domingo, 22 de enero de 2017

Galgos o podencos



Nuestros queridos líderes políticos preocupados por llenar su ego o por ondear sus particulares banderas en vez de intentar ver dónde está el peligro global y unirse para una solución colectiva. 
Comienza una nueva era caracterizada por lo zafio, lo casposo y lo hortera. 
La penuria cultural se impone.
La xenofobia vuelve a estar de moda.
El extremismo y la intolerancia se abren paso a codazos con el beneplácito de las urnas.
Donald Trump ya dio el primer paso. La extrema derecha europea aplaude. Está contenta. Malo. 
El mundo se empieza a convertir en algo peligroso y preocupante. 
Y en la vieja Europa -no solo en España- algunos andan más centrados en sus intereses particulares que en salvar el espacio común. 

Nos pillarán los perros de presa mientras discutimos si son galgos o si son podencos.

Muy interesante al respecto el artículo que hoy publica el amigo Francesc Cornadó en su blog:
http://francesccornado.blogspot.com.es/2017/01/the-future-is-nasty.html

24 comentarios:

  1. Hola Cayetano: Reproduzco el mismo comentario que ice en el link que indicas aquí.
    Lo hemos votado porque no pensamos el voto. Solo queremos que nuestros problemas lo resuelvan "los de enfrente", cuando ellos mismos tienen los propios que a su vez quieren que se los resuelva un tercero diferente...Queremos un mejor mundo sin ser mejores ciudadanos...No me extraña que elijamos sin pensar y critiquemos de la misma forma...Stanley Milgram dijo: La desaparición del sentido de responsabilidad es la mayor consecuencia de la sumisión de la autoridad...lo vemos ahora...

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así nos luce el pelo. Da miedo pensarlo.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
    2. No me fijé en el horror ortográfico que tengo en el comentario hice sin "h"...

      No tengo perdón...

      Saludos

      Eliminar
    3. Rectificar es de sabios. A mí me ha pasado algunas veces. Seguramente te ha traicionado el inglés, pensaste en una situación gélida, de frialdad en las relaciones internacionales y... ¡zas! surgió el "hielo". No te preocupes. Estas cosas pasan de vez en cuando.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  2. Este tiempo me recuerda terriblemente a las décadas de los años veinte y treinta del siglo pasado.

    Demagogos que ofrecen soluciones simples a problemas complejos ¡¡ que ellos mismos han creado !!.

    Mentes simples que votan a los demagogos. Que no se arriesgan a provocarse una hernia mental intentando comprender que es lo que sucede y que prefieren la simplicidad de la demagogia, como quien no se complica la vida cocinando y abre un sobre de sopa instantánea para saciar el hambre de una forma simple.

    Esperemos que no termine todo esto con un nuevo Hitler, pero los años que nos esperan por delante no van a ser aptos para cardiacos ni para librepensadores como los que frecuentamos este rincón.

    Lo malo de ser ateo es que no tienes a quien encomendar tu alma.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo, Rodericus.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchos siguen sin verlo. Una pena.
      Un saludo, Emejota.

      Eliminar
  4. Es tremendo, pero tienen nuestro voto para hacer y deshacer a capricho. Tenemos los dirigentes que merecemos, como cuando elegimos que nos representara en Eurovisión Chiquilicuatre. Eso es lo que hay.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han dado cuenta de que la democracia no es obstáculo para hacerse con el poder. Siempre hay gente que les vota.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  5. Los perros de presa nos pillan siempre porque, mientras nosotros especulamos, ellos se afilan los dientes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos ganan porque su objetivo está muy claro, mientras los demás nos enzarzamos en disputas.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  6. Malos tiempos, pero lo peor es que son elegidos por la mayoría, como nos pasa aquí en España y ahora en Estados Unidos. ¿La mayoría desea estos políticos? ¿Estas sociedades son lo que están expresando con sus votos? Luego oyes quejas continuas de los políticos que tenemos, sin pensar que han sido elegidos. Malos tiempos, nos esperan tiempos difíciles. Coincido con vosotros dos.
    Un saludo, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un tiempo para echar cohetes. No me gusta esta época nada. Y la gente parece que no recuerda nada de lo que pasó en los años 30. Para pensarlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. El mundo seguirá tan tonto y tan malvado como de costumbre. Y en España, continuaremos tan caínes como tenemos a gala. Solo me preocupa la estupidez humana, fuente de casi todos los males.

    El mundo ha sobrevivido a Boris Yetlsin (borrachuzo y con botón nuclear), a Kennedy, que casi nos mete por lo de Cuba en el apocalipsis nuclear, Italia a Berlusconi, España a Zapatero y a Rajoy y a muchos otros que la historia - y sobre todo la opinión pública - no ha tratado como se merecen. No me preocupa en absoluto lo de Trump (por ahora).

    Un saludo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dichoso tú que no te preocupas de momento. Esto pinta mal. La extrema derecha europea anda envalentonada. Ya veremos. Igual los propios americanos le paran los pies al nuevo presidente. De momento va cosechando enemigos por todas partes, hasta la CIA.
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  8. Leo en Público un artículo de Eugenio García Gascón que postula que Trump intenta acabar con el terrorismo sin acabar con la injusticia, es decir, procurará eliminar los síntomas sin erradicar la enfermedad. A España le ocurre igual, así ha vivido durante ochenta años, y, como es natural ni puede ni quiere ni sabe cambiar y cuando alguien intenta hacerlo se le llama egoísta.

    Te copio, apreciado Cayetano, mi comentario a Francesc en el post suyo que comentas:

    Trump me produce un profundo rechazo físico y psicológico, me vienen arcadas sólo de verlo y oírlo, lo que él es, lo que dice, lo que hace, lo que dice que piensa hacer, su equipo y su entorno, sus adornos, sus maneras...

    Y sí, se acercan tiempos muy difíciles y completamente nuevos en los que se deberán construir nuevos cimientos y nuevas alianzas y en todo ello se asumirán enormes riesgos que esperemos terminen bien.

    Pero ya sabes, apreciado Francesc, que no comparto esa visión agorera tuya, y de muchos. No entiendo esa mirada de que todo es zafio, al menos no más ni menos, pienso yo, de lo que lo ha sido siempre.

    ¿700 años de oscuridad y de miseria creativa? Modestamente pienso que es un punto de vista eurocentrista que no tiene en cuenta de manera suficiente que el Mundo ha aumentado de tamaño.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempos vienen de incertidumbre y preocupación. No me gusta nada el cariz que va tomando esto. La extrema derecha europea está crecida. Ya veremos.
      Un saludo, El Peletero.

      Eliminar
  9. Se suele decir que tenemos los mandatarios que merecemos, no estoy de acuerdo con el dicho. Muy interesante tu entrada Cayetano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me los merezco a nivel particular. Otra cosa es que nos lo merezcamos como colectivo, que también es discutible.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  10. una entrada interesante que me a gustado leer! me quedo siguiendo tu blog, yo pormi parte tengo uno y te invito a el, saludos y nos leemos ;)
    http://estoyentrepaginas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Cristina, por tu amable comentario. Me paso por tu blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Oportuno tu comentario. Todo había estado silente y agazapado durante décadas, ahora parece saltar al unísono casi, es como si hubiera un consenso, en parte de azar y en parte de coincidencias políticas cuando no dejaciones cívicas. De nuestra confusión y desconcierto otros harán río revuelto. Travesía del desierto o penurias, está por ver. Salud y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volvemos a las andadas. Y no aprendemos de los viejos errores. Así nos luce el pelo.
      Un abrazo, Fackel. Encantado de tu comentario.

      Eliminar