miércoles, 2 de mayo de 2012

El 2 de mayo


"Con razón o sin ella." Goya.

Siempre que llega este día tengo una sensación agridulce. Por un lado, la alegría natural de todo español al recordar la gesta heroica de un pueblo indefenso que, ante el vacío de poder que se produjo tras la invasión de las tropas napoleónicas, le echó narices al asunto y supo enfrentarse valerosamente como pudo al invasor. Por otro, una sensación de amargura y tristeza por el "premio" que recibieron nuestros compatriotas por el sacrificio realizado.
Y el convencimiento de haber perdido el tren de la historia.
Como españoles que somos, a ninguno nos gusta que una potencia extranjera invada nuestro territorio. También como españoles es lógico y normal criticar la impunidad, los abusos, las atrocidades y la táctica de tierra quemada empleada por las tropas napoleónicas para someternos.
Y defender a los nuestros con uñas y dientes.

Ahora bien. Con los franceses se difundieron por toda Europa, incluida España, las ideas de la Ilustración: la limitación del poder absoluto de los reyes; la necesidad de limitar los privilegios de la nobleza y del clero; el derecho a tener una Constitución donde se recogieran los derechos y las libertades de los ciudadanos, que no súbditos; la separación entre Iglesia y Estado; la abolición de la Inquisición; etc.

Si en España hubiera prosperado el reinado de José Bonaparte, posiblemente nos hubiéramos convertido en una nación avanzada, laica, moderna, ilustrada.
Con la derrota francesa se abrió para nuestro país una etapa oscura y decadente.
En vez de una monarquía parlamentaria, aplaudimos el regreso del rey que nos iba a poner las cadenas, Fernando VII, el peor rey que ha tenido España jamás, quien reestableció el absolutismo, las prerrogativas del clero y de la nobleza, derogando la Constitución liberal de Cádiz y resucitando la Inquisición. España siguió siendo un país analfabeto sumido en el atraso y en la pobreza.
¿De qué nos sirvió liberar el país de invasores?
Lo que vino fue todavía peor: veinte años de absolutismo y de atraso social y económico.
Así que, si quiero ser coherente y rendir homenaje a tantos españoles que dieron su vida aquellos días por su patria y por su rey, recibiendo a cambio el desprecio de un tirano, este 2 de mayo, como ya es costumbre en mí, voy a disfrutar del día de fiesta pero no pienso dar saltos de alegría.

40 comentarios:

  1. Algo parecido a Afganistán con los ingleses en el Siglo XIX, los sovieticos en el S. XX y la OTAN en el S XXI, que queremos llevarles el progreso, pero estos malditos talibanes se empeñan en ponerse cadenas y vivir en la Edad Media.

    Sin invasores, para poder matarse entre ellos sin que nadie les estorbe, como en España con tres guerras carlistas, una revolución en Asturias y una guerra civil.

    Saludos

    Carolus

    ResponderEliminar
  2. Es muy fácil decir que "Si en España hubiera prosperado el reinado de José Bonaparte, posiblemente nos hubiéramos convertido en una nación avanzada, laica, moderna, ilustrada."
    Para nada coincido con esto.
    Carlos III, por ejemplo, con su gabinete de ministros italianos, al final el botín de Esquilache, entre otros.
    La llegada de este borrachuzo (pepe botella) y parecen casualidades del destino el PP Y LA BOTELLA, que hoy de alguna manera se repiten en la capi. ja,ja,ja,ja. No creo que hubieran sido garantía de cambios, los reyes son todos iguales, comer, follar y cazar.
    Los cambios los producen las personas NORMALES.
    SALUDOS y que pase un buen dia.

    ResponderEliminar
  3. Carolus: la verdad es que hemos ido bien servido de guerras y dirigentes nefastos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Dapazzi: lógicamente es una apreciación mía difícil de comprobar porque no pudo darse. Por cierto, dicen por ahí que el tal Pepe Botella, también llamado "Pepe Plazuelas", no bebía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cayetano, este día no me dice ya nada. Ahora hay que mirar al futuro que es el que nos interesa porque pienso que estamos en una coyuntura muy similar a aquella: cambio histórico mundial y con salpicaduras a nosotros. Tampoco me dijo nada el Bicentenario de la Pepa. Lo único interesante que tuvo es mucha gente la descubrió ¡¡doscientos años después!!. El Bonaparte hizo todo lo posible por ganarse a los españoles pero creo que tendría que haber negociado con los gaditanos. Y los gaditanos también. Estaban los pobres tan despistados que tras ver al Felón sus felonías en 1814 siguieron respetándolo en 1820 y en 1833 dieron continuidad a su viuda y a su hija. Hasta ¡¡1868!! no se dieron cuenta. Y total ¿para qué? si luego volvió la dinastía en 1874...y en 1931 a la calle...y en 1975 otra vez de vuelta. ¿Estamos condenados en este país a esta maldición?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El El Siglo de Las Luces de Alejo Carpentier se pinta ese momento de manera magistral.
    Esa contradiccion trágica de alguna manera signa la España de aquellos dias.
    De todas maneras¿que libertad de impone a los bayonetazos?

    ResponderEliminar
  7. Quizás si Fernando VII no hubiese sido mal aconsejado, o no hubiese tenido esas ideas retrogradas, se hubiese andado por mejor camino.

    Es triste que no se aprenda del hecho histórico...no solo en España.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  8. Como los dirigentes no daban más de sí, la gente tuvo que tomar el control. Algo parecido pasa cuando los padres son unos negaos y los hijos tienen que espabilar pa salir adelante.

    ResponderEliminar
  9. Monsieur, fue lo que se llama salir de la sartén para dar en las brasas. A veces las victorias en realidad son derrotas, porque no podía haberle tocado a España nada peor que Fernando VII.

    Feliz 2 de mayo

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Juan: aquí somos dados a pelearnos entre sí y a echar a patadas a los que traen ideas nuevas, como pasó con Esquilache y su política reformista. Los políticos nos hacen faenas y no pasa nada, ahora que se le ocurra a algún alcalde prohibir algún festejo popular, aunque sea una brutalidad, que lo "crujen". No tenemos remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Nando: los franceses impusieron en su país sus ideas con ayuda de la guillotina. Lo bestias que fueron no implica que las ideas revolucionarias eran malas. Eran malos los métodos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Manuel: lo malo es que era una persona de poco fiar. De hecho traicionó a su propio padre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. La Fuensanta y el Antón: de padres gatos hijos misinos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Madame: tiene toda la razón. Lo que nos tocó fue mucho peor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Tuvimos muy mala suerte. Y es curiosa la devoción que el país tenía por un (no tengo calificativos suficientes para Fernando VII)y luego la tuvo por su hija y por su nieto...y así seguimos, normal, estos borbones ¡son tan campechanos!

    Hasta cuando???

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Alma: a veces pienso que tenemos lo que nos merecemos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Hay hechos ocurridos en la historia de los que mejor no acordarse o, mejor todavía, que no hubiesen ocurrido pero es difícil asegurar los derroteros de nuestro país si no hubiesen ocurrido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué vamos a hacer! Así sucedió y la historia no puede volver atrás.
    ¡Es una pena!
    Gracias Cayetano por seguir comentaqndo en mi Librillo.

    ResponderEliminar
  19. Cayetano, tienes la misma sensación amarga de Goya: queria que los franceses modernizaran el país, que trajesen las luces, el raciocinio y una administración y economía moderna; pero también vió el sufrimiento del pueblo español, el espíritu de saqueo y rapiña de los franceses y sufría mucho interiormente. Bonito tu homenaje a los patriotas españoles. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Javier: quién sabe por qué caminos habríamos transitado. Ahora que peor que nos fue con Fernandito es casi casi imposible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Rosario: volver atrás es imposible, pero aprender de los errores pasados sí es posible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Paco: de mí habrían dicho que era un "afrancesado".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Así es. Lástima que la misma determinación exhibida en la lucha contra los franceses terminara justo al terminar la guerra, cuando Napoleón nos devolvió el caramelo envenenado que tenía secuestrado desde 1808; y los españoles nos lo comimos. Aún andamos indigestos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Tu reflexión es buena, pero imagínate a Viriato que le dijeras todo lo bueno que tenían los romanos, ja,ja,ja por ponerte un ejemplo.

    Me alegro que la historia no se pueda cambiar nunca, mira que con la nuestra podíamos haber sido cualquier cosa menos lo que somos hoy.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Estoy contigo. Uno no sabe muy bien a qué carta quedarse, porque es muy cierto que hubiéramos corrido otra suerte, que hubiéramos avanzado por un camino distinto al del absolutismo, pero no menos cierto que con el deshonor del sometimiento. Lo mejor de todo es que no podemos cambiar la historia, sino simplemente jugar con hipótesis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Como tu bien dices, no es que demos saltos de alegría, más bien lloramos lagrímas de sangre pensando en aquellas pobres gentes. Hoy la mayoría solo piensa en que se hace un día de fiesta.

    Un saludo desde Madrid

    ResponderEliminar
  27. DLT: aquí no somos expertos en derrocar tiranos sino en ponernos más cadenas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Jose Senovilla: los romanos nos civilizaron pero se las traían... A mí sí me hubiera gustado cambiar la historia, sobre todo porque habríamos evitado guerras y sádicos como Hitler o Stalin.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Francisco: de todas formas, menos los Reyes Católicos, los otros han venido del extranjero, Austrias y Borbones. Y estos eran franceses como José Bonaparte, así que...nos da lo mismo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. María de los Ángeles: así es. Aquello fue un drama, en todos los sentidos. Un saludo y bienvenida a esta tu casa.

    ResponderEliminar
  31. Coincido contigo en las conclusiones. vencimos en una guerra pero retrocedimos en el tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Hay un actor en esta cruel guerra en el que me suelo fijar mucho y que, en egenral, está denostado por traidor: los afrancesados. Españoles de pura cepa con deseos de que la Ilustración penetrase en España y acabara con el absolutismo, tuvieron que defenderse ellos también de sus propios compatriotas ante la invasión napoleónica. Su disgusto y desencanto debió de ser enorme al comtemplar desolados que su adorado modelo a imitar cometía aquellos crímenes y abusos contra su pueblo indefenso. Y, al acabar la guerra, no les quedó más salida que el exilio. Jovellanos fue uno de ellos y murió en la ignominia, Goya y Moratín finalizaron sus días en Burdeos. Napoleón a cambio de Fernando, dictador por monarca absolutista, ¿qué ganó el pueblo español? Creo que al menos, ante la lucha, se dieron cuenta de que España podía ser otra y así surgió el sentimiento liberal. Algo ganamos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Sensaciones encontradas.Así es.
    Descubrí hace algunos años que mi padre había guardado cuidadosamente libros sobre el dos de mayo y sobre la pintura de Goya.Creo que Goya interpretó el dolor ante el sometimiento.
    Supongo que por lo que tú dices : enorgulleciéndose como español de la gesta heroica.
    Creo que Goya interpretó el dolor ante el sometimiento.Más allá de las consecuencias a lo largo de la historia.
    Lindo homenaje al valor de aquellos hombres.
    Me gustó.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Valverde Lucerna: un grave retraso en efecto.
    Un saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  35. Carmen: así es, "las dos Españas" ya aparecen. Los liberales, ilustrados y "afrancesados", por un lado, y por el otro un pueblo analfabeto apegado a las tradiciones y obediente con la Iglesia y el orden establecido. Goya ilustró muy bien esta tragedia nuestra con el cuadro "Duelo a garrotazos" o "Los dos forasteros". Creo que también se llama así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Carmela: no sé si fue peor el fuego de la guerra o la sartén en la que después nos frieron. Lo bueno de Goya es su indiscutible imparcialidad. Criticó la brutalidad de los invasores y el atraso de este pueblo. Le pagaron con mala moneda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. La Revolución Francesa y Napoleón supusieron la interrupción de la política ilustrada en España que habría traído la modernización de España por vías reformistas. La España de 1789 era mucho más abierta, próspera y moderna que la de 1700 y que la de 1815. Es la España posible de Carlos III de la que hablaba el añorado Julián Marías. Nuestro modelo tendría que haber sido el inglés y no el francés. No hay que olvidar que Napoleón era un genio pero también un déspota y poco le importó arrastrar a Europa a unas guerras sin precedentes para conseguir su proyecto de dominación y poder personal. En España sus tropas mataron,saquearon y cometieron todo tipo de atrocidades. Y no tuvo escrúpulos morales en regalarle a su hermano España y su Imperio como si se hubiese tratado de un apartamento. Esto al margen de la catadura de Carlos IV y familia.
    Interesante entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. No me aparece la opción de comentar en su última entrada, así que le dejo aquí el comentario que a ella se refiere.

    Muchas de sus propuestas son realmente magníficas. Por ahí se debería comenzar. Yo creo que están haciendo justo lo contrario de lo que se debería hacer. Están siguiendo el juego al capitalismo más salvaje, y con ello solo conseguirán alargar y empeorar el problema. Lo están devorando todo.

    Por qué no se presenta usted a las elecciones, a ver si así? :DDDD

    Feliz fin de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
  39. Retablo: la verdad es que todo lo hizo Carlos III lo tiraron por la ventana sus sucesores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Madame: gracias por la advertencia. No había caído.
    Y también muchas gracias por desearme un futuro político, pero seguro que sería un desastre. Lo mío, como mucho, son las clases con mis alumnos :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar