jueves, 4 de abril de 2019

Regalos



—¿Has envuelto el regalo para la señora Lucía?— dijo mi madre en voz baja, mientras mi padre roncaba portentosamente con el sonido del televisor como ruido de fondo.
—Sí, ya lo tengo preparado.

En mi casa era una ceremonia diaria hacer una larga sobremesa tras la comida, sentados todos en el sofá de cuatro plazas, mientras veíamos los anuncios de la tele y mi padre echaba su habitual cabezada con la boca abierta.

—Este canal es un rollo —dijo Margarita—. Voy a cambiarlo. Apenas ponen anuncios.

Margarita era mi hermana, la pequeña de la casa, con la cara salpicada de pecas, cabello pelirrojo recogido en dos trenzas, con ese aspecto de niña traviesa al estilo de Pipi Calzaslargas.
Sí, en mi casa era una costumbre, casi un ritual, ver los anuncios de la tele mientras hacíamos la sobremesa tras la comida y mi padre roncaba como un poseso. Entre pedacito y pedacito de programa, la mayoría de los canales emitían publicidad en dosis masivas. También era una costumbre pelearme con mi hermana aprovechando que el cabeza de familia estaba ausente en brazos de Morfeo:

—No digas tonterías, Margarita —le respondí—. Todavía no han terminado los anuncios de este y tú ya quieres cambiar de canal. Por cierto, ¿cuándo vas a dejar de tomar el sol en la cara con un colador?
—Jajá. Mira el listo, que le han quedado cuatro asignaturas esta evaluación. Y viene dando lecciones.
—Niños, dejad de alborotar, que como se despierte vuestro padre os va a dar para el pelo. Y tú, Margarita, dame el mando que, cuando acaben estos, pondré los de la Cinco.

Creo que ya lo dije. En mi casa había tres deportes favoritos: pelearnos mi hermana y yo, roncar mi padre tras la comida y ver anuncios. ¡Ah! Se me olvidaba. También había otra afición: hacer regalos. Lo nuestro era compulsivo. Veíamos los anuncios de la tele y después desde el móvil hacíamos el pedido de lo que nos gustaba y a qué personas íbamos a regalar lo comprado. Todo cómodamente a través de una aplicación que nos habíamos bajado. Y pudiendo pagar las compras a plazos. El pedido podría tardar en llegar a nuestro domicilio un par de días. Y el mando de la tele siempre acababa en manos de mi madre. Era ella quien, al final, seleccionaba el canal de anuncios que debíamos ver. Era quien mandaba:

Señora, no deje pasar esta oportunidad: compre una docena de bragas Verónica y le regalamos un libro de Saulo Moelho, el escritor de moda.
Para el caballero, este elegante chaquetón estilo "paletó" a lo Fernando VII. Con él se sentirá el rey de la casa.

En ese momento se despertaba mi padre con la lengua estropajosa haciendo extraños ruidos o chasquidos con la boca, como mascando el aire:

—En esta casa no puede uno echar una cabezadita. Os vengo oyendo desde hace rato. Mira que habláis, como cotorras, sin parar.

Un divertido juego para toda la familia... Pensar o ganar. Usted elige. Un entretenimiento que penaliza al que se piense demasiado las respuestas.
Para esa vecina que tanto aprecia, le recomendamos el escuchador doméstico. Un vaso con amplificador incorporado que, puesto en la pared, hará que no se pierda nada de lo que hablan los del piso de al lado. Tenga un bonito detalle.

—Mira, Paco —dijo mi madre —. Eso es lo que le hemos comprado a la señora Lucía y que Luisito  le ha envuelto para bajárselo esta tarde.

Llévese bien con su jefe y regálele una noche de hotel en las Bermudas con todo incluido.

—Yo sí que le regalaba al mío un viaje lejos, pero con billete solo de ida. A ese, ni agua — afirmó Paco convencido.

Niños, no os perdáis el nuevo juego para vuestras maquinitas móviles:
“El cazadelincuentes”.
Una delicia que ya hace furor en los EEUU. Incorpora un rifle con mirada telescópica de alta precisión. ¡Si no puedes detener al delincuente, cázalo!

—¡Mami, yo lo quiero! —dije yo.
—Cuando apruebes lo que te queda. Te recuerdo que te han suspendido Protocolo, Finanzas, Consumo y Gestión empresarial. Nada menos que cuatro de las seis asignaturas importantes que se dan en Secundaria. Solo aprobaste Dibujo Técnico y Tecnología.
—Pues vaya rollo. Al final seguro que lo tendrán todos los de mi clase antes que yo.
—¡Chincha rabiña! —apostilló Margarita divertida.
—Esta niña es tonta —me defendí.
—Venga, callad ya los dos. Ya hablaremos cuando apruebes. Y tú, Margarita, deja en paz a tu hermano. Anda, Luisito, baja el regalo a doña Lucía.
—Vale, mamá.

Al cabo de un rato, regresaba yo tras entregar el regalo a la vecina.

—¿Qué te ha dicho? —preguntó mi madre.
—Me ha dado las gracias y me ha entregado esto para ti. Dice que son unas zapatillas de andar por casa para que no metas ruido con los zapatos de tacón, que el piso parece un puticlub. También me ha dado esto —y le mostré un sobrecito cuadrado transparente que dejaba entrever un preservativo —. Es para papá. Dice que se lo ponga en el pito para no tener más nenes, que con dos en casa ya hay bastante jaleo.


Relato registrado en Safe Creative, bajo licencia

34 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me vas a llamar tú cotilla. Te vas a enterar. Venganza. Jejeje.
      Saludos, Miquel.

      Eliminar
  2. Que bueno,Cayetano, un buen regalo de mañana.
    La combinación de libros con bragas se queda un poco racana, que menos de dos ejemplares por docena....
    Buenos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero son nada menos de Saulo Moelho, el escritor de moda.
      Saludos, El tejón.

      Eliminar
  3. Qué divertido -por satírico- tu relato, con buenas dosis de realismo familiar, se podría decir. Está repleto de tics que todo hemos conocido y conocemos, hasta en lo del Saulo Moelho (heterónimo en este caso de un farsante conocido) has dado en el clavo. En efecto, la publicidad ha sido y sigue siendo no solo una inducción al consumo sino un aparato "educativo" en las mentes desde la infancia y de la que no nos libramos los adultos aunque nos creamos a cubierto. Los anunciantes saben penetrar en las mentes, para ello cuentan con profesionales tipo Saulo Moelho y otros que analizan no solo datos sociológicos de tendencias sino los deseos, aspiraciones y frustraciones de los individuos. Muy bien tratado por el texto el asunto de los regalos, un verdadero chantaje que nos recorre toda la vida y entre todas las generaciones, una manera de paliar y desviar las relaciones, aunque creamos que solo las aproximan, pero tiene una buena dosis de extorsión y complacencia eso de los regalos. El final remata divertidamente el relato. Y como me quedo corto, que hablen otros, voy a leerlo de nuevo. Gracias por la distensión que ofrece el contenido del post. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable tu comentario, Fackel, se agradece. Lo más importante de todo es que me lo pasé de muerte haciendo el relato. Como debe ser.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ah, se me olvidaba. La fotografía muy adecuada, no sé si seguirá en vigor tal práctica pero vive dios que yo la he visto, y perdón si me reitero, practicar, tanto en sentido vertical como horizontal. País de cotillas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la vida de los demás es más interesante que la propia se producen estos cotillas de pacotilla.
      Gracias de nuevo.

      Eliminar
  5. Jaaaajjjjj, vecina herodes más que herodes. Esos críos me recuerdan a mis nietos por más que les dije que las alianzas traían más a cuenta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. La vecina se venga de sus vecinos, digamos que haciendo también regalos.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  6. El caso es que, fíjate, me estaba imaginando la escena tiempo ha, quizá en los años 60. Pero me desconcertó lo del móvil... Y el final es para mondarse de risa.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jajaja. En los años 60, ya a finales, porque antes casi nadie tenía tele, el mando a distancia éramos mi hermano o yo: niño, por el UHF.
      Saludos, Carmen.

      Eliminar
  7. Un disparate real como la vida misma y común a tanto hogares que más parece un muestreo que la salvedad excéntrica de un solo hogar. Como de costumbre, un relato delicioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paco. Y sí, es un disparate y de los gordos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. En resumen, una radiografía de nuestro consumo y del objetivo del capitalismo : venderle algo inútil y superfluo a quién no lo necesita para nada.

    También extensivo a la literatura-pienso-para-animales, cuentos para maduros-as con inquietudes existenciales de baratillo y picor de bajos.

    Lo de la vecina de arriba con zapatos de tacón es un coñazo, yo puedo certificarlo. Eso si, verla vestida solo con un "negligee" y los tacones, es muy inspirador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, que te sueñas con la vecina de los tacones. Peor es la cotilla del tercero derecha.Jejeje.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  9. Qué buen relato. Y reconocible.
    Contaba Aberasturi que en los años que trabajaba en TV por la noche, al volver a casa lo único que podía ver eran aquellos anuncios donde vendían productos desconocidos aquí. Cuando años después viajó a EEUU y pasó por una tienda donde vendían aquella gama de cosas rarísimas, quería llevárselo todo. Contaba con gracia, que casi entró en trance y su mujer tuvo que sacarlo de allí a la fuerza.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu apreciación.
      Los anuncios tienen el poder de volvernos consumistas compulsivos, como esta familia del cuento. Hay que ser capaces de resistir.
      Un abrazo, Ana.

      Eliminar
  10. Muy pero muy bueno, y me encantan las indirectas:
    Saulo Moello y las materias de secundarias, para esta familia de consumistas descerebrados :-)

    Y mecachís con el rifle y la que se va a armar
    (como la de Dios es Cristo).

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una familia muy especial. Y consumista. Gracias, Myriam. Un abrazo.

      Eliminar
  11. La vecina con tacones es todo un clásico, no conozco casa donde no la haya. Y Saulo Moello, es malo, malísimo. Además, no entiendo qué quiere decir en sus libros, será que no alcanzo su intelecto...

    Un saludo, Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jejeje. Me pasa lo mismo con el señor Saulo. Un plasta con éxito. Su "arte de la estrategia" consiste en decir chorradas con aire de buen rollito y alguna dosis de obviedad.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
    2. Un saludo, Cayetano, que me he liado con el nombre

      Eliminar
  12. Madre mía, que buen repaso.
    cuanto mejor les iría leerse un libro
    Besos, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí van los tiros. Fíjate en las asignaturas que dan los nenes en la escuela y en el ejemplo de los padres.
      Un abrazo, Arantza.

      Eliminar
  13. Hola Cayetano:
    El final me gustó...realmente yo habría hecho lo mismo que esa vecina...o peor

    Me ha gustado. Me recordó a Ionescu.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Sin comentarios. Buen resumen de la vida actual. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por ahí van los tiros.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  15. Que bueno, es un vivo retrato de la vida de la mayoría, sin ir más lejos en mi casa hacíamos lo mismo los sábados después de comer.
    Lo del vaso es algo que se hace más de lo que pensamos.
    Un saludo Cayetano
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, aunque es un retrato exagerado, podríamos decir que avanzamos hacia este modelo de consumo compulsivo y lavado de cerebro por parte del televisor.
      Un saludo,Puri.

      Eliminar
  16. Qué horror de casa y de vecina. Tu relato es muy divertido.
    SAludos.

    ResponderEliminar