éxito.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Eduardo: de vez en cuando viene bien un "Zapatero" que se coma los marrones :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. lifeisinfinity: me alegra saberlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Sí...supongo que andan atareadísimos buscándonos un enemigo común en el que focalizar la ira...no vaya a explotar sobre el que de verdad la merezca

    Muy buen post. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Alma: no estamos libres ninguno de que alguna vez nos "toque la china".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Magnífico, Cayetano! Una entrada muy, muy buena.

    ResponderEliminar
  13. Francisco: honor que usted me hace.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Más o menos como conejillo de indias, pero sin intención de experimentar, sino directamente cargar con las culpas. Si, la paradoja es que el pueblo judio fue el que tuvo que cargar con todas las ideas de purismo del nazismo. Abrazos, Cayetano.

    ResponderEliminar
  15. Una pena que estemos ante una cualidad innata de la naturaleza humana. Me refiero al sadismo de machacar a alguien cuanto más indefenso está para terminar de abatirlo. Hacer leña del árbol caído.
    Buenos ejemplos históricos nos ilustras, aunque sin el dramatismo que tuvieron, sobre todo el Holocausto nazi de Entreguerras. De todas formas ha habido recientemente y sigue habiéndolos cada día en el mundo: el genocidio de Uganda, el de Irak, los inmigrantes, sobre todo en plena crisis, cuando más hundidos están, etc, etc.
    Una pena como digo, o más bien, una desgracia, porque no creo que nunca acabe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hoy los chivos expiatorios parecen ser los inmigrantes sin papeles. Lo que no se bien es si será el chivo sacrificado directamente ante Dios o ese abandonado a su suerte en el desierto. Un abrazo, querido amigo.ç

    ResponderEliminar
  17. Cruda realidad Cayetano.

    Ya buscamos el chivo expiatorio. Hay uno que suena con fuerza: Inmigración...Se nos ha olvidado que gracias a inmigrantes africanos, se pobló el resto del mundo...

    Saludos Cayetano. Me gustará leer la continuación

    ResponderEliminar
  18. Es terrible, sobre todo porque suele llevar aparejada la injusticia.
    Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
  19. Y menos mal que usaban animales en el otro extremo los Mayas y demás "civilizaciones" se conformaban con el corazón de los hombres.

    Me quedo con lo del chivo expiatorio en nuestro mundo actual, se lleva más que tirar bien de la manta y meter a la cárcel a tanto y tanto mequetrefe de un lado y del otro.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  20. El hecho de ser una invención del pueblo judío parece que les ha perseguido a lo largo de la historia porque, como tú dices, han sido tratados como chivos expiatorios o cabezas de turco para demasiados desastres naturales y provocados por humanos.

    Han sido acusados de matar a Cristo, de ser los responsables de la peste, de cometer crí­menes rituales… y de intentar envenenar a los cristianos.

    ResponderEliminar
  21. Paco: fue un colectivo que vino al pelo para descargar todas las porquerías sobre él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Juan: así es. Parece que la condición humana tiene ese lado miserable de machacar al que vemos caído.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Isabel: o los dos al mismo tiempo, porque aquí rezamos a Dios y al Demonio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Manuel: en efecto, venimos de África. La cuna de la humanidad. Todos somos emigrantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. DLT: son las dos caras de una misma moneda, la de la estupidez humana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Senovilla: es más fácil que los pobres desgraciados se lleven la culpa de lo que pase a, como bien dices, meter en el trullo a los verdaderamente sinvergüenzas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Javier: parece que tenían todas las papeletas para el sorteo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Qué interesante!!! Fíjate que también me vino a la memoria, no sé si tiene vinculación pero igual te lo comento, el uso o mal uso que hacemos de los epítetos o adjetivaciones en algunas de nuestras conversaciones cotidianas. Por ejemplo cuando algo es muy malo, decimos que es "un cáncer" que se debe extirpar. Yo odio estos diálogos cuando se producen, porque en realidad siento que estamos transpolando la impotencia que experimentamos por algo que no hemos podido aún resolver y, lo que es peor, se la cargamos a quienes están padeciendo el "coletazo" de esa cuestión irresoluta. No ha de ser "sanador" para un paciente oncológico, que hablando con otro que desconoce su padecer, por ejemplo, de un problema en la educación pública, se encuentre con que el diáologo deriva a que ese problema "es un cancer", adjetivación muy mal empleada para aseverar la magnitud tremenda de algo, y que le suma un peso adicional al enfermo que de por sí ya lleva, en si mismo, la carga de nuestra "ignorancia" en la materia. Saludos Cayetano, como siempre tus post son muy movilizadores.

    ResponderEliminar
  29. Patzy: no te falta razón. A veces se usan palabras inadecuadas o desafortunadas que pueden herir sensibilidades.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Hola Cayetano
    Pero los chivos siguen existiendo tanto en la Historia como en el día a día. Un partido dice que la causa de la crisis es del gobierno anterior, y así se quitan el muerto.
    Si es que somos....

    ResponderEliminar
  31. FºJavier: lo que está pasando en Grecia es por culpa de nuestro gobierno anterior. Seguro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. ¡AY! ¡Cayetano!
    ¡Qué bién explicas, tus alumnos estarán encantados contigo!
    Gracias por tus comentarios tan simpáticos, siempre me haces sonreir.
    Un abrazo profe.

    ResponderEliminar
  33. Lo cierto es que nunca me había parado a pensar de dónde venía la expresión... curioso post, Cayetano. Gracias por la información. Abrazos,

    ResponderEliminar
  34. El más débil termina con la condena sobre su espalda.
    un beso

    ResponderEliminar
  35. Pus la mencionada frase del chivo espiatorio sigue vigente en todos los estamentos de nuestra sociedad.

    Me ha gustado mucho tu entrada.

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  36. Rosario: pues todavía alguno se queja. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Carzum: usamos muchas expresiones coloquialmente que tienen un origen curioso.
    Gracias por pasar y comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Arantza: somos depredadores que esperamos emprenderla con el más débil. Es cierto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Fus: parece que hemos cambiado muy poco con el paso del tiempo.
    Gracias por comentar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Siempre se suele buscar un chivo expiatorio para echarle la culpa de males propios, ya bien sean colectivos o particulares, grandes o pequeños. Porque ¿quién no ha culpabilizado de catear un examen al calor, al frío, a un constipado o a la tele? Ahora los políticos y los banqueros son los chivos expiatorios, dicen ellos, pero los que pagamos los platos rotos, es decir, los auténticos chivos de la crisis somos los de aquí abajo, a los que no toca pagar los excesos de los primeros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  41. Carmen: la cuerda siempre se rompe por su parte más débil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Hola Cayetano, super-interesante el tema.
    A Cristo no lo mataron los judios, lo mato (supuestamente )la administracion romana.
    Un abrazo Marissa

    ResponderEliminar
  43. Isthar: en efecto fueron los romanos, pero presionados por todos aquellos que buscaban precisamente un "chivo expiatorio".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  44. Hola de la tardona. De siempre me ha resultado interesante la figura del chivo. Fíjate, un animalito que gusta de la independencia, de las alturas, ágil, superviviente; en otras palabras difícil de apresar y por ello motivo para el sacrificio.
    ¿Qué tendrá su sangre para que aplaque a los dioses? Bsss.

    ResponderEliminar
  45. Emejota: no lo sé qué tendrá. Y si lo sé... no me "chivo".
    Un saludo.

    ResponderEliminar