jueves, 31 de mayo de 2012

Luis Candelas y el Memorial de Quevedo



En un contexto como el actual, donde la corrupción y el llenarse los bolsillos tienen plena actualidad, tal vez no venga nada mal recordar que éste es el país donde se dio con profusión la novela picaresca. También es el país de personajes como  Luis Candelas, José María el Tempranillo, el Lute, el Dioni… aunque estos, al lado de algunos de los de ahora,  son unos meros aprendices.

Lo malo de todo es que nos vamos acostumbrando a ello.

Juzguen ustedes si estos versos siguen teniendo vigencia…



"¿Qué importa mil horcas, dice alguna vez, 
 si es muerte más fiera hambre y desnudez?" 
 Los ricos repiten por mayores modos: 
 "Ya todo se acaba, pues hurtemos todos." 
 Perpetuos se venden oficios, gobiernos. 
 Que es dar a los pueblos verdugos eternos. 
 Compran vuestras villas el grande, el pequeño; 
 rabian los vasallos de perderos dueño. 
 En vegas de pasto realengo vendido. 
 Ya todo ganado se da por perdido. 
 Si a España pisáis, apenas os muestra 
 tierra que ella pueda deciros que es vuestra. 
 Así en mil arbitrios se enriquece el rico, 
 y todo lo paga el pobre y el chico."

Fragmento del Memorial al rey don Felipe IV, atribuído a Quevedo.

lunes, 28 de mayo de 2012

Atila no murió en el campo de batalla


Resulta paradójico que Atila, el rey de los Hunos que tantos campos de batalla pisó (1), no muriera precisamente en el combate sino en su propia cama y la noche de bodas.
Atila ha pasado a la historia de occidente como un bárbaro sin escrúpulos, el "Azote de Dios", un rey despiadado y cruel. Sus guerras tenían fama de sangrientas y donde pisaba su caballo "no volvía a crecer la hierba"; sin embargo todo parece fruto de una leyenda negra sobre su persona. No es la primera vez que los romanos cargan las tintas sobre los enemigos de Roma, como ya hicieron en su día sobre Aníbal y los cartagineses. El historiador bizantino Prisco (*) nos habla de él y resalta con frecuencia su cultura y su sensibilidad. De sus relatos se deduce que Atila hablaba perfectamente el latín, y además sabía escribirlo; por añadidura también dominaba el griego. Se trataba de un hombre de gran cultura teniendo en cuenta su época.
Aunque probablemente no se tratase de un santo varón, la fama de hombre sanguinario y cruel no se corresponde con algunos hechos históricos, pues no es comportamiento de un bárbaro despiadado el detenerse y no invadir Roma cuando un séquito encabezado por el Papa León I le rogó que no lo hiciera.
Sobre su muerte se han ofrecido diversas interpretaciones. Todas coinciden en que murió en su lecho tras la noche de bodas. Unos apuntan a que murió por causas naturales, otros afirman que murió envenenado por su propia esposa Ildico. Parece ser que durante el banquete comió y bebió más de la cuenta y que luego se fue a la cama y quedó dormido boca arriba. Tuvo una fuerte hemorragia nasal y se ahogó con su propia sangre. Un rey, victorioso en mil batallas, fue vencido por su propia sangre víctima de una letal borrachera.
_______________________
(*) Prisco de Panio, historiador del Imperio Romano de Oriente del siglo V. Conoció a Atila personalmente. Lo describe como un individuo robusto pero de talla pequeña, chato de nariz y de cabeza grande. De vida un tanto austera, no fue tan cruel como se le pinta normalmente. 
(1)El 20 de junio del año 451 d.C, tuvo lugar la Batalla de los Campos Cataláunicos que supuso una gran victoria de Atila frente a los romanos.

jueves, 24 de mayo de 2012

Personajes de la Guerra Civil

Niños jugando a fusilar durante la guerra.
Imagen tomada de aquí.

Hacía tiempo que no dedicaba una entrada al juego de "Descubre el personaje".
Traigo hoy algunas fotos de personas que fueron testigos o participaron en nuestra Guerra Civil.

¿De quiénes se trata?

Para dar las mismas oportunidades a los que quieran participar en el juego, no publicaré las respuestas hasta pasado un tiempo prudencial. Así que nadie se extrañe si de momento no aparece su comentario.

A ver quién acierta más.
Como estamos en crisis, esta vez no habrá "jamón de pata negra" para el ganador. Lo siento.
Ya vendrán tiempos mejores.

1


2


3


4


5


6


7


8


9


10


11



12

domingo, 20 de mayo de 2012

Reliquias


Clavos "verdaderos" usados en la crucifixión de Jesús
Se conservan nada menos que... ¡28! 

Siempre me llamó poderosamente la atención el tema de los restos sagrados, de las reliquias, del "mobiliario" que estuvo en contacto alguna vez con algún personaje religioso importante.
Respetando por supuesto las creencias ajenas, creo que en este tema se ha abusado interesadamente mucho de la credulidad de los creyentes (nunca mejor dicho).
El asunto de la "vera crux" o del "lignum crucis", por ejemplo, es significativo. Son muchos los lugares en el mundo en donde dicen tener algún fragmento de la famosa cruz. Si juntáramos todos esos trozos tendríamos seguramente mucha más madera sobrante. Lo cual no deja de ser sospechoso.
Luego está el el uso que algunos hacen del tema de las reliquias. A veces de forma macabra e interesada. Por ejemplo, el "brazo incorrupto de Santa Teresa", un amuleto de la suerte que guardaba celosamente el general Franco y que tomó "prestado" de un convento de Ronda para que le trajese suerte durante el desarrollo de la guerra. O la "sábana santa" de Turín, venerada con la aquiescencia de la Iglesia durante largo tiempo y puesta en duda su autenticidad por muchos científicos.
El catálogo de "reliquias" curiosas que se conservan aquí y allá es enorme y de lo más variopinto:

- Un mechón de cabellos de la Virgen María se venera en Sangüesa (Navarra). También el velo. Hay otro mechón de la Virgen en Santa María La Mayor (Roma).

- Otra reliquia curiosa es el Santo cordón umbilical de Jesús. Se le rinde culto en iglesia de Santa María de Popolo, en Roma. Existe otro en San Martíno y existió otro en Châlons. Tres ombligos en total.

- Una de las reliquias más populares es la del Santo prepucio de Jesucristo, se llegaron a venerar hasta 14. Hoy solo se rinde culto a los de Amberes, Calcata (Italia), Santiago de Compostela y Hildesheim (Alemania). Cuatro prepucios, cuatro.

- No podia faltar el mantel de la Ultima Cena, que se muestra una vez al año en la iglesia de la ciudad de Coria (Cáceres). Y si se tiene el mantel, no podía faltar la mesa en la que se realizó la cena, que se venera en la Basílica de San Juan de Letrán (Roma).

- La leche de Santa María Virgen se conserva en varios lugares, siendo las más celebre la de la catedral de Oviedo y la que se venera en los agostinos de Santa María de Popolo en Roma.

- El cuchillo con el que Cristo fue circuncidado se encuentra en el Museo de Prehistoria Contemporánea en Roma.

- La esponja mojada en vinagre de la crucifixión, en el Sancta Sanctorum de Roma.

- Una paja del pesebre de Belén, propiedad privada de los Reyes de España y depositada en la iglesia de Santa María la Mayor (Roma).

- La lanza que hirió el costado de Cristo, en Nuremberg y otra en San Pedro de Roma.


- Multitud de cálices de la última cena en lugares tan dispares como Valencia, Génova, Lucca, Reims...

- La corona de espinas en la Sainte Chapelle de París. Aunque hay espinas sueltas por muchos sitios: catedral de Sevilla, catedral de Oviedo...

- Un dedo de San Juan Bautista. Hasta 60 dedos "auténticos" se han llegado a contabilizar.

- Las trece lentejas de la última cena, en el Sancta Sanctorum del Vaticano.

Un estornudo del Espíritu Santo que, encerrado en una botella, se veneraba en la iglesia de San Frontino (Italia) y hoy se halla en el Sancta Sanctorum en el Vaticano.

- Dos penes de S. Bartolomé, uno en Trèves y otro en Ausburgo.

- Una pluma del Arcángel S. Miguel que se venera en un monasterio de Liria (Valencia).

- Un huevo del Espíritu Santo (la paloma, se entiende), que se venera en la catedral de Maguncia (Alemania) 




jueves, 17 de mayo de 2012

Mi mamá me mima

Como en clase estamos trabajando el tema de la posguerra española, esta lectura y la selección de textos pueden venir bien para ilustrar ese momento de nuestra historia.

La mujer durante la época franquista era un ser considerado menor de edad que pasaba de la tutela del padre a la de su esposo. Su papel en esta sociedad era la de madre y esposa.

En cuanto a los derechos tanto de hombres como de mujeres, el divorcio no existía: había sido derogado por los vencedores de la Guerra Civil en toda España, tampoco había matrimonio civil. Además, esto se hacía con efecto retroactivo. Todos los matrimonios civiles de la República y todos los divorcios figuraban, sencillamente, como no existentes. Los hijos habidos en esos matrimonios dejaban de ser legítimos y se convertían, por arte de magia, en naturales o de padres desconocidos.

Una mujer no podía abrir una cuenta corriente o trabajar sin permiso del marido.
Una mujer casada no podía ausentarse del hogar, viajar sola por ejemplo, sin la autorización del marido.
Oficialmente no existían los malos tratos, porque el papel de la mujer era el de servir al marido, obedecer a todas sus órdenes y no rechistar. Ése era el mensaje que transmitía el régimen. Si un hombre daba un bofetón a su mujer no pasaba nada. Era hasta comprensible. ¡Algo habría hecho!

La dictadura del sistema franquista se transmitía así jerárquicamente de gobernantes a gobernados y del cabeza de familia a su mujer e hijos. Era una relación de mando y obediencia.
La mujer era ama de casa, madre y abnegada esposa. Su cometido principal era el cuidado de los hijos y la atención del hogar. Y este modelo contaba con el apoyo incondicional de la Iglesia católica quien, a través del púlpito y del confesionario, lo fomentaba e insistía en su idoneidad.

Se aconsejaba a la sufrida esposa que cuando llegara el marido a casa, la mujer no debía agobiarlo con problemas domésticos o de los hijos, sino atenderlo, ponerle las zapatillas, servirle algo de beber, y tras la cena… estar siempre dispuesta para que el jefe de la familia pudiera satisfacer sus deseos más íntimos. La esposa como “reposo del guerrero”.

He aquí unas cuantas "perlas" de la época, donde queda reflejada esa mentalidad oficial: 

“El organismo de una mujer está dispuesto al servicio de una matriz, mientras que el organismo de un hombre se dispone para el servicio de un cerebro.” 

Federico Arvesu, médico y jesuita. La virilidad y sus fundamentos sexuales

 “Dios ha dado al hombre más cualidades de mandar y a la mujer más cualidades de obedecer. Dios ha hecho a la mujer más dúctil, flexible, obediente, dócil, sumisa y condescendiente; y al varón, recio, inflexible, dominador, imperante.”

Padre Remigio Vilariño, Regalo de boda, 1956. 

“Cuando estéis casadas, pondréis en la tarjeta vuestro nombre propio, vuestro primer apellido y después la partícula “de”, seguida del apellido de vuestro marido. Así: Carmen García de Marín. En España se dice señora de Durán o de Peláez. Esta fórmula es agradable, puesto que no perdemos la personalidad, sino que somos Carmen García, que pertenece al señor Marín, o sea, Carmen García de Marín." 

Sección Femenina, Economía doméstica, 1961, 5º y 6º curso de Bachillerato, Comercio y Magisterio

Los tres textos citados en “Mi mamá me mima”, Luis Otero. Plaza y Janés , Barcelona 1998 

Consejos de la Sección Femenina ( de FET de las JONS): 

"Si tu marido te pide prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes". 
"Si él siente la necesidad de dormir, no le presiones o estimules la intimidad". 
"Si sugiere la unión, accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar". 

Pilar Primo de Rivera, hermana de José Antonio, decía estas palabras:  

"Todos los días deberíamos de dar gracias a Dios por habernos privado a la mayoría de las mujeres del don de la palabra, porque si lo tuviéramos, quién sabe si caeríamos en la vanidad de exhibirlo en las plazas". "Las mujeres nunca descubren nada; les falta el talento creador reservado por Dios para inteligencias varoniles". 
"La vida de toda mujer, a pesar de cuanto ella quiera simular -o disimular- no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse". 

Los dos últimos textos citados: fuente  El País

martes, 15 de mayo de 2012

De judíos y chivos expiatorios y III


El régimen nazi que llegó al poder en Alemania tenía la clara determinación de acabar con los judíos.

El primer paso sería el boicot a sus negocios, a su posición, con el fin de arrinconarlos, arruinarlos, segregarlos y expulsarlos desde el punto de vista económico, social y espacial.

En 1934, todos los establecimientos judíos fueron marcados con la estrella de David amarilla o señalados con la palabra "Jude" bien visible en los escaparates. En la puerta de acceso, matones de las SA, con su atuendo paramilitar, exhibían una actitud chulesca para disuadir a posibles compradores.

En los transportes públicos y en los bancos de los parques, los judíos debían sentarse en los asientos marcados para ellos.

En algunas tiendas y farmacias se les negaba la compra  de alimentos y medicinas.

A los médicos y abogados judíos se les hizo el boicot, alentando a los alemanes a no usar sus servicios. En consecuencia, muchos maestros y otros empleados públicos fueron despedidos.

En las escuelas a los niños se les inculcaban ideas antisemitas, delante de los niños judíos que reiteradamente eran ridiculizados sin miramiento alguno por sus propios profesores. En los patios de recreo, el acoso de los niños judíos por parte de sus compañeros quedaba en la más absoluta impunidad. Maneras de conseguir que estos abandonaran la escuela y después acusarles de indolentes y perezosos.

En 1935 se promulgan las Leyes de Nuremberg de pureza racial, por las que los judios dejaban de ser considerados ciudadanos alemanes y se prohibió el matrimonio entre judíos y no judíos.

El siguiente paso era expulsarlos, echarlos de Alemania.
Muchos, como hizo Albert Einstein, abandonaron el país y se dirigieron a naciones como Inglaterra o los EEUU.

Cuando alguien se  alegra de las desgracias ajenas
es que la perversidad se ha instalado en la sociedad como principio moral.


La noche de los cristales rotos, del 9 al 10 de noviembre de 1938, con el asalto a los domicilios, sinagogas y propiedades de los judíos, fue una maniobra para deshacerse de ellos.

Se calcula que más de siete mil establecimientos fueron destruidos, unas cuatrocientas sinagogas incendiadas. Dos centenares de judios fueron asesinados y unos veinte mil fueron enviados a campos de concentración. Las únicas personas no judías que fueron castigadas por las atrocidades que se cometieron aquella noche fueron delincuentes que habían violado a mujeres judías, no por ese delito precisamente sino por haber contravenido las leyes de pureza racial sobre las relaciones sexuales entre arios y judíos.
Tras este suceso, el número de judíos que deseaba salir de Alemania aumentó drásticamente. Se calcula que, aproximadamente, la mitad de la población judía abandonó Alemania entre 1933 y 1939. ¿Por qué no huyeron muchos más?
Salir del país no era tarea fácil.
Una norma sobre transferencias de capitales entre países evitaba que los judíos pudieran llevarse gran parte de su dinero fuera. El impuesto sobre la emigración, despojando a los judíos de la riqueza que necesitaban para el pasaje a otros países, actuaba de factor disuasorio. Muchas naciones se negaban a acoger a inmigrantes sin dinero porque ello suponía una carga para el Estado de acogida.
Así que muchos quedaron atrapados en una Alemania hostil que cada vez se asemejaba más a una ratonera.


Y esto fue el inicio del exterminio masivo de judíos, del holocausto, una palabra de origen griego que significa "sacrificio por el fuego", nunca mejor dicho puesto que una abrumadora mayoría terminó en los hornos crematorios de los campos de exterminio.
De la aniquilación sistemática tampoco se libraron otros colectivos, también considerados inferiores racialmente, como los romaníes (gitanos), los testigos de Jehová, los homosexuales, los discapacitados. Tampoco se libraron los disidentes políticos, los socialistas, los comunistas y algunos de los pueblos eslavos, como polacos o rusos.

Un famoso poema, atribuido tal vez erróneamente a Bertold Bretch, dice:


"Primero vinieron por los comunistas,
pero yo no dije nada
porque no era comunista.


Luego vinieron por los judíos,
y yo no dije nada
porque no era judío.


Después vinieron por los católicos,
y tampoco dije nada
porque yo era protestante.


Cuando vinieron por mí,
ya no había nadie
que dijera nada."

viernes, 11 de mayo de 2012

De judíos y chivos expiatorios II

Raza "superior" de Auschwitz

A lo largo de la historia, el pueblo judío ha sufrido varios episodios de persecuciones.
El más conocido, reciente y terrible tal vez sea el sufrido en Europa como consecuencia del ascenso del nazismo.
¿Por qué hubo una persecución encarnizada por parte del régimen nazi?
¿Qué razones, si las hubo, están detrás de un genocidio que afectó a dos de cada tres judíos?

De todos es sabido que Adolf Hitler odiaba a los judíos, a los que hacía responsable de todos los males que aquejaban a Alemania. Y que diseñó un terrorífico plan encaminado a aniquilar a esta población, un plan que lo definió como la "Solución Final", una especie de revolución racial que logró eliminar a seis de los más de nueve millones de judíos que vivían en Europa.
Para Hitler - y para sus seguidores- , los judios fueron los responsables de todo lo que no le gustaba, incluido el arte moderno, la pornografía y la prostitución. Tampoco le gustaba esa posibilidad de haber tenido un ascendiente judío en ese desconocido comerciante adinerado que sedujo a su abuela paterna cuyo fruto fue Alois Hitler, el despreciable padre de Adolf.
Hitler creía que los judíos estaban involucrados con los comunistas en una conspiración conjunta para apoderarse del mundo, afirmando que el 75% de todos los comunistas eran judios.

Entre las razones que se suelen dar para "justificar" -si es que la barbarie admite alguna justificación- la animadversión hacia este pueblo se encuentran:

- Las razones económicas: los judíos serían un colectivo privilegiado dentro de esa época crítica que abarcaría el periodo de entreguerras. Un colectivo con profusión de comerciantes, con un nivel de vida más elevado que la media de los alemanes. Algo que no es del todo cierto, porque entre los judíos había gente de todo tipo de oficios y también había pobres.
- Las razones religiosas: la inquina hacia ellos podría provenir del lado cristiano, por ser los judíos el pueblo que acabó con Jesús. También por considerarse "el pueblo elegido" por Dios entre todos los demás. Una actitud arrogante frente a otras creencias.
- Las razones raciales: aquí confluye el nacionalismo alemán con buenas dosis de racismo y xenofobia. Los judíos no son originariamente alemanes, son extranjeros y son inferiores. No se puede consentir que vivan en Alemania mejor que los propios alemanes.
- Las razones políticas e ideológicas: detrás del marxismo, detrás del comunismo, detrás de los traidores que firmaron la rendición de Alemania en la Primera Guerra Mundial, detrás del capitalismo que ha provocado varias crisis durante las últimas décadas, detrás de todos ellos está la mano negra del judaísmo internacional.
- La necesidad de buscar un chivo expiatorio, una cabeza de turco que pagara los platos rotos y que absorbiera todos los odios, todas las fobias de los alemanes. Hitler lo tenía fácil. Al elegirlos, canalizaba todo el odio del pueblo alemán hacia un colectivo que no gozaba de ninguna simpatía, porque al fin y al cabo fueron ellos los que crucificaron a Cristo.



Ahora solo hacía falta un plan bien trazado y dosificado que fuera creando un clima de opinión contrario a los judíos.
El ministro de propaganda del Reich, Joseph Goebbels, fue el máximo encargado de ir haciendo rodar una bola de nieve que se convertiría con el paso del tiempo en un gigantesco alud. No en vano se le atribuye la frase "una mentira mil veces repetida, se convierte en una verdad".

Y así fue como este pueblo se convirtió en los "Untermenschen", los "sub-humanos", apelativo cruel que serviría de justificación frente a cualquier medida drástica que se pudiera adoptar de aquí en adelante.

(Continúa)

lunes, 7 de mayo de 2012

De judíos y chivos expiatorios I


"Chivo”: macho joven de la cabra.
"Expiatorio": de “expiar”. Acción de purificar las culpas mediante un sacrificio.

Lo de “chivo expiatorio” es una invención del pueblo judío.
Un ritual doble que consistía en ofrecer un macho cabrío a Dios (Yaveh), mediante el sacrificio, una ofrenda por los pecados cometidos, y otro al Demonio (Azazel), abandonando otro macho cabrío en medio del desierto, quien cargaría simbólicamente con todas las culpas.
Así lo recoge el Levítico:

Aarón… recibirá de la asamblea de los hijos de Israel dos machos cabríos para el sacrificio por el pecado (…) Tomará después los dos machos cabríos, y presentándolos ante Yavé a la entrada del tabernáculo de la reunión, echará sobre ellos las suertes: una la de Yavé y otra la de Azazel. Aarón hará acercar el macho cabrío sobre el que recayó la suerte de Yavé, y lo ofrecerá en sacrificio por el pecado. El macho cabrío sobre el que recayó la suerte de Azazel lo presentará vivo ante Yavé para hacer la expiación y soltarlo después a Azazel.

Generalmente, y tanto a nivel metafórico como a nivel real, se busca un “animal” que ponga poca resistencia al sacrificio, un animal poco simpático o agraciado o escasamente apreciado por los del lugar. Así, aunque no fuera culpable de nada, será sacrificado por los miedos, la impotencia o las inseguridades de los demás. Y de esta manera nos sentiremos mejores, más seguros, aliviados y reconciliados con los “dioses” de turno.

Esa figura siempre estará vigente en el mundo mientras sigamos pensando que los problemas nos vienen impuestos desde fuera y no son algo que fabricamos nosotros mismos.

Se trata de un ejercicio de prestidigitación por el que alguien con intenciones ocultas  busca a un semejante o a todo un colectivo que cargue con las culpas de lo que está pasando, con el fin de desviar o canalizar la atención y para quedar los demás aliviados y libres de cargos, culpas o sospechas. Para esta tarea hace falta que haya todo un público fácilmente manipulable. También hace falta que haya una situación de desdicha, una crisis o un mal que nos aceche. Y por supuesto, es preciso que haya unanimidad en la elección de la víctima.

Solo hace falta ya encontrar la víctima propicia.

¿Hay algunas características para hacer esa selección?
Digamos que es necesario que la víctima reúna ciertas condiciones:

- Transgresión de las normas establecidas.
- Debilidad manifiesta (física o anímica)
- Posesión de bienes que los demás ansían.
- Deformidad física o moral. Un exceso de sensibilidad también sirve aquí.
- Hábitos o creencias diferentes a los normales del grupo.
- Enfermedad.

El siguiente paso es que esa persona o colectivo, que reúne algunos de los atributos mencionados, haga algo que pueda ser interpretado como origen del estallido de la indignación popular o de la violencia colectiva. Y ya tenemos una persecución en toda regla.

Un ejemplo antiguo fue culpar a los judíos europeos de la "peste negra" que asoló el continente a partir de 1348. Según este infundio la población judía se habría dedicado a envenenar los pozos. Hubo una persecución atroz.
Otro sería la expulsión de los moriscos en la época de Felipe III, una maquinación de una mente perversa: el Duque de Lerma. Cuando se dirigían a la costa mediterránea para embarcar y escapar de España, muchos fueron asaltados, robados y asesinados en los caminos por turbas del populacho airado y vengativo.

El ejemplo más representativo y actual, por las dimensiones de terror que alcanzó, fue el que sufrieron los judíos bajo el régimen nazi.
Es una tremenda paradoja que el pueblo que inventó la expresión fuera víctima de ella bajo ese régimen.
Sobre ello hablaremos en las dos entradas siguientes.

viernes, 4 de mayo de 2012

Hay alternativas

Portada de un famoso álbum de Supertramp


No sé si alguien a estas alturas tiene alguna duda sobre lo que está pasando, pero la "revolución conservadora" avanza a pasos agigantados. No es una cuestión local, nacional... No. Es algo europeo, mundial, global... Como la crisis, que independientemente de los abusos, de las torpezas o de la mala gestión por parte de algunos líderes europeos, es también global, europea, mundial. Una crisis que arrancó del mundo financiero y llegó como un tsunami a Europa arrollándolo todo, especialmente a las economías más débiles de países como Grecia, Portugal, Irlanda, España... Es decir, los que tradicionalmente eran los más pobres de Europa occidental y creyeron en un momento dado que no lo eran tanto.
El problema es que la crisis está siendo aprovechada y encauzada por todos aquellos que desean crear en Europa un nuevo orden económico que consistiría básicamente en liquidar el Estado del Bienestar, acabar con los servicios públicos, privatizarlo todo y consolidar una nueva realidad donde impere, no la justicia ni la solidaridad ni la igualdad de oportunidades, sino el neoliberalismo más puro y genuino. En definitiva, aprovechar la crisis para realizar ajustes de calado que liquiden la época anterior.

                                     
Imagen tomada de aquí

Y en este juego macabro es muy importante el papel colaborador de los medios de comunicación para  inculcar en la gente que es necesario hacer esto y lo otro porque lo que puede venir es aún peor. El miedo hace que la gente se desmovilice y se quede como los conejos cuando, en medio de la noche, los deslumbran los faros de un coche. También es sumamente importante demonizar y descalificar a las organizaciones sociales y a todo el que se atreva a criticar la situación injusta que estamos viviendo.

Ahora es cuando muchos opinan diciendo: "Vale, todo eso está muy bien, pero los ajustes son necesarios, porque debemos mucho dinero y de algún lado hay que sacarlo."

¿Dónde recortar?
Ahí está el problema.
Yo metería la tijera o buscaría el dinero por aquí:

1.- Nada de amnistía fiscal. Se estima que el fraude fiscal en España es de unos 90.000 millones de euros anuales (1). Ello no es debido a los que hacen chapuzas para llegar a fin de mes, sino que el fraude en su mayor parte procede de las grandes empresas y de la banca. Con que rescatáramos de las sombras la mitad ya sería una cantidad bastante considerable.

2.- Cerrar el grifo a la Iglesia. 10.000 millones de euros  nos cuesta. ¿Por qué ha de estar exenta del pago de impuestos? ¿Por qué un Estado no confesional ha de sufrir esa carga? Y el que quiera profe de religión que se lo pague de su bolsillo. (2)

3.- Eliminar las Diputaciones provinciales y el Senado. Demasiada aparato institucional para colocar a los amigos. Ahorro de uno 10.000 millones de euros anuales.

4.- Regulación de la prostitución y de las drogas blandas. Se conseguiría mayor recaudación de impuestos, acabaríamos con las bandas que se dedican a traficar con mujeres y con drogas y aliviaríamos las cárceles de presos, con lo que ahorraríamos aún más. Total unos 15.000 millones de euros (3)

Ahorraríamos en total y tirando por lo bajo entre los 50.000 y los 80.000 millones de euros al año, con lo que nuestro déficit sería más asumible y no habría que tocar ni la educación ni la sanidad.
 Si a todo esto le añadimos reducir sueldos de altos cargos, asesores, traductores, dietas, coches oficiales, duplicidad de cargos, sueldazos vitalicios a expresidentes que cobran de empresas privadas, pensiones por haber ocupado un cargo unos pocos años… igual tendríamos hasta superávit. (4)

 Otras medidas para salir de la crisis (5):

- Fin del régimen de concertación con la enseñanza privada. El que quiera cole privado que se lo pague de su bolsillo.
- Ley que garantice la absoluta transparencia en la financiación de los partidos políticos y que prohíba las contribuciones privadas en el proceso electoral.
- Reducción del gasto militar en un 35% en tres años
- Fomento de la vivienda en alquiler social, usando el excedente de viviendas vacías en posesión de las entidades financieras.
- Reparto del tiempo de trabajo y disminución de la jornada laboral.
- Prohibición de los despidos en empresas con beneficios.
- Incrementar la progresividad de los impuestos sobre la renta y los beneficios, con nuevos tramos y tipos más altos y recuperación de nuevos impuestos que graven la riqueza, como el impuesto del patrimonio o el de sucesiones, con tramos exentos para centrarlos en los niveles más elevados de riqueza.
- Nacionalización de las cajas de ahorro para financiar la actividad productiva y que sirva de contrapeso a la banca comercial privada.
- Comisión de responsabilidades a nivel español que evalúe el papel de las autoridades que han permitido la burbuja inmobiliaria y el nivel de endeudamiento extremo.
- A nivel europeo: concesión al Banco Central Europeo de poderes para emitir títulos propios de deuda pública con los que financiar su presupuesto y las ayudas a los países.

Claro que hay alternativas.

 Fuentes utilizadas: 
(1) http://www.vnavarro.org/?p=6880#more-6880 
(2) http://www.publico.es/espana/375058/la-iglesia-recibe-al-ano-10-000-millones-de-las-arcas-publicas
(3) http://www.elblogsalmon.com/entorno/legalizar-prostitucion-y-hachis-puede-reportar-15000-millones-en-impuestos 
(4) http://www.elplural.com/2012/03/08/5-recortes-que-salvarian-a-espana-sin-tocar-a-los-mas-debiles/
(5) http://www.sequitur.es/wp-content/uploads/2011/10/hay_alternativas.pdf

miércoles, 2 de mayo de 2012

El 2 de mayo


"Con razón o sin ella." Goya.

Siempre que llega este día tengo una sensación agridulce. Por un lado, la alegría natural de todo español al recordar la gesta heroica de un pueblo indefenso que, ante el vacío de poder que se produjo tras la invasión de las tropas napoleónicas, le echó narices al asunto y supo enfrentarse valerosamente como pudo al invasor. Por otro, una sensación de amargura y tristeza por el "premio" que recibieron nuestros compatriotas por el sacrificio realizado.
Y el convencimiento de haber perdido el tren de la historia.
Como españoles que somos, a ninguno nos gusta que una potencia extranjera invada nuestro territorio. También como españoles es lógico y normal criticar la impunidad, los abusos, las atrocidades y la táctica de tierra quemada empleada por las tropas napoleónicas para someternos.
Y defender a los nuestros con uñas y dientes.

Ahora bien. Con los franceses se difundieron por toda Europa, incluida España, las ideas de la Ilustración: la limitación del poder absoluto de los reyes; la necesidad de limitar los privilegios de la nobleza y del clero; el derecho a tener una Constitución donde se recogieran los derechos y las libertades de los ciudadanos, que no súbditos; la separación entre Iglesia y Estado; la abolición de la Inquisición; etc.

Si en España hubiera prosperado el reinado de José Bonaparte, posiblemente nos hubiéramos convertido en una nación avanzada, laica, moderna, ilustrada.
Con la derrota francesa se abrió para nuestro país una etapa oscura y decadente.
En vez de una monarquía parlamentaria, aplaudimos el regreso del rey que nos iba a poner las cadenas, Fernando VII, el peor rey que ha tenido España jamás, quien reestableció el absolutismo, las prerrogativas del clero y de la nobleza, derogando la Constitución liberal de Cádiz y resucitando la Inquisición. España siguió siendo un país analfabeto sumido en el atraso y en la pobreza.
¿De qué nos sirvió liberar el país de invasores?
Lo que vino fue todavía peor: veinte años de absolutismo y de atraso social y económico.
Así que, si quiero ser coherente y rendir homenaje a tantos españoles que dieron su vida aquellos días por su patria y por su rey, recibiendo a cambio el desprecio de un tirano, este 2 de mayo, como ya es costumbre en mí, voy a disfrutar del día de fiesta pero no pienso dar saltos de alegría.