jueves, 25 de abril de 2019

Todo un detalle



Me ocurrió este año. En el súper. Era un 13 de febrero, la víspera de san Valentín. 
Delante de mí, en la fila para pagar en caja, había un hombre como de unos cuarenta años, menudo, de carnes secas. Cuando ya le tocaba el turno, se abrió la puerta del local y entró una moza de buen ver, con pantalón ajustado y curvas pronunciadas. Y el hombrito, con la compra del día en la cinta de la caja, se quedó embelesado unos segundos, siguiendo descaradamente, como hipnotizado, el bamboleo de las poderosas caderas de la aparecida... Si hubiera dado un paso en dirección a la señora estupenda de culo ceñido, habría patinado indudablemente en su propia baba. Luego recapacitó, con aires de disimulo, como diciendo "yo soy un inocente varón", recobró la compostura, giró la cabeza hacia donde estaba inicialmente y, antes de pagar, reparó en un cesto lleno de ramos de flores que, a un lado de la caja, ofrecía la posibilidad de llevarse uno de ellos dada la oportunidad de la fecha. El hombre se aproximó allí, cogió uno y lo puso en la cinta transportadora junto a los huevos, los macarrones, la botella de aceite y el brick de leche que iba a pagar. Un gesto de última hora para su mujer en fechas tan señaladas. 
Todo un detalle de un hombre verdaderamente enamorado que siempre se acuerda de estas cosas.

24 comentarios:

  1. Se puede estar enamorado de una persona... y que la bragueta nos haga mirar en otra dirección. De valientes es reconocerlo.

    Saludos, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar, aunque resulta "chocante" verlo desde fuera.
      Saludos.

      Eliminar
  2. .......................................................
    pero ¡¡¡¡, si, vale , bien, correcto, estupendo, maravilloso, cojonudo, paranormal....¿qué pasó con la de las curvas ceñidas ?¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La buena moza siguió levantando ánimos entre la concurrencia.
      Saludos, Miquel.

      Eliminar
  3. Mira tu...al menos se acordó...o él mismo se culpabilizó...
    En todo caso, la esposa sabrá reconocerlo (su amor o su culpa...)

    Saludos Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo un poco. Somos humanos y estamos vivos.
      Saludos, Manuel.

      Eliminar
  4. la fila del súper da para muchas historias, en este caso una historia romántica ;)

    Saludines.

    ResponderEliminar
  5. Este hombre era un inconsciente, ¿a quién se le ocurre, poner las flores junto a los huevos y los demás productos?, un enamorado no hace estas cosas.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Ahí estaba la cuestión: ramos de flores con macarrones. Prosaico todo.
      Saludos, Francesc.

      Eliminar
  6. Uno de los inconvenientes de cierta condición masculina poco agasajado por “tías guenas”, ay! Tiene su paralelismo aunque de otro modo o estilo entre cierto género femenino inseguro y poco agraciado según los cánones del momento, otro ay!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Se le puede sacar más de una lectura. El mal gusto también está presente.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  7. Un gesto aparente, sin duda. Si eso llamado amor dependiera siempre de unas flores...Por lo demás, el que esté libre de ser voyeur -más o menos disimulado- que tire la primera piedra. Gracias, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si miras, mejor ve solo, porque seguro que te cazan. Jejeje.
      Saludos, Fackel.

      Eliminar
  8. Quizás en los primeros meses de enamoramiento no se tenga ojos para nadie más que para tu enarmorado/a pero pasados esos meses, ya lo creo que sí. Nada que ver querer a alguien con que se te vayan los ojos detrás de otro/a. Eso sí, que no te vea el tercero/a en discordia que te enteras.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Sí, es una situación embarazosa.
      Saludos, Manuela.

      Eliminar
  9. Creo que una cosa es admirar y otra amar. Quizás se sintió culpable, nunca se sabe. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pudo sea que ese sentimiento de culpabilidad le llevara a tener un detalle con su mujer. Vete a saber qué nos quiso contar su autor. Creo que él tampoco está del todo seguro.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Lo mismo no había regalado flores en su vida.
    Entonces el detalle y la sorpresa fueron muy gordos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Notó que estaba vivo, que la sangre corría por sus venas y pensó, de pronto, en su mujer, más asequible y segura.
      O no. Vete a saber.
      Un saludo, el tejón.

      Eliminar
  11. Los detalles salvarán, o condenarán, al mundo.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contradictorios siempre seremos. Y, bueno, una señal de que estamos vivos y la sangre corre por nuestras venas.
      Saludos, J.

      Eliminar
  12. ¿como sabes que era hetero?, igual las flores eran para su novio y lo que miraba eran los tacones de la muchacha para copiarselos en el carnaval próximo. ¿Vale?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Vete a saber. Es que soy muy mal pensado. Pero le miraba el culo, que conste.
      Un saludo, Chordi.

      Eliminar