sábado, 11 de diciembre de 2010

D'Alembert


«La guerra es el arte de destruir hombres, la política es el arte de engañarlos»

Esta frase se atribuye a d’Alembert.

Jean Le Rond d’Alembert fue un pensador de la Ilustración francesa, junto con Diderot fue el promotor de la Enciclopedia, una obra muy ambiciosa que pretendía resumir toda la cultura de su tiempo. La Enciclopedia fue una enorme difusora del pensamiento ilustrado y por su carácter revolucionario fue prohibida en muchos sitios y por algunas instituciones políticas y religiosas, como reflejábamos en la entrada anterior.

30 comentarios:

  1. Parece que la frase es complementaria de la de Von Clausevitz (he tenido que hacer copy paste con el nombrecito,jiji) que decía que la guerra era la continuación de la política por otros medios... Me encanta el retrato de D´alambert, es diáfano, vitalista y moderno...como la enciclopedia :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Almalaire: eres la primera en inaugurar comentarios. En efecto, es moderno el retrato y la expresión es como un poco socarrona.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Socarrón y con ideas claras. Le conocía de haberlo estudiado con respecto a la Enciclopedía, en su día, pero no reparé demasiado en él. Y mira que raro, me ha gustado mucho su pensamiento. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Emejota: se ve que ya los políticos tenían mala fama.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. El arte de la guerra se basa en el engaño

    Tsun Tzu
    El Arte de la guerra...
    escrito unos 500 años AC

    ResponderEliminar
  6. Hola Cayetano:

    Frase que conocía desde mis tiempo de bachillerato. Unos de mis profesores de historia era admirador de la ilustración francesa y de D'Alembert.

    Hay un pensamiento sobre la guerra de Herodoto.Algo así como que habitualmente los hijos entierran a los padres, pero en la guerra son los padres quienes entierran a los hijos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Conocí a este señor a mi tierna edad de 18 o 19 años, cuando por su culpa me vi obligado a trasnochar alguna que otra noche, víspera de algún parcial, entonces importante, tratando de comprender alguno de sus trabajos matemáticos. Porque La Enciclopedia de Diderot-D’Alambert fue el definitivo impulso de la razón, no sólo desde el punto de vista social con Voltaire, Rousseau y otros…, el más tenido en cuenta ahora y muy importante, sino científico con el definitivo desarrollo de la ciencia y de la mecánica. En los dos casos supuso un compendio del saber y la difusión una nueva cultura basada en la razón y la lucha contra la superstición.
    Por ciento no conocía el rostro del causante de mis desvelos de juventud. Un abrazo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  8. Nando: estos chinos eran muy sabios. Y ya ha llovido desde entonces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Manuel: tristemente es así. Malditas guerras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Desde la terraza: la huella que dejó la Ilustración fue importante, como tú dices, no sólo en el campo del pensamiento político. También en el de la ciencia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado la frase, Cayetano, porque posee una rara caracterísitca: la intemporalidad. Se podía aplicar perfectamente a su tiempo, plagado de monarcas que ponían y quitaban ministro a su antojo exprimiendo a los pobres pecheros, a los revolucionarios exaltados que usaban al pueblo para matarse mutuamente, a Napoleón que lo usaba como carne de cañón en Europa, etc, etc, etc hasta llegar a la actualidad en que todo sigue igual.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Carmen: qué poquito hemos cambiado a pesar del paso del tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Sigue en boga esa manía de engañarnos. Por 25 céntimos, dígame el nombre de tres señores que fueron a las Azores a engañar a los votantes, tic, tac,tic, tac...
    Salud¡

    ResponderEliminar
  14. Javier Peralta: a ver, tres señores en las Azores... No sé. ¿Uno hablaba con acento tejano y tenía melenita y bigotito?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. No conocía esta frase, pero es terrible. No sé que es peor. Sobretodo, porque como apuntais, una cosa te puede llevar a la otra.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. La frase de este señor de risueña mirada, es una frase que no se pasa de moda...A mi también me ha recordado lo que dice Javier Peralta.je,je..
    Siempre se aprende en esta tinaja.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  17. ciltura blogera que nunca viene mal

    ResponderEliminar
  18. Pue tenía razón D´Alambert, claro que la tenía, era un máximo representante del racionalismo. Además fue uno de los responsables de la Enciclpedia de 1751. La frase sigue viva, muy viva. Felíz domingo, Cayetano.

    ResponderEliminar
  19. Kordo: en efecto, la frase hace pensar que hemos cambiado muy poco o nada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Cabopá: el señor ilustrado tiene cara de risueño,aunque a veces me da la sensación de que se está riendo solapadamente de algo, en plan sarcástico o así.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. J.G.: gracias por pasarte. Paso a visitar tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Paco: al final no somos tan diferentes a los hombres de aquellos tiempos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Lo de la guerra siempre ha estado claro para todos; lo de la política está empezando a esclarecerse para muchos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. Me quedo con la frase, muy aplicable a nuestros actuales políticos, probablemente los más ineptos y chorizos de cuantos dieron los tiempos...que gran invento la enciclopedia, un paso adelante en el conocimiento y el libre pensamiento humano.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Alejandro: el caso es que todavía hay gente que se cree lo que dicen los políticos de turno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Carolvs: desde la transición no hemos vuelto a tener políticos de altura, que fueran capaces de pactar y coger al toro por los cuernos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. es un razonamiento muy tonto el mio, a la vez que un perogrullo... pero sin banderas y sin religiones nos hubiéramos ahorrado casi todas las guerras...

    ResponderEliminar
  28. José Luis: somos tan zopencos que de no tener banderas ni religiones ya nos habríamos inventado alguna otra cosa. No creo que tengamos remedio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Pues qué razón tenía... y sus palabras siguen vigentes... Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  30. Carzum: creo que hemos cambiado muy poquito desde entonces.
    Un saludo.

    ResponderEliminar