miércoles, 24 de mayo de 2017

Una reunión inesperada (7)


El Vaquero Anónimo aprovecha que la intervención del jefe sioux ha tenido lugar justo antes del comentario del morisco español, para contar algo de sí mismo:

-La vida es dura en este lado de la frontera. Sueldo escaso. Trabajo agotador con el ganado. Lugar de paso de gente de poco fiar, demasiados buscavidas y pendencieros, indios que te la tienen jurada porque invadimos sus tierras con engaños, calor sofocante… Muchas veces es difícil encontrar a alguien que esté dispuesto a ponerse la estrella de sheriff.  La gente llega con sus carretas esperando establecerse y echar raíces, pero prosperar es complicado en una tierra reseca donde no es fácil que crezca el cereal y donde abundan los escorpiones. Por eso es frecuente que, hartos y desesperanzados, se vayan marchando en busca de oportunidades a otro lugar, a tierras menos inhóspitas. Y empezar allí de nuevo. Lo peor de todo es cuando el poblado solo está habitado por fantasmas y lo único que te acompaña es el viento, el zumbido de las moscas o el aullido del coyote. Llegados a este punto hay que largarse de allí, al galope, sin mirar atrás, porque si la tierra está maldita tú puedes convertirte en una nueva víctima y acabar formando parte del decorado de un pueblo fantasma.

Luis de Córdoba, vestido con sus mejores ropas: casaca y golilla, calzas a media pierna y medias, pelo largo, perilla y bigotes atusados, sostiene su sombrero entre las manos, toma el turno de palabra:



-Yo llegué a pensar que era el más desgraciado de los hombres por haber nacido más pequeño que los demás. Lo cual me imposibilitaba para hacer muchas cosas, entre otras la de poder alistarme en los tercios para servir a mi país. Y ganar prestigio y honores. Un orgullo muy grande para un súbdito del rey. Tampoco podía dedicarme al oficio de mi padre, porque aparte de las dificultades para manejar con soltura el arado, las caballerías o la guadaña, no soportaría como otros estar siempre bajo la maldición de las plagas, la sequía y los impuestos. Lo tenía pues complicado. Pero después de oír aquí las penalidades por las que muchos de los presentes habéis tenido que sufrir, creo que lo mío era una nimiedad.  Y que en el fondo fui un hombre afortunado. No obstante yo también tuve lo mío, sobre todo al principio, y tuve que aguantar las burlas y las imposiciones de la gente que me tenía a su servicio, incluyendo los antojos de una niña malcriada que luego me abandonó en un rincón como quien se cansa de su muñeco.



-Es lo que tiene ser bufón- bromeó Espronceda, quien pensaba que un poco de humor podría venir bien para rebajar el tono grave que estaba adoptando aquella reunión-; pero seguro que también hay secretos de alcoba de ciertas damas encaprichadas con su juguete preferido que los mantienes en sitio oculto, pero que, dado el tiempo que ha pasado, y teniendo en cuenta que nadie se va a molestar a estas alturas, no tendrías reparo alguno en hacernos partícipes de ellos. Siempre he tenido curiosidad por saber qué esconden ciertas señoras debajo del “guardainfantes”. Seguro que muchas no pasaban frío en las largas noches de invierno si tenían a mano a un complaciente amigo.

-Aunque pequeño de tamaño, y no por ello de inferior hombría, siempre he sido grande como caballero y de mis labios jamás salieron ni saldrán palabras que puedan poner en entredicho el honor de las damas a las que serví- replicó cortésmente con una sonrisa Luis de Córdoba-. En todo caso, no me puedo quejar en este sentido- guiñó el ojo con picardía-. Ni en ninguno en general. Y, volviendo a lo anterior, que no es bueno salirse del comedimiento del que suelo hacer gala, en líneas generales he de decir que todo terminó mejor que empezó: abandonar mi casa para irme a otras a servir de entretenimiento a los demás a costa de mi pequeñez no fue un plato de gusto; pero… ¿podría dedicarme en aquellos tiempos a otra cosa? Y debo reconocer que el oficio que tomé me permitió vivir con tranquilidad y sin privaciones los últimos años de mi vida.


Fragmento del epílogo de "En la frontera"


22 comentarios:

  1. Pequeño, pero matón, el enano. Lo que no quita par que fuera todo un caballero.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un discreto caballero, aunque el picarón de Espronceda le tirara de la lengua.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  2. Como los personajes viven en el éter no se pisan la palabra entre si ni necesitan moderador. La muerte los iguala.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas maneras tenemos a un tal Cervantes para que no se desmande nadie.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  3. Y de Cervantes el tomo II...la poesía en las bodas de Camacho...bestial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este hombre era muy completo. Cuando le preguntan a Sancho qué es eso de andante, responde:
      "Entuertos endereza;
      soberbios desbarata;
      de acá para allá corre
      malandrines venciendo;
      y el sabio encantador que le socorre,
      su pro y claras fazañas va escribiendo."
      Un abrazo, Miquel.

      Eliminar
    2. Yéndome desnudo, como me estoy yendo, está claro que he gobernado como un ángel.

      Sancho Panza A Alonso Quijano en su lecho de muerte.

      Eliminar
  4. No sé si saldrá el comentario porque sigo teniendo problemas. me ha encantado, asistir a estas reuniones te permite activar el cerebro y disfrutar haciéndolo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que la maldición de Movistar sigue ahí ¿Has probado a apagar y encender el router y luego reiniciar el ordenador? A veces da resultado.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  5. ¡jajaja me gusta como Luis de Córdoba pone en su lugar a Espronceda! Bien el dicho que lo cortés no quita lo valiente (aún si es pequeño de tamaño físico, que no de estatura moral)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chiquito pero grande en el fondo.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  6. Hoy la tertulia ha sido más Inquietante de lo normal. Porque por muchas tesis que se escriban nadie sabe lo que esconde la mente de nadie. Los anhelos y decepciones, los fracasos, el querer y saber que nunca se va a poder. Luis de Córdoba supo bastante de eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ana. No se exterioriza todo lo que pasa por la mente. Siempre se guarda algo en algún lugar que no está al alcance de nadie más.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Estos personajes si que saben entenderse y respetar sus turnos de palabra, todos unos señores del entendimiento.
    Original forma Cayetano de meternos en la vida de esos genios de la cultura de nuestra historia pasada.Te felicito por la idea que abordas en tu libro.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo fue saliendo todo como si mi mente estuviera recibiendo ideas al dictado de otros. ¿Me habrán estado utilizando estos señores para que cuente cosas de sus vidas? Misterio de la escritura.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  8. El caballero de pequeña estatura terminó teniendo un espíritu más grande...

    Esta reunión me sigue entreteniendo un montón.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pequeño gran hombre nuestro Luis de Córdoba. La reunión va llegando a su fin.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  9. Ya tuvo suerte, y sabe reconocerlo don Luis, pues la fortuna fue pródiga con él. Otros no seguro no gozaron de su suerte, claro que tampoco tenían su chispa. El sí que anduvo en la frontera, la que separa los pobretones de los afortunados en la vida; y cayo del mejor lado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la ruleta de la fortuna, le tocó un buen premio al final de sus días.
      Un saludo, DLT.

      Eliminar
  10. Don Luis ha estado a la "altura" que merecía una reunión de este calado. No podía ser menos, hizo de su defecto una virtud para salir del camino de la pobredumbre (como diría Papillón)
    Saludos, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además era cordobés. Y de los buenos: hombre de bien también.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar