miércoles, 14 de abril de 2010

Regreso a Ítaca



Después del largo asedio a la ciudad de Troya, Ulises y los suyos regresan a casa...
¿Qué encontrarán en el camino?
¿Habrá peligros?
¿Llegarán sanos y salvos a su patria?
¿Qué les aguardará en casa?

Dice Cavafis en un poema memorable...
Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.
Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.
Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.
C. P. Cavafis. Antología poética.
Alianza Editorial, Madrid 1999.



Ulises y Nausicaa
Texto original

Ιθάκη

Σα βγεις στον πηγαιμό για την Ιθάκη,
να εύχεσαι νάναι μακρύς ο δρόμος,
γεμάτος περιπέτειες, γεμάτος γνώσεις.
Τους Λαιστρυγόνας και τους Κύκλωπας,
τον θυμωμένο Ποσειδώνα μη φοβάσαι,
τέτοια στον δρόμο σου ποτέ σου δεν θα βρεις,
αν μεν' η σκέψις σου υψηλή, αν εκλεκτή
συγκίνησις το πνεύμα και το σώμα σου αγγίζει.
Τους Λαιστρυγόνας και τους Κύκλωπας,
τον άγριο Ποσειδώνα δεν θα συναντήσεις,
αν δεν τους κουβανείς μες στην ψυχή σου,
αν η ψυχή σου δεν τους στήνει εμπρός σου.
Να εύχεσαι νάναι μακρύς ο δρόμος.
Πολλά τα καλοκαιρινά πρωϊά να είναι
που με τι ευχαρίστησι, με τι χαρά
θα μπαίνεις σε λιμένας πρωτοειδωμένους,
να σταματήσεις σ' εμπορεία Φοινικικά,
και τες καλές πραγμάτειες ν' αποκτήσεις,
σεντέφια και κοράλλια, κεχριμπάρια κ' έβενους,
και ηδονικά μυρωδικά κάθε λογής,
όσο μπορείς πιο άφθονα ηδονικά μυρωδικά,
σε πόλεις Αιγυπτιακές πολλές να πας,
να μάθεις και να μάθεις απ' τους σπουδασμένους.
Πάντα στον νου σου νάχεις την Ιθάκη.
Το φθάσιμον εκεί ειν' ο προορισμός σου.
Αλλά μη βιάζεις το ταξείδι διόλου.
Καλλίτερα χρόνια πολλά να διαρκέσει
και γέρος πια ν' αράξεις στο νησί,
πλούσιος με όσα κέρδισες στο δρόμο,
μη προσδοκώντας πλούτη να σε δώσει η Ιθάκη.
Η Ιθάκη σ'έδωσε τ' ωραίο ταξείδι.
Χωρίς αυτήν δεν θάβγαινες στον δρόμο.
Άλλα δεν έχει να σε δώσει πια.
Κι αν πτωχική την βρεις, η Ιθάκη δε σε γέλασε.
Έτσι σοφός που έγινες, με τόση πείρα,
ήδη θα το κατάλαβες οι Ιθάκες τι σημαίνουν.
ΚΩΝΣΤΑΝΤΙΝΟΣ ΚΑΒΑΦΗΣ ΙΘΑΚΗ


41 comentarios:

  1. Y mientras tanto la pobre Penelope siempre esperando. Afortunado aquel a quien le toca la parte de la aventura! Y afortunados nosotros tambien, que podemos leerlo.

    Feliz dia, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Es curioso que en La Odisea, la parte más larga del libro, casi la mitad, sea lo que le sucede a Ulises en su regreso a Ítaca. La gente siempre tiene en mente sus aventuras fuera de casa, cuando, creo la parte en la que regresa, y todas las peripecias que tiene que pasar para poder estar con Penélope de nuevo, resultan mucho más cercanas al lector modernos. ¿Quién no ha intentado reconquistar el amor perdido?

    ResponderEliminar
  3. Carolus II, siempre me ha fascinado este poema de Cavafis: el viaje como aprendizaje. Muy sugerente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Madame, qué diferente actitud ante la lejanía del esposo o compañero: Penélope por un lado, Clitemnestra, la de Agamenón, por otro...
    Saludos este 14 de abril.

    ResponderEliminar
  5. En realidad una historia en dos libros. Más atrayente, como tú dices, la segunda parte porque atañe al hombre particular, con sus miserias, aventuras y amores. Creo que es un texto imprescindible.

    ResponderEliminar
  6. Hola Cayetano, antes de que se me pase, me gustan mucho las imágenes que has puesto.
    El poema me encanta, no lo conocía, es una forma de decir que todo está en nuestro interior, y ver la vida como ese viaje a Itaca.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que te gusten las imágenes.
    El viaje como aprendizaje, un gran tema.
    Saludos, Nikkita.

    ResponderEliminar
  8. Pues si para encontrar a mi Ítaca particular tengo que enfrentarme a tales peligros, espero poder encontrarla sana y salva...

    Épico poema para no menos legendario lugar.

    Un besito

    ResponderEliminar
  9. Los peligros, los problemas, Carmen, están dentro de cada uno. A veces somos nuestro peor enemigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Una entrada la de hoy,en la que el poema de Cavafis lo he visto en colores:rojo,amarillo y morado....Mi fotico en triptico lleva un mensaje...
    Tu delicadeza y tu talante profesor,es de mucha elegancia...Besicos.

    ResponderEliminar
  11. hace poco vi una viñeta en la que Ulises se libraba del canto de las sirenas gracias a un inspector de la SGAE ... hasta los mitos se renuevan ....

    ResponderEliminar
  12. !como nos llama el camino!
    Siempre es símbolo de transformación, de sabiduria.
    Mirar nada más a los peregrinos,cuando se llegaba a destino el ruego e incluso el milagro ya había sucedido.
    Puede que sea la ocasión caminante que llama a la reflexión .
    No lo se,he hecho alguna peregrinación pagana como buen no creyente en seres creadores,pero la acción misma de emprender una senda ya esta operando cambios en nuestro ser

    ResponderEliminar
  13. En efecto, tres colores, Cabopá. En tu tríptico hay unas florecillas moradas...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Allí estaba el Rey del Pollo frito para cobrar a los marineros de la nave por oír el canto de las sirenas. Bueno sólo iba a cobrar a Ulises. A los marineros no, porque se habían puesto cera para no escuchar.
    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
  15. En ti, Nando, el camino es un motivo recurrente en algunas cosas que has escrito, como en Machado.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Parece ser que a quien iban a cobrar era a las sirenas... jejejeje

    ResponderEliminar
  17. Del valiente Aquiles, el fuerte Áyax, el ilustre Héctor, el propio Eneas, etc. Todos pueden presumir de vigorosos, arrojados, pero ninguno las tretas del astuto Odiseo.

    El triunfo de la inteligencia como virtud de un rey y un guerrero. Los demás obtuvieron gloria y él también pero además pudiendo disfrutar de la vida con su mujer e hijo a pesar de todas las vicisitudes de su viaje.

    ¡Todo un modelo este Odiseo!

    ResponderEliminar
  18. Andar para crecer y ser sin esperar nada externo, apenas un desafío!.

    Mi camino está tan enrarecido ultimamente que de aquí debería salir la MÁS sabia que puedo ser..., espero poder seguir andando.

    Abrazos, Cayetano, una entrada completita, de lujo! y un placer volver a disfrutar/te a través de la lectura.

    ResponderEliminar
  19. Un tipo astuto era sin duda el amigo Ulises.
    Un saludo, Reinas del Garito.

    ResponderEliminar
  20. Veo Lenny que tú también has emprendido un duro camino para volver a Itaca. Que los vientos y los dioses te sean propicios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Un poema precioso, Cayetano.

    La Odisea, una historia fantástica. El amor triunfan sobre la venganza de los dioses. Al final el tozudo Ulises se da cuenta que sin la ayuda divina no es nadie...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  22. Gracias compañero Cayetano por este fragmento tan hermoso. Incluso que bueno que haya puesto su traducción del griego. Yo estoy incursionando en esta lengua y nada mejor que practicar con un poema de los grandes.

    ¡Saludo!

    ResponderEliminar
  23. Maravilloso poema Cayetano. Es curioso como frente a los personajes de la Iliada, y entre ellos el propio Odiseo que también esta presente, que son más lejanos al lector actual, en la Odisea surge un tipo de héroe nuevo, tan humano que aún nos fascina y nos hace identificarnos con sus actitudes. Sin duda todo un arquetipo de existencia humana...
    Un saludo Cayetano!!

    ResponderEliminar
  24. Preciosa entrada Cayetano, me gusta mucho tu blog pues me recuerdas historias muy interesantes como la de hoy, las fotos geniales.

    Espero que nuestro viaje a Itaca dure muchos años y esté lleno de bondad y experiencias muy positivas.
    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  25. Recuerdo perfectamente el momento y la situación en los que descubrí a Cavafis con este poema. Hace 23 años. Me fascinó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Pablo,

    Bragi,

    en efecto habéis dado en el clavo: un nuevo tipo de héroe, más humano, que desafía a los dioses y gana la partida. El amor triunfa y es más poderoso que la venganza de los dioses airados.
    Todo un ejemplo de coraje y astucia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Siempre acabamos volviendo a los clásicos, ciudadano Thaelman.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Rosario, que el viaje sea largo y aprendamos muchas cosas... ¡Cómo se ve a qué nos dedicamos cada uno en su especialidad!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Enrique, a mí también siempre me ha fascinado este poema. Y eso que es sencillo, aparentemente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. Hola Cayetano:
    Mi abuelo decía que de los viajes siempres aprendes. Realmente decía que se había perdido el dia sino aprendías nada nuevo al finalizar el mismo.

    Me hubiese gustado encontrar en el viaje de vuelta ese tipo de aventuras. Aunque a vecs dan ganas de regresar rápido a cas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Manuel, supongo que en tu viaje a España has encontrado muchos cíclopes, muchas sirenas y muchos contratiempos... Cuando regreses a Ítaca serás más sabio sin duda. Y si decides quedarte entre nosotros, pues esa sabiduría la emplearás aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Cayetano:
    En principio, hemos decidido (mi esposa y yo) continuar por estas tierras hasta que el cuerpo aguante. Es decir, esta en nuestra Ítaca. Te dejo en primicia que este año regresare a mis orígenes por una cuestión personal, así que sera un viaje de aventuras. 5 años han pasado desde la última vez que estuve en Troya ;D
    Saludos

    ResponderEliminar
  33. Espero que te vaya bien por tu tierra de origen. Creo que por Troya anda un jovenzuelo que se dedica a ciertas actividades de riesgo...para los demás. Me refiero a Paris.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Uf, Cayetano, como se descuide uno un día (ayer estuve en Itálica en el festival de teatro clásico) no llega tiempo a tu entrada. Magnífico el poema de Cavafis. Lo he puesto alguna vez en mi clases de Cultura Clásica de 3º de ESO, pero no acaban los alumnos de captarlo bien. Incluso se puede complementar con el disco de Lluis Llac (más complicado aún, en catalán). Muy buena entrada. Saludos

    ResponderEliminar
  35. Siempre llegas a tiempo, Paco. Lo de los alumnos es ya una tradición de cotidianeidad, les cuesta entender las metáforas... Es lo que hay.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  36. Éste es uno de los poemas más bellos de Kavafis, al menos para mi gusto. Tiene también un hondo significado y me lo he recitado muchas veces, en los momentos difíciles, cuando parecía que había que cambiar de puerto y emprender rumbos desconocidos. Gracias por traerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  37. No podía dejar de ponerlo en mi blog. Es un poema necesario.
    Saludos, Isabel y mucho éxito en la Feria del libro de Valencia.

    ResponderEliminar
  38. Cómo me gusta Kavafis!
    Itaca es la semblanza de la vida.
    Los aprendizaje llevados a cabo a través de todas las experiencias : las positivas y las negativas.
    Siempre entendí que este poema se refería a la sabiduría que acopiamos a lo largo del camino.
    Volver sabio , con tanta experiencia ... conduce al descubrimiento de las itacas ( las posibles encrucijadas).
    Me conmueve también la actitud de Penélope , ostentando una lealtad inquebrantable ( desteje de noche lo que teje de día) y Ulises que, a pesar de los contratiempos y los llamados de las sirenas regresa ... se enfrenta con su destino, viejo ya y destruído ... pero sabio.
    Tal ves una simbología ( lacaniana?) de la recuperación de su propia identidad.
    Bello poema.

    ResponderEliminar
  39. Perdón ...Donde puse : "ves" léase "vez"

    ResponderEliminar
  40. Estos griegos antiguos eran auténticos sabios. Poco se ha inventado después.
    Un saludo.

    ResponderEliminar