domingo, 20 de mayo de 2012

Reliquias


Clavos "verdaderos" usados en la crucifixión de Jesús
Se conservan nada menos que... ¡28! 

Siempre me llamó poderosamente la atención el tema de los restos sagrados, de las reliquias, del "mobiliario" que estuvo en contacto alguna vez con algún personaje religioso importante.
Respetando por supuesto las creencias ajenas, creo que en este tema se ha abusado interesadamente mucho de la credulidad de los creyentes (nunca mejor dicho).
El asunto de la "vera crux" o del "lignum crucis", por ejemplo, es significativo. Son muchos los lugares en el mundo en donde dicen tener algún fragmento de la famosa cruz. Si juntáramos todos esos trozos tendríamos seguramente mucha más madera sobrante. Lo cual no deja de ser sospechoso.
Luego está el el uso que algunos hacen del tema de las reliquias. A veces de forma macabra e interesada. Por ejemplo, el "brazo incorrupto de Santa Teresa", un amuleto de la suerte que guardaba celosamente el general Franco y que tomó "prestado" de un convento de Ronda para que le trajese suerte durante el desarrollo de la guerra. O la "sábana santa" de Turín, venerada con la aquiescencia de la Iglesia durante largo tiempo y puesta en duda su autenticidad por muchos científicos.
El catálogo de "reliquias" curiosas que se conservan aquí y allá es enorme y de lo más variopinto:

- Un mechón de cabellos de la Virgen María se venera en Sangüesa (Navarra). También el velo. Hay otro mechón de la Virgen en Santa María La Mayor (Roma).

- Otra reliquia curiosa es el Santo cordón umbilical de Jesús. Se le rinde culto en iglesia de Santa María de Popolo, en Roma. Existe otro en San Martíno y existió otro en Châlons. Tres ombligos en total.

- Una de las reliquias más populares es la del Santo prepucio de Jesucristo, se llegaron a venerar hasta 14. Hoy solo se rinde culto a los de Amberes, Calcata (Italia), Santiago de Compostela y Hildesheim (Alemania). Cuatro prepucios, cuatro.

- No podia faltar el mantel de la Ultima Cena, que se muestra una vez al año en la iglesia de la ciudad de Coria (Cáceres). Y si se tiene el mantel, no podía faltar la mesa en la que se realizó la cena, que se venera en la Basílica de San Juan de Letrán (Roma).

- La leche de Santa María Virgen se conserva en varios lugares, siendo las más celebre la de la catedral de Oviedo y la que se venera en los agostinos de Santa María de Popolo en Roma.

- El cuchillo con el que Cristo fue circuncidado se encuentra en el Museo de Prehistoria Contemporánea en Roma.

- La esponja mojada en vinagre de la crucifixión, en el Sancta Sanctorum de Roma.

- Una paja del pesebre de Belén, propiedad privada de los Reyes de España y depositada en la iglesia de Santa María la Mayor (Roma).

- La lanza que hirió el costado de Cristo, en Nuremberg y otra en San Pedro de Roma.


- Multitud de cálices de la última cena en lugares tan dispares como Valencia, Génova, Lucca, Reims...

- La corona de espinas en la Sainte Chapelle de París. Aunque hay espinas sueltas por muchos sitios: catedral de Sevilla, catedral de Oviedo...

- Un dedo de San Juan Bautista. Hasta 60 dedos "auténticos" se han llegado a contabilizar.

- Las trece lentejas de la última cena, en el Sancta Sanctorum del Vaticano.

Un estornudo del Espíritu Santo que, encerrado en una botella, se veneraba en la iglesia de San Frontino (Italia) y hoy se halla en el Sancta Sanctorum en el Vaticano.

- Dos penes de S. Bartolomé, uno en Trèves y otro en Ausburgo.

- Una pluma del Arcángel S. Miguel que se venera en un monasterio de Liria (Valencia).

- Un huevo del Espíritu Santo (la paloma, se entiende), que se venera en la catedral de Maguncia (Alemania) 




57 comentarios:

  1. Excelente post, Cayetano. Por lo visto, con tanto clavo y madera se podía hacer un barco velero. La vela se hacía con la infinidad de santos prepucios que se veneran. Es lo que tiene la fe, que no deja pensar.

    Saludos

    Carolus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La madera existente es por contacto. dn la eddad media se pasaba madera por los lignum crucis de roma y se obtenian reliquias por contacto. x eso ddecis q se puede construir un barco.
      los clavos es xq salio un derecho x el cual se hicieron varias replicas del clavo de la iglesia de la santa cruz de roma donde hay uno verdadero. estas replicas ordenadas x el papa se mandaron por europa. en jerez de la frontera tenemos una de esas replicas.
      informaros bien antes de humillar a la iglesia catolica

      Eliminar
    2. Nadie humilla a nadie. Por lo que cuentas, algunos ya se encargan de ponerse en evidencia ellos solos.

      Eliminar
  2. Carolus: lo malo de estas cosas es que espantan a la gente sensata.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estas historias de trozos, restos. ¿Si se unieran todos a la persona que corresponde, serían extraños seres?
    Si es que somos ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Alucinante. Lo del huevo de la paloma es buenísimo. Resulta increíble lo que puede dar de sí la imaginación humana, y el fetichismo tan exacerbado como para llegar a tales extremos.

    Feliz domingo

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. A mí también me ha llamado mucho la atención todo esto de la abundancia de reliquias "repetidas".

    A ver... un cuchillo y cuatro prepúcios... Menos mal que no es al contrario.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Fº Javier: una especialidad del Dr. Frankenstein.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Madame: algunas cosas dan risa por lo tontas que son. En fin... Es lo que hay.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Dissortat: cuestión de echarle narices e imaginación a la cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Prueba fehaciente de toooodas las debilidades humanas. Bsssss.

    ResponderEliminar
  10. Lo del estornudo es como para partirse en dos.
    Cuestión de marketing, y en eso la Iglesia es muy profesional. Qué avispados son....
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Así que en la última cena comieron lentejas... qué curioso. Y San Bartolomé estaría contento jajajaja

    Es alucinante lo que hacen los fanatismos religiosos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Emejota: y de todas las "desfachateces" también.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Arantza: hay que tener el rostro de cemento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Kassiopea: con la de gases que dan y por la noche. ¡Uf!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Pues voy a romper una lanza por las reliquias.

    Unas son fruto de la picaresca. Otras están relacionadas con una concepción ingenua de lo sagrado. Otras, sin ser auténticas, se han ennoblecido por el paso de los siglos y por la devoción de generaciones. Y, finalmente, ¿por qué no pensar que otras serán verdaderas?.

    Mis saludos don Cayetano.

    ResponderEliminar
  16. Estos elementos materiales sólo son útiles para aquellas personas que tienen una fe bastante débil. Para mí el significado de la cruz no está en la posesión o en la simple observancia de un clavo o una astilla de madera, sino en la entrega del que dio su vida inocente por la redención de la humanidad y nos legó el mandamiento nuevo del amor. Los fetichismos, las cosas tangibles, están fuera del alcance de la fe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Retablo: o sea que hay de todo como en botica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Francisco: buena y sensata argumentación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Siempre me ha llamado la atención la abundancia de reliquias, pero más me sigue llamando la credulidad, necesidad... de la gente de creer en ellas y defender a capa y espada la autencidad de estos restos. Todavía recuerdo el enfado de un señor que se molestó porque puse en duda la existencia de una huella del caballo del apóstol Santiago.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Cayetano:
    Y las que no sabemos.

    Al parecer la religión se tiene que soportar sobre reliquias lo que con solo la Fe debiese bastar

    Hay "productos perecederos" increíbles. Ese de la leche de la virgen...No veo a nadie que guarde su leche pensando que su hijo sera un personaje histórico..

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  21. Estimado Cayetano, es un placer leerte y hoy hasta me atrevo a dejarte un comentario; el tema siempre me ha fascinado y más desde que tuve la oportunidad de visitar en Roma hace dos años el "novamás" de las reliquias, Sta. Croce in Gerusalemme,donde se reunen las que se hizo traer Helena de Constantinopla, madre de Constantino I. ¡Hasta con tierra traída de Tierra Santa está cubierto el pavimento de la capilla que lleva su nombre!
    Y,próxima a ella, la "Scala Santa", la mismísima escalera procedente de la casa de Poncio Pilato que Jesús subió para ser juzgado antes de su muerte, traída igualmente por Helena en su afán recopilador de "souvenirs religiosos"; es obligación que los peregrinos devotos la suban de rodillas, hoy forrada de madera y con espacios acristalados donde contemplar restos sanguíneos de Cristo. Para los demás existen dos escaleras laterales por donde subimos a pie hasta el llamado "Sancta Sanctorum" donde se guarda el venerado Rostro de Cristo "no pintado por mano humana", hoy en una capilla tras un enrejado que dificulta su visión.
    No es extraña la crítica del protestantismo a la devoción por las reliquias, máxime después del viaje de Lutero a Roma donde contempló horrorizado el ambiente general y el proceder de la Iglesia.
    Estupenda entrada y mil saludos.

    ResponderEliminar
  22. Me permito añadir a esta lista tuya tan simpática ésta: la cabeza de San Juan Bautista niño que se conserva en Daroca.
    En cuanto a los clavos, la vera cruz, etc. fueron reliquias que se trajo de Santa Elena a Roma tras un viaje que hizo a los santos lugares por lo que nadie, hasta entonces, se había interesado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Valverde de Lucerna: y es que hay gente muy radical...y sin sentido del humor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Profedegriego: un placer tu interesante aportación a esta humilde tinaja. Lo del afán recopilatorio por parte de la madre de Constantino es de Record Guiness. Los países no católicos y con un poquito de sensatez tienen que reírse a la fuerza de estas cosas tan extravagantes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Manuel: buen sentido común el que muestras con ese razonamiento. ¿Para qué guardar la leche?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Isabel: creo en efecto que con las Cruzadas se hizo un saqueo importante en Tierra Santa y se trajeron muchas cosas, algunas un tanto disparatadas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Sin las reliquias igual no habría turismo, ja,ja,ja.
    Bueno lo cierto es que me has dado una buena idea para un artículo, espero sacar tiempo.
    A mi me gustaría encontrar el Santo Grial, puede que algún día se demuestre que es el de Valencia ;-))

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Senovilla: no sé si Valencia tiene el Santo Grial, pero lo que sí tiene con seguridad es un "agujero" en sus cuentas :)
    Un saludo y esperemos noticias de esa idea surgida en relación con esta entrada.

    ResponderEliminar
  29. Es un tema interesante. Algunas auténticas, la mayor parte increíbles hoy, en la catedral de Valencia, se asegura que hay, entre otras muchísimas reliquias, porque no hay catedral que no tenga un nutrido relicario, el cuerpo incorrupto de uno de los inocentes degollados por Herodes. Estuve hace unos años en Liria, subí a la ermita de San Miguel y vi la imagen del Arcángel, no su pluma, que una monja me dijo que no existía. Al parecer fue invención literaria ocurrida en el siglo XX. No obstante muchas son objeto de gran veneración. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Otras curiosas son las treinta monedas de Judas que se han convertido en unas doscientas o un pedazo de carbón con el que fue martirizado en la parrilla San Lorenzo...
    Salu2

    ResponderEliminar
  31. DLT: se ve que hay para todos los gustos y de todos los colores.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Javier: aquí va a ser al revés. Vamos a convertir las doscientas monedas en treinta. ¿El carbón era vegetal?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. ¿Y a nadie se le ha tenido la brillante idea, a lo largo de la historia , de hacerse una paja y presentarla como "La Santa Eyaculación de Nuestro Señor"?.
    Que el señor t bendiga Cayetano, y que pases un buen dia.

    ResponderEliminar
  34. Dapazzi: no des ideas...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Sí, Cayetano, a mí también siempre me llamó la atención el tema de las reliquias; creo que sólo del madero o la cruz en la que fue crucificado Cristo, podríamos tener una parcelita de árboles bastante respetable. Y algunas de las que apuntas son realmentes curiosas: la leche de la Virgen, el Prepucio de Cristo, etc. Y es que, como decía Juan Belmonte, "hay gente pa tó". Muy buen post. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  36. Paco: esa frase de Belmonte la decía mucho mi madre, como buena sevillana que era. Y sí, "hay gente pa to".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Jajajajaja...No me acuerdo de quien decía Carlos Fuentes que conservaba los 290 dientes de Santa Apolonia

    Lo de la leche de la Virgen me mató :D

    De los prepucios no comento nada...
    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
  38. Alma: o sea que no ganaba para dentista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Carmen: es un ejercicio de credulidad y de fetichismo, como la prenda de tu jugador favorito o ese mechón del cantante de moda.
    Los protestantes siempre han comentado este tema para sacarle punta, por ejemplo con el asunto de los trozos de la "vera crux", con madera suficiente para fletar de nuevo el Arca de Noé.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Carmen, disculpa. Estoy trabajando con un ordenador que no es el mío. Y no sé qué demonios ha pasado con tu comentario que no aparece.
    Lo transcribo a continuación:

    "Seguramente no ignorarás que estos argumentos que hoy nos traes ya los esgrimía Lutero para afirmar que la Iglesia Católica engañaba a sus feligreses a base de patrañas con un fin esencialmente lucrativo, pues qué duda cabe que si se conserva el Santo Cáliz en la catedral de Valencia, por ejemplo, todos los creyentes que puedan acudirán al lugar, soltando la bolsa convenientemente para que un milagro se produzca.
    Y la cuestión es que la Iglesia, desde entonces, sigue sin bajarse del burro, como burlgarmente se dice, a pesar de que la mayoría de los mortales, creyentes o no, no creemos en el poder taumatúrgico de tales restos, aunque váyaselo usted a decir el que paga varios miles de euros por un mechón de cabello de Michael Jackson, un ídolo moderno.
    Saludos."

    ResponderEliminar
  41. Estimado Cayetano, espero que sepas disculpar una nueva intrusión mía en tus comentarios pero, a la vista de la rabiosa actualidad del asunto, no me he atrevido a resistirme; me desayuno hoy por la mañana con la noticia en el diario "La Voz de Galicia" de que el próximo viernes llegará a mi ciudad, A Coruña,¡una reliquia!, concretamente el brazo de Don Bosco, fundador de los Salesianos, cuyo colegio en esta ciudad será el lugar en que durante dos días será expuesto al público fiel, y no tan fiel.
    Leer la noticia y recordar tu magnífica entrada fue todo uno y es que ¡no todos los días te visita una reliquia en tu propia casa! Entenderás ahora que no pudiera resistirme a comentar de nuevo; te dejo, por si te interesa, el enlace:
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/2012/05/22/reliquia-san-juan-bosco-podra-visitarse-dos-dias-salesianos/0003_201205H22C6995.htm
    Mil saludos.

    ResponderEliminar
  42. Interesante tema, cosas que carecen de explicacion logica. Todo para influir en las creencias de ciertas personas que necesitan entrar en el reino de lo magico,de pronto para tener una "muleta" para afrontar sus problemas.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  43. jeje, casi parece un chiste... muy bueno y muy gráfico... lo de la leche de Santa María Virgen... me ha dejado perpleja, por no hablar del santo prepucio o de la paja del pesebre de Belén, alucinante... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  44. Profe de Griego: que Hermes, el de los pies alados, me preste sus sandalias porque voy a acudir raudo y veloz como centella a ver ese estupendo enlace que me propones. No todos los días le traen a uno a su ciudad una reliquia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Isthar: tú lo has dicho. Una necesidad. Un consuelo en este valle de lágrimas. Es hasta comprensible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Carzum: es que puestos a imaginar... imaginemos. Por ejemplo... "el cuerpo incorrupto de un ratoncillo que andaba por el portal de Belén" :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Cayetano llevo riendo tras este magnifico post, no menos de media hora , al igual que en algunos de los finos comentarios , acertaste con esta entrada y permíteme que amplié con mis modestos conocimientos en este campo un poco mas, pues te diré en primicia, pues veo que vos no lo saben, que el erupción del volcán del Hierro que recientemente sufrimos por estos lares, y te repito … es primicia… no fue tal, fueron los escapes de las flatulencias que se conservaban de la ultima cena, donde la col , la berza y las fabes , fueron manjares a degustar, y tras este calentamiento global en el que andamos inmerso, se produjo un aumento de temperatura en la sima donde se hallan escondidas, y el resultado ya lo saben,…… ahora parte de esto lo conservamos en piroclastos, pues algunos de estos al salir al exterior y debido a su gran concentración se volvieron algo solidos…
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Elperroverde: estupendo hallazgo. Aunque las flatulencias son nefastas para el cambio climático, son una buena solución momentánea para la crisis energética. Así que, como en la Última Cena... a comer lentejas como posesos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Tanta reliquia me ha hecho estornudar. ¡Será por el polvo que las cubre! Me ha encantado tu blog, me he reído y me ha hecho pensar. Un placer que repetiré con tu permiso. Saludos

    ResponderEliminar
  50. Soledad: bienvenida a esta tu casa. Como ves, este tema tan escabroso da para mucho.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. Sabes? El año pasado, cuando estuve en Italia, me llamó poderosamente la atención esto que tu mencionas y, como cristiana, me dió un poco de vergÜenza ajena. Independientemente de los restos inhertes de objetos, trozos de columnas, cadenas, copas, etc, etc, lo más llamativo fue encontrarme con vtrinas con restos físicos, desmembrados y venerados, de Santos. Por ejemplo, en Padua (Padova en italiano), tienen guardados en diferentes relicarios, y expuestos a la visita de los fieles, en la llamada "Capilla circular", en la mismísima Basílica del Santo Patrono (San Antonio de Padua), su lengua, su maxilar...y vaya a saber que otras cosas que dejé de ver por parecerme realmente una falta de respeto, ya no hacia el Santo, sino a la persona humana que fue antes de ser santificado. Hay tantas cosas que la Iglesia debiera ya abolir! (http://www.basilicadelsanto.org/spa/visita/visita.asp) Saludos, Cayetano, como siempre muy interesantes tus aportes.

    ResponderEliminar
  52. Patzy: con estas cosas, los verdaderos cristianos de base se deben sentir avergonzados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. El cazador de reliquias: nadie humilla a nadie. Nadie es mejor ni peor por tener una fe u otra. Lo que llama la atención es tanta ingenuidad, tanta credulidad y tanto negocio montado por unos cuantos. Jesús expulsó a los mercaderes del templo. Igual tenéis que hacer vosotros lo mismo ahora.
    Y otra cosa. Antes de criticar a los que escriben en esta página, deberías revisar tu ortografía y tu sintaxis.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  54. Siempre ha habido "listos" dispuestos a hacer negocio e inocentes que pican, monsieur. La Edad Media fue un filón para esto de las reliquias.

    Feliz año nuevo!

    Bisous

    ResponderEliminar
  55. Diana de Méridor: parece cosa de magia. Hace menos de diez minutos he estado en esta misma entrada retomando una información (los "santos prepucios") a cuento de un comentario de otra bloguera sobre ese tema. Y mira por dónde me encuentro con su aportación sobre el tema. Curiosa coincidencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar