viernes, 20 de enero de 2012

Aniversario de boda real


Hoy se cumplen años de una boda real, la de Fernando VI.

Rechoncha, boca grande, mofletuda, ojos pequeños, atacada de viruela y tirando a fea, Bárbara de Braganza fue la persona elegida para contraer matrimonio con Fernando VI, heredero al trono de Felipe V.

La boda se concertó desde las casas reales sin que los contrayentes se llegaran a conocer. Desde la corte portuguesa se resistían a enviar retrato alguno de la princesa por miedo a espantar al novio. Poco antes del enlace llegó por fin el retrato retocado sin marcas de viruela. El 19 de enero el novio vio por primera vez a la novia y estuvo a punto de mandarlo todo al garete.

 Finalmente, con poco entusiasmo, la boda se llevó a efecto y el 20 de enero de 1729 se casaban en Badajoz, a mitad de camino entre Madrid y Lisboa, para que todos los parientes estuvieran contentos.

A pesar del escaso atractivo físico de esta mujer, Fernando VI supo encontrar en ella el calor y el afecto que tanto había necesitado durante su infancia, al haberse criado sin madre y haber sido educado con frialdad por su seca madrastra Isabel de Farnesio quien ansiaba la corona para su hijo Carlos, como así pasó después. Bárbara, de buen corazón, amó profundamente a su marido. Y él correspondió a ese amor, hasta tal punto que cuando ella falleció, él entró en una profunda depresión y no hacía otra cosa que deambular por el castillo de Villaviciosa de Odón aullando como un lobo desconsoladamente. Perdió el apetito y dejó de asearse y de afeitarse, la melancolía por la pérdida de su esposa se convirtió en locura, hasta que al año siguiente abandonó este mundo y fue a reunirse con su amada.



Murió Fernando y su madrastra se frotó las manos porque al no haber descendencia, le tocaba ser rey a su hijo Carlos.

Aunque el reinado que concluyó no fue ni largo ni deslumbrante, el carácter pacífico y moderado del fallecido, despertó cierto sentido de pesar entre los españoles ante el fallecimiento real.
Sin embargo la muerte de ella no fue tan sentida a nivel popular, dado que tenía fama de derrochadora y de pensar más en sus intereses que en los de España:


Testó la reina y concuerda
con variedad de opiniones
que dio a Portugal millones
y a España... ¿qué?: mucha mierda.
Pase, porque nadie pierda
lo que le toque, concluyo
por ley de lo tuyo, tuyo,
que el testamento es siniestro,
pues dio a Portugal lo nuestro
y a nuestra España lo suyo.

No obstante, el destino y los madrileños fueron benevolentes con los esposos, permitiendo que tras la muerte siempre estuvieran juntos. Y no me refiero a la morada final elegida por ellos, el Convento de las Salesas Reales, sino a sus calles dedicadas. No hay más que ver el callejero de Madrid para darse cuenta de donde se sitúan las calles respectivas, una a continuación de la otra.

35 comentarios:

  1. Vamos que la pobre lo tenía todo... lo bonito es que a pesar de todo al final el amor triunfó, algo que no suele ocurrir en estos matrimonios políticos.
    El influjo cultural de Bárbara de Braganza fue muy grande, en Aranjuez todavía se recuerda aquella escuadra del Tajo capitaneada por Farinely..

    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante. Ya lo dice el refrán: "La suerte de la fea la guapa la desea". La ley de la compensación, digo, claro que en estos tiempos que corren, no se, no se. Bs.

    ResponderEliminar
  3. Monsieur, obviamente el rey había heredado la enfermedad de su padre, que también hubo de padecer esas depresiones en las que dejaba de asearse.
    Bueno, al final parece que logró ver en la esposa más allá del físico, menos mal.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. José Luis: Farinelli il castrato, quien aliviaba con su canto la depresión crónica que sufría el rey. Ahora para eso tenemos a los psicólogos y a los "sanadores" de oficio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Emejota: nada, nada. Los reyes se tienen que aguantar con lo que les toque. Si la reina es fea que se aguanten. No van a pretender tenerlo todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Madame: su esposa parece ser que era un alma gemela, necesitada de afecto, y todo un consuelo al poder compartir cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Fernando VI tuvo una dura infancia por la muerte de su madre, María Luisa Gabriela de Saboya, y la formación de una nueva familia porparte de su padre al casarse con la Farnesio, dama extremadamente ambicioso que veía en el joven Fernando a un rival político. Nada más hay que ver lo apartado que aparece Fernando del núcleso familiar en el famoso cuadro la "Familia de Felipe V" de Van Loo en el Prado.

    La Braganza le dio ese amor que le faltaba y parece que ambos vivieron un feliz matrimonio en el que la cultura y las fiestas, de la mano del gran Farinelli, entre los bonitos jardines y canales de Aranjuez fueorn la tónica. Un reinado que, con la firma de la Paz de Aquisgrán en 1748, tuvo a la paz como principal característica lo que permitió reconstruir económica y navalmente España...un reinado olvidado pero fundamental por esplendoroso y resanador tras el belicoso reinado de Felipe V.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Carolvs: en efecto, un reinado pacífico y tranquilo. Y parece que el rey encontró solución a parte de sus carencias afectivas.
    Se te echaba de menos por esto lares.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Fue un buen rey Fernando VI. Y El siglo XVIII, hasta Carlos IV, un buen siglo para España.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Retablo: una buena época en efecto llena de reformas y avances de la mano de ministros ilustrados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. A pesar de la fealdad y poca gracia o encanto personal de la princesa portuguesa, se puede decir que fue la mujer de la vida de nuestro rey, y en ella encontró todo ese calor, afecto y amor que le faltó en la niñez, hasta el punto de renunciar a sus deberes reales de dejar descendencia, cosa que haría frotarse las manos a la harpía de Isabel de Farnesio. Un ejemplo de matrimonio por amor en las casas reales. Buen fin de semana, Cayetano.

    ResponderEliminar
  12. Paco: en efecto, una harpía la Farnesio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Dicen que el amor es ciego y, además, creo que has sido muy generoso en lo de "tirando a fea".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La descripción física de doña Bárbara explica cómo no sólo lo físico es atractivo para el matrimonio; posiblemente la Ilustración enseñó a ver el interior de las personas.

    ResponderEliminar
  15. Javier: debe ser eso. Ahora que al principio no le hizo tilín a Fernando VI. Todo lo contrario: casi sale "por patas".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Francisco: con esa madrastra tan fría que tuvo Fernando, encontrar a Bárbara fue lo mejor que le pudo pasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Bueno, suelen decir que la belleza está en el interior. Además, el amor es ciego.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Arantza: a veces, de la complicidad y las cosas compartidas salen las parejas más estables, aunque haya poca pasión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. No me extraña que esos versos la criticarán tan duramente. Ya al llegar fue recibida por el pueblo con pasquines que decían: "Fea, pobre y portuguesa, chúpate esa", aunque estos ripios también se aplicaron a otra consorte posterior.
    El caso es que el rey la quiso y atacado de gran melancolía, se murió de pena.
    Un saludo Cayetano.

    ResponderEliminar
  20. Pasaron sin pena y sin gloria. A partir de ahora además de por su sabida fealdad, recordaré a esa reina por su "testamento" que me ha arrancado una carcajada, cosa bien difícil en mí, pero es que no me lo esperaba.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Y mientras el rey enloquecía entre los muros del viejo castillo, su asistente, el duque de Béjar, no sabía qué hacer con aquel augusto loco (o depresivo, que diríamos ahora).
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Si supieramos el secreto que hace mantener unida a una pareja....
    Sus intereses tendría el rey de seguir desposado con tan fea dama, aunque puede que las gracias las tuviera ocultas(muy ocultas)...¿quien sabe? ... las carencias de la infancia se acusan en el estado adulto y si supieramos lo originales que son algunos en sus gustos íntimos...bueno,bueno...eso para otro dia.
    Recibe mi saludo.

    ResponderEliminar
  23. DLT: este pueblo nuestro siempre ha sido muy aficionado a poner verde al de fuera y a encumbrar al de dentro, aunque sea un canalla. Este ejemplo y los de José Bonaparte, Esquilache o María Luisa de Orleans, a la que se le echaba la culpa de que Carlos II no tuviera descendencia, son muy representativos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Dissortat: en muchos temas de historia sobre el reformismo borbónico casi ni se les nombra. Un reinado breve, sin sobresaltos. Creo que era Montesquieu el que decía "feliz el pueblo cuya historia se lee con aburrimiento". Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Carmen: bonita herencia le dejó su padre. Como tú dices, hoy le llamamos depresión. Entonces le decían "melancolía". Solo que en vez de "Prozac" tenía a Farinelli.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Ana: en ella encontró el afecto del que andaba tan falto.
    Bienvenida al blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Un poco desconocido el reinado de esta pareja que creo que no fue malo para España.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  28. Resulta inverosímil encontrar situaciones como estas en matrimonios concertados, aunque creo que también pasó lo mismo con Carlos I y su esposa Isabel de Portugal, que siendo un matrimonio concertado también llegaron a quererse, y a su muerte el emperador notó su ausencia y contribuyó, entre otras cosas, a retirarse y abdicar.

    ResponderEliminar
  29. Hola Cayetano:

    Interesante forma de triunfar el amor...Sobretodo en tiempo donde al Rey se le permitía de todo...

    Depresion severa con afectación de la higiene. Tema interesante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Interesante entrada Cayetano. El amor no está en la belleza, sino en la persona que se interesa en nosotros y que nos hace sentir de una manera tan especial que acaba convirtiéndose en nuestro mundo. Este fue uno de esos casos, y sin su mundo Fernando no logro resistir.
    Un Saludo.
    Uriel

    ResponderEliminar
  31. Eduardo: poco conocido por lo breve que fue. En muchos temas de historia se pasa de Felipe V a Carlos III directamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Valverde: algunos de estos matrimonios hasta llegan a tomarse afecto. El roce hace el cariño, no la pasión.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Manuel: depresión con aullidos de lobo. Algo curioso de estudiar por tus colegas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Uriel: si no hubiera sido por esta mujer realmente (nunca mejor dicho)lo habría pasado mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Cayetano:

    Pásate por el blog.

    Saludos

    ResponderEliminar