miércoles, 3 de febrero de 2010

El descubrimiento del fuego



Hogar viene de hoguera.

Según nos cuentan, hace aproximadamente 500.000 años tuvo lugar el descubrimiento y aprovechamiento del fuego. Su artífice sería el llamado "
homo erectus" en pleno Paleolítico inferior.
Fue el primer "invento" revolucionario de la humanidad y será decisivo para cambiar las condiciones materiales de la vida de los escasos habitantes que pululaban por nuestro planeta.
Al principio no supieron fabricarlo pero aprendieron a conservar el que la naturaleza les ofrecía. Luego, frotando un palo en la cavidad de otro con hojas o hierbas secas haciendo de yesca, o bien golpeando una piedra contra otra, lograron crearlo.


Este gran descubrimiento va a suponer:

  • Mejorar las estrategias de caza: el fuego permite provocar estampidas y conducir las presas hacia las trampas o los despeñaderos.
  • Mejorar las herramientas y armas: endurecer por ejemplo las puntas de las lanzas.
  • Habitar zonas frías, permitiendo a los grupos humanos alejarse de tierras africanas e internarse en otros continentes como Europa o Asia.
  • Ingerir alimentos en mejores condiciones de higiene y salubridad. Las piezas cocinadas eliminan parásitos y bacterias, disminuyendo el riesgo de enfermedades y prolongando la salud y la vida. Paralelamente, los alimentos se vuelven más tiernos y digeribles con lo que mejora la dieta.
  • Defenderse de los depredadores que merodearan por los alrededores. El fuego ahuyenta las fieras y una hoguera en la entrada de la cueva era un elemento suficientemente disuasorio.
  • Iluminar la cueva y extender parte de las actividades a las horas nocturnas. La luz artificial permite disponer de más tiempo libre para conversar, comunicarse, preparar la jornada de caza del día siguiente, arrebatando horas a la oscuridad de la noche, con lo que aumentarán los lazos sociales, mejorando el lenguaje, y propiciando las expresiones artísticas.

Trascendencia de este descubrimiento:

Los hombres observaron que la tierra cercana a donde estaba el fuego se endurecía, de ahí que intentarán fabricar vasijas de barro dando lugar
con el tiempo al revolucionario invento de la cerámica.
Conservar y mantener el fuego será algo que todas las culturas posteriores darán un gran valor.
El fuego tiende a considerarse algo sagrado y se convierte en un don divino que hay que conservar y proteger.
Prometeo enseña el fuego a los mortales y será castigado por los dioses por tal atrevimiento.
Las Vestales romanas cuidan el fuego sagrado del templo de Vesta para que no se apague. Si eso llega a ocurrir es un asunto grave.
Los sacrificios a los dioses siempre suelen girar en torno a una pira. Aquí debemos incluir la cremación de los difuntos y también los condenados a la hoguera por motivos religiosos. El fuego se convierte en elemento purificador. En realidad se trata de eliminar el elemento material y perecedero, el cuerpo inerte, y ofrecer a los dioses el alma o el espíritu del cadáver reconvertido en humo y cenizas.
Todavía hoy en algunos ritos religiosos se encienden velas -un pequeño fuego sagrado- en honor de una divinidad. Sólo hace falta entrar en cualquier iglesia y comprobarlo.


¡Y quién no se siente seducido y embelesado por la danza de las llamas que caprichosamente crepitan dentro de la chimenea! ¿Acaso despierta el fuego en nosotros el recuerdo del ser primitivo que fuimos? Un fuego que calienta, ilumina, da seguridad y reconforta.
Al fin y al cabo, hogar viene de hoguera.
Parece ser que no hemos cambiado tanto.

28 comentarios:

  1. Lo más básico sigue siendo lo más importante, aunque ahora tenga forma de calefacción, moderna cocina de inducción o bombilla de bajo consumo.

    El personaje de Prometeo es fascinante, su terrible castigo por devolver el fuego a los hombres, su astucia por no querer casarse con Pandora y encasquetársela a su pobre hermano e
    Epimeteo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El secreto del fuego. Lo que permitiría a la humanidad ser más sabios y vivir mejor. Los dioses no lo podían consentir. De ahí el castigo a Prometeo, ese disidente de la doctrina oficial.
    Un saludo a las Reinas del Garito.

    ResponderEliminar
  3. Hola Cayetano, que buena entrada. El fuego posiblemente si no es el mejor descubrimiento es uno de los mejores,más básicos y más importantes. Me encantó tu pregunta... yo desde luego si me quedo hipnotizada viendo el fuego, ¿el motivo?, quien sabe, puede que si sea el ser primitivo :).
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Este pais siempre ha sentido adoracion por el fuego. Cuando no estamos saltando las hogueras de san juan estamos quemando fallas, igual que en otro tiempo purificabamos herejes con el fuego. Creo que nunca dejara de ser sagrado para nosotros.
    Interesantisima esta entrada, monsieur. Mire que se ha ido usted lejos en el tiempo!

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Según esta leyendo lo del Erectus me estaba acordando de la peli de "En busca del Fuego"... jejeje recuerdo que cuando la estrenaron en la tele una espabilada del instituto presumía que ella ya la había visto... "en francés" jajaja...

    en fin... bromas a parte ... el descubrimiento del fuego supone el pistoletazo de salida del hombre como ser industrial...

    en cuanto a los usos "divinos" que decir de las hogueras de San Juan!!! o las Fallas!!!! q mal recuerdo tiene que tener mi hígado de las Fallas

    ResponderEliminar
  6. ¡Quién sabe, Nikkita, si seguimos siendo algo primitivos! Fíjate en la música simple y machacona de las discotecas y en los piercings.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Cuánta verdad, madame: las Fallas, las hogueras de san Juan...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Homo erectus en francés. Debe estar bueno eso.
    Con las fiestas y el hígado hay que tener cuidado. Lo digo por el garrafón o los excesos en las ingestas.
    Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
  9. Compañero,

    Sabe que hay un libro de publicación relativamente reciente, "Armas, gérmenes y acero" de Jared Diamond que habla de todo esto y como influyó en el desarrollo último de las civilizaciones miles de años después. Lo he estado leyendo las últimas semanas, y es una tesis bien interesante. Lo sugiero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Esa flor caliente,ese diablo danzarin,ese viento vital que mata
    ¿no es el fuego la misma vida?

    ResponderEliminar
  11. Trataré de conseguirlo y leerlo. Debe ser interesante.
    Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Fernando, el fuego que mata y que da la vida es el mismo. Todo es cuestión de perspectiva.
    Gracias por tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, el fuego, qué gran invento. Revolucionó la vida de aquellos individuos, tanto como la agricultura tiempo después. Como todo invento tiene su lado negativo: la hoguera cruel, el quemado vivo. Particularmente el fuego no me atrae. Otros elementos me atraen más: el agua o el viento, mucho más sanos. Lo asocio más a eso, a la Inquisición, a la intolerancia, a Farenheit no se cuantos grados, esa peli que vi de niño y que tanto miedo me dió. Las hogueras que destruyen libros, personas, pensamientos, árboles y vida, etc, etc.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. La película basada en la novela de Bradbury, donde unos señores se dedicaban a quemar libros. También los fascistas de diverso pelaje tienen ese entretenimiento: quemar la cultura.
    Un saludo, amigo Juan.

    ResponderEliminar
  15. Un invento esencial para la Historia de la Humanidad, como la rueda o la escritura. Hay cosas tan simples, desde nuestro actual punto de vista, que supusieron tanto...

    Me imagino el mundo comiendo la carne cruda, afrontando el frío invierno dentro de cuevas, sin luz, ... ¡Qué horror!

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Bueno, Carmen, parece que sí hemos avanzado algo. Seguimos siendo unos bestias con nuestros semejantes, pero hemos inventado algunas cosillas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Cayetano,hay descubrimientos que han cambiado el devenir de la historia y uno de los primeros es el fuego.

    El fuego nos absorbe y nos envelesa como bien dices, yo creo que no muy dentro de nosotros mismos seguimos actuando como los seres primitivos que fuimos allá en la prehistoria, pero ahora estamos revestidos de ropas, hormigon, coches, prejuicios,falsedades, engaños,etc.

    En días como estos, solo nos hace falta estar al calor del fuego, en nuestro hogar...o delante de la estufa¡¡¡besosss

    ResponderEliminar
  18. ¿Verdad que no hemos cambiado tanto?
    Saludos, muchacha en la ventana.

    ResponderEliminar
  19. Qerido amigo, un tema interesante, muy buena entrada, como siempre. Felicidades. Te envio un gran saludo Isthar

    ResponderEliminar
  20. Como siempre, interesante tu entrada querido profe... El único fuego que no me gusta es cuando arde el monte.....cuando hay victimas en un edificio..etc...
    El fuego de una buena lumbre es mágia para los sentidos.......
    Como siempre besicos.

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Isthar, por tu comentario. Siempre bienvenida a esta casa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Cabopá: el fuego es como la pasión. Puede hacerte feliz y también aniquilarte.
    Lo de los incendios, terrible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. ¡MADRE MÍA, CLASE MAGITRAL! ME ENCANTA LA PREHISTORIA¡¡¡

    SE HA HECHO UN ANALISIS,
    NO TIENE COLESTEROL,
    POR ESO EN LA CHIMENEA,
    PREPARA CHORIZO Y LACÓN.

    LAS BRASAS SE PONEN ROJAS,
    SE ASA EL CHULETÓN,
    CAYETANO ESTÁ TRANQUILO,
    NO SE LE PEGA AL RIÑÓN.

    Un abrazo fuerte desde mi librillo.

    ResponderEliminar
  24. No me animes mucho, Rosario, que me encanta todo lo que tiene que ver con el gorrino. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Pienso que es uno de los descubrimientos más importantes de nuestra especie. Bueno tal vez no sea del Homo Sapiens, quien sabe.

    ResponderEliminar
  26. Dicen las malas lenguas que fue el "homo erectus".
    Un saludo, José Antonio.

    ResponderEliminar
  27. me encanta la prehistoria gracias, es muy bonito
    de una xica a la q le interesa la prehistoria

    un saludo

    ResponderEliminar
  28. Gracias a ti, Genius, por pasarte y dejar tu comentario.
    Un saludo.

    ResponderEliminar