martes, 7 de diciembre de 2010

Prohibir la lectura

Nazis recogiendo libros para quemarlos

La costumbre de quemar libros, de secuestrar obras, de prohibir, de censurar… El miedo al saber, a la cultura, a la diversidad de opiniones… algo tan antiguo como la propia literatura y tan frecuente a veces por desgracia, dentro y fuera de nuestras fronteras.
Un producto de la cultura del fanatismo, de la intransigencia, de la estupidez, de la ignorancia, de la intolerancia, característico de sistemas sin libertades.
Son muchos los casos que han tenido lugar a lo largo de la historia. Algunos ejemplos:
En el siglo III, el emperador Diocleciano mandó quemar los libros de alquimia de la Biblioteca de Alejandría.
Girolamo Savonarola, el fraile dominico, hizo famosas sus “hogueras de las vanidades”.
También es archiconocida la quema de libros judíos y contrarios a la raza aria por parte de los nazis, acción que luego copiaron los militares chilenos bajo el mandato del general Pinochet. Cuentan que al parecer quemaron equivocadamente unos libros sobre arte cubista, pensando que eran libros comunistas cubanos. La cultura no era lo suyo, estaba claro.
En la ficción literaria también tenemos buenos ejemplos:
El expolio de la biblioteca del ingenioso pero enloquecido hidalgo don Quijote por parte del ama y la sobrina, con ayuda del cura y del barbero, episodio conocido más como el “donoso escrutinio”.
La labor de quemalibros de los “bomberos” de Fahrenheit 451, de Ray Bradbury, novela de ciencia ficción en cuyo título se habla de la temperatura a la que arde el papel, todo un clásico del género.
Manuel Vázquez Montalbán hace que su detectivesco personaje Pepe Carvalho encienda la chimenea quemando algún mal libro. ¿La mala literatura merece la hoguera? ¿Merece la hoguera la mala literatura?
Por su parte, Heinrich Heine, poeta y ensayista alemán del siglo XIX, escribió Ahí donde se queman libros se acaban quemando también seres humanos.
Otros, acostumbrados precisamente a quemar personas por cuestiones de controversia, prohibieron expresamente la lectura de ciertos libros y autores bajo amenaza de excomunión por considerar dicha lectura un grave pecado.
Así aparece el Index Librorum Prohibitorum o famoso Índice de Libros Prohibidos, catálogo de obras señaladas en su día por la Iglesia de Roma como perniciosas o contrarias a la fe.
Allí se dan cita obras supuestamente revolucionarias como “La Enciclopedia” francesa o “El contrato social” de J. J. Rousseau y otras más inocentes aparentemente, como “El lazarillo de Tormes”, “Los miserables” de Víctor Hugo o “Madame Bovary” de Gustave Flaubert. Autores malditos, señalados por el dedo acusador de la Santa Inquisición, como Zola, Voltaire, Clarín, Balzac, Copérnico, Descartes, Alejandro Dumas (padre e hijo), Erasmo de Rotterdam, Kant, Galileo, Montesquieu, Rabelais, etc., etc.
El “Index” fue fruto del clima de intransigencia desatado por la Contrarreforma del siglo XVI ante el empuje de la Reforma protestante, una manera de velar por la pureza de la fe y del credo católico, impulsado por el Papa Pio IV.
Tras el Concilio Vaticano II y el posterior papado de Pablo VI, se retiró el índice y la amenaza de excomunión que pesaba sobre los potenciales lectores.
Hay otros índices o listados de libros prohibidos, como el que cita Manuel Rivas hecho por el Opus Dei.
Hay un excelente artículo de Joseph Fontana sobre el tema, muy ocurrente, ameno y acertado, donde, refiriéndose a los listados de libros poco convenientes, se dicen cosas como ésta “Pero ninguno de ellos tiene la utilidad y el encanto de los índices de libros prohibidos, donde la estupidez de los censores resulta una guía segura para el hallazgo de la excelencia, que parecen oler igual que los cerdos descubren las trufas bajo tierra. ¡Benditos sean los censores que nos han descubierto tantos libros que merecía la pena leer! Y, de paso, gracias por haberme condenado. Son ya muchos los amigos que me han felicitado por esta distinción.”

60 comentarios:

  1. Pero Carvalho lo hace en función de su humor, o en pleno proceso de investigación. A el y a su creador su propia genialidad se lo permite. Lo demás es chusma¡
    Saludos Cayetano¡

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo contigo, Javier. Montalbán se lo puede permitir como recurso literario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. En realidad esa lista de libros censurados puede servir de pista para encontrar los que merece la pena leer, como dice Fontana, sí.

    Y luego estan todos los libros que los estudiantes queman a fin de curso, jiji.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  4. No me gusta que se queme ningún libro, nos guste o no lo que dicen; tampoco que se censure ni se prohíba la publicación de nada. Dejemos que cada uno escriba lo que quiera y que cada cual lea lo que le interese; que ya somos mayorcitos para hacerlo. El problema es que a veces hay quien no cree esto último.
    Hoy sí que he llegado pronto a tu artículo. El puente ¡que cosas consigue! jejeje. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Madame: en efecto. Es una buena pista que haya libros con enemigos. Luego están los alumnos traviesos que, además del tiempo, queman apuntes, fotocopias, etc.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Desde la terraza: a mí tampoco me gusta quemar ningún libro. Hay que respetar a todo el mundo. Si no me interesa ni lo compro ni lo leo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Que el pueblo sepa y conozca es el mayor de los miedos de las dictaduras que prefieren una masa ignorante fácil de manipular e impresionar, de ahí el ataque masivo a intelectuales y fuentes de cultura como los libros...lo del Index es un caso más de la intransigencia religiosa que en nuestros días representan tanto la Iglesia romana, como sobre todo el Islamismo radical...una pena...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. En efecto, Carolvs, la masa analfabeta y atrasada es la más fácil de manipular, de engañar . ¿Será por eso que tampoco se fomenta mucho la cultura en los países desarrollados? No hay más que echar un vistazo a la programación de la tele. Los programas culturales se relegan a la 2 y se fomenta el consumismo, el aborregamiento con programas de cotilleo y con personajes "cultos" de la talla de Belén Esteban.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Siempre pensé que lo prohibido, en esta materia, podría ser lo mas recomendable. En otras cuestiones.....casi que también, aunque sea por conocer el tipo de temor que impuso su prohibición ja,ja.
    Por añadir un poco de verdor al tema, creo recordar que "El amante de Lay Chatterley" de D.H. Lawrence también se encontraba en la lista prohibida. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es por miedo, no sea que la gente piense, sea crítica, descubra hasta dónde llega el engaño, salga a la calle, hable en las urnas, ponga fin a los excesos... Es mejor que la masa sea homogénea y maleable...

    ResponderEliminar
  11. Buen repaso a los atropellos cometidos contra los libros y los papeles peligrosos. Ahora recuerdo que en la película de Amenabar, lso cristianos también arrasaban la bilbioteca de Hipatia. Y nada como los bomberos de Farenheit 451: excelente sátira contra la intolerancia. Me quedo con los libros prohíbidos por la Inquisición, algunos de los cuales se salvaron y están en el Arhivo y Bliblioteca históricos de Salamanca.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  12. Emejota: la novela que citas, al igual que el Decamerón, eran para la Iglesia el no va más de lo pecaminoso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Eso es, Negravernis, que la gente piense es malo porque luego pueden elegir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. La biblioteca de Alejandría: una tentación para la intolerancia cristiana tras el edicto de Tesalónica del emperador Teodosio.
    Un saludo, Paco.

    ResponderEliminar
  15. En la época de los militares no podíamos trabajar en las aulas con los libros de Elsa Bornemann ni con cuentos de Cortázar .
    Muy ingeniosa la reflexión de Fontana.Tiene chispa!
    Buen recorrido por las siniestras quemas y prohibiciones de libros a través de la historia.
    Además de ser una infamia es una muestra de mediocridad y de cobardía.
    Un pueblo ignorante es más fácil de " manejar" .
    "Por quién doblan las campanas?" de Hemingway también estuvo prohibido allá durante la dictadura de Franco.
    Y de alguna manera ... razón tiene Heine : " queman seres humanos" .
    Habría que ahondar en el perfil de estas personalidades patéticas que acostumbran a hacer hogueras con las " ideas".
    Intolerancia y miedo?Me temo que mucho miedo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Carmela: a Cortázar me imagino que lo vetarían los militares por su posición ideológica, claramente izquierdista. En España, Hemingway era sinónimo de enemigo brigadista que luchó contra las tropas franquistas durante la guerra. Su veto consiguió todo lo contrario de lo que se propusieron: que fuera leído con fruición, más incluso de lo que se hubiera merecido como escritor del momento.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Me imagino el morbo que daría intentar recopilar y leer alguno de los libros contenidos en el ïndice de Libros Prohibidos. Ya se sabe que lo prohibido también atrae, aunque se amenace con la hoguera. Así entiendo yo por que todavía siguen apareciendo dobles fondos y paredes huecas que guardan tesoros de esta clase...

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué pena quemar los libros!
    Los que mandaban hacerlo querian demostrar la imagen de su poder.

    Hasta los cuentos de los niños los pego con papel celo y no tengo ni uno roto.

    Eran los tiempos¡
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  19. La cosa más tonta que conozco en cuestión de prohibición de libros es la relativa a las obras de Vicente Blasco Ibáñez, jajaja es que aún no me explico por qué estaba prohibido en España hasta 1977 en que TV ¡por fin! emitió como gran revolución "Cañas y barro", novela regionalista ambientada en La Albufera de Valencia.
    Otro enigma era la prohibición de "El escándalo", de Pedro Antonio de Alarcón.
    Obras todas ellas que yo conocía por la amplia biblioteca de mi casa, en la que, afortunadamente, no hubo jamás "controladores librescos externos".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hola Cayetano:

    Una lista que algunos quieren alargar....

    La ignorancia es más fácil de manejar que la sabiduría. Tu sabes más de eso. La sabiduria conlleva a la curiosidad por saber más....Complicado para quienes quieren mantener poder a costa de que no se conozca su propia mediocridad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Carmen: el morbo hace que se tenga interés por algo que no necesariamente ha de ser bueno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Rosario: demostrar su poder y miedo a perder el control de ese poder.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Rosa: a Blasco Ibáñez lo vetarían por ser antimonárquico, masón y republicano. Además era crítico con algunas tradiciones nacionales como la fiesta de los toros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Manuel: así es. Un pueblo ignorante es más fácil de manipular.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Pepe Carvalho no quemaba malos libros,creo que los quemaba por otro motivo que no recuerdo bien,no se si al azar o con que pretexto.
    Otro si digo,he tirado en 1976 a dos cuadras de un reten militar ,temiendo un rastrillo ,y lo hice con lágrimas en los ojos ,tres bolsas grandes de mi biblioteca.
    Previamente hice una seleccion entre "inofensivos " y "peligrosos" ,luego me di cuenta que todos los libros eran peligrosos
    porque come dijo un milico :el problema con Ud es que tiene ideas.
    ¿como ideas) ,le respondi
    ideas ideologicas,y siempre una biblioteca importante para la milicada era sospechosa

    ResponderEliminar
  26. Nando: tienes toda la razón. A los militares golpistas de los que hablamos no les gusta la gente que tiene biblioteca, porque dan cultura y permiten discernir entre distintas opciones y el que lee se siente libre. Ya te daría mucha rabia tener que deshacerte de tus libros.
    Pepe Carvalho usaba libros para encender la chimenea. Me imagino que no serían libros muy apreciados. Quiero pensar eso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Desde que existen los libros existen las quemas. Siempre ha dado miedo que la gente sepa y sobre todo que piense. Cuánta razón tenía Heinrich Heine, después de las quemas de libros vienen las barbaridades sobre las personas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. No conocía la existencia de ese "Indice" Gracias por contarnos estas cosas tan interesantes...La Iglesia de Roma,ay siempre igual...Los censores del poder,otros que nos han apartado siempre de lo malo para no caer en la tentación...
    ¡Si los dejaramos! qué sería de nosotros.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  29. Las personas que mas me enseñaron sobre "lo humano" no sabían leer ni escribir, me enseñaron el afecto y el amor desde otro lado. Leí mucho, y salvo un par de autores que sentí que me hablaban a mi, nunca recibí un abrazo de ningún libro. La ilustración sin amor no sirve para nada, basta con ver como está el mundo. lo que hace falta es amor, libros sobran. 70.000 personas mueren de hambre por día, sería bueno darles algunos libros para que coman.

    ResponderEliminar
  30. Buena reflexión que en el fondo nos lleva a un camino común: "No interesa que el vulgo se cultive y piense por sí mismo, es peligroso pues con ideas propias puede llegar a no creer las del poder -temporal o religioso-". Muy propio de los totalitarismos que practican censuras "espeluznates" no solo de escritos sino de conversaciones, pinturas, amistades, e incluso de S. google.

    La Iglesia Católica en su index, pretendía ejercer una especie de paternalismo para proteger a los fieles de los malos pensamientos, pero en el fondo es más de lo mismo. Cuando leí "La hermana S. Sulpicio" no sabía que estaba indexado, me gustó pero cuando a un sacerdote amigo le escandalizó que una joven cristiana se hubiera atrevido a tanto, consiguió como dice Josep Fontana, producirme a posteriori, una curiosidad morbosa que no tenía al leerlo.

    Considero el caso de Carballo, personaje de ficción , muy diferente a lo anterior: V. Montalbán nos presenta a un individuo muy culto, que alcanzó cotas de poder en la época de Kennedy y que ya de detective en Barcelona decide vivir como su desencanto le dicta: cutremente, con Biscuter de cutre ayudante , novia cutre y en ese camino de progresivo abandono de lo que fue, va deshaciendose de las obras que un día le hicieron ver la vida de otra manera. Para calentarse, utiliza como combustible de su chimenea, obras escogidas meticulosamente en una especie de ritual destructivo de la cultura y de sí mismo. Ironía mordaz del autor, que estoy segura de que nunca quemó un libro y que continuó escribiéndolos hasta sus últimos minutos.

    Confieso que yo a veces quemo, si es que no son de papel plastificado, textos profesionales -mucha propaganda pseudocientífica- que en su momento pudieron serme útiles, pero que ahora ocupan espacio y han quedado desfasados.

    Gracias por darnos un tema para pensar tan bien documentado.

    Un abrazo Á.

    ResponderEliminar
  31. Kassiopea: primero se queman los libros, luego a sus autores, luego a los que los venden, luego a los lectores, a los parientes de los lectores, etc.
    Cuando te quieres dar cuenta ya es demasiado tarde.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  32. Cabopá: siempre es la misma historia. El miedo a perder los privilegios o su papel dominante en la sociedad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. José Ángel: una cosa no quita la otra. Lo ideal sería pan y cultura. A veces hay hambre de ambas cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Ángeles: yo también creo que lo de quemar libros en la chimenea es una metáfora y además una provocación del autor. Yo no suelo quemar más que madera en mi chimenea. Los papeles que me sobran y molestan los uso, si tienen espacios en blanco, para anotaciones, por ejemplo, los que tengo al lado del ordenador, para hacer la lista de la compra, etc. Hay que reciclar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  35. Ningún libro debe ser prohibido, por malo o reaccionario que sea. Recuerdo, cuando era niño que encontré en mi casa, Amor se escribe sin hache, de Jardiel Poncela, y cuando más entusiasmado estaba con la novela, mi padre me lo quitó diciendo: no es una lectura adecuada para ti. Yo insistí y volví a conseguirlo y además me leí todo lo que pude de Jardiel Poncela (que me sigue gustando)

    ResponderEliminar
  36. Manuel: no hay nada mejor que las prohibiciones para fomentar la lectura. Y Jardiel Poncela es muy divertido con ese sentido de humor absurdo tan peculiar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. Ayer ,en el taller literario al que concurro

    pregunte cual era la razon por la que Pepe quemaba los libros
    Eran razones totalmente antojadizas,en una ocasion quemó La Montaña Magica de Thomas Mann y en otra una obra de Nieztche.Creo recordar que habia quemado tambien El Lobo Estepario de
    Hermann Hesse.

    ResponderEliminar
  38. O sea, Nando, que viene a ser una metáfora o tal vez una simple provocación del autor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  39. Lo de cubanos y cubistas me hizo reír hasta las lágrimas. Yo creo que Carvalho no quemaba en función de la calidad, lo mismo le daba Thomas Mann que Vargas Vila...lo suyo era una manía personal, la prohibición es otra cosa...Excelente Post, Cayetano. Un abrazo

    ResponderEliminar
  40. El imtento de censura siempre nos hace el favor de abrir la cabeza, de poner un llamador que indica por dónde ir.

    La quema me produce mucho dolor, no puedo pensar en ello, es como si me quemaran a mí.

    Abrazos, excelente entrada.

    Lenny

    ResponderEliminar
  41. Almalaire: es que para distinguir cubistas de cubanos hay que leer un poco. Y esos no leían ni el programa de las fiestas locales. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  42. Lenny: los censores nos hacen un gran favor, porque con su torpeza nos indican sin querer el camino a seguir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. "Dejad de prender fuego a pergaminos y papeles,
    y mostrad vuestra ciencia
    para que se vea quien es el que sabe.
    Y es que aunque queméis el papel
    nunca quemaréis lo que contiene,
    puesto que en mi interior lo llevo,
    viaja siempre conmigo cuando cabalgo,
    conmigo duerme cuando descanso,
    y en mi tumba será enterrado luego"

    IBN HAZM,(Córdoba, 994 - Montíjar Huelva, 1064), filósofo, teólogo, historiador, narrador y poeta hispanoárabe.

    Te dejo en este comentario este trocito de texto que incluí en mi entrada; "San Isidro y los almorávides", de mi blog.

    ResponderEliminar
  44. José Eduardo: muy apropiado el texto del poeta hispanoárabe. Creo que éste es el autor de "El collar de la paloma".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  45. Lo único malo de haber leído este gran post tuyo Cayetano, es que ahora tengo varios libros más en mi ya larga lista de lecturas pendientes, y por desgracia me sigue faltando el tiempo para leer!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  46. Rukia: que te falte tiempo para leer es una virtud en un mundo que por desgracia se lee poco.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  47. Un pueblo inculto, es un pueblo que no piensa y por tanto fácil de dominar...

    ResponderEliminar
  48. José Luis: totalmente de acuerdo contigo. La ignorancia nos hace manejables y crédulos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  49. Para mí también sería un honor ser condenada. De momento, estoy/estamos en la lista de los sádicos ateos que hemos convertido a la iglesia en una perseguida. Para empezar, no está mal. Besitos.

    ResponderEliminar
  50. Isabel: que no te quede la menor duda de que circulan listas por ahí con nombres y apellidos. Hace tiempo, un conocido mío que a su vez conocía gente de una poderosa secta española religiosa con políticos y empresarios en su haber(más claro el agua), me comentaba que había tres listas con un montón de nombres ordenados según fueran: hostiles, indiferentes o afines a la secta. De esa manera saben a quién dan trabajo y a quién no, entre otras cosas.
    Por cierto: me ha encantado tu caricatura. Estás estupendamente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  51. mmmmmmmmm interesate tema este de la prohibición de la lectura y una verdadera pena que la biblioteca de Alejandría fuese destruida por un mero interes mortal, podriamos conocer mucho mejor nuestro pasado y con esto ayudarnos en el presente
    Un saludo Cayetano

    ResponderEliminar
  52. Sergio: bienvenido a esta tu casa. ¡Cuánta razón tienes! Seguro que había en la biblioteca de Alejandría cantidad de libros filosóficos, matemáticos y técnicos, perdiéndose así siglos de sabiduría acumulada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  53. Gracias por la bienvenida Cayetano, sobretodo después de tanto tiempo.Si no cabe duda de que alli habia una cantidad inmensa de libros, para la época gran mérito.A mi me gustaria poder ojear algunos pergaminos de Eratóstenes o Tolomeo

    ResponderEliminar
  54. Sergio: perdona que no te haya reconocido. ¿Eres Sergio Tallo? El único Sergio que tengo registrado como seguidor es ése, el amigo de mi vástago. Me ha despistado mucho el "beforeiforget".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  55. Sergio: ahora caigo. Gran alumno del curso pasado. Con ese sobrenombre de "beforeiforget" no te conocía.
    Ya me contarás cómo te va este curso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  56. Años hace que vi cuando la pasaron por la 2 la película Fahrenheit 451 y no se que me sorprendió más si el hecho de verla o que fuera en aquellos años donde se censuraban tantos libros y películas.
    Un saludo,Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esos bomberos pirómanos quemalibros. Tremendo.
      Un saludo, El tejón.

      Eliminar
  57. A mi me entristece mucho el saber que han quemado y queman libros. Para mi es un asesinato. La primera vez que vi la librería vacía en Bebeplatz, sentí un dolor inmenso.
    Besos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que quema libros, acaba quemando personas.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar