lunes, 21 de noviembre de 2016

El chivo de Azazel (y 2)



Aquella noche fue terrible y dantesca. La peor de las pesadillas inimaginables para muchos ciudadanos inocentes.

Camisas pardas de las Secciones de Asalto, las SA, entraban violentamente en los hogares, arrancaban cortinas, rajaban tapicerías, destrozaban los muebles,  tiraban la vajilla por los suelos. A una anciana que estaba enferma desde hacía semanas la hicieron levantarse de su cama para destrozársela. Muchos de los asaltantes eran adolescentes. ¿Dónde habían aprendido esa violencia, esos gestos airados, ese odio que se reflejaba en sus miradas decididas, serias y torvas? Era imposible que la vida les hubiera maltratado tanto y que  les hubiera enseñado a odiar ya tan jóvenes. No era posible que acumularan tanta inquina despiadada, tanto resentimiento contra gente que no les había hecho nada, salvo que les hubieran inculcado toda esa ira en la peor escuela posible, la de la xenofobia fascista y en su propia casa.

“A ti alzo mi voz, Yahvé…
Oye la voz de mi súplica
cuando te pido socorro
cuando levanto mis manos
hacia tu santo templo…”

Se calcula que más de siete mil establecimientos fueron destruidos, unas cuatrocientas sinagogas incendiadas. Dos centenares de judíos fueron asesinados y unos veinte mil fueron enviados a campos de concentración. Las únicas personas no judías que fueron castigadas por las atrocidades que se cometieron aquella noche fueron delincuentes que habían violado a mujeres judías, no por ese delito precisamente sino por haber contravenido las leyes de pureza racial sobre las relaciones sexuales entre arios y judíos.

Tras este suceso, el número de judíos que deseaba salir de Alemania aumentó drásticamente. Se calcula que, aproximadamente, la mitad de la población semita abandonó Alemania entre 1933 y 1939. ¿Por qué no huyeron muchos más?
Salir del país no era tarea fácil.

Una norma sobre transferencias de capitales entre países evitaba que los judíos pudieran llevarse gran parte de su dinero fuera. El impuesto sobre la emigración, despojando a los judíos de la riqueza que necesitaban para el pasaje a otros países, actuaba de factor disuasorio. Muchas naciones se negaban a acoger a inmigrantes sin dinero porque ello suponía una carga para el Estado de acogida.

Así que muchos quedaron atrapados en una Alemania hostil que cada vez se asemejaba más a una ratonera.



         Algunos se quedaron por propia voluntad, asustados pero indecisos ante la perspectiva de emprender una nueva aventura lejos del hogar, esperaban que amainara la tormenta. Pensaban que esa situación no se iba a instalar como definitiva, que los nazis no iban a estar allí siempre. Cómo iban a abandonar todo lo que tenían, trabajo, casa, propiedades, dinero, amigos…

            El caso es que hasta 1941 se fomentó la emigración por parte de las autoridades alemanas. A partir de esa fecha se consideró un acto ilegal. Hasta ese momento habían abandonando el país aproximadamente 280.000 judíos, algunos con la mala fortuna de que lo hicieron a países que luego fueron invadidos por las tropas germanas, como Polonia o Países Bajos.

Y esto fue el inicio del exterminio masivo de judíos, del holocausto, una palabra de origen griego que significa "sacrificio por el fuego", nunca mejor dicho puesto que una abrumadora mayoría terminó en los hornos crematorios de los campos de exterminio.

De la aniquilación sistemática tampoco se libraron otros colectivos, también considerados inferiores racialmente, como los romaníes (gitanos), los testigos de Jehová, los homosexuales, los discapacitados. Tampoco se libraron los disidentes políticos, los socialistas, los comunistas y algunos de los pueblos eslavos, como polacos o rusos, que llegaron a caer en sus manos una vez que se inició la guerra mundial.



Nosotros tuvimos una gran suerte porque logramos escapar muy pronto, a Palestina, el “mandato”  británico,  antes de que el conflicto llegara a más. Tuvimos que dejar casi todo en Berlín, merced al Acuerdo Haavara entre bancos sionistas y las autoridades nazis.

Y eludir así un final terrible del que no pudieron librarse muchos de nuestros compatriotas.

Y pudimos empezar una nueva vida lejos de nuestra casa.

Espero fervientemente que mis hijos, mis nietos y los hijos de mis nietos no olviden nunca esta lección que la historia  nos brinda y que jamás ningún otro pueblo, de la raza o el credo que sea,  se vea obligado a una humillación semejante.


Eisech Sandler, en Jaffa, tierra de Israel, verano de 1946.

30 comentarios:

  1. Pues la Historia se repite.
    Cada vez que veo que Humgría cierra sus fronteras, con lo mal que lo pasó con los rusos, veo que no hemos aprendido nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, la historia se ve que nos ha enseñado poco.
      Un saludo, Miquel.

      Eliminar
  2. De donde se deduce que no existe mayor riqueza que el desarrollo del potencial de la inteligencia y la preparación física, emocional y cultural/practica desde la cuna.
    Quienes sean incapaces de generar riqueza para cubrir sus necesidades básicas se convierten en mendigos o ladrones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación siempre por encima de la genética. La gente se hace, no nace ya predeterminada.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  3. Lamentablemente aquello no sirvió de vacuna para no repetir este inmenso crimen.

    Veo las mismas camisas pardas entre los que le dieron una paliza a un inmigrante polaco en Inglaterra hace unas semanas. ¿ Su crimen ?, hablar polaco.

    Veo las mismas camisas pardas entre la gente de que se rodea ese mastuerzo de Trump, que achacan todos los males que afligen a América a unos pobres que cruzan el rio Grande buscando no solo un futuro mejor, sino salvar su vida en muchos casos.

    Volvemos a descender a los infiernos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos por el mismo camino. Solo hace falta ya un detonante internacional, otra nueva crisis, alguna humillación como la de Versalles y ya tendríamos el lío asegurado.
      Un abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  4. A veces una mira alrededor y tiene la impresión de que ya se ha olvidado, lo que resulta desolador.
    Curioso lo de los testigos de Jehová, porque al fin y al cabo lo suyo no era cuestión racial, sino meramente de creencias. No sabía que también ellos habían estado en el punto de mira.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final estuvieron en el punto de mira todos los que no compartían el credo nazi. Y tampoco se libraron algunos nazis, los dirigentes de las SA, de ser pasados a cuchillo por los de las SS.
      Feliz tarde también, madame.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Arrinconados en su propia casa... buen apunte el citar la juventud de muchos de los violentos, la mayoría eran universitarios, cierto que aún no castigados por la vida, pero si provenientes de un sistema educativo que alentaba el odio y la pureza racial. Ojo al adoctrinamiento, está pasando, y aquí...
    Un abrazo, Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mentes moldeables en un clima propicio, con "educadores" y familiares puestos de acuerdo... Una bomba.
      Un abrazo, Félix.

      Eliminar
  6. Y seguimos igual, nunca hemos dejado de seguir igual. El apartheid no terminó hasta 1992, hoy se sigue exterminando a personas cuyo único delito es no tener la misma religión que el que lleva las armas o tener una raza diferente o una piel diferente.
    Un abrazo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nuevos e inquietantes vientos xenófobos soplan en América y Europa.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  7. Ayer en nuestro Madrid también hubo una agresión de este tipo: fue durante la conmemoración del fallecimiento de nuestro propio dictador. Son tiempos que asustan.
    Saludos, Cayetano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Final de un ciclo. Crisis económica y de valores. La pinta no es precisamente buena.
      Un saludo, Xibelius.

      Eliminar
  8. Este es uno de los hechos más luctuosos de la historia. Nunca hasta entonces una persecución tan drástica contra la humanidad. Te felicito por el tratamiento dado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contado en primera persona impone más. Para lo de la niña me estuve documentando en testimonios reales.
      Un abrazo, Paco.

      Eliminar
  9. Olvidamos la historia Cayetano...Y al olvidarla, la repetimos, sin ton ni son...Y ni siquiera sentimos culpa por ello...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, el olvido. Luego pagamos cara la falta de memoria.
      Un saludo, Manuel.

      Eliminar
  10. Con todo lo brutal que fue el antisemitismo nazi, lo preocupante fue lo que ocurrió en Europa tras la caída de Alemania hasta el año 1950, periodo histórico que casi no se ha investigado. Siguió habiendo considerables matanzas de judíos en territorios "liberados", así como limpiezas étnicas y políticas de todo pelaje. En el libro "Continente salvaje: Europa después de la Segunda Guerra Mundial", de Keith Lowe se citan demasiadas matanzas de judíos y no judíos para pensar que, en Europa, la paz no empezó al acabar la guerra. Estoy buscando mas información para contrastar este libro, pero lo que mas me choca es el silencio informativo sobre aquellos años.

    Un saludo, Cayetano.

    Aquí se puede descargar el libro en formato epub: http://www.epubgratis.org/continente-salvaje-keith-lowe/

    Para pasarlo a PDF, hay mucho programas, como p. ej. Calibre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es la pregunta que subyace bajo todo esto: ¿hemos aprendido algo la especie humana como para evitar que esas masacres (de judíos y de no judíos) se vuelvan a repetir?
      Un saludo, Carlos.

      Eliminar
  11. No dejaré nunca de sentir escalofríos ante estos hechos históricos. Espero que nos sirva para que no se repitan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los escalofríos es compartido.
      Que no se vuelvan a repetir es confiar demasiado en la especie humana. Dudo que colectivamente hayamos aprendido algo.
      Un saludo, Valverde de Lucerna.

      Eliminar
  12. El miedo al otro, sobre el que se vierten los problemas de un país entero, el chivo expiatorio de aquellos que ven en lo diferente una amenaza, surge y resurge a lo largo de la Historia en forma de guerra, exterminio, violencia y deportación. Y no aprendemos aunque vivamos en un siglo aparentemente tan moderno como el XXI.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No aprendemos. Ese es el problema. Y estamos condenados a repetir los mismos errores.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. A pesar de los años transcurridos y las páginas escritas sobre este holocausto o tragedia humana: aun produce escalofríos pensar como puede haber tanto odio para llegar a estos límites.

    Crucemos los dedos y que la razón nos asista.

    El hombre es un lobo para el hombre:pero la locura y el odio es una lacra que jamas desaparecerá aunque se escude.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El odio, la locura, la sinrazón, la barbarie... Ingredientes peligrosos en una época dura.
      Un abrazo, Bertha.

      Eliminar
  14. La referencia a que el odio de aquellos jóvenes quizá lo adquirieron en su propia casa, se complementa con los que escucharon de sus padres todo lo contrario y por ello los denunciaron. Cuando la serpiente del odio pone huevos, mal asunto.

    ResponderEliminar
  15. Aterrador y vergonzoso capítulo de la Historia sangrienta del siglo Xx que no debemos olvidar...

    Gracias y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y parece que hay gente que lo olvida o minimiza lo que fue.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar